Suenos-fallidos
Relaciones

Uso y Abuso, los ingredientes de los sueños fallidos

Dejarnos usar, en cierta medida, nos ayuda a comprar tiempo y mostrar al otro qué tenemos bajo las pieles.

“Sweet Dreams Are Made of This…”

¿Y quién coño soy yo para estar en desacuerdo? Algunos quieren usarte y otros quieren ser usados. Algunos quieren abusarte y otros quieren ser abusados.

De una manera u otra, las relaciones que no funcionan van de perseguir sueños esquivos. En los siguientes párrafos NO me dedicaré a comentar lo bien que les va a quiénes logran el equilibrio perfecto entre dar y recibir. Mi enhorabuena y sana envidia para con ellos.

Este post va de lo más común, de cuando en una relación, sin importar su estado de desarrollo, alguna de las dos personas da más de sí mismo y no es correspondido. De hecho, esta entrada de blog sugerirá que algunos simplemente disfrutan de no recibir.

Como decía Annie Lennox y los Eurythmics en “Sweet Dreams (are made of this)”, 1983, esto va de uso y de abuso, en una analogía sadomasoquista.

Es cierto que no todos sufrimos de esta patología sado y maso, pero todos hemos dicho en algún momento, cuando estamos enganchados, no somos correspondidos y continuamos en negación… “es que soy masoquista”.

Algunos con aún menos suerte, han vivido lo descrito con la atenuante de que esa otra persona disfruta de mantenerlos cerca y en cierto sufrimiento. Allí entra lo sado en la ecuación. Por ejemplo, decir “seamos solo amigos” no es otra cosa que un acto de sadismo brutal.

Lo importante, universalizando la conversación (sí, espero vuestros comentarios), es que con o sin sadomasoquismo, algo de esto hemos vivido. Y si alguno de vosotros nunca ha pasado por ese aro… reciban mi envidia al cuadrado.

No estoy en desacuerdo con el enunciado de la canción porque nuestros “Sweet Dreams”, al menos los míos y me aventuro a decir que los de cualquier persona que lee un blog de relaciones, es encontrar nuestra felicidad al lado de alguien. Sea lo que sea que signifique “felicidad” para cada quién. Pero en definitiva, sentirte a gusto con alguien durante un tiempo determinado.

¿Y de qué están hechos esos sueños? Pues de la instrumentalización (la aplicación práctica) de ese sentirte a gusto. El problema es que perdemos el foco, el enfoque y la perspectiva de las situaciones, cayendo en experiencias tóxicas o negativas.

Cuando eso ocurre, nos comportamos dentro de una de las siguientes categorías: el que usa, el que abusa, el que es usado o el que es abusado. Los más enfermitos, tienen un poco de más de una de las anteriores o incluso todas.

El que usa:

Son aquellos que se acercan a otra persona porque les satisface una necesidad determinada o porque les complace un deseo específico. Es posible que, al inicio de cualquier relación, todos tenemos un poco de esto.

El inconveniente es cuando esto se extiende en el tiempo y mantenemos a esa persona cerca como un aliciente de nuestras satisfacciones egoístas, sin dar a cambio nada o dando poco comparado con lo recibido.

El que abusa:

Lo dicho, cuando esa desproporción se mantiene en el tiempo, pasamos al abuso. Nos enganchamos a ese recibir, haciéndonos dependientes de ello y no nos importa succionar como parásitos del Amor que la otra persona nos está dando.

Abusar conlleva, desde mi perspectiva, algo de autoconciencia de lo que sucede. Es decir, cuando sabes que estás usando, más de la cuenta, eres un abusador.

El abuso, en otras palabras es faltar el respeto de esa otra persona. Da igual si es no siendo recíproco o si es a través de infidelidades. Abusas cuando irrespetas de manera sistemática.

El que es usado:

También creo que todos hemos sido usados en algún momento de nuestras vidas. Se trata de dejar que ocurra. Lo hacemos, al principio, con gusto porque es nuestra herramienta de marketing más fácil.

Dejarnos usar, en cierta medida, nos ayuda a comprar tiempo y mostrar al otro qué tenemos bajo las pieles. Apostamos que dejaremos de ser usados y que descubrirán en nosotros más valor que el uso inicial que ofrecemos, alcanzado el ansiado balance entre dar y recibir.

El que es abusado:

El primero en darse cuenta que es irrespetado (abusado) es el que recibe ese trato. Definitivamente, para aguantar abusos hay que tener también un poco de usador o abusador (sin contar con tener una gran dosis de masoquista en tu ADN), y me explico:

Te dejas abusar porque a cambio recibes algo que crees que te complementa o algo que temes perder. El caso más gráfico es el del maltrato doméstico. Hay personas que permiten niveles de malos tratos físicos y psicológicos porque temen perder lo que sea que aquel abusador les proporciona. Dicho más en claro, esas personas creen que lo que reciben (el uso que le dan a abusador) les compensa una vida de miseria.

En consonancia con lo anterior, creo que los culpables son todos, usadores y usados, abusadores y abusados. Activos y pasivos.

El uso y el abuso son los ingredientes para la tormenta perfecta. Son los ingredientes para que esos sueños que creímos maravillosos se conviertan en sueños fallidos. Y si continuamos allí, sin tomar decisiones, es el camino más directo hacia la desdicha.

Para los cotillas

Como dije más arriba, espero que este post sea una conversación y que comentéis vuestros puntos de vista. Pero como sé que sois cotillas os explicaré brevemente un par de cosas personales (si es que habéis leído mi post del mes pasado). Y con esto espero que vuestros comentarios no vayan sobre este tema (aunque con gusto os contestaría al respecto en privado).

Os preguntaréis ¿Qué ha pasado con esta chica maravillosa que te ha hecho volar e ilusionarte? ¿Es ella la abusadora? ¿Te sientes usado?

Pues simple, no ha funcionado. O, si me permitís parafrasear al destructor de mi país (Venezuela), por ahora los objetivos no han sido alcanzados.

No ha funcionado por diversas razones. Algunas de ellas relacionadas con niveles sanos de uso y de abuso.

Sin medias tintas, cuando le conocí ella me sirvió para no pensar en la obligación legal de ir a firmar mi divorcio. Durante esos primeros días, ella me vino de coña. Es decir, de mi parte hubo “uso” y ella también se beneficiaba “usándome” para pasar un buen rato y satisfaciendo sus propios intereses. Y hasta allí creo que todos fuimos felices como perdices.

Luego, una vez pasado mi trance legal, pues pasó que le conocí mejor y me enamoré de ella. Sí, me enamoré, levité y viví en Technicolor. Lamentablemente, al momento de escribir estas líneas, ella no se ha enamorado. Ocurrió el desbalance, alguien dando más que otro, otro recibiendo más que otro y finalmente, el uso que ella daba de mí ya no le fue suficiente.

Sí hubo un intento de abuso (esa propuesta de ella de ser amiguetes y esa contra-oferta mía de continuar con los beneficios físicos y románticos), pero pudimos sortear el miedo de perder lo ganado y decidir que no hacía falta ser abusado ni ser abusador.

Resultado: cariño existe pero no una relación. Se sufre, pero es lo que tienen las decisiones difíciles.

Volviendo a Euryhmics, con dolor sostenemos nuestras propias cabezas y las mantenemos en alto para continuar hacia adelante.

“Hold your head up, keep your head up, movin’ on… (nananána nananáaaaaaa…..)”

¿TE GUSTA?  

+15 -0

Abuso  Amor  Felicidad  Sufrimiento  

9 comentarios

COMPARTIR


MendezPor
Mendez

ÚLTIMOS POSTS

9 COMENTARIOS

  1. Avatar de PandoraPandora

    En el post del mes pasado me mordí la lengua para no estropear la magia de tu escrito y de los comentarios que lo acompañaban, pero estaba claro que aquello era un caso de “chica de en medio” como una catedral . Sé de lo que hablo: mujeres que funcionamos como serotonina sobredosificada, perfecta para superar un mal rato pero cuando regresa la calma…. quizás mejor explorar más, no tomárnoslo tan en serio, no estoy preparado, no me quiero comprometer, quizás si te hubiera conocido dentro de dos años… No hay nada que reprochar, eso ocurre constantemente y una acaba por desenamorarse ante tantos límites invisibles… límites no explícitos pero que sabes que de algún modo están y que aquello no lleva a ninguna parte. La verdad es que una vez has visto como funciona el tema, como que te lo piensas y repiensas antes de liarte con alguien que acaba de salir de una relación muy larga; mejor quedarse sola que ser usada y en situaciones así, es algo tan inevitable como normal.

    Por lo demás muy buen post.

    Saludos de una que también ha sido pagafantas emocional… pero en versión femenina.

    1. MendezMendez Autor

      Pandora, saludos recíprocos desde mi pagafantismo. Sí, la Catedral fue evidente, nunca traté de ocultarla en mi post anterior. Aún desde mi entusiasmo y Technicolor, coincido contigo en que la Catedral estaba allí.

      Lo que tu llamas “chica del medio” es lo que yo llamo “relaciones de transición”. Se lo expliqué a ella al inicio de todo, con suma transparencia. Se lo volví a explicar varias veces cada vez que ella me decía que no quería un compromiso (ella también anda en transición, quizá la mía culminada a punto de culminar). Yo le explicaba que, aún con mi disfrute de cada momento sin ponerme límites emocionales, yo también necesitaba más tiempo.

      Da igual, no coló. Y lo que es aún peor, una vez superé el miedo a la firma de mi divorcio, realmente me enamoré de ella. Mi esperanza era que de ser una “relación de transición” pudiera convertirse en “la relación”.

      Ella no quiso seguir en el camino. Quizá ella vio en mí “barreras invisibles” que yo no he reconocido en mí mismo. Creo que sus invisibles son más grandes que los míos.

      Lo único que sé es que ella para mí hoy es una “departed” sin explicación y yo he quedado como un “leftover” (Espero que también veas la serie The Leftovers).

      Gracias por leerme y por comentarme.

  2. Avatar de PSPS

    Querido Méndez, lo confieso, he sido usada y abusada a partes iguales durante ya demasiado tiempo, y aunque he sido consciente de ello la mayor parte de ese tiempo, como dices he seguido dejándome hacer con la esperanza de que, en nombre del amor, el susodicho viese en mí eso que todo hombre busca.
    No ha llegado ese momento, ni llegará, esa parte ya la tengo superada, solo me falta acabar con esa especie de atracción que hace que baje la guardia en ciertos momentos o esas ideas de que es él o nadie. ¿difícil? mucho, muchísimo, trabaja a mi lado ¿imposible? cada vez tengo más claro que no.
    Terquedad, psicopatía, masoquismo, gilipollez, baja autoestima, aún me sigo preguntando que problema tengo.
    Gracias por tu post, ha dibujado perfectamente la relación entre mi abusador y yo, ahora tengo todavía más claro que no estoy loca (como se empeña en hacerme creer…). Muchas gracias!!

  3. MendezMendez Autor

    PS, comentarios como el tuyo hacen que escribir estos posts valgan la pena. Además de gustarme sentir que mis posts causan agrado y entretienen al lector, saber que algo aporta sus vidas (en este caso la tuya) es la mejor de las recompensas.

    No es sólo que tu te sientes más acompañada en tus sentires, es que yo, al saber que te identificas con mis palabras también me siento menos solo en el universo.

    Gracias a ti.

  4. Avatar de AnaAna

    En estos momentos me siento muy identificada con tu artículo. Creo que acabo de ser usada y abusada, y tu reflexión sobre que el abusado tiene un poco de usador me ha hecho reflexionar.
    Como querías experiencias personales, te diré que en mis fracasos amorosos siempre he escapado de estar con otra persona y establecer una relación puente, más por mi carácter, ya que quedaba tan hecha polvo que era difícil fijarme en otra persona a corto medio plazo. También he evitado estar con alguien que acabase de finalizar una relación por saber que son momentos muy delicados, sin embargo a veces es inevitable, bien porque conoces a esa persona y te gusta, o porque no todo el mundo es sincero y te dice que aún no ha superado su relación anterior. Entonces creo que cuando se junto el uso con el engaño viene el abuso, pero un abuso que hace que nos sintamos engañados, ese que te deja la autoestima tocada.
    Después creo que he sido usada, en varias ocasiones, por personas que no querían estar solas, por personas débiles en busca de una mamá a la que agarrarse, y en mi historia reciente por alguien que sinceramente desconozco los motivos pero empiezo a creer que es una especie de sadismo, de disfrutar de ver como caes una y otra vez en el mismo charco de fango enlodado.
    Por cierto me ecantar como escribes, esa forma de sincerarse y como enlazas ideas y palabras. Ojalá encuentres pronto otra estrella que te ilumine el alma

    1. MendezMendez Autor

      Muchas gracias por también sincerarte y por el halago final.

      En lo que creo es que no debemos dejar que el miedo nos venza cuando encontramos a alguien que nos gusta. En mi caso, ya es muy complicado encontrar a una chica capaz de mover mi mundo. Por ello, si veo que me muevo y ella me mueve, lo doy todo.

      Claro, darlo todo es saber conocer los límites del uso y del abuso. Este post fue escrito para reflexionar. A mí, escribirlo, me ha servido como catarsis y auto entendimiento.

      Me llena que para vosotros también sea útil.

      gracias :) (en especial gracias a tus buenos deseos sobre encontrar a mi estrella).

  5. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Gracias por la generosidad de contarnos lo que ha ocurrido con tu historia y no dejarnos mordiéndonos las uñas hasta dejarnos muñoncetes de la curiosidad. Siento que las cosas no hayan salido como te habría gustado pero, igualmente, es una historia bonita de contar en el sentido de que demuestra lo que ya hemos hablado otras veces: que las relaciones sexuales-sentimentales empiezan como empiezan y acaban como les da la gana. Que puedes empezar un rollo de una noche decidido a no dejar que ocurra nada más y terminar enamorado hasta las trancas. Que puedes sentir el corazón volverse del revés y pensar que esa persona será el padre/madre de tus hijos y hartarte al primer fin de semana juntos. Que las tripas son más fuertes que los planes y los prejuicios juntos y no deja de ser cierto la cosa esa de que la vida es lo que te ocurre mientras tú andas haciendo otros planes.

    Sobre lo de usar y abusar, no puedo decir nada mejor que lo que tú ya has dicho. Únicamente que lo de que dejarnos usar es nuestra herramienta de marketing más fácil me parece una genialidad como la copa de una secuoya.

    1. MendezMendez Autor

      Hola! :)

      Gracias por eso “genialidad”… a mí también me gusta mucho esa frase.

      Pero tú no te quedas atrás, me ha encantado leer en tu comentario:

      “Las relaciones empiezan como empiezan y terminan como quieren”.

      “Las tripas son más fuertes que los planes”

      Me alegra que te gustara el post! :) :) :)

  6. Avatar de jazzjazz

    pasé por una situación así que hasta este año solté. conocí a alguien por internet, nos entendimos, nos hicimos el confidente uno del otro, el psicoterapeuta de uno al otro, estuvimos de acuerdo con esto ya que internet era perfecto, eso no unia contra el mundo, más tarde nos hicimos más ilusiones, del pasar de ser letra en una pantalla a ser personas reales. Él decía haberse enamorado, además de vivir en otra ciudad, yo luchaba en mi ciudad por la atención de alguien más, se lo hice saber,para él rompí su corazón, con diferentes acontecimientos cada uno fue tomando su camino, él sin contarme hasta años después tuvo una relación importante, yo, peleaba con mis inseguridades internas que me dejó otra persona, aunque hablabamos por telefono para continuar con nuestros apoyo moral mutuo.

    como 6 años despues me buscó, seguimos en contacto y yo me creé ilusiones de que tal vez él era “la persona” que siempre me había esperado y que terminariamos juntos, él se mudó a la misma ciudad, y cuando le hice saber de mi interés de probar algo nuevo juntos, él me respondió que si me buscó era sólo para continuar siendo su confidente ¬¬, que nunca tuvo un interes en mi y que era mejor ser amigos como los ultimos 8 años (ya se habian convertido en 8 años) quize verme madura y ser amigos en las buenas y malas, etc. incluso cada vez que nos veiamos, encontraba algún comentario para recriminarme que le hicé perder años de su vida, por esa ilusión que tuvo, datos para influirme culpa, siempre quise que me explicara por que me hablaba si yo era/habia sido mala persona aún hablaba conmigo, me llamaba en mi cumpleaños, en fin, todo era pasivo-agresivo, hasta no pasar por muchas pruebas duras sobre el poco amor que me tenia, fue que acepté que me usaban, yo habia abusado, tiempo después el abuso, nos usabamos, nos lo recriminabamos y de mi parte fue que acabé con eso, nuevamente quizó recriminarme hechos, dos meses después él ya ha rehecho su vida, no volvió ha hablar, ni preocuparse ni medio segundo.

    lección: no me vuelvo a tocar tanto el corazón, si algo no se siente bien, no hago perder el tiemp, ni que me lo hagan perder…

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >