Relaciones

Todos los hombres son unos cabrones

Miriam. Mi Miriam. Ha aparecido como siempre con su bolsazo de Prada, miles de bolsas de compras y una cara de disgusto: - Todos son unos cabrones. Anda, Ale, ponme un copazo de vino, por favor. Necesito relajarme un rato. - ¿Otro “idiota”?, -suspiro. - Ya te digo. Iván es imbécil. Mira, no me importa [...]

Miriam. Mi Miriam. Ha aparecido como siempre con su bolsazo de Prada, miles de bolsas de compras y una cara de disgusto:

- Todos son unos cabrones. Anda, Ale, ponme un copazo de vino, por favor. Necesito relajarme un rato.

- ¿Otro “idiota”?, -suspiro.

- Ya te digo. Iván es imbécil. Mira, no me importa en absoluto, pero no puedo más.

¿Que no le importa? ¿Y por qué estas lágrimas? Ay, Miriam, ¿a quién quieres engañar? Voy por unos pañuelos, pensando en qué decirle: lo que pienso de verdad o lo que toca en estos casos. He llegado a tiempo. La fuente de lágrimas ha tardado cuatro segundos en salir.

 - No entiendo, de verdad. De acuerdo, sé que parezco frívola, pero tú me conoces: es mi trabajo. Todo el puñetero día de arriba abajo con la gentuza superficial y estoy agotada del mundo que me rodea. ¿Tan difícil es entenderlo?

 - Pero tú te lo has buscado. Te encanta tu trabajo.

- Ya lo sé, pero ¿por qué nadie se esfuerza un poco para ver que en el fondo soy un trozo de pan?

Ay, hija mía, si el “fondo” se llama así es por algo, de lo contrario le diríamos ”una tienda de chuches”. 

Miriam es una mujer excepcional. Es cierto. Yo, que la conozco desde hace muchos años, sé perfectamente cómo es: inteligente, simpática, divertida y muy sencilla. También sé que no es la impresión que puede llegar a provocar en los demás, pero oye, tampoco es tan difícil de “pillarle el truquillo”. Unos minutos de paciencia y se relaja.

Su principal problema, según dice, se llama “poca puntería”: siempre se topa con los más idiotas del “mercado”. Yo lo veo claro, pero ella, aunque se ponga tres lentillas- una encima de la otra-, es incapaz de reaccionar: si proyecta una imagen, la gente la percibe según tal.¿Para qué intentar descubrir si hay algo más detrás de una máscara , por muy bonita que sea, si hay miles de personas con una cara real? Si todo el día su conversación se basa en los nombres de tejidos y marcas recientemente descubiertas, ella se convierte en un imán para dos tipos de hombres: los acompañantes que la admiran profundamente por ser “tan chahchi” y los jugadores “para chulo yo” que se empeñan en controlar el contador: quién ha pegado más goles. La desgracia de Miriam viene de que lo que proyecta no tiene nada que ver con cómo  es en realidad.

 - ¿Y Javi? ¿Qué ha pasado con Javi? Pensaba que te había caído bien en la cena de mi cumpleaños.

- Nada, hemos hablado diez minutos, pero es un tío extremadamente raro. Muy cerrado y parece algo idiota.

- No sé, Miriam, conozco a Javi y me parece un tío encantador.

- Pues será que conmigo no lo es, pero da igual: bastante tengo con lo mío como para dedicarme a descifrar a los demás. Lo que me faltaba, vamos.

Mira qué bien. Nuestro egoísmo es nuestro primer enemigo. Nos centramos en ponernos una barrera que nos impide a conocer a los demás, pero luego nos indignamos si hacen lo mismo con nosotros.

Yo estoy hasta las narices de escuchar que todos los hombres son unos cabrones y que no nos entienden. De acuerdo, el mundo está repleto de imbéciles pero si tenemos esta actitud, ¿cómo vamos a estar en condiciones para reconocer a una persona mínimamente válida?Hemos olvidado la sencillez de la comunicación. Viviendo bajo el eslogan: “la gente es mala por naturaleza”, nos sorprendemos cuando los demás opinan lo mismo de nuestra maravillosa persona. Cualquier pequeño fallo del otro se convierte en algo más que suficiente como para tacharlo de la lista. Tratamos de manipular a los demás para que actúen según nos vaya bien, y si no nos sale “redondo”, escogemos el camino más fácil: el de la víctima.

Hace tiempo que la oferta amorosa supera a la demanda, y eso hace que el consumidor se ha vuelto mucho más exigente. Hoy en día, cuando hay tantísima gente soltera buscando pareja, o simplemente disponible, hemos perdido el interés de probar a conocer a alguien más a fondo, pero, a la vez, nuestro propio fondo cada día está más hundido.

¿Cuál es la solución? ¿Por qué atraemos a la gente incorrecta? 

Fácil: los “incorrectos” somos nosotros mismos. Y ninguna persona mínimamente agradable se acercará a alguien negativo y victimista.Nos escondemos detrás de una pared de desconfianza que construimos con tanta paciencia, ladrillo por ladrillo, de los errores anteriores, de inseguridades, de conclusiones sacadas de aquellos tiempos cuya fecha de caducidad no se lee por lo oxidadas que son las historias que los componen. Mostramos un “yo” prefabricado, de calidad sospechosa que, a su vez, suele atraer a los demás “yos” igual de artificiales. Nuestro “fondo” sigue pudriéndose en los adentros y lo único que soltamos es la peste provocada por un interior tan descompuesto.

No nos abrimos por miedo a que nos hagan daño, siendo totalmente inconscientes de que nadie puede hacernos daño y que nuestras reacciones son un fruto de nuestra propia decisión. Ninguna persona que vive en paz con los demás es feliz “porque le ha tocado una gente correcta”, mientras que tú, tan pobre y desgraciada, ibas recogiendo a todos los cabrones por el camino.  No somos conscientes que si alguien quiere hacernos daño adrede, el nivel de daño lo determinaremos nosotros mismos según la predisposición que tengamos de recuperarnos de ello.

Os daré un ejemplo de la persona más positiva que conozco en lo que a lo amores se refiere- Marta. Toda su vida la veo rodeada de hombres mayormente maravillosos que suelen tratarla de una manera excepcional y, que si la cosa acaba saliendo mal, nunca fue algo catastrófico e insuperable para ella. “Marta tiene suerte de no encontrarse con unos auténticos desgraciados”, – me comentaban nuestras amigas en común. Sin embargo yo sabía que no era cierto. He conocido a la gran mayoría de sus rolletes y a todos sus novios. Entre los primeros me acuerdo de más de un idiota que intentó manipularla o tratarla como no se lo merecía. Y digo “intentó”, porque Marta jamás se lo había permitido. Siendo una persona positiva y con una autoestima más que sana, mi amiga sabía qué tipo de relación quería tener con un hombre. Conocía muy bien qué acciones podrían herirla y nunca se le había ocurrido  arrastrar un sentimiento hacia unos niveles enfermizos. Cuando la persona le demostraba sus malas intenciones, Marta terminaba con la relación.

Pero, a pesar de lo que puede parecer, Marta es muy tolerante con los defectos de los demás y no se empeña en llamarle “cabrón” al primer hombre que no cumple al cien por cien con sus expectativas.

Una cosa es cortar el bacalao de tu propia vida amorosa, y absolutamente otra- permitir que te vendan el lenguado que, además, está cortado por un pescadero novato.

Marta, que ha conocido a hombres de todo tipo, tiene ese Don don (lo llamaremos Don don, porque al ser una habilidad tan extraordinaria hoy en día, merece un tratamiento de respeto) de saber diferenciar lo bueno de lo malo. Más de una vez me decía: “No, mi niña, Raúl (Alex, Jorge, etc) no es el hombre que busco, así que no malgastaré mi tiempo.”Y no lo despilfarraba. Nunca. Su “love time management” siempre ha sido asombroso.

Ahora está casada con Cesar. Una maravilla de hombre. Están muy felices. 

Somos tozudos y nos obsesionamos con perder el tiempo con los lamentos y las quejas, estando en un constante proceso de superación de millones de mini rupturas, en vez de cerrar la puerta y tirar las llaves. Jamás hacemos una introspección para valorar nuestras verdaderas necesidades y saber definir qué es lo que nos hace felices. Incluso cuando lo tenemos claro, jugamos al “adivina adivinanza” con los futuros “cabrones” en vez de facilitarles las cosas y ser honestas y sencillas.Nos volvemos complejas, y no por ello más tentadoras, atrayendo a los individuos que sólo se dedican a descifrar el código. Y una vez cumplido, buscan a una cerradura más difícil del “mercado”.

¿Es ese el tipo de hombre que buscas? ¿No? Entonces relájate, maja. 

Nadie te exige que abras el alma junto con las piernas, pero tampoco esperes que los demás deseen romper su cabeza contra tu muro. Una vez que tengas claro lo que buscas, sé fiel a ti misma y no te escondas detrás de una pared. Un hombre que no te da lo que necesitas no es un cabrón- es una experiencia sin más.

¿Y tú? ¿Tienes mala suerte con los hombres? ¿Crees que hay demasiados cabrones sueltos? ¿Conoces a alguna Miriam?

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+6 -1

Desconfianza  Desilusión  Generalizaciones  Solteras  

68 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

68 COMENTARIOS

  1. Denbrough

    Solo hombres? también hay mujeres así, que como bien dices, el mercado está saturado, no se preocupan en conocer a las personas, por ejemplo muchas buscan a un tio cachas y que sea un poco cabrón. Se que generalizar está mal y casi nunca lo hago, pero en este caso es lo habitual.

    En mi caso es bastante más dificil, un chico normal… depende que lo consideres normal, claro. Un poco freak, al corriente de toda la tecnología actual. O sea, para la mujer normal y corriente : un tío raro. Por muy simpático, entretenido o conversador que sea, la primera impresión es la anterior por lo que aproximadamente el 80% de las mujeres ya no están interesadas sin siquiera conocerme.

    En definitiva, la gente de hoy en día va a lo rapido, a buscar una persona, que efectivamente dices, sea como ellos, de modo que así no hay que ahondar mucho en el caracter de la otra persona. Eso desemboca en que al cabo de unos días descubres que la otra persona, al conocerla más te produzca rechazo. Creo que lo mejor que tenemos en esta sociedad actual, en la que todo el mundo está pendiente de la tecnología, redes sociales, trabajo, estress, etc etc. En esta sociedad, lo que falta es el contacto humano, el conocer a personas desconocidas y relacionarse con las personas. Pienso esto tanto en general, como para mí en particular.

    Un saludo y un beso

  2. Wilh

    Me encanta la contraposición que has hecho con Miriam-Marta, y estoy 100% de acuerdo en que lo importante es la ACTITUD que tengas.

    Es una cosa que me ha costado muchísimos años entender (antes lo pensaba, pero no era capaz de creérmelo, de interiorizarlo), hasta que un día empecé a ser yo, con mis cosas buenas y malas; sin dobles fondos ni máscaras.
    Y no sólo vivo más feliz y tranquila, sino que las cosas no me hacen el daño que me hacían antes -No es que no me duelan, pero no me duelen “mal”; tengo claro que no me moriré por un desamor.
    Además, atraigo muchísimo más, y a tipos más sanotes (emocionalmente hablando).

    Centrándome en las actitudes tipo Miriam, el problema, creo yo, está en que se entra en un bucle de autodestrucción: “yo soy así porque me hacen daño y me hacen daño porque no entienden cómo soy” Y así ad infinitum…
    Es agotador, y se termina por matar al verdadero yo, que es lo que nos diferencia del resto y nos da valor como seres únicos.

    Gran post. Mis felicitaciones, Alena =)
    Un abrazo,
    Wilh

  3. Anonymous

    Hola Alena, yo soy otra Miriam. Es exactamente lo que pienso, pero no es que todos sean unos cabrones. Lo que pasa es que les falta tacto, el tacto que tenemos nosotras (a veces).O sexto sentido. Pero sí , yo solo encuentro lo que no busco, que difícil!!! Besos.

    PD. No dejes nunca de escribir, me encanta tu blog.

  4. Almoraima

    Todos los tíos no son unos cabrones, pero flipo con la cantidad de mujeres retorcidas que hay. En general, los hombres no hacen más que bailar al ritmo que algunas feminoides le marcan.
    No sé cuántos posts parecidos a este he leído ya. Todos podrían englobarse en una etiqueta “El hombre perfecto, esa especie en extinción”. ¡Pero qué es esto! ¿Acaso las tías son perfectas? Estoy conociendo a muchas mujeres cuya única pretensión es encontrar a un hombre que las consienta, que sea sensible(para lo que ellas consideren) y rudo para que no pierda virilidad. Que las comprendan, que las mimen, que sea una caja de sorpresas, que…
    ¿Por favor! ¿Os habéis planteado aceptar a una persona con toda su carga de virtudes y defectos por el simple hecho de ser conscientes de estar ofreciendo lo mismo a cambio?
    Os lo digo de verdad, si yo fuera un tío buscando pareja, con toda seguridad que no acabaría con una mujer que le diera tantas vueltas a los pormenores de las relaciones.
    Amar es mucho más generoso y comprensivo que todo eso.

    1. Anonymous

      Yo quiero un tío que me mime, me apoye y consienta y al que yo pueda apoyar, mimar y consentir. ¿Es pedir demasiado? Yo creo que no, es más, creo que es algo fundamental en una relación.

      Pues mira, a lo mejor pido algo que no existe y por eso estoy soltera a los 27… y seguiré estándolo de por vida, porque no me pienso bajar de la moto.

    2. Almoraima

      En tu texto está la frase que describe lo que está pasando cada vez más:
      “Cualquier pequeño fallo del otro se convierte en algo más que suficiente como para tacharlo de la lista.”
      A más edad, más exigencia.
      ¡Suerte a las dos!

    3. Espoir

      Oigan,

      y qué tiene de malo ser exigente? Por ambos lados lo digo, eh, hombres y mujeres. Yo no siento ninguna presión por “conseguir” un hombre a mi lado: gano dinero para mantenerme y el día que quiera un hijo lo tendré, ya sea biológicamente o por adopción. Superadas las premisas básicas de lo que siempre ha sido el matrimonio, o pareja o lo que queráis, para las mujeres (subsistencia y procreación), qué motivo queda para buscar un hombre? Pues se siente, pero sólo encuentro uno: que te tenga como una reina (y como un rey a él).

    4. X

      Ojo, no confundamos lo que ha dicho Almoraima en el primer comentario. Si tenéis razón, podemos ser todo lo exigentes que queramos, mientras no olvidemos que cuanto más lo seamos, más difícil será satisfacer esa exigencia (esto no necesita explicarse).

      Ahora bien, Almoraima dijo “¿Os habéis planteado aceptar a una persona con toda su carga de virtudes y defectos por el simple hecho de ser conscientes de estar ofreciendo lo mismo a cambio?”. Vamos, que no pidas la perfección si tú no la das. Y como nadie la da, que nadie la pida. Más o menos. A mí me parece justísimo. Exijamos cuanto queramos, pero demos lo mismo, ¿no? De lo contrario, lo que queremos es timar.

    5. Espoir

      Apreciado X, qué entiendes por “tener razón”?

      La única razón válida para existe para estar con alguien, y para que alguien esté contigo, es que tenerlo al lado te haga más feliz que estar solo. El resto son pajas mentales. Obviamente nadie es perfecto, pero ya bastante dura es la vida como para aceptar defectos ajenos que te suponen sufrimiento. Veo mucha gente que se empeña en relaciones inviables por amor mal entendido, cuando lo único que tienen es un terror enorme a estar solos.

    6. X

      ¿¿¿¿¿?????

      Simplemente no habíais entendido lo dicho por Almoraima. Otra cosa es que, de todas formas, podáis estar en desacuerdo. Por “tener razón” quiero decir que lo que alguien ha dicho es correcto, en este caso que bienvenida sea la exigencia. Pero que, insisto, demos lo mismo que pidamos. Y si no quieres aceptar defectos ajenos que te suponen sufrimiento (muy lícito: lo comparto), mejor sola que “malacompañando” a alguien.

    7. luna

      Este articulo continua un poco con el anterior de “me han dejado,mira por por donde” Creo que la clave un poco es que ahora nadie aguantariamos una pareja y mucho menos la convertiriamos en algo mas…como la que formaron nuestros padres, donde se trataba de aguantar y como mucho la causa de divorcio o separacion eran malos tratos o situaciones asi..ahora no nos da tiempo a llegar a nada de esto, en cierto modo es bueno, seria opcion “marta” ..pero no es nada facil tener esos ojos de rayos X por el que rapidamente detectar a alguien que no “merece la pena” ..y regular sentimientos frente a razón….a mi todavia..me cuesta iniciar cualquier relacion..prescindiendo de la ilusion a favor de ir mirando con el rabillo cualquier detalle que me dijera..”este no es” porque como se comenta en la otra entrada del blog…hay un amplio numero de conquistadores que te hacen ver lo que quieres al principio..y despues se esfuman…(supongo que en ese caso..¿era él, el que se da cuenta de que no somos lo que busca?) no lo creo..Creo que igual que la comida basura..esta de moda las realciones “basura”…rapido, pero necesarias…Yo por mi parte sigo dandome contra muros y aceptando pequeños o grandes defectos o fallos de mis pretendientes…con el lema..de yo tampoco soy perfecta…y hay que mirar mas el “fondo” pero luego conmigo no lo hacen…

  5. Alx

    Muy buena esta entrada. Lo has clavado. Es de las que más me han gustado de todas las que te he leído.

    Anoche mismo estaba leyendo los comentarios a un planteamiento de FB sobre como los hombres suelen simplemente abstraerse en su “nothing box” para deglutir sus crisis mientras que ante esa actitud la mujer tiende a generar un drama y suponer que el problema es con ella, y a continuación sentirse ignorada, desplazada, que la perdida de atención implica perdida de amor, etc… y así hasta un final a la altura de los puentes de Madison.

    La mayoría de las respuestas iban en la línea crítica hacía ellos, que por supuesto, generalizando, son unos cabrones, desalmados, egocéntricos, superficiales, incapaces de estar en más de una cosa, etc…, mientras que por supuesto eso mete en el roll defensivo al otro bando.

    ¿Tan complicado es asumir que puede haber ciertas diferencias que no tienen por qué implicar distancia?

    Lo de defenderse, o ir de víctima, es una actitud tanto femenina como masculina que nace del mismo desencuentro en el momento en que los/las que esperan una historia, en realidad pretenden una mascota amaestrada que les/las trate como dioses por Loreal (porque yo lo valgo).

    Pero rebobinando y volviendo al ejemplo de facebook, que adjunto como “prueba número 1” por si los fiscales quieren revisarlo, creo firmemente que la cura está en esa actitud positiva que comentas.

    https://www.facebook.com/update_security_info.php?wizard=1#!/photo.php?fbid=10151847791650707&set=a.10150628521715707.684662.137500365706&type=1&theater

    Yo no creo que una pareja, o proyecto de pareja, deba montarse una superproducción dramática sólo por mi tendencia a enmimismarme para ordenar mis estreses, sean banales como los del ejemplo, o trascendentales. Pero por propia experiencia recomiendo de vez en cuando esas cenitas en casa, informales pero esmeradas, sin nada que contamine una charla de los mil asuntos pendientes que se quieran tratar hasta las tantas de la madrugada. Momento zen… mano de santo…

    Ser proactivo en lugar de coercitivo, valorarse para no dejarse arrastrar por los vampiros emocionales, pero no para perder la noción de la realidad. Que esta España es muy de ser de uno o de otro, y automáticamente en contra del otro, para que tolerar? Jeje.

  6. ysugamo

    Excelente Alena… 100% de acuerdo…

    Sí, conocí una “Miriam” con la que rompí porque lo último que hizo ya me pareció descabellado… Una chica muy guapa, americana, inteligente pero con una fuerte proyección de “chica superficial”. Rollos, perdidos, novios, cuernos… de todo un poco, y en su cabeza el eterno “todos son unos cabrones”. ¿Cuál era su problema? (lo seguirá siendo, imagino) siempre se quejaba por todo, nunca nada estaba bien, todo era negro… creo que al final hasta el más majo la trataba de aquellas maneras porque ella lo pedía a gritos…

    A mí personalmente me han pasado cosas “duras” con los hombres, como imagino que a todas… pero no siento rencor ninguno y el sentimiento que guardo de mis anteriores relaciones es positivo: experiencias que me han ido ayudando a saber lo que NO quiero, en lugar de lo que quiero… no sé si me explico…

    Ahora voy a hacer 6 años con mi chico y estoy feliz… creo que lo bueno atrae a lo bueno y lo positivo a lo positivo… mi hermana es muy negativa y siempre le andan pasando cosas tremendas…

    Un besito, me encanta desayunar con tus posts!
    Nerea

    1. Anonymous

      Pues no sé cómo lo haces tú…pero yo llevo ya dos años intentando recuperarme de un cabrón. Y es q ya no sé cómo hacer para olvidarme de lo q pasó y de cómo me trató y de lo q hizo y no hizo…
      No soy capaz de guardar un buen recuerdo….es más , sigo teniendo los malos recuerdos muy presentes, y no quiero seguir así, estoy cansada de vivir así, esto me quita las ganas de todo, pero mi entorno tampoco ayuda.
      Espero salir de esto , y poder seguir mi vida y conocer a otras personas q me hagan olvidarlo todo.
      Gracias.
      Alena…me gusta mucho tu post!!

  7. monsieur le six

    Me ha gustado bastante el artículo, y por supuesto que estoy de acuerdo con el contenido.

    Es cierto lo que señala Almoraima: este tema del eterno lamento femenil por no encontrar al hombre perfecto y considerar que el resto son todos cabrones o idiotas está un poco gastado. Pero no es menos cierto que por mucho que se insista en convencer a las mujeres despechadas, éstas vuelven una y otra vez al ataque con los mismos argumentos. Por eso no está de más contradecirlas y repetir hasta la saciedad que hay que cambiar de actitud y dejarse de tanto victimismo. Es como cuando le repites una vez más a una chica que no está gorda: sabes que es una batalla perdida, pero al menos lo vuelves a decir por si acaso algún día lo acaba entendiendo.

    También coincido con Almoraima en que amar es mucho más generoso y comprensivo que todo eso, y que mientras no estemos dispuestos a aceptar a alguien con toda su carga de defectos y virtudes, sin buscar perfecciones ilusorias, no abandonaremos nunca el pesimismo, ni entenderemos la esencia misma del amor. Nos convertiremos, inevitablemente, en personas que buscan un fantasma y que, al encontrar sólo seres de carne y hueso, se sentirán decepcionadas y cada vez más negativas. Lo peor de todo es que como el victimismo es una opción cómoda (porque la culpa nunca es de uno mismo, siempre son “los demás”), muchas mujeres no salen de ahí.

    Como bien dice Alena en el artículo, ninguna persona mínimamente agradable se acercará a alguien negativo y victimista, por lo que prácticamente sólo quedarán los “cabrones”. Es el clásico ejemplo de la profecía autocumplida: digo que todos los tíos son unos cabrones y me comporto de la clásica manera para atraer a los cabrones; consecuencia: los cabrones vienen a mí, y se cumple la hipótesis. Pero claro, el razonamiento está trucado.

    Yo hace tiempo que estoy algo apartado del llamado “mercado”, pero de la época en la que salía más a menudo recuerdo que el prototipo de mujer victimista era muy corriente, hasta el punto de que muchos de los “ligones” del “mercado” estaban especializados en ellas. Sí, existen los caza-victimistas. Son tíos que saben cómo apañárselas con este tipo de mujeres, y aprovechan su abundancia para seguirles el rollo, pillar cacho y largarse, con lo que la chica se hunde más aún en su victimismo y en su creencia de que todos los hombres somos así, pero no lo somos, sino que ella se comporta de una manera que atrae específicamente a ese tipo de hombres.

  8. Superficiales

    Totalmente de acuerdo contigo.. tenemos mucho que aprender de Marta, a lo largo del tiempo vamos entendiendo que el problema parte de lo que nosotras proyectamos a los demás. En mi caso no me puedo quejar, pero muchas veces cuando le pasa a alguna amiga algo similar al primer caso que has puesto, hay que tener mucho tacto para no herir los sentimientos y/o para que se den cuenta de que todo está en sus manos, es muy difícil!!

    Un beso guapa!

  9. Arkyle

    Muy bueno, y de tono bastante moderado y casi sin ironia/cinismo! me sorprendes…

    “¿Es ese el tipo de hombre que buscas? ¿No? Entonces relájate, maja. ” Ahí esta el 90% de los casos de fatal desenlace. Yo mismo no sabia lo que queria hasta hace poco tiempo, cuando decidí sentarme a escribir.

    Que quiero? y una lista en dos campos, fisico y mental ( o apariencia y caracter, o llamalo X).

    luego la siguiente lista… Que NECESITO? ( y sale una lista bastante diferente).

    Casi todos/as sabemos que queremos, que se nos antoja, pero no todos sabemos porque queremos eso. Porque lo dice la tele, porque es el tipo de persona que esta “de moda”, porque es lo que se supone que es bueno….

    Hacer la lista del Necesito es mas dificil, lleva tiempo y el papel blanco te mira amenazador mientras la mente te tienta con volver a poner “que me mime” en vez de poner ” que me de patadas en el culo y no consienta que me pare, porque tengo tendencia a vaguear”.

    Una pista, en el Necesito debe aparecer lo que te complementa, la otra persona no debe convertirse en un apaño de tus defectos sino en un complemento.

    y luego por cada cosa que apuntes, tu debes ofrecer algo similar, y si es complementario mejor.

    por ejemplo ” ella me da patadas?” ” yo soy un genial motivador en la sombra”. asi creceis ambos.

    Pero me he ido de lo que queria decir, la mayoria al no saber lo que necesitamos, o lo que queremos de verdad parandonos a pensar, nos vamos directos a por lo que se nos antoja, que por estadistica pura, solo acierta una cantidad muy reducida de gente, pues no hay un modelo de persona estandar que valga para todos.

    Y otra cosa que añadiría respecto la pandemia de victimismo y “ir a la defensiva” que vivimos hoy: Si todos/as aceptaramos el principio de que – tanta culpa tiene el que hace como el que se deja hacer- seriamos mas responsables y el victimismo se reduciria a los autenticos casos de abuso unilateral.

    (siempre hay avisos, y los amigos/as estan para eso, porque desde la barrera siempre se ven los toros mucho mejor).

  10. Cristina

    Pero ….¿Por qué darle tantas vueltas y no esperar al enamoramiento bestial mutuo?
    Ahí ya da igual todo los cabrones , las víctimas , las racionales , las egoistas , los desastres …….cuando ” eso” ocurre no se piensa nada …..se vive …mientras dure ….
    Y a otra cosa mariposa

    1. Almoraima

      Pues yo estoy con Cristina. Cuando te llega…ya puede ser el más cabrón (o cabrona,según el caso) del mundo, que se cumple aquello de “Te quiero y te necesito porque no puedo evitarlo”.
      Cristina, lo del “enamoramiento bestial” me ha encantado. ¡Has descrito en dos palabras lo que hay que sentir para poder perdonar todo lo demás!

    2. alesha

      Me encanta este post, y me ha dado mucho que pensar. Estoy de acuerdo con todo y estoy difrutando mucho leyendo las opiniones.

      Pero tengo una pregunta: ¿y que haces con un enamoramiento bestial cuando la otra persona no siente lo mismo por ti? Porque yo ya no sé si él es un “cabrón”, si yo soy idiota, o si he proyectado un “algo” que vete tu a saber.

      Pues eso, cacao mental nivel máster. Muchas gracias, estoy disfrutando muchísimo leyendo posts y opiniones de todo tipo :)

      Enhorabuena Alena :)

    3. Anonymous

      El enamoramiento bestial mutuo no siempre resulta y como dice Alena se te pasará, yo al menos a la hora de perdonar tengo límites.
      Y aunque haya amora puede haber “cabronadas” entre ambos, y de las gordas, al menos en mi experiencia así ha sido.
      María

    4. X

      No os columpiéis: si el enamoramiento bestial no es correspondido, entonces no es mutuo, pero no deja de ser enamoramiento bestial. No le llaméis encoñamiento que es quitarle estatus deliberadamente. Y lo de no enamorarte si ves que no siente lo mismo… ¿es en serio? ¿Desde cuándo eso se controla?

    5. INTERSEXCIONES

      Un enamoramiento bestial no deja de ser un enamoramiento bestial, pero cuando no es correspondido suele trasformarse en una obsesión que puede ser cualquier otra cosa, menos algo sano.

      Los enamoramientos bestiales, en su gran mayoría, suelen ser los no correspondidos (como mínimo con la misma intensidad), porque si hay un enamoramiento mutuo y exactamente a los mismos niveles (repito: apenas), no suele ser tan bestial. Pasional, euforico. Bestial, no.

      No sé para vosotros, pero el adjetivo “bestial” no me parece muy “favorecedor” para las relaciones de cualquier tipo.

    6. Ronronia Adramelek

      Te enamoras “bestialmente” de alguien que te hace daño. ¿Eso es incontrolable? ¿Es normal y sano obsesionarse aunque sea por amor por alguien que te hace daño?

      Y luego ¿no hay un momento en el que se pueda frenar? ¿o va de 0 a 100 en 3,8 segundos como un Ferrari, que ni lo has visto venir y ya te ha pasado por encima?

      Esa idea de enamoramiento tiene tintes de adicción. Una persona madura no se engancha a algo que le hace daño salvo que esté pasando por un momento de mucha debilidad. Entonces sí, entonces cualquiera se puede enganchar al alcohol o a una secta pero ninguno diríamos que eso es lo natural.

      De jóvenes somos muy “Drama Queen” pero con la edad todo mejora y te dices a ti misma ¡Que yo no he nasío pa sufrir! :) ))

    7. Espoir

      Chicas, chicas (y chico), no nos perdamos en las formas! El adjetivo bestial tiene connotaciones positivas, Alena. Coincido con la autora en que los enamoriamientos más bestiales son siempre los menos correspondidos, porque se idealizan y se convierten en nuestro particular mito referente a la perfección sentimental. Huelga decir que eso acostumbra a pasar de jóvenes. Yo, que soy tonta, entré en la treintena con un enamoramiento bestial no correspondido a cuestas, y no lo recomiendo. No hay forma más triste de invertir los últimos tiempos de tu juventud. Cuando salí de ello ya no me sentía joven. Tampoco vieja, pero era otra cosa.

      Y también de acuerdo con Ronronia: se controla, claro que se controla. O al menos puedes minimizar sus efectos más evidentes con mucha fuerza de voluntad. No llamarle, no pensar en él, no hablar de él, intentar razonar sobre lo que te pasa y no tirarte a una piscina vacía a sabiendas que te espera el batacazo de tu vida; así se controla. La procesión va por dentro, claro, pero evitas la profecía autocumplida -sufres porque no te hace caso/piensas continuamente que no te hace caso/ te frustras porque no te hace caso, pese a que tú ya lo sabías… Y etcétera

    8. X

      Claro, yo por “enamoramiento bestial” he entendido “enamoramiento del copón”. Coño, un enamoramiento muy grande. No nos metamos en debates nominalistas, que diría Rajoy.

      Y todavía recuerdo (quizá por la diferencia de intensidad) la vez que más enamorado estuve. Y sí, fue un amor no correspondido. Llamémosle bestial o no, no tenía nada de obsesión ni de adicción ni historias, era solo la hostia de grande, para entendernos. No sé si, de haber sido correspondido, ahora no lo recordaría tan intenso, puede ser. Nunca lo sabremos.

    9. alesha

      Muchas gracias por vuestras opiniones!

      Voy a aclarar que me he enamorado de un hombre que resulta que no siente lo mismo por mí, pero hasta que nos dimos cuenta de la diferencia entre lo que sentíamos, yo había alcanzado ese punto de enamoramiento, y él no.

      ¿Porque no me dí cuenta antes? No tengo ni idea, pero intenté ver las señales por adelantado para no darme el ostiazo, y el ostiazo me vino sin olerlo.

      En cualquier caso, él fue honesto y dijo que no quería seguir viéndome porque no quería hacerme daño. Y a seguir adelante, y por supuesto, no llamarle, no verle y evitar contacto con él si aún no estoy preparada para ello (tonterías obsesivas quinceañeras quedaron, gracias a Dios, en los quince años).

      Mi cacao mental iba porque antes de leer el post mi pensamiento iba hacia el típico “es un cabrón”, “si no quiere estar conmigo no es tan perfecto” y tonterías varias que siemjpre ayudan durante una fase del des-enamoramiento (la cual no debería durar demasiado).

      Después de leer este post, me vino un poco la culpabilidad inevitable post-ruptura (“si hubiera/no hubiera hecho/dicho…”) a raiz de si yo era una Miriam o una Marta que había proyectado “algo” en él que hizo que la historia fuera otra. Empiezo a pensar, por mucho que me moleste, que el problema en cualquier caso no sería que mis proyecciones le hayan impedido ir mas a allá en sus sentimientos, yo creo que el problema sería que mis proyecciones han atraído a un hombre que en el fondo no estaba preparado para enamorarse. No estoy segura.

      Sigo con la duda de si he proyectado algo o no, pero me da muy igual, porque proyecte lo que proyecte, sigo siendo yo, yo y yo, y si él no se enamora de eso, lo siento mucho por él.

      Poco a poco me he dado cuenta de que no se pueden controlar a las personas, que nada de lo que hubiera hecho hubiera cambiado la situación, y que soy como soy! Que me quieran tal cual!

      Gracias ^^ y toma parrafada, espero no ser demasiado soporífera.

    10. X

      Nah, no caigas en eso del “no estaba preparado para enamorarse”, que al fin y al cabo no es muy diferente del “es un cabrón” y el “si no quiere estar conmigo no es tan perfecto”, es como una pequeña astilla de responsabilidad en el macho que necesitáis dejar así como quien no quiere la cosa para ayudar en el mal trago, como tú misma dices, tonterías varias que siempre ayudan (estoy convencido de que así es).

      Pero hagámoslo más simple: él no se ha enamorado de ti, no porque no pueda o no esté preparado o no quiera, no porque tú proyectes lo que sea (yo es que a eso de proyectar no le veo sentido, la verdad), sino simplemente porque no. Porque no hay ningún motivo, ni culpa, ni responsabilidad, en algo tan absolutamente aleatorio. ¿Por qué buscarle una explicación, por balsámica que resulte, si en el fondo sabemos que no es cierta, que no tiene que tener explicación alguna? Tú te has enamorado de él, y él de ti no. Es una putada (bueno, no tiene por qué, pero a veces lo es). Podría también haber sido al revés, pero ha sido así.

  11. Cinti (M. Cinta Ferrera)

    Yo si que tengo al hombre que he querido afortunadamente!! Me ha encantado, tienes razon, a veces el problema son als expectativas que nos creamos o bien q no llegamos a conocerlos. Tenia un compañero de trabajo qcon una fama inmensa de “cabron” de manual. Un día hablando me dijo “mira Cinti yo dejo claro que sólo quiero un polvo y luego adiós, yo no soy cabron, no engaño, pueden decir que si o no asumiendo las consecuencias. Empiezo a ser cabrón cuando la mujer en cuestión se ha creado unas falsas expectativas bajo unas premisas falsas…” y tenia razón, cabrón es el que te engaña o intenta manipularte, no el que te dice la verdad, por muy fea que sea…. besos Cinti Cosmética que SI funciona

  12. Qué Acierto!

    No pienso en absoluto que todos los hombres sean unos cabrones…además, he oído cientos de veces la misma afirmación al contrario…el problema es que muchas veces elegimos a la persona equivocada y nos engañamos queriendo ver en él, ese arquetipo con el que soñamos pero que raramente existe…además todo compromiso exige renuncia y cada día estamos menos dispuestos a sacrificar nada…¡que se adapte el otro!

  13. Chica Cactus

    Yo es que a los cabrones y cabronas los percibo antes de depositar en ellos una confianza ciega que me lleve al enamoramiento idealizado. Y sí, te pueden decepcionar, pero si sientes que son buenas personas, que se arrepienten, los perdonas, y si eran malas personas, aprendes a evitarlos o a insensibilizarte ante su influencia. Cuando empiezas a repetir patrones y errores, los cambias, porque que una vez te engañen, es culpa del otro, que te engañen dos, es culpa tuya.

  14. Anonymous

    Hola Alena.
    Quería hacerte una sugerencia. Últimamente le he estado dando vueltas al tema de cómo nos afecta la persona que nos acompaña cuando estamos buscando sexo o pareja (en definitiva, un hombre, sea con el fin que sea). A eso de cuando vas con tu amiga la que es preciosa y no te comes un colín, vuelves a casa pensando en que deberías adelgazar ochocientos kilos y ojalá tuvieras esos ojos o esas piernas. Y a eso otros de cuando sales con tu amiga la que es más feílla que tú y esa noche todo el que se os ha acercado, se ha acercado particularmente a ti. Últimamente me siento siempre la “amiga fea”, casi te diría que vaya con quien vaya, mientras que he tenido otras épocas en las que era la “amiga guapa”. Quizás te preguntes porqué te cuento a ti todo este rollo, pero básicamente es porque soy una seguidora asidua de tu blog y he pensado que quizás tú, que desde mi punto de vista tienes un don para darle vueltas a las cosas, podías hacer un post a raíz de todo ello y, para serte sincera, me encantaría leerlo.

  15. Anonymous

    No me creo esa justificación de que Miriam sea un “imán” para los idiotas que pululan en el “mercado”. Cada dos por tres me encuentro con planteamientos parecidos y me parece unas ganas locas de ver la paja en el ojo ajeno y no admitir la triste realidad: que los “imanes” son estos idiotas para ella, que poseen algo (nada) que les atrae. Ya sea porque son unos guays, porque se mueven por mundos que le parecen atractivos, o porque la desdichada Miriam lleva años moviéndose por círculos de idiotas impenitentes.
    ¿La solución? Que Miriam salga al mundo real y deje de relacionarse con mamarrachos, que inicie una nueva vida y haga nuevos amigos, que se quiera más y admita que los círculos en que se mueve están llenos de idiotas porque ella (también) es una idiota.
    La pijería está llena de idiotas, y Miriam no es que sea atractiva para los idiotas, es que ella vive en ese mundo y no conoce otro.

    Lo que es del César (un tontaina)

    1. Ronronia Adramelek

      A mí me pasa como a Cristina. Tengo cuatro amigas guapas a rabiar. Para más joderse son listas y majas, el mundo está desequilibrao ;) )). Gracias a ellas, cuando salíamos juntas, he conocido gente a montones y ya se sabe que conocer mucha gente es el primer paso para ligar mucho.

  16. Ronronia Adramelek

    Cabrones hay. Y cabronas. Nadie está libre de cruzarse con uno. Sigo pensando que si sentimentalmente se te cruzan muchos sería mejor que trataras de examinar qué estás haciendo mal. Es mi forma de ser, yo soy control freak, así que prefiero sentirme culpable a impotente o víctima. Por eso decido no creer en la mala suerte con los hombres como decidí en su día no creer en la mala suerte en los exámenes, porque prefiero sentirme al mando de mi vida.

    No creo que haya muchos cabrones sueltos aunque igual depende del ambiente en el que una se mueva. Casi todo el mundo que conozco es muy normal, con sus defectos y sus miserias pero en general buenas personas.

    Salvo casos extremos, de todas formas, creo que la gente te hace tanto daño como tú te dejas hacer, aunque supongo que volvemos a lo mismo, que me niego a pensar en las personas como pobres almas sin voluntad mecidas al capricho de su corazón y sus circunstancias.

    El elogio de la exigencia de Espoir y el tuyo propio en el post, los suscribo plenamente. Hay que ser exigente al elegir pareja pero también al elegir los amigos. Conozco más de una Miriam. El denominador común a todas es el rechazo, casi el miedo, a estar solas.

    1. X

      Que sí, que sí. Que seamos exigentes, de acuerdo. Que muchas no lo son, de acuerdo. Que no lo son porque les aterra estar solas, de acuerdo. Pero ofrece lo mismo que pidas, que por lo que he leído, todas os concentráis en el pedir, y ninguna en el dar. Tal pareciera que pensáis que está bien pedirlo-recibirlo todo, y lo de dar… bueno eso no es tan importante, que se joda el otro.

    2. Anuska

      Generalizar no es justo, ni real. En mi caso lo que me pasa es que me encantaría por ejemplo encontrar a alguien como yo, o al menos parecido. Y no es porque me chifle el onanismo o sea una narcisista. Es porque me gusta estar con alguien que sea capaz, como dices, de dar lo mismo que yo y en la misma proporción. Alguie como yo, no digo con mis mimos gustos ni opiniones, no voy por ahí, pero sí intento rodearme de amigos/as y personas con unos valores similares, una ética y una forma de ver el mundo común (no tengo amigos/as ni parejas pro-taurinos, o que defiendan la violencia, forofos/as del fútbol, con mentalidad de ultra-derecha, ni xenófobos/as o anti-abortistas, etc etc). Que no se me interprete mal: una pareja o un amigo no tiene que ser igual a ti, en la diversidad está el gusto y gente nueva con otras ideas y aficiones te abre la visión del mundo, pero en lo fundamental quiero a mi lado a gente como yo, con mi forma de entender la vida.

      Por eso, porque encima debo ser rarita, tengo pocos/as pero muuuuy buenos/as amigos/as, que son personas estupendas, con sus defectos, como todos/as, pero que no se podrían llamar nunca cabrones/as. Y por eso, en lo sentimental, sigo sola, jajajajaja. Y no me preocupa en absoluto: he tenido mis historias, unas buenas, otras no tanto (ésas se acabaron antes que las otras), pero con el tiempo me he vuelto más selectiva, sí, y qué? La vida es corta, mi tiempo libre escaso y demasiado valioso para perderlo dando oportunidades a quien no las merece. Yo sí sé que yo valgo la pena, que aparezca alguien que lo vea me importa bien poco porque yo sí sé lo que valgo, y mis amigos/as también, todo lo demás es secundario, un extra que te trae la vida, o no. Forzar las cosas es atraer las desgracias y conformarse con menos de lo que de verdad quieres y vales, una tontería y una pérdida de tiempo y de energías, y un flaco favor para con una misma

  17. Anonymous

    Y a veces se da. Y se intenta. Y se tira del carro. Y no es suficiente. Porque “querer enamorarse de ti” no es ni parecido a “estar enamorado”.
    Y así es como empieza el largo camino de encuentros y desencuentros.
    He leído ahí arriba que los cabrones son los que manipulan, no los que dicen las verdades, aunque éstas no nos gusten. No podría estar más de acuerdo. No podría llamar-le cabrón. Ni en sueños. Y casi pienso “ojalá”. Y así, podría aferrarme a algo.
    Las espinas no salen fácilmente, dicen.
    Si alguien tiene unas pincitas para ayudar al proceso, porfa, que me escriba :)
    Fabuloso post!

    Sophie Kowalski

  18. Anuska

    Mmmm… interesante post. Se han escrito kilómetros no, años luz de tinta sobre el tema, y sigue levantando polémica, jajajaja. Personalmente a mis 37 nunca he tenido una relación larga y estable, aunque lo he intentado, pero no ha podido ser. Así que he llegado a la conclusión de que no deben ir conmigo (por suerte la naturaleza es sabia y no me ha dotado de instinto maternal ni reloj biológico ni esa manía de otras congéneres por verse vestida de blanco y tener un amor de esos para-toda-la-vida y blablabla, pero claro, estas conclusiones a las que he llegado sólo se alcanzan con el tiempo, la experiencia y ser sincera con una misma). Y no conozco a ninguna pareja en mi entorno a la que envidie sana o cochinamente, no me parecen ni ideales ni perfectas ni equilibradas ni compensadas, se siente. Ni casi ninguna me parece feliz, al menos no mientras están juntos. Normalmente la gente se empareja con el primero/a que le hace caso, así de triste. He visto a amigos/as renegar del amor o de un tipo de persona, para perder el culo al momento por el primero/a que les dirige una mirada y les hace un poco de caso, sea sincero o interesado o una mera manipulación del cazador/a de turno.
    Está claro que no todos los hombres son unos cabrones ni todas las mujeres unas arpías. Pero es curioso cómo se empeñan en emparejarse con quien les saca su peor yo, mientras se empeñan en creer que nunca han estado mejor, que no pueden vivir sin esa persona, que nunca han sido tan felices y demás tópicos. El amor idiotiza? No lo creo, eso que viven los que se vuelven memos/as es otra cosa, y no va conmigo, gracias

  19. Anonymous

    Alena, si bien otros post he visto que adolecian a veces de generalizaciones en algunos aspectos sobre los hombres, asi como topicazos… En este caso he de decir que mi mas sincera enhorabuena por tu psicologia, porque haces alarde de una gran profundidad de pensamiento. Siempre he pensado al igual que tu tanto para el caso de las chicas como de los chicos. Aun así yo no soy como tu amiga Marta, pero me gustaría en muchas ocasiones. Pero cada uno adolece de unas debilidades sino seriamos clones, y mis debilidades las suplo con otras virtudes supongo.

    Estoy totalmente de acuerdo.

    Paco G.O.

  20. Avatar de Aina RoviraAina Rovira

    A mí me pareces que juzgas cosas desde fuera con demasiada facilidad. Quizás sí que tu Marta tiene un don. Pero no todo el mundo tiene esa capacidad. Hablas de desconfianza y negatividad. A mí me parece que es una actitud “realista” de alguien que ya ha pasado por muchas experiencias malas. Además. Si alguien es capaz de desechar a alguien al ver cosas que no le cuadran con tanta facilidad también es porque en el fondo no está colgado de él. Es así. Hay gente más enamoradiza y gente más fría. Es así. Pero me molesta enormemente que en lugar de ayudar a las Miriams del mundo a sobrevivir a los cabrones (porque los hay y son muchos) te empeñes en machacarlas. Igual es que muchos no os dais cuenta de que lo que es fácil para vosotros no lo es para otras personas…

    1. Alena KHAlena KH Autor

      ¿Machacarlas?

      Si en vez de Miriam hablaría de Manuel, ¿me habrías dicho lo mismo?

      Lo dudo.

      Y acerca de tu segundo comentario: Miriam no es superficial por tener un bolso de Prada. Es egoísta por pensar sólo en ella.

      Arriba los bolsos. Abajo el egocentrismo.

  21. Avatar de Aina RoviraAina Rovira

    Quería añadir otra cosa. Has dibujado a una Miriam superficial. Pues hay chicas que no van todo el día con bolsos de Prada y que hablan de algo más que de bolsos y que también tienen este mismo problema. Lo tuyo es una estereotipazión igual que la de todos los tíos son unos cabrones. Segundo: decir que siempre te han tratado mal o que has tenido muy mala suerte con los hombres si es verdad…¿es llevar un rollo superficial? Si tu experiencia es ésta que le vas a hacer. ¿Maquillarlo? ¿Inventarte otro pasado? Y tercero: qué manía con los círculos. Yo me muevo por un montón de círculos diferentes y he conocido a gente muy diferente…que increíblemente siempre actúa igual.

    Para mí los tíos son unos cabrones igual que para vosotros las miriams somos superficiales o un imán para los capullos o no sabemos buscar donde toca o somos idiotas. Se ve que la superficialidad se reparte a partes iguales entonces.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >