por-que-mentimos-en-la-cama
Sexo

¿Por qué mentimos en la cama?

El problema viene cuando te calientan, te calientan... y al final la cosa se queda en un misionero soso sin preliminares cuando poco menos que te habían prometido darle la vuelta al kamasutra tres veces.

El 13% de las mujeres y el 10% de los hombres españoles reconocen mentir o exagerar en la información de perfil que aportan en las webs de búsqueda de pareja, según un reciente estudio publicado esta semana. Según el estudio, los hombres mienten o exageran sobre sus intereses y formación principalmente, mientras que las mujeres lo hacen en cuanto al físico y la edad. El estudio se ha realizado mediante el análisis de más de 100.000 perfiles en diversas páginas que ofrecen sus servicios para encontrar pareja.

Mentir o exagerar no es que sean comportamientos deseables, pero entran dentro de lo esperado cuando una se dedica a buscar ligues por internet. Al fin y al cabo, la mayoría de las charlas no traspasarán la pantalla y el anonimato que ésta otorga se presta a mentirijillas. Lo malo es cuando las mentiras son tan grandes que te encuentras que has quedado con una mujer en lugar de con un hombre o a la inversa, pero ésa es otra historia y hoy sólo hablaremos de las pequeñas exageraciones… trasladadas a la cama.

Si relacionamos exageración o mentira y sexo, enseguida se nos viene a la cabeza la imagen del típico grupo de amigos un domingo por la mañana, después de una buena noche de farra, contando sus proezas sexuales con algún que otro adorno de diverso tamaño. Cierto que las chicas hacemos lo mismo más o menos, pero el cliché todavía lo tenéis vosotros, queridos. Es así. Sin embargo, hay otro terreno en el que la exageración juega un papel muy importante: el del calentamiento previo antes de llevarte a alguien a la cama.

La práctica en sí no es mala. Según los sexólogos, exagerar un poco al contarle a la otra persona lo que vamos a hacerle puede disparar su imaginación y predisponerla mucho más a una sesión de buen sexo. Así que, si en pleno calentamiento dices cosas pero luego no las haces todas (por falta de tiempo, porque no te apetece o por lo que sea) no pasa nada: lo que importa es la actitud, decirlas con mucha seguridad, disfrutando para transmitirle precisamente eso a la otra persona y buscando hacerle arder con cada palabra. Los expertos aseguran que, llegados a ese nivel de excitación, cualquier cosa que hagas le gustará y ni siquiera recordará si es exactamente o no lo que le dijiste.

El problema viene cuando te calientan, te calientan… y al final la cosa se queda en un misionero soso sin preliminares cuando poco menos que te habían prometido darle la vuelta al kamasutra tres veces.

Algo así le sucedió a mi amiga Diana. Conoció a un chico en internet, empezaron a chatear, la conversación subió de tono enseguida y ella se corría con sólo leer lo que el muchacho iba a hacerle cuando quedaran el fin de semana. Pero el fin de semana… “no tuvo nada que ver con lo que me dijo. Vamos, que echamos un polvo más o menos rápido, me dijo que se tenía que marchar… y ahí me dejó con todas las ganas de lo que me había prometido” me contaba el domingo.

A nosotras también se nos da bien lo de exagerar en los preliminares. O eso al menos me cuenta mi amigo Sergio, quien asegura que a las cuatro últimas chicas con las que ha quedado (a dos las conoció en internet y a dos no) se les iba la fuerza por la boca. “Mucho voy a lamerte, vas a arder, voy a hacerte… y luego más torpes que yo qué sé. Que no pasa nada por ser torpe, a veces no te coges el truco a la primera. Pero si ni siquiera te esfuerzas en aprender… A ver, que una de ellas se quedó quieta durante todo el polvo. No movía ni las manos” me explicaba ayer, cuando le pregunté para el artículo. Lo que viene siendo ir sólo “de boquilla”.

Yo la verdad que he tenido suerte en este aspecto con los chicos que me han tocado entre sábanas hasta el momento. Todo el que ha presumido de que iba a hacer temblar mi cama lo ha hecho, cosa que es muy de agradecer, teniendo en cuenta la de bocazas (masculinos y femeninos) que abundan por ahí a juzgar por lo que me cuentan. Quizá quien más haya pecado de hablar demasiado haya sido yo, que reconozco haber exagerado alguna vez mis dotes amatorias para impresionar a alguien. Tengo que decir que ninguno se me ha quejado en la cama (de momento), así que debe ser verdad eso que dicen los sexólogos de la sugestión positiva.

Y vosotros, mis queridos y queridas… ¿exageráis antes de llevaros a alguien a la cama para impresionarlo? ¿Cumplís vuestras promesas, hechas en pleno calentamiento? ¿Alguna vez os han dado ganas de reclamar a vuestro partenaire todo aquello que os había prometido hacer?

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Mentiras  Sexo  

8 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

“El 13% de las mujeres y el 10% de los hombres españoles reconocen mentir en las webs.”

8 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    El primer polvo siempre me lo he encontrado de bóbilis, bóbilis, sin premeditación. En realidad nunca sé qué quiero exactamente de un hombre hasta que me lo encuentro a 3 cm. de mi cara a punto ya de “atacar” y entonces me dejo llevar por lo que me dicen las tripas. Al no haber “anuncio”, por ahí poco problema. Si me he llevado algún chasco, sería porque la realización no estuvo a la altura del retoce previo, aunque tampoco recuerdo ninguno, así que o soy de buen conformar o será que tampoco vivo como un chasco que a alguien le puedan los nervios y la responsabilidad la primera vez que estamos juntos. Egoístas no he encontrado y me gusta pensar que es porque los detecto antes pero en realidad creo que tengo pinta de ir a atizarles con una sartén si me dejan a medias y eso me lo debe de alejar.

    En cuanto a lo de mentir por internet, mi experiencia solteril es de hace ya unos cuantos años pero si las cosas no han cambiado yo casi preferiría que la gente mintiera más. Lo digo con toda sinceridad. Yo lo que más me encontré eran tíos que sólo eran capaces de mentir unos minutos y luego “confesaban” y al final lo que más querían del mundo era largarle su rollo a alguien. Gente que se moría de ganas de contarte sus miserias y que te hacía desear que hubieran seguido mintiendo aunque te contaran que en su tiempo libre eran piratas y tenían la pinta de Sandokán. La gente por internet miente demasiado… poco. :-P

    1. CasiopeaCasiopea Autor

      Jajajaja pues a mí me ha pasado más bien a la inversa, gente que mentía mucho en todos los sentidos, pero también me he encontrado con personas que querían psicóloga gratis. Hubo un tiempo en que lo hice porque me daban penilla, pero lo dejé por salud mental :) Por cierto que yo en la cama también soy de conformar fácil, pero es que algunos… ni así.

    2. EspoirEspoir

      Totalmente de acuerdo. Los hechos son lo que cuenta. Si un hombre me dice que me va a hacer esto o lo otro probablemente yo ponga cara de vergüenza ajena o directamente me dé la risa y no llegue a coincidir con él a una distancia significativa de una cama. Los hombres que me gustan me lo dicen con una mirada y ya está

      1. EspoirEspoir

        Este comentario debería responder a Cristina… Pero Ronro también tiene razón. Parte de la magia del ligoteo consiste en saberse vender como una pieza única i maravillosa. Mucha gente no tiene claro eso de la misma manera que no saben hacer un CV: no hay que mentir pero sí potenciar unas cosas y callarse otras…

  2. Luna MonroeLuna Monroe

    La historia del chulo-playa-buenorro del chiringuito.
    Muy guapo él,rubio,metro ochenta y músculos asta romper la camiseta,de estos que dices (Uf!!este tio me revienta jajaj) con sus respectivos : ”Vas a flipar cuando te coja”, ”Vamos a dar vueltas de campana asta saciarnos” o ”Cuando lo hagamos no quiero enamoramientos eh jeje”
    Ajam, quedando, besos, quedando, besos,quedando….mmmmm Hola? Soy mujer,tengo necesidades,hay necesidades.
    Polvo: Seat marbella, asientos traseros,regeton (reggaeton o como se escriba esa cosa o música según él, romántica) de fondo, y el chulo playa sin preliminares, con un micropene y encima, lacio.
    Lacio él,lacio su micropene y lacio todo lo laciable de ese tío.
    En resumen el peor polvo de mi vida.
    Desde entonces cada vez que veo a un tío fuerte, me imagino que tiene un micropene, en fin tengo que superar este trauma.

  3. CristinaCristina

    A mi hay cosas en la vida que me parece que no son de hablar sino de actuar .
    Ni presumo de lo que voy a hacer ni me gustan nada los fantasmas .
    Soy muy “secretita” para estas cosas y me gusta que se quedé todo entre dos personas , esa intimidad , ese silencio y esa complicidad me ponen .
    He estado en conversaciones de sexo con amigas y he callado cuando tenía cosas suculentisimas que contar .
    Me he reído mucho por fuera con ellas y he sonreído por dentro .
    Y me gustaría que mi pareja hiciera lo mismo .
    Me parece de una lealtad el silencio ,acojonante…
    Y a los tíos les digo desde aquí :
    No digáis nada
    Poneros a ello .
    Los hombres calladitos que no prometen nada .
    Son los mejores

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >