Se-fue
Relaciones

Se fue

Aquella semana sales.Te emborrachas. Te diviertes con tus amigas. Te haces fotos, las cuelgas en todas las redes sociales adecuadas. No para que las vea él, no, sólo es porque estás así de bien.

Se fue.

Sí, sí, tal cual. Acaba de salir por esta puerta. Por la misma puerta por la que entrasteis los dos. Hace tan sólo un año, felices, estrenando vuestro nuevo hogar. Pronto ibais a comprar un cachorro. Para practicar, ya sabes… Y ahora se fue.

“Ya no te quiero más” -te dijo; cogió la maleta (¿ya hecha? ¿cómo es posible? ¿cuándo?), te miró con una cara triste, y se fue. Dejó las llaves en la mesita de la entrada y cerró la puerta. Tú quedaste allí dos horas más, mirando el espacio al que la gente extraña suele llamar “recibidor”. Marchador. Es un marchador.

Vuelves al sofá y quieres llorar. No te sale. Es normal, has decidido no volver a llorar sin motivos. Es evidente: volverá. Paseará por la ciudad y se dará cuenta de lo mucho que te echa de menos. No puede dejar de quererte. Así, sin más. No vas a llorar para estar radiante cuando vuelva.

Pasan horas. No vuelve. “Claro” – piensas – “Ha dejado las llaves en la mesilla y tiene miedo de despertarme con una llamada de interfono.” Bajas abajo en zapatillas: para decirle que ya no estás enfadada, que lo entiendes, que todos tenemos baches.

Corres cinco plantas abajo, te tuerces el tobillo, pero no sientes el dolor. Sigues corriendo. Abres la puerta y te encuentras con una calle vacía y un aire insoportablemente frío. El viento te susurra “Te ha abandonado”, notas el dolor en el tobillo derecho, y rompes a llorar. Allí mismo, en el portal. Sentada con tu pijama de seda en un suelo helado, te das cuenta que tu vida ha terminado. Y lo sigues notando tres horas más tarde sin poder parar de llorar: de dolor, de injusticia, de impotencia. De perderle.

A lo largo de los siguientes dos días no sales de casa. No puedes moverte de la cama. Con el tobillo vendado y el corazón lleno de sollozos, no te atreves a llamar. A nadie. ¿Cómo ibas a contarles a tus amigas que te había podido dejar de querer? ¿A las amigas tan felizmente casadas? No. No puedes. No tiene que saberlo nadie.

Pero tres días después marcas el número de una de ellas. Y media hora más tarde ya está en tu casa. Habláis. Le explicas cada uno de los detalles: cómo te lo dijo, cómo te miró al decirlo, qué cosas te decía los últimos meses, semanas, días… Para que ella también percate que ha habido un error. Pero ella, la muy imbécil, te suelta: “Tendrá otra. Fijo. Los tíos no se van porque sí. No son tan valientes como para hacerlo”.

Y desde este preciso momento te agarras a la idea de infidelidad como si de última salvación se tratase. Pensar que tiene otra es como fumar: sabes que te matará hacerlo, pero te sientes aliviada cada vez que enciendes un cigarro. Descubres, no sin sorprenderte, que es mucho más fácil vivir pensando que es un cabrón. Que hay otra. Que el muy hijo de puta te ha puesto los cuernos. NO te ha dejado de querer porque fallabas en algo, sino porque está pasando por la crisis existencial y ha decidido superarlo en la cama de otra. ¡Maldito capullo!

A la mañana siguiente te llenas de rabia. Pero la rabia te ayuda a levantarte e ir a trabajar. Cojeando, pero sí. Has pasado a la segunda fase. Aún no lo sabes, pero es la siguiente fase de una mujer abandonada.

Aquella semana sales.Te emborrachas. Te diviertes con tus amigas. Te haces fotos, las cuelgas en todas las redes sociales adecuadas. No para que las vea él, no, sólo es porque estás así de bien.

Sin embargo, una semana mas tarde vuelves a derrumbarte. “Volverá, pero ya será tarde, ya no lo vas a necesitar. ¡Que le den!”, – te dicen tus “sabias” amigas, mientras te piden otro Citadelle Reserve. ¿Pero cómo les dices que no tiene sentido que vuelva tan tarde? ¿Cómo les haces entender que lo que más deseas en este mundo es arrastrarte hasta allí – esté donde esté – y pedirle que se lo piense mejor? ¿Cómo les describes el corazón tan encogido que tienes? ¿Cómo superas el asco que te das a ti misma por humillarte de esta manera?

Sientes impotencia. Un gran enfado por lo injusto que es el mundo contigo. Pero sigues pendiente del teléfono, del ordenador, de cuántos días habían pasado desde que se marchó. Empiezas a darte cuenta que… quizás no volverá. Quizás te ha dejado de querer de verdad. La sensación de no poder tenerlo nunca más a tu lado te supera.

“El tiempo lo cura todo” -te dicen todos a tu alrededor. ¡Vaya gilipollez más grande! Estás hasta los huevos de escuchar tanta tontería junta.

Decides llamarle. Al fin y al cabo te mereces una explicación digna. Pero no responde. Le llamas otra vez. Y otra. Otra más. Ya no puedes parar de marcar su número. Es lo más estúpido que habías hecho en tu vida, así que: de perdidos al río. Pero no te contesta nunca. La humillación que sientes en este momento es abrumadora.

Vuelves a abrir una botella de vino. Igual que ayer. Y anteayer. A media botella vuelves a llorar escuchando a Charlotte Gainsbourg. Con ella siempre lloras. Es inevitable. Te duermes en el sofá y sueñas con él: con cómo os conocisteis intentando parar el mismo taxi; con su sonrisa y su “¿Donde vas? ¿Lo compartimos?” seguido por un juego de miradas. Con sus besos. Con tu felicidad.

Te levantas sin saber donde estás. Te arrepientes de haber despertado.

Y así.

Y así todavía más.

Hasta que un día madrugas y el rayo de sol que entra por la ventana te ilumina la cara. Sonríes. Notas tu cuerpo muy ligero. Te sientes bien.

Te vistes, te maquillas como siempre lo hacías antes, y sales a la calle. Y te das cuenta que nada había cambiado: el mundo sigue en pie, la vida no se había parado nunca. Tu calle es la de “antes de”, el panadero te grita “¡Buenos días preciosa!” como siempre; le regalas una sonrisa. Te pones las gafas y respiras.

“El tiempo lo cura todo”, – piensas, – “hay tópicos que deberían mantenerse presentes”.

Tu tristeza ya no está.

Se fue.

¿TE GUSTA?  

+17 -1

Hombres  Relaciones  Separación  

48 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Cuando te dejan, el recibidor se convierte en un marchador. Sin más.”

48 COMENTARIOS

  1. Anonymous

    Pero qué mal se pasa hasta que se va.

    Tan mal que hace que te lo pienses dos veces antes de iniciar algo serio con alguien y nunca más vuelves a disfrutar de una relación plenamente porque la espinita del “a lo mejor mañana él también me deja y vuelvo a sufrir” está ahí.

  2. Casiopea

    Absolutamente conmovedor. Quizá porque sé muy muy bien lo que es todo eso. Creo que te falta la fase de la culpa, yo al menos sí la pasé. Fue de las más largas, te lo aseguro. Luego vino una fase en la que medí las cosas que pasaron en su justa importancia y creo que fue eso y nada más lo que me liberó y me puso una sonrisa en la cara.

    Me ha encantado este post-relato desde el corazón. Y espero que, mentira o verdad, la protagonista esté ya en esa fase en la que sólo brilla el sol y lo hace por ella. Por nadie más.

    Leyéndote, me pregunto además si ellos pasarán por fases parecidas cuando son los amantes, no los amados, y les dejan.

    Besos
    Casiopea

    1. Anonymous

      pues esa misma pregunta me ha he hecho yo……
      ¿sentirán o sufrirán esas mismas etapas? ¿ la fase de la culpabilidad también?….siempre he pensado q no, q ellos son capaces de pasar de una a otra chica sin pasar ninguna fase, y sin preguntarse nada..simplemente olvidan o borran el nombre de esa persona para quedarse con el nombre de la nueva.No sé….los chicos, por favor, que nos aclaren la duda.
      muchas gracias
      RM

    2. Anonymous

      Va a ser que si. Tras 6años de relación, hace ya un año me dejó la mía, y aún hoy estoy jodidillo y con pocas ganas de ponerme en otra relación. Si embargo ella… medio año le costó ponerse con un amigo suyo (algo que aún lo hace mas desagradable).

      Además, tras haber quedado en no tener contacto durante un tiempo tras dejarlo, luego resultó que lo que quería era me pusiera las pilas y le demostrase que me importaba. ¿Por qué las mujeres dicen siempre lo contrario de lo que quieren?

      Mi relación mas larga y mas especial, y el recuerdo que tengo de ella es intentar y hacer lo imposible hasta meses después de dejarlo (le regalé un viaje), y aún así no conseguir nada.

      P.D.: No llevéis nunca a nadie sobre algodones, porque se acostumbran a lo bueno enseguida y luego el palo es peor.

  3. Irenitina

    Vaya, una vez más parece que estés escribiendo sorbe mí…está empezando a intrigarme! Es como cuando escucho a Sabina. Pienso: este señor se dedica a mirar a la gente por un agujerito y luego canta lo que ve…y lo borda. Así pienso que escribes tu. Eres cercana. De nuevo, felicidades por tu trabajo.
    Toda perdida y lo que ella conlleva necesita ser vivida para aceptarla y superarla…hay que vivir el dolor, la incomprensión, la rabia, la tristeza, la culpa, el desengaño, etc. Solo así se entiende, se supera y lo más importante, se perdona. Una vez pasado el luto, te das cuenta de que, como ben dices, el sol está ahí y brilla para ti. @ Irenitina

  4. Alx

    Vaya tela, que penita da.
    De todas formas creo que es mucho mejor quedarse con ese sabor agridulce a tiempo y no llegar a mantener el tipo hasta que ya está todo podrido, ya que entonces te llevas sólo el último recuerdo de coraje a una persona a la que quisiste. Y eso si que me parece triste.
    Casiopea, por supuestísimo que los hombres pasamos por fases similares, al fin y al cabo en una ruptura siempre suele haber uno que querría que no se diera la dramática situación pero por otra parte siempre se puede elegir valorar lo vivido y la señal más evidente de que la historia fue memorable es ese dolor.
    Si no te duelen los dramas tampoco puedes disfrutar de los momentos de euforia.
    Al final sin duda la vida sigue, asumir que el desamor forma parte del amor, sin huir del uno ni del otro, ni tampoco recrearte en la lástima como si te hubiesen amputado el sistema digestivo, te permite estar preparado para que cuando llegue el momento sigas viviendo historias inolvidables.
    La vida está llena de círculos… como dice Médem. En condiciones normales se van cerrando solos.
    Hay una fase también muy característica que se suele dar como mecanismo de defensa en determinadas personas que consiste en que cuando te encuentras con el abandono pasas de adorar a la pareja a crucificarla. Eso es más evidente en estos tiempos en los que con las redes sociales se sobreactua tanto. De un día para otro ves como amig@s que proclamaban de cara a la galería su particular “me muero del amor” con su mirlo blanco a publicar toda clase de improperios como si hubieses descubierto que tu amor era en realidad un asesino en serie. Por supuesto también debe ser de cara a la galería, si no, sería como que no te auto convences, no?
    En esa situación solo me sale pensar: en fin cariño, si eso te ayuda a superarlo… , pero al final sigue siendo una carencia de capacidad para ser consecuente con uno mismo y las circunstancias. Y esas cosas se convierten en otra piedra más en las mochilas emocionales que llevan much@s.

    1. Espoir

      Me quedo con eso de que las redes sociales nos hacen sobreactuar. Buena observación. A veces me he encontrado a mí misma redactando mentalmente un futuro estado de Facebook mientras estaba inmersa en alguna situación absurda. Me pregunto cuánta gente evalúa conscientemente el impacto de la dudosa imagen que a veces proyectamos de nosotros mismos pretendiento ser épatants, graciosos u originales. También encuentro muy gráfico eso que dices de las mochilas emocionales. Realmente hay cosas que te aplastan y te impiden dejarte acercar a los demás. Interesante. Pensaré en ello.

      La fase de crucificación del amado fugitivo es típica y casi necesaria, creo yo. Igual que la de la culpabilización que enumera Casiopea. Pero para que sean sanas las dos han de ser, necesariamente, pasajeras y sobre todo breves. Si te quedas estancado en ellas te pudrirás. Y pudrirás de aburrimiento a los que están a tu alrededor. De hecho yo superé la etapa-crucificación de golpe al ver la cara de resignada que ponía una amiga al oírme contar, por enésima vez, cómo había desperdiciado una maravillosa parte de mi vida al lado de un imbécil y blablabla.

      Cada uno supera las cosas como puede pero en realidad nos parecemos más de lo que nos gusta reconocer. Por eso fundamentalmente casi todo el mundo puede reconocerse en el texto de Alena. Y no sé si los chicos estarán de acuerdo pero la peli “500 días juntos” explica muy bien cómo vive un hombre el abandono, no creéis? (Impagable la escena en que va a comprar whisky en albornoz)

  5. Cristi

    Después de haberme leido toooooooooodos los post en mis ratos libres de curro y ser una nueva fan de intersexciones, hoy dejo mi primer comentario para decir que el post de hoy ME HA ENCANTADO! está claro que todo pasa aunque en esos momento no sepas verlo.
    Saluditos!

  6. Alainmola

    Tu ni caso Alenita, algunos son/somos/sois un@s tarug@s. No tiene explicación.

    Referente a “Tendrá otra. Fijo. Los tíos no se van porque sí. No son tan valientes como para hacerlo” Yo por mi parte decir que cuando dejo a una no tengo a otra, es más voy a dejar a una para poder conocer a otra, pero no conocer a otra para luego decidirme a dejar a una (eso son principios…)

    Por otro lado comentar que los tios sufrimos cuando nos dejan, no os vayais a creer que no pasamos por malos momentos. Yo personalmente reconozco que el desamor ha sido una de las experiencias más desoladoras, deprimentes y enriquecedoras que he tenido.

    1. Anonymous

      “Tendrá otra. Fijo. Los tíos no se van porque sí”. Es el típico comentario fundamentalista de alguien que lleva todavía varios engaños en la piel no sanados. Lógicamente la chica del relato no encuentra un sólo indicio para explicar la fuga del chico, ella no ha cometido ningún error en apariencia. Es un error de construcción que deshumaniza la historia, la vuelve metálica, casi robótica y sin mucho interés. Alguien dice que más real imposible. Nadie se marcha sin dar explicaciones, sólo casos excepcionales, muy excepcionales. Detrás siempre hay una historia, tentativas, avisos, etc. En suma, en este relato me faltan los personajes y menos simpleza: se va, lloro, las amigas me consuelan, un día todo cambia porque sí y el panadero me dice “guapa”. Qué tiemble Auster.

    2. Espoir

      El relato no se remite a las causas del abandono, sinó al abandono en sí desde un punto de vista tópico, en el sentido que la autora concentra en un solo personaje muchos rasgos atribuibles a mujeres en esa situación. A mí los escritos de Alena me recuerdan mucho a los de Dorothy Parker; reflexiones a partir de situaciones tipo, tópicos consolidados, que pretenden indagar en el motivo por el cual el tópico se convierte en tal. Obviamente Auster se dedica a otro género que, si me permites criticar un poco, tampoco es exactamente original y bebe mucho tanto del realismo mágico sudamericano como de la novela francesa decacente decimonónica. Corto el rollo destacando que esto no es un foro literario sino una especie de confesionario público donde la gente más o menos cuenta su vida o sus penas, y eso tampoco está mal que exista. No?

  7. Inés (Boho Deco Chic)

    Pues si has explicado francamente bien las fases del desamor tengo un libro que se llama los pilares de la felicidad, me lo regalo una psicologa cuando yo estaba pasando la fase de la humillacion total, este post me ha traido aquel recuerdo y sabes ahora me siento liberada y feliz incluso me alegro de aquello lo que te hunde luego te hace mas fuerte, son pruebas de la vida que hay que superarlas.

    Un beso y gracias!(de vez en cuanto tenemos que recordar ciertas cosas)

  8. Anna

    Que bien escribes Alena, me dejas alucinada.
    La verdad es que por suerte nunca he vivido una situación así, pero si que conozco el desamor, y la sensación de presión en el pecho, de querer llorar a todas horas, de comerte la cabeza…es dura. Creo que muchas veces creemos que hacer ciertas cosas, como llamarle, intentar poner las cosas claras, buscar una explicación … es humillarnos, pero yo siempre pienso, que es una manera de liberarnos, muchas veces me he visto así, y he dado el paso sin que me importase la contestación o la reacción del otro, solo por quitarme yo la espinita y poder empezar a vivir mi vida, poder decir…al menos lo he intentado todo. En el amor hay mucho orgullo, si todos lo dejáramos de lado, quizás los momentos de duelo como este serían más llevaderos.

  9. naihara

    Pues sí, está lleno de tópicos. Pero no es muy fácil escribir una cosa llena de tópicos y que quede bien, amena. Desgraciadamente el amor y el abandono son, en sí mismos, un tópico. La vida es así
    Ps. No estoy de acuerdo en lo del cachorro “para probar”- Por favor. El cachorro puede llegar a vivir 18 años y si no lo has adoptado por amor, porque él es él y no el preludio de otra cosa, en cuanto llegué el bebé el cachorro será abandonado. Todos los días en las perreras entra al menos un perro abandonado porque llegó un bebé a casa

  10. Anonymous

    Tardé seis meses en superarlo,con sus días y sus noches..con sus tratamientos de psiquiatría y sus sesiones de psicología..tardé seis meses porque la autoestima se me fué,no porque él me la quitara,sino porque yo dejé que lo hiciera..
    Se puede dejar de amar(no lo dudo),pero creo que la forma de abandonar a una persona puede ser mala o menos mala…él decidió que aparte de dejarme,me haría sufrir…y yo le dejé hacerlo…

  11. asier_salvo

    Genial, me encanta este blog. Escribís tan bien.

    Me ha surgido una pregunta mientras leía..

    ¿Porque siempre, o la mayoría de las veces, se da esta imagen de los hombres? ¿Es que acaso las mujeres no han hecho o hacen este tipo de cosas? Pues si, estoy seguro que si.
    Y lo digo de buen tono, pero a veces me resulta cansina esta imagen. Como si la idealización de la pareja solo fuera cosa de mujeres, que desean el castillo con el príncipe, y por el contrario los hombres fuesen cobardes o crueles o los culpables o que se yo..

    Creo que a veces se peca con el tópico, o al menos, en su excesivo uso. Desde que existe la dualidad de los sexos este tipo de acciones son comunes, solo que el 'humilde' mundo del estereotipo peliculero ha hecho excesiva mella en unos tópicos desproporcionados.

    Y no pretendo justificar nada, pero a veces veo estas cosas muy mal compensadas.

    Un saludo! :)

  12. Zyli

    Ha pasado un año, una cartera medio vací de tanta terapia y una vida por comenzar, pero me alegra decir que yo también un día me levante, me bañé y seguí o por lo menos comencé a andar.

    Gracias por la entrada está genial, eres experta en reflejar las cosas comunes de la vida.

    Abrazo

  13. DREAMS of NUVA

    no me ha podido gustar mas el relato. me encanta tu forma de escribir, y el final es muy carrie en la pelicula de sexo en nueva york,un dia, sin mas… vuelves a sonreir…
    es duro, muy duro, ya no solo el abandono,sino el tener que ser tu la que deja a alguien cuando le quieres pero sabes que no debéis estar juntos porque no sois compatibles y no haceis mas q haceros daño.
    en el amor, las cosas son siempre dificiles para los que no queremos hacer daño pero lo tenemos que hacer, al otro, y a nosotros mismos. queria aportar esta visión

    me he emocionado mucho con el post..laagrimita incluida.

    B.

  14. Crónicas de mi armario

    Me siento muy identificada con esta entrada, me viene como anillo al dedo porque me pasó esto exactamente, con una pequeña diferencia: en este caso el piso era de él y la que tuvo que hacer las maletas y coger la puerta en cuanto él dijo la fatídica frase “no sé si te quiero” fui yo. En menos de una semana me había llevado todos lo objetos de mi pertenencia que había tardado dos años en acumular con ilusión en nuestro nidito de amor. Mientars pensaba en la mudanza no me permití pensar en otra cosa pero, una vez hube acabado con este cometido (y sólo entonces), me derrumbé. De esto todavía no hace dos meses y ya he pasado por la fase borrachera-desmadre-foto en facebook y bajón posterior.. Al fin ahora veo la luz, tengo ilusión de hacer cosas sola por y para mí, sin ganas hombres importantes en mi vida (creo por bastante tiempo). Todo pasa, de todo se sale.

  15. Avatar de Mireia Alemany Bravoanonymous

    Mi “marchador” tomó la forma de una pantalla de portátil en negro… “Ya no siento lo mismo…” me dijo…por Skype…después de 12 años, a punto de dejarlo todo por él, que se había ido al otro lado del planeta hacía 4 meses… Sí, el tiempo lo cura todo, pero el corazón nunca latirá del mismo modo…

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >