Seis-cosas-que-recordar
Cosas que pasan

Seis cosas para recordar cuando todo va mal

No niegues volver a enamorarte. No dejes que las malas experiencias se conviertan en un impedimento para volver a intentarlo.

Marc Chernoff es un escritor y blogger ruso que escribe sobre la vida en general. Se dedica a motivar a la gente. Yo no soy muy partidaria de motivaciones banales, pero Marc, en algún qué artículo, da en el clavo. O puede que, el día que lo leí, simplemente lo necesitara. Quién sabe.

Nunca publico los posts traducidos de los demás, pero creo que esta vez voy a hacer una excepción. Si me ayudó a mí en su tiempo ¿por qué no iba a hacer lo mismo con alguien?

No dice nada nuevo (no hay nadie que diga algo nuevo, todo ya está dicho, pero hay gente que sabe darle una vuelta de tuerca.)

Ahí vamos. Marc escribió un artículo para que nos demos cuenta de que pase lo que pase, en realidad, no pasa nada. Se lama “8 cosas que recordar cuando todo va mal”. Sin embargo, os cito las seis más importantes (las otras dos a mí me han parecido un poco repetitivas).

1. El dolor es parte del crecimiento.

La vida, a veces, nos cierra algunas puertas para que tengamos que abrir otras. Eso está muy bien, porque empezamos a movernos sólo cuando las circunstancias nos obligan a ello. Cuando llegan los tiempos difíciles, recuerda que no existe un dolor sin un objetivo final. Aléjate de las cosas que te hacen daño, pero nunca olvides de la lección aprendida. Si estás obligado a luchar, eso no quiere decir que estés a punto de fracasar. Cualquier gran éxito requiere, anteriormente, una batalla digna. Lo bueno necesita su tiempo. Sé paciente y seguro. Todo va a ir bien; probablemente no va a ser hoy ni mañana, pero finalmente, todo saldrá…

Recuerda, existen dos tipos de dolor: el dolor que hiere y el dolor que hace que cambies. Hay que permitirle a la vida ayudarnos a evolucionar.

2. Todo es temporal.

Cuando llueve, sabes perfectamente que es temporal. Cada vez que sientes dolor, acabas curándote. No existe una noche interminable, así que, por mucho que esperes lo contrario, la noche se acaba y da paso al día. Nada es para siempre. Es estúpido pensar lo contrario.

Es sencillo: si todo te va bien ahora, disfrútalo. Un día u otro también va a acabar. Si todo va mal, va a pasar exactamente lo mismo. Si lo estás pasando mal ahora, eso no tiene que impedirte a sonreír. Cada momento te da la nueva oportunidad y, tarde o temprano, también tendrá su fin. Cada segundo tienes una segunda oportunidad. Utilízalo.

3. Quejarse no cambia nada.

El que más se queja, es el que menos consigue. Vale más intentar hacer algo grande y fracasar que ir tirando haciendo “cosas” y acabar sin hacer nada. Si has perdido, tiene futuro. Estar quejándose, no. Si crees en lo que haces, sigue intentándolo.

Y, pase lo que pase, independientemente del resultado, lo esencial es dejar de quejarte y agradecer los problemas que no tienes.

4. La reacción negativa de los demás no es tu problema.

Cuando el mundo parece rodearte de desgracias, intenta ser lo más positivo posible. Sonreír, a pesar de que no te apetezca, es una buena manera de mantener tu propio entusiasmo. Todavía más cuando alguien intenta vencerte.

Cuando los demás hablan mal de ti, sigue siendo tú mismo. No permitas que los cotilleos te hagan replantear tu vida. No se pueden tomar las cosas muy a pecho, incluso si el motivo del cotilleo te parece muy íntimo. La gente, en general, no hace nada por ti. Lo hacen para bien de ellos.

Sobre todo, ni se te ocurra cambiar de tu forma de ser para caerle mejor a alguien quien no te considera lo suficientemente bueno. La gente seguirá hablando, independientemente de si las cosas que haces las haces bien o mal. No tiene importancia. Preocúpate de ti mismo y no de la opinión de los demás. Si crees en algo, lucha. Cuando superas lo supuestamente imposible es cuando empiezas a sentirte con fuerzas.

5. Lo que tiene que pasar, pasará.

No puedes conseguir que las cosas salgan de una manera determinada, aunque puedes intentarlo. Por mucho que te digan que eres el dueño de tu propia vida, no es del todo así. A veces está bien olvidarse de tanto control y dejar que las cosas fluyan, porque de esa manera sucederá algo que tiene que suceder.

Hay que vivir, hay que arriesgar, tomar decisiones, perder y ganar, aprender a través de las experiencias. Es un largo y difícil camino que finalmente te llevará adonde tienes que estar. Nadie sabe dónde quiere estar exactamente. Nadie puede saberlo del todo.

6. No pares.

No tengas miedo a enfadarte. No niegues volver a enamorarte. No dejes que las malas experiencias se conviertan en un impedimento para volver a intentarlo. Ser valiente es lo más maravilloso que hay. Recuerda que no necesitas tener a mucha gente en tu vida, así que no intentes tener muchos “amigos”. Sé fuerte cuando más jodido estás. Reconoce cuando estás equivocado y saca conclusiones. Siempre mira atrás y coge tu momento para ver lo que has conseguido y estáte orgulloso de ti mismo. No cambies por nadie si no es lo que tú quieres. Haz más cosas. Simplifica. Vive sin excesos. Y nunca, nunca pares.

(Traducido del inglés y del ruso por mí).

¿TE GUSTA?  

+50 -1

Cosas que pasan  Felicidad  Motivación  

6 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Haz más cosas. Simplifica. Vive sin excesos. Y nunca, nunca pares.”

6 COMENTARIOS

  1. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

    Sobre el punto 1, cuidado no confundir tampoco con “si estas pasandolas putas, es que vas bien”…que ocurre muchas veces xD

    Sobre el punto 2, el otro dia oi una frase muy cierta que decia algo asi como “no se puede volver atras con las palabras que ya se han dicho. Quedan para siempre.”…lo que no implica que no se puedan decir OTRAS despues que arreglen las primeras, claro…

  2. Avatar de jazzjazz

    hola muy buen articulo, podrias escribir en alguna ocasion sobre los 2 ultimos puntos, sucede que me encuentro sola o es mi imaginacion pero cada vez la gente habla menos y se distancian y apenas y saludan en redes sociales, ya ni decir en persona, siento que se esconden o algo he hecho, pero ya ni para ir a tomar un café :( como sobreponerte y hacer nuevas amistades …

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    No puedo estar de acuerdo con el punto 1. El dolor, lo que es, es inevitable. Tarde o temprano pasará algo que te cause dolor. Lo jodido del asunto es que nada te garantiza que ese dolor vaya a ser útil, a enseñarte algo positivo o a ayudarte a crecer y en muchas ocasiones la consecuencia del dolor es que sales tocado, reservón, amedrentado y, en ocasiones, hasta egoista y mezquino. No creo que las ventajas del dolor, solo en su inevitabilidad y, por tanto, en aprovechar para comerse la vida con la cuchara grande en las temporadas en que tenemos la suerte de que esté ausente de nuestras vidas.

    En cuanto a la queja, lo mejor que he leído sobre el tema es de un psicólogo, Santandreu, que viene a decir algo parecido a esto: “la queja tiene un indiscutible efecto analgésico pero al precio de volverte cada día más neurótico”. Es un precio muy alto a cambio de un poco de calma momentánea.

    Con los demás puntos estoy de acuerdo, aunque para una “control freak” como yo es complicado dejar que la vida fluya sin tratar de ponerle compuertas al mar y frustrarse cuando se empeña en saltárselas.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >