Y-una-polla
Relaciones

¡Y una polla!

Suena un mensaje. Marta lo abre. Se queda pálida y nos muestra la pantalla.

Cuatro de la tarde de un sábado. Mis amigas y yo tomándonos un té en nuestra cafetería. En realidad, todas las cafeterías son “nuestras”, y lo del té tiene que ver con la hora: tarde para un vermut, temprano para un vino y la cerveza en invierno no apetece. No queda otra que tomar un té. Y, ya que lo hacemos, nos convencemos de que es porque “estamos cuidándonos un poco más, la salud es importante.”

Marta, Silvia y yo abrazadas a las tazas calientes en una terraza cubierta. Muertas de frío. Sacrificio para poder fumar. Estamos cuidándonos mucho. La salud es importante.

Menudas idiotas.

Silvia está hablando conmigo. Yo estoy hablando con Silvia. Marta está hablando con alguien por whatsapp y le hace más caso a un té sin teína (hoy le ha dado fuerte) que a nosotras.

Yo: – Ya te vale, nena. Para eso te quedas en casa.
Marta: – Ay, lo siento. Me estoy despidiendo ya.
Silvia: -¿Con quién estás hablando?
Marta: -Ay, ahora te cuento.

Cuando Marta dice tantos “Ay”, es que está emocionada. Y las únicas cosas que le emocionan en esta vida son los Donuts y los hombres. El orden depende del día.

No puede estar hablando con un Donut. Ha sido fácil, ¿eh?

Marta bloquea el iPhone, lo aparta a 7 milímetros de su mano derecha e intenta decirnos algo sin  despegar la mirada de la pantalla bloqueada. Tiene un nuevo mensaje. Lo lee, vuelve a bloquear el móvil, lo deja con la pantalla hacia abajo y nos dice:

- Ay, he conocido a un chico por Tinder y ahora estamos hablando por whatsapp. ¡Él es magnífico! Vive en Madrid…

Silvia: – No sigas

Marta: – Noooo, en dos semanas se traslada a Barcelona, no sufras. Total, que me pide que le mande una foto mía.

La foto de whatsapp de Marta es ella de pequeña. Obviamente, la gente que tiene su foto de pequeño como foto de perfil no es de fiar. Igual que la gente que aparece en todas sus fotos haciendo muecas. Los primeros creen que de niños estaban más monos (y suele ser verdad). Los últimos creen que, haciendo el gilipollas, están más monos (y suele ser verdad).

Marta es una excepción. Era mona de niña y es mona de adulta. Pero es una adulta sin criterio. Una adulta sin criterio, faltada de objetividad y de cariño.

Marta: – ¿Me ayudáis a elegir una foto?
Nosotras: – Por supuesto.

Todas sabemos que la foto en las que te ves guapa suele ser las foto en la todos tus amigos te ven fatal. «No te hace justicia», te dicen. «No pareces tú».

Lo que no entienden es que esa es la idea. Estás harta de verte a TI misma en el espejo.

Elegimos la foto, se la manda al Magnífico. Le escribe «Envíame la tuya», porque la foto de perfil del chaval es de un perro (estos son un mundo aparte, creedme).

Suena un mensaje. Marta lo abre. Se queda pálida y nos muestra la pantalla.

El Magnífico le acaba de mandar una foto de su polla.

«Bueno, si esto es lo mejor que tiene para mostrarte, vamos mal», dice Silvia, inmune a este tipo de situaciones. Se ve que a sus dos amigas les ha pasado exactamente lo mismo hace unos días. Y no son las únicas.

Marta pide un vino. Nosotras también. Para apoyarla más que nada.

Silvia nos cuenta que las fotos de las pollas, por alguna extraña razón, son una especie de nueva moda a la hora de conocerse. O eso parece. Varias de sus amigas se han quejado de lo mismo. Y en ninguno de los casos la conversación en la que apareció la polla, tenía una connotación sexual. Todas eran “pollas sorpresa”.

Peor es la historia que me explicó David, mi vecino. Tres de sus amigas (de diferentes ciudades, ojo), le contaron más o menos la misma historia que Marta: Tinder- Whatsapp- Fotopolla. Todas hacían el hincapié en el mismo detalle: la polla era torcida y tenía una cicatriz. Le enviaron la foto para mostrar que lo que decían era cierto. David se lo contó a su hermana durante la cena: «¿Has visto esto? Supongo que se las manda para que no haya sorpresas después», le dijo descojonándose y mostrándole la foto del famoso pene. A su hermana no le hizo tanta gracia. La polla en cuestión resultó ser de su novio, Paco.

Os juro que la historia es verídica.

La polla “de Marta” no estaba torcida. «Qué bien», ha concluido Silvia. «No es el mismo idiota. Hay más como él.»

¿Qué les pasa a los hombres que nos envían fotos de sus “tesoros” sin venir a cuento? (y no me refiero a cyber sexo que, como cualquier tipo de sexo, debería ser de consentimiento mutuo). ¿Qué respuesta esperan? ¿Es una manera de hacer la propuesta de follar? ¿Una especie de tarjeta de San Follantin?

¿O quizás es puro exhibicionismo? ¿Puede que sean la versión moderna de los que, años atrás, se escondían en las esquinas y abrían el abrigo para mostrarnos sus pollas erectas?

Yo no sé qué les pasa por la cabeza. Me temo que confunden la liberación sexual femenina con la necesidad de ver cuantas más pollas mejor. Puede que les da morbo imaginar la reacción que provocan al otro lado de pantalla. O, quién sabe, quizás esperan que nos volvamos locas y cogeremos el primer taxi libre para venir y probárnosla.

Probablemente, se trata de una “sutil” manera de ofrecernos el sexo. Entonces, ¿para qué malgastar tantos días de charlas intelectuales por whatsapp?

Sea cual sea el motivo, me quedo con la reacción de la hermana de David. No sólo le echó de casa a su novio, sino que colgó en todas las redes sociales su cara a conjunto con su polla y los pantallazos de los mensajes que enviaba a las chicas.

Mientras Marta está borrando la aplicación de Tinder de su móvil, Silvia le dice:

Hay miles de hombres maravillosos en Tinder, no seas cría, dales una oportunidad.

- ¡Y una polla!- exclama Marta y pide que le preparen un Gin Tonic.

¿TE GUSTA?  

+21 -1

Hombres  Ligar  Siglo XXI  

8 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Se confunde la liberación sexual femenina con la necesidad de ver cuantas más pollas mejor.”

8 COMENTARIOS

  1. Armario DesordenadoArmario Desordenado

    Es un poco manido pero, esto de ligar, como charlar, debatir o comentar, en las redes creo que mucha gente tiene todavía el concepto equivocado. Yo sería incapaz, por muchas botellas de Veuve Clicquot que me hubiese bebido antes, de sacarme la chorra delante de mi cita. Creo que estas gentes, que confunden la probabilidad de Tinder con la facilidad y el todo vale, merecen volver a los teléfonos analógicos con SMS y la serpiente como único juego, y ser castigados con la regresión tecnológica de volver a ser ingenioso, divertido y buen conversador para conquistar a una mujer.

  2. Avatar de EnricEnric

    En qué momento perdimos el norte? en qué momento se encontró el hombre en la disyuntiva de elegir entre los modales, la educación, el sentido común y una polla más grande? pregunto sólo por el momento en que esta elección tuvo lugar, porque a la vista de los acontecimientos…la respuesta es obvia.

    Para empezar he de decir que no estoy en contra de las aplicaciones como Tinder, sigo abogando por la forma tradicional de conocer a alguien, una mirada, una sonrisa, un gesto, un encuentro casual… pero su existencia abre muchas posibilidades hasta ahora inaccesibles, pero por otro lado, la exposición a desequilibrad@s aumenta exponencialmente… nos tenemos que guiar por una foto (en serio tu foto de perfil es un perro?), una actitud anónima (auspiciada por el tiempo que tenemos al contestar un mensaje de texto) y un carácter más o menos irreal dependiendo de las intenciones del sujeto (que obviamente no conocemos), para decidir si el “match” trasciende de la pantalla de nuestro teléfono.

    Qué esperan obtener con una foto así? Es obvio y coincido en que se tienen en una tan alta estima, que piensan que la mera visión de su polla hará que mujeres como Marta se comporten como polillas ante una luz incandescente y atraídas irremediablemente por la imagen correrán a pedirle por favor que se la presten un rato…, esto me plantea sin embargo varias cuestiones, alguna habrá caído en dicho juego? Sinceramente espero que no, aunque me da la impresión de que sí, en cuyo caso… confiaré en la selección natural…, la foto la tienen hecha? o se la hacen en el momento de inspiración? Han hecho un book para elegir la mejor para enviar? Es su mejor argumento para conquistar?

    Gente como “El Magnífico” y otras “Magníficas” son el mal necesario que debe existir en toda nueva herramienta, ya sea social o profesional, pero quiero creer, es más, deseo creer, que son la excepción que confirma que la humanidad sigue manteniendo algo de sentido común. Yo por lo pronto… voy a borrar todas las fotos de mi polla, no vaya a ser que, por error, se mande alguna…

    Alena, como siempre, mi enhorabuena por tu post, simple, directo, casi quirúrgico…un placer

  3. irazzirazz

    durante un tiempo pensé que era a la única pobre insensata a la que le enviaban penes así por sorpresa… pero veo que se ha convertido casi en una moda.
    He sido usuaria de aplicaciones como tinder o badoo… y bueno, tengo que decir que se pierden las formas y el norte. Se pierde el encanto, el misterio… no puedo contar las veces que un chico me ha entrado con un “follamos?” y personas a las que les daba mi teléfono porque aparentemente parecían agradables, acababan sorprendiéndome con su tarjeta de san follatin en el momento menos pensado.

  4. anonymous

    Madre mia, pues sí que ¡¡¡el mercado está fatal!!!

    Antaño, cuando rondaba yo por badoo, había muchos chicos que tras una conversación normal sin subidas de tono ni cosas raras, era darles el msn y ahi pasaban a preguntar si tenías webcam… insistían en que enseñaras cositas… un asco, sobre todo por la pérdida de tiempo de haber hablado con él y no con otros.
    Algunos incluso inventaban triquiñuelas diciendo “quiero ver si en verdad eres la de las fotos” y demás chorradas. Ahora supongo que la nueva “moda” es esa aunque por suerte para mi el Whatsapp me ha pillado emparejada y a mi novio nunca se le ocurrió hacer tal cosa…

  5. Avatar de CaroCaro

    JAJAJAJAJA

    A mi me pasó!!! Señor!! Qué tienen con eso?Se creen que nos ponen? A ver majo, prepararme una cena romántica, abre una botella de vino, ten una conversación ingeniosa y créeme que no habrá cosa que más ilusión me haga que abrir “tu regalito” pero por todos los santos, no me mandes eso sin venir a cuento…Awwww!!

    Cuánto me he reído, gracias.

    Chuuuu!!!

    PD: Será la mia también del novio de la hermana de David?? XD

  6. Avatar de pilarpilar

    Hola,

    Jajajaja pobre chica, pero no deberia de asustarse, las pollas no hacen daño (bueno…..).

    A mi no me han mandado ninguna, pero si me han mandado fotos musculosas en plan, todo esto lo tengo para ti y yo me he reido y reido hasta quedarme sin aliento, porque he pensado, pobre criatura, se hara miles de fotos y se mirara y mirara si se le ve bien rasuradito y pensara……ahi lo llevas muñeca, esto se te va a poner encima, ve haciendote el cuerpo; y en concreto a uno me lo comi entero, lo que es del rey es del rey.

    Creo que es una forma de decirte que solo quiere follarte y ya esta, no se porque hay que asustarse tanto de que te manden una foto porno, si no te gusta lo que ves, lo borras y si no te gusta que te lo hayan enviado, lo bloqueas, tan sencillo; lo triste es que todos los tios se creen que nos vamos a derretir por sus cuninas erectas, que somos tan simples y estamos tan desesperadas que nos van a dar pa nosotras y pa nuestras primas.

    El ego masculino se ha engordado demasiado con las nuevas tecnologias, ojala volvieramos al telefono gondola y que le echen valor y te llamen 40 veces porque no tienes contestador.

    Un saludo

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >