violaciones visibles y no tanto
Sexo

Violaciones: las visibles y no tanto

La sensación de que alguien te pertenece, sexualmente hablando, por haber mantenido relaciones sexuales al menos una vez, no es nada menos que “una incitación a la violencia”. Lo más probable es que el tipo jamás llegue a violar a nadie, pero sí está teniendo una mentalidad de violador.

Hace años que tuve esta conversación con Marina, a la que conocí en una cena de compañeras de trabajo. Hablábamos de violaciones. Si, un tema extraño para estar cenando, lo sé. Pero eso va como va: empiezas a hablar del vestido tan precioso que lleva una de ellas, luego la otra le dice que es demasiado corto, la tercera añade que es peligroso ir con un vestido así por la noche, la cuarta la apoya y suelta la estupidez de “este tipo de ropa invita a que te violen”, la quinta directamente le pregunta: “¿Qué necesidad hay de enseñar cacha?” y acabamos todas casi peleadas. A mí, por ejemplo, me entró un sofoco tan grande, un enfado tan enorme, que estaba a punto de irme a mitad del primer plato. Poco a poco la cosa se tranquilizó (eso sí: me prometí volver a ella en otras circunstancias) y tras media hora de discusiones, la conversación se desvió hacia los casos de violaciones “raras”. Una de las chicas “reflexionó”:

- Hay violaciones claras y otras un poco confusas.

- ¿Qué quieres decir con “confusas”? Una violación es un intento o realización de acto sexual sin que tú lo desees. ¿Dónde está la confusión?

 Según ella las prostitutas, por ejemplo, prácticamente no tienen derecho a quejarse de una violación:

- Bueno, lógicamente pueden quejarse, pero dudo que alguien les crea.

- Esto es otra cosa. Estamos de acuerdo que la policía es algo reacia hacia ese tipo de denuncias, pero si a la prostituta la fuerzan sin su consentimiento, no deja de ser una violación.

- Ya, pero vaya… son prostitutas, ¿me entiendes?

-  No, no te entiendo. Son mujeres. Ante todo son mujeres- le respondí, volviendo a ponerme como una moto.

Todo eran conversaciones sin terminar. Las mujeres aseguraban que es mejor dejarlo para otro momento pero, como comprenderéis, un tema como éste no puede estar abandonado así como así. ¿Aplazado? Sí, pero no es una solución. Tras la chorrada del vestido corto, que en el fondo era de todo menos chorrada, sino más bien el reflejo de la sociedad, y la medio discusión sobre la no-violación de las prostitutas, me di cuenta de que ellas ni siquiera sabían qué opinaban del tema. Esa mezcla de machismo y desconocimiento les obligaba a cerrar el tema y, lo más curioso, no tener ningún tipo de intención de recibir más información al respecto.

Entonces Marina, que hasta ahora permanecía callada, preguntó:

- ¿ Y qué pasa si tu novio quiere practicar el sexo, tú no quieres, sin embargo te obliga a hacerlo?

-  Yo creo que hay muchas ganas de culpar a los hombres en general. De acuerdo, si hablamos de agresión física, vale. Pero si es sólo sexo, es tan poco demostrable… Han tenido relaciones sexuales anteriormente. ¿Qué es una vez más?

La interrumpí:

- No estamos hablando de lo si es más o menos demostrable. Marina te está preguntando si consideras “violación” que tu pareja te obligue a practicar sexo el día que no te apetezca.

- Pues.. no sé.

No lo sabía. Tampoco lo sabía Marina cuando tenía 19 años. De eso hablamos con ella varios días más tarde mientras tomábamos un café. Me llamó para contarme su historia.

Marina llevaba con su novio desde que tenía 15 años. A los 16 se acostaron por primera vez.

- No me gustaba el sexo, no le encontraba el “qué”. Supongo que, al empezar, a todas las mujeres nos pasa. Poco a poco ya le vas cogiendo el gustillo y empiezas a disfrutarlo. Al menos es lo que me decían mis amigas. Pero yo no pude llegar a este punto. No entendía qué es lo que me pasaba exactamente, pero muchas veces Sergio, mi novio de aquel entonces, me obligaba a hacerlo, diciéndome que no querría estar con una frígida. Yo me sentía muy mal. Al principio le daba la razón, pero varios años más tarde empecé a dudar. Cuando cumplí los 18, Sergio comenzó a forzarme: a principio poco a poco, luego más fuerte y más frecuentemente. Sé lo que me vas a decir: “¿Por qué no denunciaste?” Tenía dudas.  Sí, dudas. ¿Suena ridículo, eh?

- No, en absoluto.

- Un día lo hable con mi amiga. Ella me contestó: “no saques las cosas del contexto. Es tu novio. Además nadie te va a creer. Si no te sientes cómoda, déjalo. Pero creo que estás exagerando”

Hasta que, el día de mi 19 cumpleaños, nos emborrachamos y me quede dormida en el sofá. Me desperté porque noté su miembro dentro: estaba encima mío, y sí, me estaba violando sin que me enterara. “Déjame”, le dije, pero se rió y me respondió: “Hmm, me pone cachondo que te comportas así”. Intenté decirle que no estaba bromeando, pero recibí una bofetada…

Esta vez María denunció a Sergio. Pero yo me sigo preguntando: ¿cuántas más mujeres  esperan llegar a la agresión física para poner la denuncia? ¿Cuántas mujeres jamás lo han hecho? ¿Cuántas de ellas siguen confundidas? ¿Cuántas son víctimas de maltratos psicológicos y agresiones sexuales de sus parejas? ¿Y cuántas son las “amigas” desinformadas, machistas y crueles que no les ayudan a poner fin a su situación?

Si queréis ver algunas de las estadísticas sobre las denuncias de las violaciones, podéis echar un vistazo a esta gráfica, hecha por la página Mehanviolado.com que fue creada para ayudar a las mujeres a realizar la denuncia y solucionar sus dudas.

¿Por qué tenemos tantas dudas acerca de las agresiones? ¿Qué parte no nos ha quedado clara? ¿ Por qué denunciamos más las violaciones producidas por un desconocido? ¿Por qué seguimos teniendo miedo a la injusticia?

La violación matrimonial, como suelen llamarla,  es igual de seria que la experiencia de ser violada por un extraño. Estar en pareja con una persona no te obliga a satisfacerla cuando le plazca. Esto tiene que quedarnos claro. Cuando alguien decide ser novio de alguien, el acto sexual no forma parte de la obligación de pareja: el sexo es placer que siempre, repito siempre, tiene que ser recíproco. Una cosa es que te amen, otra- que te obliguen a “amar”.

Por supuesto que existen mujeres que denuncian a sus parejas por maldad, pero éste no tiene que ser un impedimento para que una persona verdaderamente afectada tome las medidas legales.  No por ser un caso difícil deja de ser un delito.

De acuerdo, piensas que nunca te has encontrado con las personas violentas. Que dentro del ambiente en el que te mueves no hay hombres que parezcan violadores. Hasta aquí bien, y recibe mi más sincera enhorabuena. Pero me permito insinuar que el gran porcentaje de nosotras hemos vivido una o más veces las situaciones que, a primera vista, no tienen nada que ver con el tema, por no ser comparables en su gravedad con las mencionadas en este post. Pero hay un caso en concreto que, si lo miras bien, llega a ser la versión “light” de una violación.

Hoy en día, cuando la mujer empieza a sentirse lo suficientemente libre, sexualmente hablando, como para llevar la vida parecida a la de cualquier hombre corriente sin ser tachada de “guarra”, surgen varias complicaciones. Estamos aprendiendo a separar el sexo del amor y nos “permitimos” practicar el sexo con amigos o, incluso, tener “rollos de una noche” sin sentirnos culpables por ello. El problema invisible llega cuando, tras haberlo hecho una vez con un hombre, ese se sorprende si no te apetece volver a hacerlo, se siente rechazado.

Mi amiga Olga me lo explicaba el otro día:

- Me enrollé con Alex, uno de los chicos del grupo de amigos. Fue puro sexo, ni siquiera volvimos a vernos en muchas semanas. Pero ayer nos encontramos en la cena de amigos y me tocó el culo. Así, sin más. Como si fuese la cosa más normal del mundo. Cuando le dije: “¿Qué cojones haces?”, me respondió: “No vayas de niña buena, la otra noche no te quejaste tanto”.

Otra amiga, Carol, me cuenta:

- Me acosté con Víctor nada más conocernos. Lo pasamos genial y, además, tras hablar con él a la mañana siguiente, me pareció un tipo muy interesante. Decidí que a pesar de conocernos de una manera ”incorrecta”, ya me entiendes, me despertó curiosidad como persona. Así que quedamos para cenar unos días después. Me reí un montón, pero decidí ir conociéndolo poco a poco. Por lo visto, él no entendió mi decisión de no acostarme con él aquella noche. Me respondió lo siguiente: “Venga, no me jodas. ¿Ahora me vas a rechazar por querer conocerme mejor? Menuda gilipollez.” Y puede que lo sea, pero si no me apetece acostarme con un hombre, sea por la razón que sea, no entiendo el enfado. No volví a verlo nunca más.

Este tipo de normas no escritas son muy frecuentes: una vez has sido “mía”, no entiendo por qué no vas a serlo una y otra vez. Este caso, tan inocente a la primera vista, en realidad es alarmante. La sensación de que alguien te pertenece, sexualmente hablando, por haber mantenido relaciones sexuales al menos una vez, no es nada menos que “una incitación a la violencia”. Lo más probable es que el tipo jamás llegue a violar a nadie, pero sí está teniendo una mentalidad de violador.

Al fin y al cabo, en todo tipo de situaciones hay que saber aplicar la lógica. Lo que sí es cierto es que ésta se difumina una vez estamos enamoradas. La regla de oro es: si no te apetece tener relaciones sexuales, no tienes por qué tenerlas ni por satisfacer a nadie, ni por miedo a perder a tu pareja, ni, todavía menos, por obligación. De la misma forma, tratando los casos completamente opuestos (que los hay, anda si los hay), hago un llamamiento a todas esas mujeres que alguna vez han optado por una falsa denuncia: intentando hacer daño a un hombre inocente. No sólo conseguís hundir una vida, sino que además le faltáis el respeto a esas mujeres que están viviendo violaciones de verdad. Y, en cierta medida, también está en vuestra consciencia.

¿TE GUSTA?  

+8 -0

Hombres  Maltrato  Sexo  Sociedad  Violaciones  

17 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Una cosa es que te amen, otra- que te obliguen a “amar”.”

17 COMENTARIOS

  1. Beatriz Vélez GarcíaBeatriz Vélez García

    Enhorabuena Alena, gran post. Cuando estaba en la facultad salió este tema en Derecho Penal y mi profesor con muy buen criterio nos explicó que forzar a mantener relaciones sexuales sea quien sea la mujer y el agresor, eran una violación. Es cierto que antiguamente existía el debito conyugal que era la obligación de una mujer a mantener relaciones con su marido pero, por suerte, esa ley cambió.
    Aun así, todavía hay mujeres que no entienden que nadie debe obligarlas a nada sea quien sea el hombre.

  2. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

    Venga va, suelto yo la coña (o no tan coña): “y si el violado es un tio?”…

    Seguro que muchos diran “bueh…eso no se lo cree nadie”…y por qué no? Porque es siempre el hombre el violador?? Por la fuerza fisica?? porque un hombre está siempre dispuesto??…vamos a ver cuantos topicos salen aqui.

    Yo tengo el caso de un amigo, que se veni a mi casa o a la de cualquier otro amigo con la más tonta excusa, sólo por no entrar en su casa con su novia, que queria a todas horas. En palabras suyas “tio, estoy agotado. No puedo mas!!”…y tras las coñas y bromas habituales nuestras, nos dimos cuenta de que era un problema serio el suyo.

      1. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

        Exacto. La ultima frase es la unica conclusion válida a la que debemos llegar, independientemente del género: “nadie debe hacer nada fuera de su voluntad”.

        Ahora, no saber decir que no, yo no lo consideraria un problema sexual, sino un problema personal (que casi seguro tiene más implicaciones en otros ámbitos no sexuales). Si la persona no sabe (puede) lo que quiere, y no lo expresa, se consideraria violacion tambien?? No se…

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Si una banda de tíos violara a otro tío que va corriendo en pantalón corto a nadie se le ocurriría mencionar su atuendo al comentar el sucedido ni mucho menos hacerlo durante el juicio. ¿De verdad os imagináis al abogado de los violadores preguntándole a un tío qué llevaba puesto el día de autos?

    Eso en cuanto a las mujeres que opinan que otras van provocando por llevar una mini, que o están muy alienadas por la podrida (mala) educación machista que aún subyace o tienen las piernas muy feas y una tristemente deficiente gestión de la envidia.

    Denunciar una violación tiene que ser algo muy duro pero denunciar la violación de tu novio o de un conocido dudando de si te creerán o no, tiene que ser horrible porque te puedes encontrar encima con el rechazo de quienes te rodean. Así que no sé si es tanto que en estos casos las mujeres no tengan claro que las han violado sino que quizás deciden poner tierra por medio y evitarse más sufrimiento y dolor, sin saber si al final no van a terminar aún peor de lo que estaban antes de denunciar. Eso desde luego lo que no explica es que algunas sigan manteniendo la relación con su agresor, cosa que no entiendo pero no es precisamente poco habitual no ya en casos de violación doméstica sino de maltrato en general.

    1. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

      Pues mira, yo (hertero) si he llegado a pensarme lo de pasar por determinados barrios a determinadas horas solo por ahorrarme la incomodidad de que me digan nada. No me considero un tio atractivo, pero si creo que cualquier gay podria llegar a decir o insinuar cualquier cosa por la calle (de pleno derecho, como si yo le tiro un piropo a una tia), y sencillamente, no me apetecia (doy por supuesto que no soy “violable”, ni de pensamiento…jajajajaja).

      Si realmente asumimos una sociedad igualitaria, por que no?? Y en base a eso, no me dispondria a pasar con pantalones cortos y una camisa abierta por alli donde se que podria resultar atractiva una actitud ahcia mi persona que no me agradaria. Hacen lo mismo las mujeres?? Generalizando (injustamente) y refiriendome a una mayoria respecto a todo caso particular: no.

  4. Avatar de MariaMaria

    Este tema ha salido varias veces en mi grupo de amigas y todas coincidimos en que alguna vez nos hemos visto involucradas en una situación sexual “violenta”. En algunos casos era simplemente que no te apetecía llegar a mayores, pero te sentías obligada y presionada. Es increíble y alarmante que sea una situación tan común.

  5. EspoirEspoir

    http://gentedigital.es/comunidad/june/2013/04/04/yo-queria-sexo-pero-no-asi-por-que-me-emociona-ganar-un-premio-con-ese-tema/

    Os recomiendo un vistazo a este reportaje, que además obtuvo un reconocido premio. Es ligeramente tendencioso y algo dramático, pero ilustrativo sobre el tema que estamos tocando: la mayoría de las violaciones se dan en el ámbito cercano a la víctima. Otra cosa es que después la mujer denuncie o no.

    Admito que alguna vez en mi vida, de muy joven, tuve sexo en contra de mi voluntad. Y es que en realidad a las mujeres de mi edad aún se nos educó con cierta reticencia a decir no a algo. No me siento una víctima de esas situaciones sino, en todo caso, de mí misma: sé que si hubiera sido firme hubiera podido evitarlo. A partir de cierto punto así lo hice. He dejado, por lo menos y que ahora mismo recuerde, a dos hombres en su casa con los pantalones bajados; y una vez no dudé en saltar de un coche en un semáforo en rojo porque, en algún momento, el tema me dejó de apetecer. Hija de puta yo? Proud of it. Reconozco que a mí tampoco me gustaría que me lo hicieran, pero aprender a saber perder, o a aguantar frustraciones, es una importante parte de la vida.

    Cada mujer debe encontrar su término para estos casos. Si bien legalmente cualquier contacto sexual no explícitamente permitido es delito o falta, no es que no te vayan a creer, sino que es difícil demostrar que un hombre te ha forzado o violentado de alguna manera si en tu cuerpo no hay rastros de violencia. Denunciar y exponerte a un juicio por un caso difícil de probar es algo perfectamente digno y muy valiente, pero no sé hasta qué punto no es un mayor sufrimiento para la víctima. Quizá ciertos casos deberían seguir cursos legales diferentes a la vista pública, vía mediación o algo así, porque creo que un hombre que insiste a una mujer para tener sexo y finalmente la penetra sin violencia porque ella accede pese a no desearlo no necesita un juicio, sino reeducación. Aquí podría entrar la jurista que ha hablado más arriba.

    Así, estaríamos hablando de violencia implícita, que quizá las mujeres seamos capaces de controlar simplemente ejerciendo firmeza. Otra cosa es la violencia explícita, pero eso sí que ni tiene perdón ni es difícil de demostrar. Si un hombre te hace daño no tienes más que dirigirte a las urgencias más cercanas, sin ducharte (importantísimo) ni cambiarte de ropa, y ellos sabrán qué hacer.

    Estoy de acuerdo con lo expuesto más arriba: las mujeres también podemos ejercer violencia sexual y hay cierto doble rasero en ello. Es un tema sociológico y educacional. Mientras los hombres han dispuesto tradicionalmente de formas de control mediante la fuerza, a las mujeres se les ha permitido la coacción y el chantaje emocional. Aún se considera lícito que una mujer se ofenda porque un hombre que se acostó con ella una vez no quiera repetir, mientras que reivindicamos el derecho a enviar a la mierda a nuestro one-night lover. Es algo sobre lo que también debemos reflexionar.

    1. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

      Estoy completamente de acuerdo en los dos ultimos parrafos. Pero dejar a alguien con los pantalones bajados no me parece que sea, ni preludio de violacion, ni para llamar al otro “hijo/a de puta”. Sencillamente dos personas que quieren cosas diferentes. Lo que ocurra a partir de ahi (tirarse o no en un semaforo), seria lo que habria que evaluar sin doble rasero alguno (ahí el punto critico de la cuestion).

  6. AnaAna

    No puedo estar más de acuerdo, y además con cada una de tus palabras. Desde que te enervas con los comentarios falda corta = incitación a violación hasta que acabas con la reflexión de si no te apetece y te obligan, es violencia igual.

  7. Luna

    Me ha gustado mucho!! Como la gran mayoría de tus post. Estoy totalmente de acuerdo contigo, al leerlo me he dado cuenta de que también me ha pasado… Y es bastante triste… Por chantaje, con tal de que pare y me deje tranquila, etc. Pero quería consejo sobre una situación que me paso de pequeña, solo lo saben mis dos mejores amigas y hará un mes que se lo conté. Al principio no me creyeron, luego no supieron que decir… Expongo la situación, tengo un hermano por parte de madre 8 años mayor, todas las tardes nos quedábamos solos en casa, él me cuidaba… Entonces el tenia 15 años y yo 7. Una tarde sentados en el sofá viendo la tele, cogio mi mano, la puso en sus partes y empezó a mover… Yo me quedé como en shok, tampoco sabía en ese momento que es lo k estaba haciendo ni porque… Llego mi padre y el se fue a la habitación, y nunca hablamos sobre ello… Con los años hemos tenido muy buena relación de hermanos, no se si piensa que como era pequeña no lo recuerdo… Pero si! Estos años me intentaba convencer de que fue algo inocente y sin malos pensamientos… Que era un niño adolescente con las hormonas alteradas y no le he querido dar mayor importancia, pero los años pasan y sigue en mi mente… Algún consejo??
    Gracias!!

  8. Pingback: iSex: la app para dar “consentimiento” que simboliza todo lo que está mal con nuestra educación sexual – Olrait Diario

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >