Lesbiana-por-una-noche
Sexo

Ser lesbiana por una noche. ¿Funciona?

En realidad yo estaba deseando decir “vamos a tu casa” pero no quería que pensara que soy la típica lesbiana salida así que jugué el papel de la moderación.

Piensan muchas heterocuriosas que tener una relación lésbica les salvará del drama heterosexual, o que les abrirá las puertas de la percepción. Esto no siempre funciona de esta manera, aunque he vistos casos en los que sí. La historia que os contaré ahora es una experiencia que tuve con una heterocuriosa que pensaba que si se convertía en lesbiana por una noche, las cosas le iban a ir mejor.

Yo había conocido a Tara en un concierto al que fui con unos amigos. Ella estaba entre el público dando saltos. Hacía un tiempo que tocaba el bajo en ese grupo de moda, éramos fans suyos y nos gustó mucho la idea de estar en el mismo concierto que ella. Mis amigos y yo siempre habíamos pensado que era lesbiana porque tenía el pelo corto y de color azul, como en la película de las bolleras francesas (lo típico).

Al acabar el concierto me crucé con ella en la barra y empezamos a hablar sobre lo jodido que es esto de tener que comprar un ticket para pedir la copa.

Ella: Es que te hacen hacer la cola dos veces para conseguir una sola cosa.
Yo: Ya, no tiene sentido. Oye, soy muy fan tuya.

Seguimos hablando de su música, a mí me gustaba más cuando ella cantaba en solitario, pero ella se sentía bien tocando en grupo. En un momento dado, salimos de la sala de conciertos y nos fuimos a un bar más tranquilo para poder hablar sin gritar. Mis amigos, al salir del garito, me miraron en plan “esta noche pillas” y yo, lo admito, tenía alguna que otra esperanza.

Entramos a un bar antiguo con olor a rancio que nos llamó la atención por estar vacío y mal decorado: fotos setenteras de equipos de fútbol, trofeos, mesas de aglomerado. El señor que estaba en la barra también era viejo y rancio, pero nos sirvió dos cañas muy bien tiradas. Era ya la tercera ronda. Tara estaba muy animada.

Yo: ¿Cuándo sacaréis nuevo disco?
Ella: Pues estamos esperando a que los de la discográfica nos hagan caso. Espero que pronto. Si no toco en directo, lo paso remal.
Yo: Te entiendo, yo soy igual con los rodajes, cuando hace tiempo que no estoy de rodaje, empiezo a agobiarme y me pongo insoportable.

En la cuarta ronda de cañas ya nos habíamos hecho amigas del camarero, que se llamaba Francisco. Todo iba muy bien. Hasta que cayó la bomba. Me había llamado la atención su acento sudamericano, no entendía por qué una canadiense que vive en Barcelona tenía un acento tan… sudamericano.

Yo: ¿Y ese acento?
Ella: Pues lo tengo desde que viajo seguido a Argentina.
Yo: ¿Y eso? ¿De gira?
Ella: No, es que mi novio vive allí.

Durante los minutos siguientes descubrí que Tara no solamente era hetero, sino que tenía un novio cubano y fotógrafo. Toma ya.

Yo: Qué fuerte, yo pensaba que eras lesbiana.
Ella: Sí, mucha gente lo piensa. Por el pelo.
Yo: Sí, como en la peli francesa de las lesbianas.
Ella: La verdad es que siempre quise probarlo. Cuando era chamaca me enrollaba con mis amigas. Tiene que ser tan… diferente.

“Chamaca”, me explicó, significa “pequeña”.

Cuando era pequeña…

En ese momento Francisco nos estaba mirando con cara de “voy a cerrar” y nosotras le pedimos una ronda de tequilas de despedida. Nos los sirvió con ganas, en el fondo él era muy majo y aunque quería irse a dormir, se había hecho nuestro amigo. Prueba de ello es que nos invitó a la ronda.

Ella: ¿Quieres ir a casa o vamos a otro sitio?
Yo: Como quieras.

En realidad yo estaba deseando decir “vamos a tu casa” pero no quería que pensara que soy la típica lesbiana salida así que jugué el papel de la moderación. Fuimos a un tercer local que parecía un after (probablemente lo era) donde sonaban los primeros discos de los Dead Kennedys. Seguimos charlando a gritos y cambiamos la cerveza por copas de Moscow mule. Ella me explicó que es una bebida de moda en algún sitio. Estaban bien y pegaban fuerte. Al cabo de un rato me confesó que la relación a distancia con su novio era un desastre y nos pusimos a bailar.

Ella: Él es el típico fotógrafo gilipollas que coge (folla) con las modelos. No lo he visto pero lo sé. Esas cosas se saben. ¡Bailas raro!
Yo: Soy arrítmica.
Ella: ¡Me encantas!

Tara se me tiró encima. Estaba tan perjudicada que podría haberle encantado hasta una nutria disecada. Pero yo también estaba felizmente borracha. Ella parecía muy predispuesta a tener un romance gay de una noche y a mí me hacía gracia acostarme con una rockstar heterocuriosa.

Pues no.

A la mañana siguiente, amanecí en la cama de Tara, vestida como la noche antes; ella a mi lado, igualmente vestida, con una lata de cerveza tirada por el colchón y la cara pinturrajeada de barra de labios rojo. Había un gato afónico que maullaba, Tara parecía lesbiana hasta en eso de tener un gato como mascota.

Cuando salí de su casa de puntillas ya intuía lo que iba a pasar. Efectivamente, nunca más volví a saber de ella. Pero seguí sus giras internacionales desde Youtube, y me compré su siguiente disco, que, por cierto, fue un desastre de ventas.

¿Tú has tenido alguna experiencia heterocuriosa? ¿Fue un desastre o un éxito? ¿Repetirías? Y si no la has tenido… ¿por qué?

¿TE GUSTA?  

+8 -0

Amor  Curiosidad  Lesbianas  

2 comentarios

COMPARTIR


MartínovaPor
Martínova

ÚLTIMOS POSTS

2 COMENTARIOS

  1. Avatar de bizentinanonymous

    Supongo que sigo siendo curioso
    hace años estando soltero chateé (en un chat …por eso hace años) con un chico. Quedamos para tomar un café, pero no hicimos nada más.
    Al cabo de las semanas me lancé, quedamos….nos tocamos (sexo oral), a mí me gustó la experiencia y a él también ya que fue bastante rápido, je, je….
    Intenté quedar más veces cuando iba “contento” y volvía de fiesta con mis amigos…pero no hubo manera, al final borré su móvil para no ser pesado….y dejé de entrar en el chat
    Lo ví de lejos hace unos años (pero él a mí no). Recientemente lo ví en Ikea y me hice el sueco, je, je (el tenía gestos “finos” cuando lo conocí e iba con un grupo de amig@s)

    Supongo que sigo siendo curioso, …a lo mejor bisexual
    pero los chicos sólo para tener un encuentro esporádico

    cómo sueños…bueno, un trío…aunque lo veo complicado, je, je

    y bueno, me gusta masturbarme y buscar mi punto P.
    Mi pareja sabe que me toco de “esa manera”….y quiero practicar con juguetes sexuales con ella en breve
    soy curioso y me gusta serlo

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Durante una temporada, para pagarme los estudios, puse copas en un bar de ambiente. No estuve mucho tiempo y solo trabajaba las noches de los fines de semana, como refuerzo, pero en esos meses me entraron varias chicas y reconozco que me lo planteé e incluso me di un morreo con una en el baño, pero no, no son prejuicios ni nada parecido, es que me no me ponen las chicas. Fue como besar a un tío que no te pone, que te deja fría aunque ni mucho menos te dé asco ni te parezca mal. Ella misma se dio cuenta, y me dijo algo así como “¿no te ha hecho efecto, a que no?”, era una chavala bien maja y luego fuimos bastante amigas durante unos años, hasta que se fue a vivir a otro sitio y perdimos el contacto.

    Me temo que solo me ponen los tíos, y encima pocos. Afortunadamente, los que me ponen, me ponen un puñao, o me preocuparía. ;-P

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >