sin-pecas-no-hay-paraiso
Relaciones

Sin pecas no hay paraíso

Con la edad, si eres soltero, te vuelves adicto al tonteo.

Se ve que cuando uno se enamora todo el proceso arranca en la corteza cerebral, de ahí pasa al sistema endocrino y se transforma en una respuesta fisiológica y en cambios químicos originados por la segregación de dopamina en el hipotálamo. Ojo. No lo digo yo, lo dice National Geographic.

Algo de eso sucedió una tarde del año noventa y cuatro, cuando fui a una emisora de radio de barrio a encontrarme con una amiga de la que estaba profundamente enamorado, únicamente con el propósito de declararme.

Esperé a que acabara el programa que hacía y le dije que quería hablar con ella. En el National Geographic no explican con detalle lo que a uno le puede llevar a hacer una cantidad indecente de dopamina directa al hipotálamo, pero yo os lo puedo contar.

Recuerdo su cara como si fuera hoy. Sobre todo esa mirada perdida digna de alguien que está deseando que se abra un agujero enorme en el suelo para poder desaparecer. Ese rictus tieso casi post-mortem del que no logras sacar una sonrisa ni haciendo el pino puente. Le dije lo que sentía por ella sin importarme hacer el ridículo (de esa parte estoy orgulloso) y esperé su respuesta como un auténtico campeón. Si la escena fuera un gif, vendría a verse un chico y una chica tirándose dos cubos de agua uno contra el otro.

El primer fracaso estrepitoso acababa de llamar en mi puerta del amor de la misma manera que lo hace la policía.

Una de las cosas que uno debería saber antes de declararse, es que si no has recibido ninguna señal por parte de la otra persona es probable que el hostiazo sea de un calibre inhumano. No digo con eso que la gente no deba tirarse a la piscina, todo lo contrario, solo digo que la dopamina puede hacernos ver que hay agua cuando, efectivamente, solo hay baldosas.

Una vez aclarado el perímetro de la friendzone descubrí también que mi amada tenía novio y que era modelo. Ese es otro detalle que uno debe tener en cuenta antes de declararse: hay que cerciorarse si la otra persona tiene pareja. El hecho de que fuera modelo ya fue el remate total, pero meses después me hice tan amigo de ella que el tipo se volvió algo paranoico. Yo no lo llamaría victoria, pero me encantaba verle sufrir un poco.

A día de hoy desconozco lo que le pasa a mi hipotálamo pero funciona como a fogonazos, ya no se desboca como décadas atrás (gracias a Dios) y se ha vuelto algo mayor. Es complicado saber por dónde le van a ir los cambios químicos aunque siempre hay alguien dispuesto a ponerlo un poco patas arriba. Suelen ser pelirrojas de pelo indomable y piel muy blanca repleta de pecas, de esas que cuando las ves por primera vez no puedes evitar examinar hasta la manera de andar, ese tipo de mujer de nariz de ángulo perfecto que te cautiva con el sonido de su sonrisa y que te alegra el día cuando te manda un whatsapp.

Entonces el teenager del noventa y cuatro aparece y me da un tortazo, me grita, me zarandea un poco, se me queda mirando fijamente mientras me sujeta firme del cuello de la camiseta con las dos manos y me pregunta si no he aprendido nada durante todos estos años como para estar siempre volviendo a las andadas, a lo que le respondo que hay bofetadas en la vida que son geniales y necesarias, también lo es lanzarse a piscinas sin agua y no parar de equivocarse sin parar. Y oye, que seguro que no hay nada más genial que contarte las pecas, ¿verdad, pelirroja?

P.D: Con la edad, si eres soltero, te vuelves adicto al tonteo. Es una especie de peligro por el que deseamos apostar aunque sepamos en qué dirección nos van a llevar los acontecimientos. La incertidumbre a veces puede ser una de las drogas más potentes.

¿TE GUSTA?  

+21 -0

0 comentarios

COMPARTIR


Edu BatetPor
Edu Batet

ÚLTIMOS POSTS

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >