una-torta-al-ano
Relaciones

Una torta al año “no hace” daño

Ser maltratadas no es un atentado contra la vida, es un acto de amor.

El pasado miércoles tuvo lugar en el Parlamento ruso una primera votación para despenalizar los malos tratos que se saldó con un resultado escalofriante: 368 votos a favor, uno en contra y una abstención. Comenzamos bien el 2017.

La iniciativa surgió de la diputada Elena Mizulina –también presidenta del Comité sobre Familia, Mujer y Asuntos Infantiles– quien declaró necesaria la revisión de la popularmente denominada “ley sobre las tortas”, aprobada en Rusia en verano del pasado año y que estableció que la violencia doméstica debía ser considerada un delito penal.

Mizulina, quien ni corta ni perezosa ha definido la ley como una “expresión de odio hacia la familia”, expuso la necesidad de revisar el contenido de la misma para combatir contra injusticias tales como que un hombre que haya dado una torta a su mujer, o a sus hijos, se enfrente a dos años de prisión, mientras que el mismo acto perpetrado por un extraño en la calle no suponga más que una multa. La ministra defendió en su discurso que era intolerable que se juzgasen con más dureza las agresiones que hayan tenido lugar en el hogar que fuera de él y que la ley “se inmiscuía gravemente en los asuntos personales de las familias”.

Por si fuera poco, el mismo día de la votación, Anna Kyslychenko (miembro del Centro para la Defensa de los Derechos de la Familia “Iván Chai”) declaraba en el telediario de la cadena rusa Rossiya 24 que la “despenalización de las tortas” de ningún modo significaba una permisión de la violencia de género. Según Kyslychenko, desde la aprobación de la ley en julio de 2016, las denuncias por parte de las víctimas se habían convertido en un procedimiento demasiado sencillo. Cualquier persona, sin testimonios, ni pruebas, ni certificado médico, tan sólo con su declaración, podía denunciar a otra por “un simple coscorrón” y condenarla por ello a enfrentarse a una pena de hasta dos años de cárcel. Además de hacer que constase oficialmente como criminal. Y por cualquier persona Kyslychenko se refería, por ejemplo, a adolescentes ofendidos que pudieran denunciar a sus padres, que lógicamente se esfuerzan al máximo en la educación de su prole y sólo quieren lo mejor para sus hijos (aunque eso suponga educarlos a hostias, le faltaba haber añadido).

Vivimos en un mundo en el que “las mujeres entre los quince y los cuarenta y cuatro años tienen más posibilidades de morir o de ser lesionadas o desfiguradas debido a la violencia masculina que debido al cáncer, la malaria y los accidentes de tráfico juntos”, según Nicholas D. Kristof (Los hombres me explican cosas, Rebecca Solnit). Sólo falta que venga ahora un gobierno y lo permita sin repercusiones legales.

Entre las voces en contra se escuchó la de Oksana Pushkina, quien recordó que en Rusia cada año 600.000 mujeres eran víctimas de malos tratos y una de cada tres los sufría de forma regular. Por supuesto Mizulina negó estos datos. Es más, se apoyó en los manifestantes que salieron a la calle para protestar contra la “ley sobre las tortas” alegando que no expresaban su apoyo a los malos tratos sino la defensa de los valores tradicionales.

Toma ya: pegar no es delito, pegar es tradición. Ser maltratadas no es un atentado contra la vida, es un acto de amor. Y las que vayáis a pasar por el altar preparaos para aceptar la premisa de que el hombre tiene derecho a controlaros, a vosotras y a vuestra descendencia, y que si vivís en Rusia ahora podrá expresar físicamente ese derecho al menos “una vez al año”, que mientras sólo sea eso –declaraba la diputada– no hace daño.

Lo dicho, empezamos bien el 2017, avanzando hacia atrás como los cangrejos. Alguien tendrá que decirles a los chinos que retoquen el calendario.

¿TE GUSTA?  

+6 -0

Maltrato  Rusia  Violencia  

3 comentarios

COMPARTIR


Alexandra SenPor
Alexandra Sen

Nací en Kiev y tengo un gato llamado Pushkin. Licenciada en Historia, reparto mi tiempo entre libros, copas de vino y labores editoriales.

ÚLTIMOS POSTS

3 COMENTARIOS

  1. Avatar de EnricEnric

    Buenos días, sé que Alexandra es también de origen soviético, igual que mi estimada Alena, sin embargo, quería comentar lo peligroso que es meter en el mismo post a la Rusia de las condenas a homosexuales y al resto del mundo.

    Cómo profesional del derecho tengo que decir que aunque entiendo, dada la dificultad de demostrar según qué cosas, que el testimonio de una persona, sin pruebas, sea suficiente para condenar a otra es una barbaridad, sin embargo permitir que dicha premisa se aplique únicamente en un sentido (denuncia de una mujer contra un hombre, y no viceversa), es prostituir del sistema penal y la igualdad de derechos que queremos defender. Las consecuencias de agredir a tu pareja deberían de ser las mismas seas hombre, mujer, lesbiana, gay, bisexual o transexual. Sobre este punto siempre recibo la respuesta de que las mujeres representan la mayoría de las víctimas y por tanto merecen mayor protección, no me atrevería a negar lo contrario, sin embargo no veo dónde está el problema en establecer que “se condenará a 2 años de cárcel a aquella persona que agreda a su pareja” punto, sin más, por qué este “tipo” en el sentido jurídico del derecho desprotege a las mujeres? De ahí a despenalizar los maltratos.. estoy de acuerdo que es una barbaridad, faltaría más.

    Pero el motivo de mi comentario, además de compartir lo escandalizador que es que se permita pegar a tu pareja, es advertir de que hacer un post sobre lo que pasó la semana pasada en Rusia y decir:

    “Toma ya: pegar no es delito, pegar es tradición. Ser maltratadas no es un atentado contra la vida, es un acto de amor. Y las que vayáis a pasar por el altar preparaos para aceptar la premisa de que el hombre tiene derecho a controlaros, a vosotras y a vuestra descendencia, y que si vivís en Rusia ahora podrá expresar físicamente ese derecho al menos “una vez al año”, que mientras sólo sea eso –declaraba la diputada– no hace daño.”

    Parece que solamente lo segundo es lo que ocurre en Rusia, y lo primero en todas partes, y no puedo más estar en desacuerdo.

    1. Alexandra SenAlexandra Sen Autor

      Apreciado Enric, muchísimas gracias por tu comentario y déjame que me disculpe de antemano si he escrito algo que se preste al malentendido o a una mala interpretación, creo sinceramente que no es el caso. Comienzas tu comentario hablando de “lo peligroso que es meter en el mismo post a la Rusia de las condenas a homosexuales y al resto del mundo”, no creo haberlo hecho en ningún momento, puesto que en todo el post sólo hablo de la situación en Rusia, ahora mismo, respecto a los malos tratos, no la comparo con otros países del mundo. Y por lo que respecta al párrafo que me señalas, es básico que no lo saques de su contexto, el “toma ya” y todo lo que viene después hace alusión directa al párrafo anterior y, por lo tanto, es una crítica sarcástica a los “valores tradicionales” que lamentablemente defiende este sector de la población que en su día se manifestó en contra de la, popularmente denominada en Rusia, “ley de las tortas”. Así pues, cuando apelo a las mujeres que viven en Rusia lo que busco no es más que enfatizar la barbaridad de lo que ha afirmado Mizulina (que pegar una vez al año a la mujer o a los hijos no tiene nada de malo) y que la pasada semana ocurrió en Rusia y no en algún otro país.

  2. Avatar de EnricEnric

    Buenas noches Alexandra, un placer conversar contigo, si bien el tema de un cachete a un hijo es un tema diferente (que da para otra discusión entera), estamos básicamente de acuerdo en el punto principal de tu post, que no es otro que la propuesta de despenalizar la violencia dentro de la familia/pareja es una barbaridad.

    En cuanto a lo que comentaba de la redacción, te lo digo como persona que lidia diariamente con esos matices del lenguaje por motivos profesionales, si la expresión ” si vivís en Rusia”, justo detrás del “Toma ya” el contenido del párrafo hace referencia a Rusia, si lo pones a mitad (como es el caso) y precedido por un “y que”, el párrafo se divide automáticamente en dos: “las que vayáis a pasar por el altar preparaos para aceptar la premisa de que el hombre tiene derecho a controlaros, a vosotras y a vuestra descendencia” y por otra parte “y que si vivís en Rusia” es decir, las que os vayáis a casar os pasará esto, y las que además de casaros viváis en Rusia además de lo anterior, tendréis que soportar que os peguen al menos una vez al año sin consecuencias.

    Sé que parece un matiz muy sencillo, pero, desde el máximo respeto por vuestro trabajo, simple pretendía clarificar dicho punto.

    Un abrazo

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >