no-era-solo-sexo
Sexo

Pero ¿no habíamos quedado en que era solo sexo?

Para la entrevistada, acostarse con alguien que come carne es casi como hacerlo ella misma, de manera que dentro de sus relaciones sexuales se incluye un fuerte componente ideológico, al menos en cuanto a lo que a la alimentación de sus parejas/amantes se refiere.

Ahora que por fin lo había entendido. Ahora que había conseguido desligar mis encuentros sexuales de los sentimientos y casi casi de la otra persona y verlos simplemente como algo físico y químico, una actividad para disfrutar (igual que leer, salir de tapas o pintar un jarrón, allá cada uno con sus aficiones). Ahora que me había convencido de que el sexo es solo sexo después de miles de horas de charla al respecto con amigos y amigas por igual y de leer decenas (qué digo decenas: cientos) de artículos en revistas femeninas y masculinas en las que se habla del sexo como una cuestión meramente fisiológica en la que, si entra a formar parte la mente, es sólo para dejar volar la imaginación e inventar perversiones varias. Ahora que de una vez por todas me había mentalizado de que el sexo no tiene por qué significar nada más (muchísimo menos amor)… Ahora, me lo ponéis todo patas arriba. Otra vez.

Y todo por un concepto, oye. Sexetarianismo (o sexegetarianismo, como es de nueva creación, desde hace una semana lo vengo leyendo de las dos formas en redes sociales varias). Un concepto a una entrevista pegado, claro. Una entrevista a una mujer, vegana estricta para más señas, que aseguraba la semana pasada en el blog Strambotic (perteneciente al diario Público) que “soy sexetariana: jamás me acostaría con alguien que coma carne”. Las declaraciones las hacía bajo pseudónimo a Iñaki Berazaluce. No voy a entrar en si la entrevista es real o no, ni tampoco en si la persona es real o no, porque a los efectos la verdad es que nos interesa poco. Más allá de que la entrevista sea verdadera o algún tipo de montaje para ganar visitas o notoriedad, a mí las palabras de la (dejémosla en supuesta) entrevistada me dieron que pensar. Que pensar precisamente en la frase que da título al post. Pero… ¿no habíamos quedado en que el sexo es solo sexo?

Para la entrevistada, acostarse con alguien que come carne es casi como hacerlo ella misma, de manera que dentro de sus relaciones sexuales se incluye un fuerte componente ideológico, al menos en cuanto a lo que a la alimentación de sus parejas/amantes se refiere. Me pareció un planteamiento muy curioso, sobre todo porque mientras leía la entrevista me preguntaba cómo sabes lo que come la otra persona si no le preguntas. Ella responde que se nota, claro. Supongo que será verdad. El día que fue publicada la entrevista leí en Twitter opiniones de todo tipo hacia el sexetarianismo (algunas más respetuosas que otras, como siempre) pero también, y esto es más interesante, reflexiones de personas para quienes la alimentación no es un factor para rechazar un polvo pero que sí tienen su propio rasero de descarte sexual. Leí de personas que jamás se acostarían con alguien que tuviera según qué ideologías, o que le gustara según qué deporte, o según qué tipo de música, o que hubiera hecho tal o cual cosa en sus relaciones anteriores. Lo que pensé yo en esos momentos es cuándo hemos empezado las personas a hacer una ficha técnica a quienes queremos llevarnos a la cama.

Porque, siendo realistas, así al primer vistazo no puedes tener toda esa información. Obtenerla requiere un contacto un poco más prolongado con la otra persona y empezar a implicarte en su vida cosa que, si buscas sexo, es bastante poco probable. O sea que yo me pregunto… ¿ahora se hacen las cosas así? Quiero decir… ¿hemos vuelto a conocer profundamente a alguien antes de echarle un polvo? Si una persona nos pone a mil pero de repente suelta alguna afirmación con la que no estamos de acuerdo o nos damos cuenta de que en realidad no congeniaríamos fuera de la cama… ¿nos abstenemos de acostarnos con ella? ¿Nos hemos vuelto selectivos cognitivamente a la hora de follar?

Estas dudas me surgieron por un lado. Por el otro, me apareció un doble rasero bestial. Doble rasero porque si alguien decide no acostarse c on una persona porque no le gusta su ideología política nos parece coherente pero si es por una cuestión sentimental ya entran los juicios de valor. Si eres mujer y quieres sexo ligado al amor, eres una antigua, no vives en el mundo real, estás llena de prejuicios y no sé cuántas cosas más. Para liberarte, tienes que acostarte con gente sin sentir nada (el sexo es solo sexo, ¿os suena?). Si eres hombre y quieres hacer lo mismo, más te vale no decirlo porque para la mayoría vas a ser un pringao. Con todas las letras. Pasa lo mismo si eliges a tus parejas sexuales en función del físico. Entonces eres un o una superficial de tres pares de narices porque sólo te fijas en el exterior. O sea, que por lo que se ve, la cosa está así: elegir a tus parejas sexuales en función de ideas políticas, religiosas, literarias, alimenticias, bien. Elegirlas en función de los sentimientos que tengas hacia ellas o por el físico, mal. Ah, pues muy bonito, claro.

Y vosotros ¿cómo lo veis? ¿El sexo es solo sexo o hemos pasado a un nivel superior? ¿Tenéis una “lista” de características ideológicas o de hábitos de vida por la que no os acostaríais con alguien? ¿Cómo hacéis para saber si la persona cumple esos requisitos? Cuando se os revolucionan las hormonas ¿también os acordáis de sacar la “lista”? Y una última ¿os sigue pareciendo absurdo acostarse con alguien por amor después de leer a la sexetariana? Nos leemos.

¿TE GUSTA?  

+9 -0

Intimidad  Prejuicios  Sexo  

14 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

“Si eres mujer y quieres sexo ligado al amor, eres una antigua.”

14 COMENTARIOS

  1. Antonio Cabrera

    Curioso cuanto menos…. Yo esto lo veo un poco engañarse a uno mismo, no se, si alguien te atrae para echar un polvo no creo que estar pendiente de ideologias, costumbres alimenticias o ese tipo de cuestiones, sea ser fiel a uno mismo, eso de pararse los pies a uno mismo por cosas asi, pues no lo veo, y más si hablamos de sexo, ya el tema amor es diferente supongo, aunque no deberia tener porque. Muy interesante! :)

  2. Avatar de sitabsitab

    Creo que se piensa demasiado…
    Yo a la cama no me llevo ni su ideología, ni sus hábitos alimenticios, ni su religión, ni sus gustos musicales… Solo es para disfrutar. Si luego surge una relación es porque además de ser bueno en la cama (para mi gusto), compartimos intereses.
    Me has dado dolor de cabeza solo de pensar lo mucho que se complica la gente… Dentro de nada en vez de entrevistas de trabajo, ¡tendremos que pasar “entrevistas de cama”!

  3. monsieur le sixmonsieur le six

    Yo nunca he creído en lo de “es sólo sexo”. No se puede desligar tu emotividad de lo físico, y aunque se pudiera, se disfrutaría mucho menos. Pero suponiendo que alguien quisiera hacerlo de esa manera, entonces evidentemente eso del “sexetarianismo” no tiene ni pies ni cabeza. Si dices que es sólo físico, pues es sólo físico, no vengas luego a fijarte en lo que te interesa intelectualmente de esa persona y en lo que no.

    Ante la pregunta “¿Tenéis una lista de características ideológicas o de hábitos de vida por la que no os acostaríais con alguien?” La respuesta probablemente sería no. Cada mujer da su morbo según su manera de ser; incluso las que me caen mal o defienden ideas que me parecen despreciables, pueden resultar atractivas, precisamente por caerme mal. La razón es que el sexo no sólo puede provenir del amor, sino que tiene a veces un componente de dominación y destructividad, y el en esos casos el odio puede encenderlo. El un sexo diferente al de cuando estás enamorado, pero también puede valer.

  4. EspoirEspoir

    Como casi siempre, estoy de acuerdo con Monsieur (y eso que sigue sin proponerme una copa, el tío).

    Uno es muy dueño de aplicar una gestión política a sus relaciones sexuales y sentimentales, pero creo que es un sistema que aporta más conflicto que simplificación, es decir inútil. Para amantes de tal rigor y coherencia, algo tan común como es el sentirse atraído por alguien que te desagrada debe ser un drama. La vida es, en bastantes casos, pura contradicción y hay que aprender a llevarlo. Excepto, claro, si eres un fanático. La sexovegana no reconocería una contradicción a dos dedos de su nariz.

  5. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Leí la entrevista y, tras meditarlo, pienso que:

    - Como una forma de activismo, lo entiendo perfectamente.

    - Como un gusto personal, también. Todos somos sexetarianos de lo nuestro. Yo no me acostaría con un machista, alguien muy de derechas, un antivacunas, alguien que crea que los ovnis llevan dentro pequeños marcianos o que la homeopatía funciona. Si lo sé antes, claro, pero soy tan pelma con lo mío que si antes de polvear llegamos a hablar más de un cuarto de hora, seguro que me entero.

    Lo que me pareció una tremenda tontería es considerar que acostarse con alguien que come carne es un peligro para la salud porque con el intercambio de fluidos te pasa toxinas de la ternera que se zampó la noche anterior. Sería una tremenda tontería aunque fuera cierto que comer carne es malo para la salud, vaya. Y ya lo de que los veganos follan mejor, ni te digo.

    1. Avatar de Joseba K Billadabillanonymous

      Vaya !
      Yo soy antivacunas y creo que la homeopatía funciona.

      Pero cuánto sabemos realmente ? ó creemos saber? enterarse de lo que no se publicita por no crear digamos resistencias a fin de conseguir el objetivo deseado.

  6. Avatar de MiguelMiguel

    Atracción y amor, cosas para mi diferentes puede haber una sin la otra o las 2 a la vez. Si ciertos defectos provocan que alguien no me atraiga pues pasamos a otra cosa y ale.

    El sexo es solo sexo y sigue siendo la regla de “Me follo a quien quiero y a quien no quiero no me lo follo”. La lista que tenemos cada uno está en la cabeza accesible solo de manera inconsciente, podemos darnos cuenta con el tiempo que ciertos comportamientos, aspectos o detalles que si repercuten en la atracción que sentimos hacia alguien, que no quiere decir tener control sobre dicha atracción.

    Sobre la entrevista a No-Chuletawoman y lo resumiría en “bla bla bla bla ¡blá blá!”

  7. Jen GomezJen Gomez

    Por mucho que solo quieras llevarte a alguien a la cama, en los previos a eso digo yo que la gente habla, no? Y no os ha pasado nunca q habéis visto a un tío (o tía) que de lejos os ha puesto muchísimo, y cuando hablas con ellos y abren la boca te echan para atrás de la misma? Ya sea por comentarios, por falta de neuronas, etc … Yo en mi caso no podría acostarme con alguien que fuera de la cama ya me da una pereza increíble..
    En cuanto a ser selectivo yo si me incluyo, jamas me metería en la cama con un metrosexual, ni un killo ni un tío como los de MHYV, gandía shore, etc etc. Ya pueden ser guapísimos pero para mi tienen cero atractivo.

    1. EspoirEspoir

      Sí, me ha ocurrido. Pero también que por muy tonto e insoportable que le encuentres, te sigue poniendo un montón y no sabes por qué. Supongo que depende de si el momento concreto te permite un listón de frustración alto o bajo.

      1. Avatar de Joseba K Billadabillanonymous

        ¿Tal vez te sigue poniendo por que se dan unas mecánicas de las que no se es consciente y que no son controladas por una misma? que digamos actúan en un nivel de deseo sexual y pueden estar en contradicción con afinidad o atracción intelectual por ejemplo?

        ¿en qué medida somos conscientes de cómo somos?
        ¿ y por qué reaccionamos ante la otra como lo hacemos?
        Si tienes el manual comprenderás el por qué la maquina hace qué

        1. EspoirEspoir

          Hombre, o mujer, pues claro que se dan mecánicas de las que no somos conscientes y no controlamos. Es obvio, no? Respecto lo de conocerse a uno mismo, para ponerlo en marcha sólo hay que tener la imaginación suficiente para preguntártelo. Lo demás más o menos viene solo.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >