Relaciones

TOP 10: Las peores citas. Parte I

  Desde que anunciamos que haríamos un TOP10 de las peores citas que tuvisteis, nos han llegado muchísimo mails. No podemos publicarlos todos. Además intentamos escoger las citas más cómicas y, por qué no, las más curiosas. Sentimos mucho por no poder publicarlas todas, pero agradecemos un montón el tiempo que le habéis dedicado. Os [...]

 

Desde que anunciamos que haríamos un TOP10 de las peores citas que tuvisteis, nos han llegado muchísimo mails.

No podemos publicarlos todos. Además intentamos escoger las citas más cómicas y, por qué no, las más curiosas. Sentimos mucho por no poder publicarlas todas, pero agradecemos un montón el tiempo que le habéis dedicado.

Os presentamos el TOP10 en dos partes. Hay historias muy cortas y las hay más largas. Pero todas valen mucho la pena.

PUESTO Nº 10: Mi ligue y su padre

“…Hace tiempo, mucho tiempo, una noche de fiesta, una de mis amigas se encontró con el chico de prácticas de su oficina. Me encantó. Nos encantamos. Terminamos la noche juntos y, unos días después me llamó para tener una cita de verdad.

Él era más joven que yo, y eso me encantaba. Después de unas cervecitas, unos pintxos y de perdernos por las calles, me invitó a su casa; estaba solo. O eso creímos.  Había otra parejita en su casa. El padre de mi pareja estaba… ¡con mi amiga!

Resulta que era el jefe de mi amiga y el padre del chico de prácticas.  Ninguno de los dos teníamos ni idea de esta situación. Yo me enfadé con mi amiga por todas las mentiras que me había contado; él creyó que era de la misma calaña que la amante de su padre, y nunca más me habló. Esta cita no tiene nada de graciosa, obviamente. Y me dio mucha pena por aquel pobre chaval.”

Enviado por Marta. 

PUESTO Nº 9: El Señor Familia

 

Image Hosted by ImageShack.us

“…Tuve una horrible cita con el Sr. Familia. Imaginaos:  te invita a cenar un viernes. Te dice: “pasemos por mi casa que tengo una sorpresa para ti”. ¡Qué romántico! Llegas a su casa y al entrar por la puerta  te encuentras con más de 15 desconocidos (integrantes de SU familia) que te gritan ” Sorpresaaaaa”…

Resulta los había reunido allí para presentar “en sociedad”a su novia, que parece que era yo (nos conocimos 3 días antes)…

Casi me muero. Lo que pensaba que iba a ser una cena romántica paso a ser pizza, cerveza y sobrinitos que te hacen prometerles que los llevaras a Disney en vacaciones. ¡Increíble noche!”

Enviado por Andrea.

 

PUESTO Nº 8: Bajada de tensión

Image Hosted by ImageShack.us

“…Hacía dos años que lo había dejado con mi ex, porque él se iba a ir a estudiar a otro país durante ese tiempo y relaciones a distancia no, gracias. Habíamos tenido poquísima relación desde que se marchase, porque ¿qué nos íbamos a decir? Pero cuando volvió me llamó y me dijo que le gustaría volver a verme, que había pensado en mí y esas cosas. Me pedía una cita nada más.

Acepté, no tenía nada que perder y quería comprobar si seguía sintiendo algo por él. Fuimos al cine, a ver una comedia francesa (muy raro todo porque llevábamos dos años sin vernos, cómo y por qué nos metemos al cine que no se puede hablar), y después fuimos a echar un billar. Hablamos, nos besamos, no sentí nada, y un rato después volvimos al coche para que me llevase a casa (otra cosa no, pero siempre fue muy caballeroso) y aquí viene lo mejor.

Sentados en el coche empieza a marearse. Se puso blanco como la cera, y le empezó a sangrar la nariz. Salimos del coche, yo toda asustada porque no sabía qué le pasaba, vomitó, se sentó de nuevo en el coche y se desmayó. Se desmayó. Tal cual.

 ”¿Y ahora qué?” Ahora tocaba llamar a mis padres, porque yo no tenía carnet de conducir, explicarles lo que había pasado, pedirles que vinieran los dos en un coche para que nos recogieran y uno llevase un coche y el otro el de mi cita para llevarle a casa o al hospital. Para cuando llegaron mis padres ya había recuperado la consciencia y nos dijo que le acercásemos a casa de sus tíos que ya le llevarían ellos al hospital y demás.

Un par de días después llamé para preguntarle cómo se encontraba y que si había sido algo grave. Me contó que el doctor le había dicho que había sido una bajada de tensión muy fuerte por los nervios. No volví a quedar con él, evidentemente, pero pasó a ser leyenda en las comidas familiares como “aquel novio tuyo que se desmayó” y otros comentarios jocosos al respecto.”

Enviado por Jessi.  

 PUESTO Nº 7: Tres supuestas citas

Image Hosted by ImageShack.us

Las citas clave siempre llegan a la tercera, la vencida. Y es que, la tercera cita siempre suele mostrar el futuro que puedes llegar a tener con una persona.

(…) Para bien o para mal la peor cita entre dos personas es la tercera. Y aquí es donde os voy a contar mi experiencia.

¿Sabéis eso que os enamoráis de un chico en una discoteca? Tras un tiempo de miradas furtivas acabáis hablando un rato, intercambiáis opiniones, números de teléfono e incluso algún que otro beso. Y esto para mí ya cuenta como una primera cita siempre que al pasarse los efectos del alcohol alguna de las dos partes de señal de vida, y sobre todo si se llega a un segundo encuentro. Y la segunda cita llega, en un ambiente más tranquilo, sin amigos de por medio, sin música ensordecedora, e incluso sin besos… Bien, yo en este momento, salvo catástrofes físicas o psicológicas de la otra parte, quiero ir a por la tercera.

En este caso que os cuento fue sobre todo por condiciones físicas. Y la tercera llega y esa persona quiere seguir conversando y conversando, conociéndome, quiere invitarme al cine, llevarme a cenar, pasear a la luz de la luna….¡¡PERO ESPERA!!

¿Aquí nos hemos saltado algo, no? Me encantan los hombres románticos, como los de antes pero estamos en el siglo XXI, señores, y las mujeres no nos podemos rendir al primer hombre que se digne a imitar a un caballero andante. Hay muchas flores en el campo y queremos probar, oler, saborear, comparar… ¿Hay algo peor que querer llegar “a las manos” y no encontrar la forma de hacer callar a ese chico alto, fuerte, rubio con ojos azules, que tenemos enfrente de la mesa?

Pues así trascurrió la que he catalogado como la peor cita de la historia. En ella podemos encontrar:

1 – caídas de ojos, caiditas de ojos, caiditas de ojos muy exageradas, miradas obscenas.

2 – Conversaciones subidas de tono, conversaciones calientes, conversaciones muy calientes, conversaciones obscenas.

3 – Movimientos sensuales, movimientos sexuales, movimientos del kamasutra, movimientos obscenos.

4 – Sonidos curiosos, sonidos sospechosos, sonidos sexuales, sonidos obscenos.

Y así hasta llegar a casa y cerrar la tercera cita con un portazo en el coche. Pero no un simple portazo, aquel portazo rozó, de nuevo, la obscenidad.

P.D. La vergüenza por mi actuación llegó subiendo por el ascensor, entre los pisos tercero y cuarto. Así que, imaginando como podía llegar a ser una cuarta cita, cambié inmediatamente el nombre asociado a su teléfono a “blablabla”. Y es que, si él hubiera intentado llamar y yo veía “rubio” en la pantalla, podía volver a caer en las garras de un “mucha lengua” pero, dentro de su boca, un lugar equivocado para una tercera cita.”

Enviado por Ángela.  

PUESTO Nº 6: ¡Viva el fútbol!

Image Hosted by ImageShack.us

Un vez invite a cenar a un “Sr. Segunda Cita” a un restaurante fashion de Palermo. Invitaba yo (era mi turno, obvio) porque él habia invitado en la primera cita. Yo me pedí un platazo gourmet de no-me-acuerdo-que. Él se pidió un mojito o un daiquiri o no sé..Total: sólo quería un trago. Sólo eso. Nada más.
Y lo bebía despaciiiito: sorbo por sorbo, fingiendo interés mientras miraba de reojo un televisor colocado estratégicamente detrás de mi cabeza, que transmitía sin audio, un partido de fútbol.
Que conste que trate elegantemente de ignorar su distracción hablando de temas diversos, pero mi indignación crecía poco a poco. ¡Soy tonta pero no tanto!
Yo casi nunca pido postre, así que cuando terminé mi plato, sonreí, me levanté sin decir una palabra, pague en la caja y me fui.
¡Indignadísima!
Él me siguió varias manzanas con el coche, pero ya no quería volver a hablarle.
Cuando llegue a la parada, el autobús ya estaba allí, como si me hubiera estado esperando, subí al “Palermo/Liniers sin paradas “  y nunca volví a ver al Sr. Segunda Cita.”
Enviado por A. 

¿Cuál os ha sorprendido más?

Continuación: Las peores citas. Parte II.

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Citas  Ligar  Relaciones  

24 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

24 COMENTARIOS

  1. Puede que sea yo

    La primera es de traca marinera, pero a la tal Ángela, por favor, aprende a escribir porque intentaste hacer una historia con gracia y no he pillado la mitad.
    Lo del padre y el hijo para morirse.

  2. Anonymous

    La del Sr. Familia es la más divertida! Aunque imagino que en ese momento no tuvo que ser muy gracioso para la protagonista!! Pero me he quedado con ganas de saber si siguió quedando con él!!!

    Yo creo que la historia del rubio está bien contada, de una manera original y queda bien claro que lo que ella quería era acercamiento y no charla!!

    1. Anonymous

      Pobrecito! Seguro que ya tenía encargado el juego de toallas con tu nombre bordado! jajajaja Muchas gracias por contestar e informarme porque la historia me encantó y necesitaba saber más ;) jejjee un saludo!

  3. Ronronia Adramelek

    No sé cuál elegir de las tres primeras, son las tres geniales de puro malas. Para mí la peor habría sido la del novio desmayado porque de ésa no puedes huir sin ser una malísima persona. Al Sr. Familia yo probablemente lo habría dejado plantado en la misma puerta porque habría salido huyendo aterrada. De la primera también me habría escapado sin demasiado problema. ¡Pero desmayo con sangre! Eso es lo peor de lo peor.

    Pensé en enviar una yo pero me alegro de no haberlo hecho porque mi peor cita palidece en comparación con estos desastres :) ))

    Y si estas son de la 6 a la 10… ¿Cómo serán las cinco primeras?

  4. Ronronia Adramelek

    No sé cuál elegir de las tres primeras, son las tres geniales de puro malas. Para mí la peor habría sido la del novio desmayado porque de ésa no puedes huir sin ser una malísima persona. Al Sr. Familia yo probablemente lo habría dejado plantado en la misma puerta porque habría salido huyendo aterrada. De la primera también me habría escapado sin demasiado problema. ¡Pero desmayo con sangre! Eso es lo peor de lo peor.

    Pensé en enviar una yo pero me alegro de no haberlo hecho porque mi peor cita palidece en comparación con estos desastres :) ))

    Y si estas son de la 6 a la 10… ¿Cómo serán las cinco primeras?

  5. Inocente

    Yo si tuve una cita escena de Pelicula

    Lo habia dejado con una novia extremedamente celosa. y el primer fin de semana salgo de fiesta, cuando en un club y tras terminar una competencia una chica despampanante con buen par de silicona me los planta encima, al final nos vamos a casa . Mi ex comienza a enviarme mensaje y llamadas y al ver que paso monta en colera y decide ir a mi casa bien temprano en la mañana y comienza a tocar el timbre y la puerta. Yo en pelotas con al otra en la cama y le explico la situacion y que no se preocupe que en un rato se ira la ex. Cuando la ex se da cuenta que hay gente en casa comienza a echar al puerta abajo a golpes y rompe la puerta.
    Aquello parecia una escena de pelicula una en pelotas y la otra tratando de cojer de los pelos a la otra y yo aguantando a la fiera que si llega a pillarla segurisimo aquello termina en un crimen.
    La chica apenada se fe y yo no recuerdo ni su nombre ni me quede con su telefono.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >