tener-40-anos-no-tiene-por-que-volverte-gilipollas
Sociedad

Tener 40 años no tiene por qué volverte gilipollas

Mañana seremos más viejos que ayer. Pero cumplir años requiere avanzar, y no retroceder. Tener un espíritu joven es esencial, “ir de adolescente” es innecesario.

Me cuesta entender por qué la gente con algo de sobrepeso se viste con prendas anchas. Parece mentira que no sepan que les hace todavía más gordos. Tampoco veo la lógica en que se compren ropa de una o dos tallas menos de la habitual, “para cuando adelgace” y sin embargo, se la acaban poniendo antes.

Lo mismo sucede con los hombres que cumplen los 40. Pocos actúan según su verdadera edad que, por si todavía no se han dado cuenta, no es demasiada. A unos se les da por enterrarse, estando en el ecuador de su vida. Otros hacen lo posible para quedarse en los 30. Como si pudieran elegir.

“Crisis de los 40” lo llaman.

A las mujeres nos sucede a los 30 o 35, todavía estando en plena forma. Nunca he tenido claro hasta qué punto las crisis son ciertas. No sé si es más bien algo que todos sabemos que tenemos que tener y, por lo tanto, acabamos teniendo (como los antojos durante el embarazo), o si realmente existen. Sea como sea, la crisis masculina de los 40 es el viejo nuevo negro.

Este post lo dirijo a los hombres que han cumplido los 40. O están a punto. Sí, a estos maravillosos caballeros que pierden todo el atractivo, intentando pasar por alguien que no son. Que ya no son. Les explicaré qué impresión me daban diez años atrás, siendo yo una niña, y ahora.

No hay nada más seductor y tentador que un hombre maduro, educado, que sabe estar y tiene las ideas claras. Pero a la vez no hay nada más ridículo que un hombre que roza los cuarenta y se esfuerza en parecer un eterno adolescente. Es curioso pero, a pesar de que vivimos en un mundo extremadamente machista, en el que las mujeres que tienen la misma edad que los hombres se ven mucho más viejas, mientras que las arrugas y cicatrices masculinas forman parte de encanto que llega con los años, los hombres resultan caer en una especie de histeria una vez entran en la quinta década.

Caballeros, estas son las cosas que, por alguna extraña razón, soléis hacer y que, obviamente, no sólo os quitan todo el encanto, sino que pone en evidencia la gravedad de vuestro bache.

Salir con las chicas demasiado jóvenes.

De acuerdo, queda muy bien eso de “el amor no entiende de edades” y seguro que el hecho de seguir interesando a una jovencita que tiene 20 resulta muy motivador, pero… ¿quién os dijo lo contrario?  Una chica de veinte años por muy madura, inteligente y adulta que pueda llegar a ser, nunca estará a mismo nivel. Son bastante más fáciles de ligar, ya que tu seguridad, apoyo y autosuficiencia son asquerosamente atractivos para una joven recién salida del hogar de los padres (o a veces ni eso). Sólo es eso. Por muy bien que estés físicamente, esto es lo de menos. Están acostumbradas a ver cuerpos bonitos.

Mi padre tenía 42 años cuando yo cumplí los 20. Los hombres de su edad me parecían increíblemente atractivos, pero no me podía imaginar con uno. Es más, cuando intentaban ligar conmigo, les perdía todo el respeto. No, no me parecían viejos. Me parecían necesitados.

Presumir de la nueva moto o comprar un cochazo.

Que no pasa nada oye. Etiendo que muchos de vosotros habéis acabado de separaros hace poco o, si todavía estáis en pareja, simplemente queréis hacer algo que siempre quisisteis hacer, pero no pudo ser. Hasta ahora. Pero tengo dos preguntas:. ¿en qué momento te da la sensación que es tu última oportunidad de hacer cosas?  ¿Con qué intención lo haces?

Conozco a demasiados especímenes en crisis subidos (de repente) en una Harley o recién bajados de un deportivo nuevecito. No diré más. Sólo voy a citar a un amigo: “Los coches caros sólo ligan a mujeres baratas”.

Utilizar el vocabulario adolescente.

No hay nada menos elegante y más ridículo que un hombre hecho y derecho pronunciando: “este rollo el muy molón” o “qué guay, tronca”.

Rodearse de veinteañeros.

Sí, se aprende mucho. Sí, es necesario conocer gente de diferentes edades. Pero no, no pueden ser vuestros amigos. Jamás formarás parte de su “colla”, porque siempre vas a ser “el viejo”. ¿Es eso lo que buscas? Yo creo que tampoco te interesa demasiado.

Creerse Benjamin Button.

Tengo varios amigos y algunos ex rollos masculinos que me sacan unos ocho años. Lo curioso del asunto es, que cuando tenían 30, tenían un par de huevos, pero los has perdido diez años después. Cada día se vuelven más críos y menos decisivos en sus relaciones o ligues. Vuelven a tener los 20 años. Y claro, para estar con un hombre con conducta de veinteañero,  es mejor ligarte a un universitario. Qué quieres que te diga.

Justificarlo todo con la edad.

Te recuerdo que la sensación de estar “viejuno” es exclusivamente tuya. Yo soy prácticamente incapaz de adivinar la edad exacta de un hombre entre 35 y 45.

Hace unos meses me acosaba uno que resultó tener 43. Era extremadamente pesado y desagradable. Cuando, días más tarde, le tuve que decir: “Déjame en paz de una vez”, me soltó “Claro, me ves muy mayor para ti”. Pues no, hijo mío, no eres demasiado mayor, eres extremadamente gilipollas. Y aunque tuvieses 30 años, te habría mandado a freír espárragos igual. Por plasta.

Ir de flor en flor.

La calidad se transforma en cantidad. Cuantas más mujeres, mejor. Hay que tener bien entrenada “la herramienta”. Si todavía no te has dado cuenta, te quedan muchos años de placer. En uno de sus posts Casiopea, nuestra colaboradora, nos revela un dato maravilloso: “El 62,3% de los hombres españoles mayores de 65 años se declaran sexualmente activos”. Te quedan más años para follar de lo que has follado hasta ahora. Así que, tranquilidad, señores.

Todos nos hacemos mayores. Es más, desde los 28 años dejamos de producir el colágeno: una vez cumplimos esa edad, empezamos a envejecer. Es inevitable. Mañana seremos más viejos que ayer.  Pero cumplir años requiere avanzar, y no retroceder. Tener un espíritu joven es esencial, “ir de adolescente” es innecesario. Además de inútil. Por muy adolescente que quieras ser, no lo volverás a ser jamás.

En vez de ir detrás de algo inalcanzable, ¿por qué no intentas sacarle el máximo partido de la edad que tienes? De lo que has ganado con los años: intelecto, experiencia, poder de seducción, saber estar…

Para mí, y seguro que para la mayoría de mujeres, tanto de mi edad, como de cualquier otra, no hay nada más admirable que un hombre hecho y derecho, capaz de afrontar cualquier situación. Un hombre que se sabe sacar partido. Un hombre que no se esfuerza en detener el pasado, sino que sabe vivir el presente y se muere por compartir un futuro contigo. Un hombre inteligente y maduro  que sabe seducir a una mujer adulta. Que inventa sus propias reglas. Que juega. Y que gana. 

La juventud está sobrevalorada.

¿TE GUSTA?  

+2 -0

Crisis de los 40  Hombres  

18 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“La juventud está sobrevalorada.”

18 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Todo el mundo tiene crisis de los 40 porque la crisis de los 40 debería llamarse en realidad “crisis de nuestros padres ya tienen 70″.

    Mi experiencia es ésta: hasta que pasas los 40 sabes intelectualmente que la vida son dos días, que somos como geranios de frágiles y que la muerte acecha tras cada esquina. Lo sabes con la cabeza, con el razonamiento, pero en realidad, salvo unas pocas personas a las que la vida les ha atizado muy pronto, no lo has sentido.

    Y entonces un buen día bajas una montaña para la que normalmente necesitarías cuatro horas de descenso en dos horas y media porque tu suegro va en un helicóptero camino de la UCI y no sabes si llegarás a tiempo de verlo vivo. A los tres meses te toca hacerle un masaje cardíaco a tu madre y a los ocho conducir varios miles de quilómetros seguidos haciendo turnos porque a los dos días de estar de vacaciones la han vuelto a ingresar y entonces, sólo entonces, sientes de verdad qué es la fragilidad.

    Y de pronto llega tu cuerpo y te da un buen susto en forma de ataque de pánico, de ansiedad, taquicardia o extrasístoles, un bulto en el pecho o un desmayo y te das cuenta de que tú también tienes fecha de caducidad.

    Mira que has oído hablar de “interiorizar” las cosas antes, pero hasta ese momento no entiendes realmente lo que significa que una idea que creías entender de pronto te impregne hasta el último rincón de tu cuerpo. Y por primera vez conoces el miedo.

    Pasas unos meses malos hasta que, si tienes la suerte de no ser depresivo endógeno y disparar una crisis de no retorno, sales del hoyo como buenamente puedes y continúas con tu
    vida, pero ya de otra forma porque no eres el mismo y jamás lo serás. Serás más frágil y también más fuerte, pero ya no el mismo porque conocer el pánico en primera persona es algo que no deja indiferente a nadie.

    Y eso a unos les sienta estupendamente y de verdad maduran. Se vuelven mejores personas, más empáticos, más comprensivos con los problemas ajenos, seguramente más volcados en aquellos a los que aman.

    Pero otros se salen por peteneras y les da por hacer el gilipollas, huir de las responsabilidades y vivir lo que ellos se imaginan que es una segunda juventud, que a veces es una sarta de imbecilidades, un ridículo tras otro y se convierten en mamarrachos que despliegan exactamente las actitudes que tú tan bien has descrito.

  2. Avatar de Sashimi Blues

    Nunca he entendido porqué la gente lucha contra el tiempo. Está claro que no gusta envejecer, pues es acercarse a la muerte, peor el no avanzar es también una forma de vivir. Cada época de la vida tiene un atractivo, y lo atractivo es disfrutarlo cuando toca.
    Mis alumnos, adolescentes hormonados, me preguntan a veces si me gustaría volver a tener 15 años, pues creen que ser joven es lo mejor que te puede pasar. Yo les digo que no, que guardo buen recuerdo de esa época de mi vida, pero qué pereza volver al cole, a los granos, al chico que te gusta y no te llama, al toque de queda para volver a casa, a no tener edad para nada…
    Mi abuela solía decir que ser joven no tenía mérito. Que lo bueno y lo meritorio era llegar a viejo.
    Y yo aspiro a ser vieja!!

  3. XX

    Lo único peor que un hombre de 40 intentando tener 20 es una mujer de 40 intentando tener 20. Y las de 20 vistiéndose como si tuvieran 40. Y las de 30 creyéndose que son los nuevos 20. Y unas cuantas mujeres más. :D

      1. XX

        Quizá sea por aquello que dices de que “las mujeres que tienen la misma edad que los hombres se ven mucho más viejas, mientras que las arrugas y cicatrices masculinas forman parte de encanto que llega con los años”. A nivel de ropa, por ejemplo, un hombre con unos vaqueros y una camisa o camiseta casi siempre va a ir bien, aun teniendo 50 años. Una de 40 vistiendo como una de 20… no es lo mismo. No hay más que ver a Ana Obregón o alguna otra (aunque esas son ya del club de los 50). Por ejemplo.

  4. EspoirEspoir

    Amigo X, no sé cómo entiendes tú el modo de vestir de una mujer de 20 años. El mío no se parecía en absoluto al aspecto de Ana Obregón, y de hecho desde los 15 hasta mis casi 35 visto casi de la misma manera y ni siquiera mi madre se queja, así que la cosa debe ser bastante acertada. O es que una mujer de 50 años no va bien con unos tejanos y una camiseta? Qué debería llevar, un jubón isabelino?!?

    La crisis masculina de los 40, si queréis que os diga la verdad, me trae bastante al pairo. Con 20 años me gustaban los hombres de 40, sí. Ahora me gustan los de 25. No me preguntéis por qué. Yo culpo al reloj biológico, que siempre te dirige hacia el portador de la mejor semilla.

    A esta altura de mi vida puedo ofrecer diversión sin condiciones a un hombre que me guste sin pedir a cambio más que lo mismo, siempre y cuando no haya ni melodrama ni excesivos complejos. Si están en crisis que los aguante su madre o que se gasten la pasta en un psicólogo, que les hará más provecho que un coche o una moto.

    Espero vuestras lapidaciones. Greetings from Dublin.

    1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

      El día que ya no me vea bien con unos tejanos y una camiseta, que constituyen mi uniforme habitual, probaré con un jubón isabelino (cada vez que releo tu frase me entra la risa otra vez, qué buena es). Pero mi madre tiene 73 años y está majísima con sus vaqueros y su camiseta de los abuelos andarines, así que aún tengo esperanza de no tener que cambiar de look.

  5. Avatar de Anita Patata Frita

    Con 18 me gustaban de 30, con 28 me gustan de 40 y como siga así me veo mirando a los yayos del parque echando pan a las palomas… Qué me pasa con los viejunos? Será que he dado con todos los que son hombres de esos que si merecen la pena o qué… jajaja Mentira antes salí un tiempo con uno que cumplía toda esta lista y que pena de chico, sigue igual, creo que eso ya no es una crisis es que al que le toca ser tonto lo es desde siempre.

    De lo que enumeras lo peor, lo peor de lo peor es los que van de modernos y son unos carcas, los que dices que “utilizan el vocabulario adolescente”, esos que hablan de la vida como si fuera una juerga continua, cuando me suelen presentar tipos de esos ni les doy dos minutos, te hablan como si tu por tener 10 años más te dedicaras a vivir de borrachera y resaca, señores de 40 que con 28 ya una tiene trabajo y cosas que hacer serena… tomen nota.

  6. Avatar de pilarpilar

    Pues yo paso de vestirme a mis 40 como Norma Duval eh jajaja, me encanta vestirme como me da la gana, guste a quien guste, adicta a los vaqueros, las zapatillas, las minifaldas en verano y todo con lo que me sienta comoda, guapa y porque no, juvenil.

    En cuanto a los hombres de 40, no me gustan los señores de 40, me gustan los hombres de 40, y eso es una actitud complicada de encontrar, maduros pero con ganas de vivir, que sepan quien es Lady Gaga y lean los periodicos por las mañanas, que salgan de fiesta un sabado hasta las claras del dia y me inviten al teatro, y me encantan si van en vaqueros, camisetas y zapatillas, pero ojo no me gustan los niñatos de 40, los payasos de 40 y los eternos adolescentes.
    Existe un termino medio en el que con mucha dignidad se llevan los años sabiendo en que mundo vivimos y disfrutando del presente con elegancia y clase, y lo que no has hecho a los 20, ya no pega hacerlo a los 40, la vida son etapas que se viven o no, pero que se van quemando y no hay cosa mas ridicula que querer vivir como un niñato.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >