yo-coqueteo-pero-tu-no-coquetees
Relaciones

Yo coqueteo, pero tú no coquetees

Las mujeres que yo conozco viven con la frase “tengo novio” en la boca: Hola. Tengo novio.- ¿Cómo te llamas? - Tengo novio. Parecen loros. ¿Qué tiene de malo conocer a otros hombres?

- Yo no podría ser tu novio.

- Tú no tienes que ser mi novio, somos amigos.

- Somos amigos porque yo no podría ser tu novio.

- Y porque yo no quiero que lo seas.

- También, pero yo no podría.

- Coño, esto ya lo he entendido. Pero ¿por qué? Jamás seremos novios, pero me gustaría saber qué tanto te molesta.

- Eres demasiado ligona.

- ¿Ligona yo?

- ¿Lo ves? Me dices “¿Ligona yo?” y te estás tocando el pelo, te pones esa cara seductora… La de las fotos.

- ¿Qué dices, Marc? Se te va la pinza.

- No, pero te explico por qué no podría ser tu novio. Porque tú, inconscientemente supongo, pasas el día seduciendo a la gente. No te das cuenta. Conmigo también coqueteas , pero no me afecta. No me afecta porque somos amigos, pero si fueras mi novia, me volvería loco viéndote hablar con otros.

- Eres celoso e inseguro.

- Un poco sí, pero lo tuyo es demasiado. Siempre te rodeas de hombres.

- Mentira. Me rodeo de mujeres también. Me rodeo de gente porque me gusta la gente en general.

- Y coquetear con ellos en concreto.

- Eres idiota.

- Deja de morderte el labio.

- Que te den.

- No me insultes.

- ¿Cómo quieres que no te insulte? Ahora resulta que voy de seductora.

- No, tía. Es tu estilo de vida. Tú misma lo dijiste un día: vivir es seducir. Y tú vives seduciendo. Pero oye, supongo que no es nada malo. Los que venden, seducen. Compramos una marca porque nos seduce, comemos una hamburguesa porque nos seduce. Yo, incluso, aprendí inglés sólo porque mi profesora sabía seducirnos a todos. Me enamoré de idioma gracias a ella. Pero te confieso que yo no podría ver a coquetear a mi novia. Porque yo no lo hago. Llámame clásico, tradicional, lo que te de la gana. Pero si estoy en una relación, dejo de hacer el idiota con los demás. Supongo porque no soy coqueto. Y no soporto que los demás lo sean. No sé, no le veo el qué. Pero mira tú por dónde: tú tampoco soportas que los demás lo sean.

- ¿De dónde has sacado esto?

- Fíjate en tu última relación o como quieras llamarla.

- Hoy te ha dado por hundirme, ¿eh?

- En absoluto, pero por analizarte, sí. ¿Te apetece que lo haga?

- Venga. Esto se pone interesante.

- Diego es igual que tú. Está todo el día rodeado de mujeres. Nunca me dijiste que te molestaba tal hecho.

- Porque jamás me molestó. Trabajaba en moda. Era parte de su trabajo.

- Sí, pero… ¿confías 100% en él?

- No. Pero no tiene nada que ver con los celos.

- Por supuesto que no. Pero no confías en él porque es seductor nato. Igual que tú, con la diferencia de que él sabe que lo es y disfruta haciéndolo y tú no te das cuenta de que eres exactamente igual. Y, por lo visto, las personas demasiado parecidas a nosotras nos provocan el rechazo. Inconscientemente. En tu caso tú le culpas de lo que también tienes y, en cierto modo, es injusto.

- Tal vez. Pero él tampoco confía en mí.

- Claro, porque, además de ligar las 24h al día, tenéis unos egos desmesurados.

- Sí, definitivamente: te has propuesto hundirme.

- En absoluto. Pero sigamos. Imagínate que sois novios: ¿y?

- No me lo había planteado nunca.

- Es raro, ¿no crees? ¿Llevábais un año con la tontería y nunca pensaste si era tu novio?

- Pues no. Yo no quiero colgar etiquetas, yo quiero estar feliz al lado de alguien.

- Sí, pero jamás estaríais felices, porque no os dabais cuenta del “problema”. Que no es un problema, pero podría convertirse en una molestia a largo plazo. Desconfiabas de él por ligón. Y él desconfiaba de ti por lo mismo. Ahora sí, imaginemos que sois novios, que vivís juntos, y… que sois como sois (porque a estas alturas nadie os va a cambiar). Juguemos, va.

- Vaaaaale. Me lo estoy imaginando. Me cuesta. Que conste.

- ¿Dejarías coquetear con otros hombres?

- Por supuesto que no. El coqueteo es sano. Te digo más: creo que estamos equivocados con todo el concepto del noviazgo. Ya sabes, escribí un día el post en el que hablaba sobre el error de abandonar a los amigos a la hora de tener pareja.

- Lo leí.

- Pues con los coqueteos pasa exactamente lo mismo. Las mujeres que yo conozco viven con la frase “tengo novio” en la boca: Hola. Tengo novio.-  ¿Cómo te llamas? – Tengo novio. Parecen loros. ¿Qué tiene de malo conocer a otros hombres? Otra cosa que chatees con ellos para follártelos. No sé yo. Si estás en pareja, se supone que es porque la quieres. Y si la quieres, la quieres. No vas a dejar de quererla por hablar quince minutos con un hombre en la barra. Tampoco por tener conocidos y quedar de vez en cuando con ellos. El coqueteo se asocia con la insatisfacción sentimental (si estás en pareja), sin embargo es todo lo contrario. Sólo una persona que tiene la autoestima alta puede estar feliz en pareja. Y sólo una persona que se siente feliz, es capaz de coquetear sin perseguir un objetivo en concreto. Porque un coqueteo requiere un buen rollo. ¿Acaso conoces a la gente que flirtea amargada?

- La teoría está muy bien, amiga, pero ¿te gustaría enterarte de que tu novio mantiene contacto con cincuenta mujeres?

- ¿De qué tipo de contacto estamos hablando?

- Contacto.

- Hay contactos y contactos. Hay charlas y charlas.

- Vale. Imagínate que lo has pillado enviándose whatsapps con una mujer desconocida. Desconocida por ti, obviamente.

- ¿Y cómo quieres que lo pille? Nooo, Marc, no me jodas… ¿Me estás diciendo que alguna vez cotilleaste el móvil de tu ex?

- Bueno, sí.

- Esto es impensable.

- Oye, no me ataques, que estábamos hablando de ti, no de mí.

- Sí, pero te digo una cosa: el móvil de tu pareja es una cosa sagrada. Es su intimidad. Si yo estoy con alguien, confío plenamente en que no me la está pegando. ¿Habla con mujeres a las que conoce? Oye, mi whatsapp está lleno de conversaciones con hombres. En cierto modo, es parte de mi trabajo. Pero se ha convertido en mi trabajo porque es mi estilo de vida: yo necesito debate, conversaciones con gente muy variopinta, intercambio de opiniones y eso, quieres o no, muchas de las veces se transforma en coqueteo, más si hablamos con el sexo opuesto. Cualquier amistad, como ya lo habíamos hablado en varias ocasiones, comienza con una atracción. Tú me atrajiste, y por ello eres mi amigo, pero no follamos porque ambos teníamos una relación. Ahora, pasados años, ya no sentimos la atracción sexual y estamos bien como estamos.

- Siguiendo tu lógica, cualquier amigo nuevo se convierte en un amigo porque sientes una atracción sexual hacia él…

- Una atracción. Nadie ha hablado de una atracción sexual. Mi amigo Mario no me atrae sexualmente. Antes me lo montaría con un muñeco hinchable pero me “pone” como persona.

- Peor todavía.

- Qué va. Ni se me ocurriría acostarme con él, no hay este tipo de feeling.

- ¿Y cómo sé yo que el tío del whatsapp no le provocaba la atracción sexual?
- No lo sabrás. Pero tampoco sabrías de su existencia si no la espiaras…

- Es que…

- Ay, no. No hay excusas, Marc. Cada uno tiene derecho a tener su intimidad intacta. Quitársela significa faltar el respeto. Y no hay vuelta atrás. Cuando falla el respeto, falla todo. ¿Y sabes lo peor del asunto? Si confiesas haberla espiado, lo vuestro no va a ir a ninguna parte. Y si no lo haces, lo vuestro tampoco va a ir a ninguna parte. Por tus pajas mentales.

- ¿Entonces uno tiene que vivir engañado?

- Todos vivimos engañados por todos, si el concepto “engaño” requiere no tener vida propia.

- Si el concepto “tener vida propia” significa coquetear con todo dios, prefiero que no la tenga, mira qué te digo. Pero volviendo a lo de siempre. Tú, defendiendo el coqueteo, no confiabas en Diego. Por coqueto.

- No confiaba en él porque …

- ¿Por qué?

- …pues porque nunca me ha demostrado lo mucho que significaba para él. Probablemente porque no significaba nada.

- No te sentías más especial que los demás ligues, ¿es así?

- No exactamente.

- Pues yo creo que estoy en lo cierto. Sabes,sospecho que cuanto más coqueto es uno, más desconfía de los demás. Mira qué injusto.

- Siguiendo esa teoría deberías ser un inocentón y confiado.

- Sí, pero no idiota.

- Me he perdido, oye.

- Te reto: si eres capaz de publicar este diálogo en tu blog, te llevo de vacaciones.

- Interesante propuesta… mmm…

- Deja de mirarme de reojo. No soy Diego. No me vas a seducir.

- Ni lo intento. ¡Si tú no me quieres como novia!

- Que te den.

- Reserva dos billetes a Atenas. Hace tiempo que me apetece ir.

¿TE GUSTA?  

+4 -0

Celos  Ligar  Relaciones  

25 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Cada uno tiene derecho a tener su intimidad intacta. Quitársela significa faltar el respeto.”

25 COMENTARIOS

  1. pekeleo

    Me ha encantado el dialogo y me encantaria haber estado presente!! jaja (que viva a 4 horas de Barcelona y que no nos conozcamos en persona lo pone bastante dificil)
    Supongo que el publicar el dialogo como idea de Marc es por ver que pensamos el resto, perdon si me equivoco, y no solo es la apuesta entre amigos para tener excusa de un viaje. (yo tambien quiero ir a Atenas)
    Bueno, a lo que iba, pienso como Marc. Me he sentido completamente reflejada en muchas cosas y puedo decir que yo era de las seductoras (digo era porque soltera lo soy pero cuando empiezo una relacion formal dejo de seducir al resto de miembros del sexo masculino)
    Esto me ha hecho darme cuenta de 2 cosas.
    La primera: coquetear NUNCA es simple. o lo haces con un fin o solo por divertirte suele acabar en problemas porque la persona con la que estas coqueteando pensara que quieres algo más que coquetear
    La segunda: Si te unes parejilmente a alguien que sabes que coquetea y que lo va a seguir haciendo aunque sea solo por divertirse siempre vas a estar intranquila. Por mucho que el/ella lo haga para divertirse no significa que no pueda tener respuestas de las personas con las que coquetea y,si, lo se, se supone que hay que confiar peeeero… bajo mi punto de vista lo mejor es quitarse tentaciones de delante.
    Quien dice que un dia no has peleado con tu pareja/bebido 3 cubatas de mas y la tentación corre mas que tu.

  2. EspoirEspoir

    Coquetear es enviar al mundo un mensaje de “estoy dispuesto/a a que me pasen cosas”, pero lógicamente la continuación de ese mensaje debería ser “eso sí, me reservo la opción de escoger qué cosas estoy dispuesto/a vivir; es decir, ni me puedes juzgar por hacer lo que hago, ni tengo ninguna obligación de hacer lo que tú crees que debo hacer: que hable y sonría contigo no significa que en dos horas te esté chupando la polla”.

    Como vivimos en un país católico y tenemos los conceptos de pecado, posesión y culpa muy interiorizados, tendemos a criticar un comportamiento que pese a todo admiramos: quién no envidia la forma de vivir de Holly Golighty, o de la Marilyn de Los Caballeros las Prefieren Rubias? Reivindiquemos el coqueteo y recordemos siempre que la gente no pertenece a nadie, incluso con contratos matrimoniales por medio.

    PD. Si me permites un consejo, cualquier sitio de Grecia es mejor que Atenas….

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Yo soy muy integrista con estos asuntos y coquetear con alguien estando emparejada me parece una falta de respeto hacia mi pareja. De igual manera, si alguien me lo hiciera me lo tomaría como una falta de respeto. Pero, vamos, yo soy exagerada con esto del respeto en pareja y hay una enorme variedad de cosas que me parecen una falta de respeto, como por ejemplo acabar haciendo el buey machista en un putiferio en una despedida de soltero, no tenerme en cuenta para tomar una decisión o hablarme como si fuera tonta, cosas que veo que muchas personas toleran sin que les parezca nada grave.

    Al final se trata de ser sincero con lo que uno quiere y exigirlo. Es posible que exijas demasiado y te quedes solo, pero ése es un riesgo que vale la pena correr a cambio de la posibilidad de terminar encontrando alguien perfecto para ti. Que oye, habrá gente a quien le gusten pero yo, particularmente, no quiero un chisgaravís en casa. Igual que no estaría con un machista, un católico prácticante o con un tipo que llevara el pelo cortado a cenicero.

  4. anitaanita

    No comento nunca pero os leo siempre (a todos: Alena, Ronronia, todos los que se quieren ir a vivir a Zaragoza…) y hoy lo hago porque me ha venido a la cabeza esta cita de Milán Kundera (que me encanta) en La insoportable levedad del ser:

    ¿Qué es la coquetería? Podría decirse que es un comportamiento que pretende poner en conocimiento de otra persona que un acercamiento sexual es posible, de tal modo que esta posibilidad no aparezca nunca como posibilidad. Dicho de otro modo: la coquetería es una promesa de coito sin garantía.

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Bienvenida al mundo comentarista pues:) ¡Vámonos todos a Zaragoza!

      Hombre, yo no veo el hecho de coquetear como una promesa de coito sin garantía.

      Entiendo a los que decía que es una falta de respeto pero considero que el coqueteo es completamente inocente. Otra cosa es “ligar”, de ahí mi desacuerdo con llamar “ligón” a según quien. Ligar, quizá, sí sería un “coito sin garantía”.

  5. monsieur le sixmonsieur le six

    La verdad es que me he perdido bastante con la conversación, pero vamos, la esencia de lo que están hablando creo que la entiendo.

    Supongo que, como en tantas otras cosas, el fondo de la cuestión es un problema semántico, es decir, que a veces se usa una misma palabra para situaciones que se parecen, pero no son iguales. Coquetear y novio (o novia) pueden referirse a estados muy diferentes.

    Hay gente que resulta coqueta porque es seductora por naturaleza. Todos hemos conocido personas así. Mujeres que caminan y se sientan con gracia, hombres que sonríen de tal modo que a todas las chicas se les cae la baba… Es una coquetería natural que no tiene nada de malo. En todo caso, si a alguien le fastidia tener una pareja que llama la atención, pues que se busque otra más discreta. Si no, pues que apechugue con lo que hay y acepte que su compañero/a va a levantar pasiones. Al menos lo hace involuntariamente.

    Otra cosa es coquetear conscientemente, ser una de esas personas que “se arrima” fácilmente a cualquier “objetivo” que se le ponga a tiro, ya sea con intenciones de conseguir algún beneficio sexual, o simplemente porque le gusta provocar (es el clásico estereotipo de la calientapollas, que sin duda tendrá su correspondiente masculino, aunque no sé cuál es la palabra). Eso sí puede ser un problema si se tiene novio.

    Lo que pasa es que, una vez más, la palabra novio también puede entenderse de diferente manera. Existen diferentes mentalidades y diferentes grados de compromiso. Hay parejas muy clásicas en las que cualquier coqueteo es una traición imperdonable, otras en las que depende del contexto, y otras en las que da igual. No hay reglas universales, lo importante es tenerlo claro con la otra persona para no llegar a situaciones desagradables.

    Paradójicamente, ocurre que, tal y como se dice en el artículo, la gente más coqueta a veces es también la más celosa, por aquello de piensa el ladrón que todos son de su condición. Pero incluso en esto, también habrá casos para todo.

    Si es que al final siempre llego a la misma conclusión con estas cosas: hay que hablarlo antes, para no pasar luego malos tragos.

  6. Luna MonroeLuna Monroe

    Yo me considero una ”seductora”. y creo que por eso idolatro a Marilyn tantísimo.
    Cuando tenia mi novio seguia hablando con mis ex,mis amigos de toda la vida y si he tenido que perder 5 minutos de mi ”mierda de vida” en hablar con un tío en la barra de una discoteca los he perdido( de una situación así conocí a un tío que era tan increíblemente perfecto que si no podía ser para mi,tenia que ser para mi amiga,hice de cupido y llevan 2 años juntos).
    Jamas he llegado a la infidelidad,aunque habrá a quien ya le parezca una infidelidad el simple hecho de hablar con alguien teniendo pareja.
    Las consecuencias de las infidelidades ”verbales” son que ese novio ahora es mi ex.
    Lo mas curioso de todo es que el era exactamente como yo,trabajaba en la moda, se rodeaba de chicas y estaba siempre de viajes pero tenia una buena excusa ”Es mi trabajo”.
    Yo en cambio me defendía con ”Es mi manera de ser” y por eso no duramos mas de 1 año.
    Quizás algún día se de cuenta de que el también es un ”seductor” y nos podremos comprar ese ático de diseño con enormes vestidores pero mientras tanto,
    mientras seguiré guiñándole el ojo a cualquier desconocido que me sonría en el metro,
    a lo mejor el destino me lo guiña a mi también.

  7. CristinaCristina

    De verdad , os leo y ( incorporación incluida) y no se por qué no estáis en los debates de la tele en vez de los cretinos que lo hacen , supongo que porque la tele es una mierda , pero podría dejar de serlo con gente como vosotro@s ( y quien se crea que por ser el tema “coqueteo “en vez de los presupuestos generales ,es menos importante , para nada , es para estos temas para los que hay que tener nivel )
    En serio mi rendida admiración a los comentaristas y escritores de este blog

    Y por favor que la incorporación participe más ( es muy grande ella)

    Estoy al 100% de acuerdo con Espoir ( hasta en lo de Atenas)
    Y en el diálogo, con Alena .
    Es una manera de ser imposible de cambiar que indica que estas viva , abierta al mundo ,eres curiosa , segura de ti misma , te divierte relacionarte ,te gusta gustar y que disfrutas de cada persona que se cruza en tu camino , si eres así, seduces desde la infancia y seducirás a las enfermeras cuando seas un abuelito ingresado en un hospital .
    Me refiero a esto .
    No a gente chorras que aderezan las conversaciones con mohines y posturitas y se creen irresistibles
    Puede llegar a ser de molesto a insoportable para determinadas parejas
    Y por eso creo que la gente seductora a menudo está sola .
    Pero he conocido a seductoras que jamás traicionarían a nadie y a mosquitas muertas que te la meten doblada con cara de oveja .
    :D

  8. Avatar de Anita Patata Frita

    A mi el coqueteo natural me gusta (ese que te gastas tu Alena, que sí hija que hasta has coqueteado conmigo y ni te has dado cuenta :P ) pero a los que quieren coquetear y lo hacen en modo teatro… ¡Puags!

    A mi muchas veces mis amigas me dicen “qué les das? Por qué te miran así y tu a ellos” Y yo ni se lo que estoy haciendo, pero me sale igual con el coqueteo que con ser una borde de narices, no puedo controlarlo, si alguien me “gusta” (tío o tía) me lo quiero “ligar”, en el sentido de que lo quiero en mi equipo y para eso me vuelvo un dulce, si por el contrario no me gusta soy fría y seca, y ni lo pienso, por eso cuando me dicen que coqueteo o que me he pasado con alguien tengo que analizar que he hecho porque ni me he dado cuenta… y ahora después de este rollazo que he soltado ¿si es involuntario también le llamo coqueteo? ¿soy más mala por què sea así sin “querer”?
    El caso es que a mi me tienen que aceptar como soy y por eso perdí muchas parejas, tal cual le pasaba como a tu amigo, no podían ser mis novios porque según ellos me ligaba a todo lo que se movía ¬¬

    1. Alena KHAlena KH Autor

      ¿He coqueteado contigo? No, Patata, contigo me fui más allá: me desmayé y te obligué llamar a la ambulancia y me trajeron a dos tipos guapos.

      Tú sí que sabes qué número hay que marcar. XD

      P.S: para los que nos leís, la historia es 100% verídica.

  9. Avatar de Javier

    Es la primera mujer que sé que no soporta los machos alfa. Ya era hora!!! Lo de los machos alfa parece ya una dictadura.
    En cuanto a que se admire más la cualidad de la seducción en una mujer es por la novedad cultural. Traducionalmente el papel de la seducción se le reservaba al hombre mientras la mujer se limitaba a ser seducida y aceptar o no aceptar la proposición masculina. Ojalá los papeles dejen de estar tan delimitados y tanto una mujer como un hombre puedan seducir y ser seducidos.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >