Yo-a-eso-no-juego
Vosotros

Yo a esto no juego

Te está dando una de cal y otra de arena”, le decían, “Tú tienes que hacer lo mismo”.

En línea

Nunca entendió ese juego estúpido de tener que mostrar lo contrario de lo que sentía. Nunca se le dio bien actuar.

- ¿Entonces no le hablo?
- No. Espera a que lo haga él.

Suspiró y dejó el móvil en la mesa. Se conocieron en la fiesta de cumpleaños de una compañera de trabajo. Le pareció mono, y aunque al principio no se fijó en él, a medida que avanzaba la noche consiguió arrancarle unas cuantas carcajadas y en un abrir y cerrar de ojos había captado toda su atención. La gente con labia tiene mucho peligro. Volvieron a verse semanas después por sorpresa en su bar favorito, donde intercambiaron miradas, sonrisas pícaras y números de teléfono. Y llegaron las citas. Unos cafés, unas cañas por La Latina, un cine, un concierto de jazz. Todo fluía con naturalidad, se dejaban llevar.

Últ. vez hoy a las 19:35

Desde el principio se había mostrado receptivo. Y ella también. Si decían que se llamarían, lo cumplían. Si uno rechazaba un plan, el otro proponía una alternativa. Si tenían una semana ajetreada, buscaban una excusa para verse y descargar tensiones.

Un día él dijo que llamaría y no lo hizo. Me da igual, ya le llamo yo. Nunca había tenido ningún problema en tomar la iniciativa. Él dijo que estaba hasta arriba esa semana y le era imposible quedar. Bueno, no pasa nada. Ya nos vemos otro día.

- Seguro que te llama mañana.
- Ya.

Había pasado casi una semana.

Volvieron a verse un viernes, cuando él llamó a su telefonillo por sorpresa a las diez de la noche. Recogió el bol de cereales de la mesa y la manta enrollada del sofá, quitó la película que estaba empezando en la tele, y tras quince minutos de quitarse el pijama y ponerse “lo primero que pillara”, volvió a contestar: Sube.

Él apareció por la puerta con una botella de vino y una sonrisa magnética. Cenaron, rieron, bebieron y no tardaron en pasar a su habitación. Él seguía igual de divertido y encantador que siempre, lo que le hizo olvidar su extraña ausencia de esa semana. El sábado por la mañana, después de un buen desayuno, se despidió prometiendo una llamada en los próximos días.

Y no llamó. Pasó otra semana, y cuando finalmente ella dio el primer paso, él se excusó diciendo que seguía muy ocupado. En su voz había algo diferente, pero intentó no darle demasiada importancia. Volvieron a verse en varias ocasiones, pero cada vez se prolongaba más la distancia entre sus encuentros.

En línea

Y ahí estaba ella. Con la mirada fija en la pantalla del móvil. Esperando. ¿Esperando a qué? ¿Y por qué tenía que esperar? “Te está dando una de cal y otra de arena”, le decían, “Tú tienes que hacer lo mismo”. No sabía en qué momento esto se había convertido en un juego, pero desde luego, no le gustaba nada el papel que le había tocado interpretar. ¿Por qué tenía que analizar cada uno de sus movimientos como si una partida de ajedrez se tratase? ¿Por qué no podía seguir dejándose llevar?

Repasó mentalmente la última vez que quedaron. Quizás fue algo que hice. Quizás fue algo que dije.

- ¿Y si le pasa algo?
- ¿Qué le va a pasar?
- No sé, a lo mejor está preocupado por el trabajo, por un tema familiar… ¿y si le pregunto?
- Ni se te ocurra. Pasa de él y ya verás como vuelve.

¿Y cómo iba a notar él su fría indiferencia si ya estaba pasando de ella? ¿Y por qué tenía que fingir algo que no sentía? Aunque la idea de recibir otra negativa por su parte borraba cualquier intención de ponerse en contacto con él.

Últ. vez hoy a las 20:07

Se asomó a la ventana con una taza de café para ver a la gente pasar y se fijó en una pareja acurrucada en un banco. ¿Habrían tenido que jugar ellos también para llegar hasta una relación estable? ¿Habrían tenido que aguantarse las ganas y jugar al tira y afloja? ¿Habrían tenido que callarse y esperar a que el otro moviera ficha? ¿Y cuánto tiempo dura eso?

Eso de sentarse y esperar no iba con ella. Quería las cosas sencillas. Si me apetece verte, te llamo. Si te gusto, me lo demuestras. Volvió al salón al oír un nuevo aviso del móvil.

Escribiendo…

- Hola guapa, ¿tienes planes esta noche?

Levantó una ceja. Decidió que si no le gustaba ese juego, no tenía por qué formar parte de él.

Sí, tengo planes. Y tú no estás en ellos…

_________________________________________

Enviado por: Silvia Resola  (@siltoti)

Os recordamos que este texto pertenece a la sección “DÍA 1″: puedes enviar tu relato al mail dia1@intersexciones.com y podrá salir publicado el día 1 del mes.

¿TE GUSTA?  

+43 -0

Indiferencia  Relaciones  

11 comentarios

COMPARTIR


Relatos de lectoresPor
Relatos de lectores

Relatos de los lectores del blog

ÚLTIMOS POSTS

11 COMENTARIOS

  1. Avatar de EnricEnric

    No puedo estar más de acuerdo. La razón de que el Mercado esté Fatal, es en muchas ocasiones por culpa de esa necesidad absurda de calcular cada paso que damos para votar exponernos a qué? A que la persona que nos interesa se de cuenta de que es así? Y si lo hace….cuál es el problema? Llevo años haciéndome esa pregunta…y aún no he encontrado una respuesta.

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    El juego de la goma funciona con algunos hombres. De lo que estoy segura es que con esos hombres no quiero estar. Las mejores relaciones de mi vida son las que han empezado a pecho descubierto, con ambos entregados y yendo de más a más. Tanto en el amor como en la amistad es malo empezar acumulando pequeños egoísmos y desprecios que siempre acaban pesando. Las cosas mejor simples y sin estrategias. Ni que pillar cacho fuera como invadir Polonia ¿no?

  3. paunapauna

    Lo que más me gusta de este blog es que, muchas veces, entro y el post que leo responde muchas de las preguntas que he estado rumiando días antes. Hoy es este post el que las responde y bravo por ese “y tú no estás en ellos”. Quién quiere puede y quién quiere, saca tiempo para verte, escribirte o hacerte una llamada.

  4. Avatar de Azul

    La verdad es que es bastante tonto eso del juego del tira y afloja, a mi jamás me ha parecido bueno, siempre que he querido he ido directo al grano y por eso muchas veces me han juzgado pero la verdad es que yo no puedo actuar como no soy o haciéndome a la difícil y esas cosas, por qué hacer algo que no sientes, estoy totalmente de acuerdo y pues si él está en eso de aparecer cuando le da la gana pues ya una decide si quiere o no seguir en eso, la cosa también está en asumir lo que una hace. =)

  5. Nózhary

    He leído esto y no puedo sentirme mas identificada. Aunque se que no es la opción correcta, debo admitir que tengo menos fuerza de voluntad que la protagonista, pero espero salir poco a poco.
    Conectas con una persona desde el minuto 1 y empiezas a darte cuenta de que tenéis un montón de cosas en común, pensáis de forma muy parecida y esperáis lo mismo de la vida. Te ríes, se ríe, habláis mucho, durante horas, te gusta, le gustas y cuando tenéis las citas no podría hacerte sentir mas reina , todo es fantástico. Incluso reconociendo que todo le parece ir muy rápido, que le da un poco de miedo porque con su anterior relación lo paso mal y quería ir poco a poco “las cosas de palacio van despacio, a ver que pasa ” decía ( aquí podría ser la típica excusa, pero le entendía porque a mi me pasaba exactamente lo mismo)
    Pero de repente un día dejó de llamar, dejó de hablar. Cuando pensaba en el ” bueno, ya le hablo yo” siempre respondía un “estoy hasta arriba, estoy muy ocupado” hasta que al final dejó hasta de saludar.
    Piensas lo mismo que en el post, si has hecho o dicho algo malo. Analizas una y otra vez la ultima cita, buscando posibles fallos y no ves nada extraño. Hasta que caes en eso, en el estúpido juego de a ver quien caza a quien o quien de los dos tensa mas la cuerda. ¿Por qué tensar la cuerda si alguien te gusta? ¿Por que jugar a un juego tan estúpido y a la vez tan peligroso, arriesgándote a que esa persona que te gustaba… “gustaba” se escape?
    En mi caso, se lo que debo hacer, es difícil hacerlo y mas cuando no entiendes los porqués de ese “juego”

  6. Avatar de Daniela

    Me haces las noches mas amenas ya que en cuanto encuentro un ratillo me leo uno. Me encanta este post y estoy pasando por esto. Lo mas extraño es que el juego lleva ya mas de 3 años y su que muchísimas veces me he plantado firme y he dicho ‘No más!’ despues de un tiempo, por distintas circunstancias nos volvemos a encontrar y vuelve a empezar este ‘circulo vicioso’ como yo lo llamo del que no logro salir. Ayer fue otro día de ‘Ya no volveré a entrar en este juego’ y espero que esta vez dure. Suelo tener mis ideas bastante claras pero cuando aparece él, me convierto en una persona irracional y verdaderamente estúpida. Odio las personas que están ahí en medio, ni entran ni salen, ahí molestando.

  7. Avatar de pilaranonymous

    Fabuloso es poco jajaja, yo tampoco puedo estar esperando, cuando quiero algo o lo vomito o me ahogo viva y los hombres estan tan poseidos de que los necesitamos, que se permiten el lujo de chulearnos, si chulearnos, da igual si son feos, guapos, altos o bajos, todos los tios chulean en el momento que ven que te gusta estar con ellos y ya esta bien de tanta gilipollez, que si te gusto pues bien y si no, pasa de mi culo, pero para jugar ya esta el parchis, el gran juego masculino jajajaja.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >