el-amor-no-duele-montse-barderi
Relaciones

El Amor no duele

Por Nadarama | 25 octubre, 2016
Montse nos propone conocer el Amor, no el que nos ha enseñado Disney ni la saga Crepúsculo.

(Este post NO está patrocinado, que quede claro)

Tengo la esperanza de que en un futuro no muy lejano la Eduación será lo opuesto al sistema que conocemos ahora. Nuestro aprendizaje ya no se basará en la memorización de datos con la finalidad de que sean escupidos en un examen o con mucha suerte te lleven a ganar el rosco de Pasalabra. En esta nueva Enseñanza primará la individualidad del alumno con el objetivo de potenciar sus talentos, y para ser el listo de la clase no sólo bastará con tener una memoria prodigiosa; el nerd del mañana será un ávido conocedor de los mecanismos para llegar al autoconocimiento y un gran promotor de la ética en las relaciones personales.

Debido a ese déficit educacional en nuestra etapa adulta a menudo nos sorprendemos recurriendo a libros de “autoayuda” no sin cierto complejo, quizás porque nadie nos ha hablado sobre cómo enfrentarnos a experiencias descorazonadoras aunque sean lugares comunes sobre los que se puede impartir teoría y práctica; pero nuestro sistema educativo actual está más interesado en que sepamos los nombres de los hijos de los Reyes Católicos o el gentilicio de un señor que vive en Huelva, ambas cosas de gran utilidad para nuestra vida diaria, en lugar de adoctrinarnos en psicología humana. Eso no sucederá en la Escuela del futuro, donde sin lugar a dudas, entre los libros de texto de obligatoria lectura, en la asignatura Educación Sentimental ocupará un lugar privilegiado el libro que justifica el post que me ocupa: “El amor no duele” (Ediciones Urano, 2016) , de Montse Barderi. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

DESTACAMOS

mpdelos-revistas
Sociedad

Chicas de revista

Por Sashimi Blues | 8 enero, 2016

Pocas cosas me producen tanto estrés como comprar una revista. Una de esas llamadas revistas femeninas. Suelo hacerlo en ocasiones concretas: viajes,...

CONTINÚA LEYENDO >
Madurar-es-reemplazar-venganza
Relaciones

Madurar es reemplazar venganza por tristeza

Por Alena KH | 25 julio, 2012

La gente que tiene más de 30 años y dice nunca haber sido abandonada ni rechazada por nadie, no me cae bien. Tengo una enorme desconfianza hacia los...

CONTINÚA LEYENDO >
Relaciones

Veneno en la piel

Por Sashimi Blues | 23 octubre, 2016
gente-toxica
¿Qué nos lleva a dejarnos arrastrar por gente así?

Imagínate flotando en aguas cristalinas, en una playa de ensueño, pensando en lo maravillosa que puede ser la vida y en lo lejos que está el capullo de tu jefe. De repente sientes un picor, un dolor, un escozor insoportable, una sensación parecida al despertador el primer día de colegio. Algo que te saca de tu mundo de piruleta y te devuelve a la cruda realidad. Te ha picado una medusa. Tras pasar por las manos poco expertas del socorrista y aguantar las bromas sobre lo buena que es la orina en este caso, te vas de la playa con la cabeza gacha, con la pierna como una bota y dando por jodidas tus vacaciones. Te han pillado con la guardia baja y un regusto a fracaso se pega a tu paladar. ¿Volverás a bañarte? Seguramente, pero tras comprobar el fondo del mar y mirar todos los colorines de las banderas de la playa, por si alguna avisa contra medusas.

Ese veneno no es patrimonio de bichos inmundos, no. Hay seres humanos que lo llevan en sus maneras, en su forma de relacionarse con los demás y que gustan de repartirlo a diestro y siniestro. Son lo que llamamos personas tóxicas. CONTINÚA LEYENDO >

4 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Artistas, levantaos

Por Dave Santleman | 9 octubre, 2016
artista-en-espana
En otros países, cuando en una conversación comentas que eres escritor despiertas en la gente cierta fascinación...

Son las dos y media del mediodía, acabo de levantarme y no encuentro ni mis gafas, ni mi dignidad. Encontrar la segunda me preocupa menos, pero ubicar dónde coño he puesto las gafas es de vital importancia; las lentes son especiales y me costaron un ojo de la cara- valga la redundancia-, así que espero no habérmelas dejado olvidadas en algún sitio anoche.

Así es mi vida desde que regresé a Madrid. Viviendo rodeado de actores, me arrastran a sus mundos- o al menos eso es lo que le digo a mi madre cuando me pregunta por qué salgo un Martes por la noche- y termino a las tres de la mañana bebiendo cañas en El Negro o bailando el Tengo el corazón contento de mi paisana Marisol en el Héroe a las cinco y media. No sé cuál es mi conexión exacta con esta ciudad, lo que sí sé es que ejerce un poder de atracción sobre mí al que no me puedo resistir, que me obliga a volver una y otra vez y quererla exprimir al máximo. Esta es la cuarta oportunidad que le doy a Madrid, y no me preguntéis por qué pero tengo el presentimiento de que va a ser la definitiva. Siento en mí una determinación que hacía tiempo creía perdida y sé que es mi momento, que las cosas me van a salir como yo quiero que lo hagan.

Ah, joder, mira dónde están las gafas. Debajo de la chaqueta. Uff, menos mal.

Me las pongo, me reincorporo un poco en la cama y decido que todavía no estoy listo para enfrentarme a la realidad. Cojo el móvil, me pongo a navegar por Internet un rato y me topo con un artículo de El País cuyo titular llama mi atención La mitad de los actores con empleo cobra menos de 3.000 euros al año. Genial, nada mejor que una noticia alentadora para empezar bien el día, ¿eh? A la mierda esas ganas de quererme comer el mundo. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

Arte  España  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Hasta que el divorcio os separe

Por Alexandra Sen | 2 octubre, 2016
bodas-y-divorcios
Porque crecer implica casarte y casarte implica traer hijos al mundo.

Voy a contaros una historia absolutamente verídica. O tenía veintiséis años cuando conoció a E. Corría el mes de junio y ella era una jovencita muy guapa, a punto de cumplir los veinte, que acababa de aterrizar como becaria en el despacho de arquitectura donde él trabaja. En cuanto se vieron saltaron chispas y no tardaron ni una semana en iniciar un romance. La relación iba viento en popa; se querían, se adoraban, los amigos de ambos estaban encantados, la familia también. Pronto sonaron campanas de boda; ella tenía muchas ganas de vestirse de blanco, a él le parecía lo correcto a hacer. Hubo un anillo de diamantes y un vestido con cuatro cifras en la etiqueta, también hubo un gran banquete, un fotógrafo, fiesta hasta el amanecer y una casa nueva construida por los padres de él como regalo de bodas. Pero la cosa no funcionó y la historia terminó en divorcio. Hasta aquí todo normal, a la orden del día. Ahora viene cuando os digo que desde que se vieron por primera vez hasta la cita con el abogado pasaron tan solo seis meses.

Seis meses en los que la pareja tuvo tiempo de conocerse, enamorarse, casarse, convivir, tirarse los trastos a la cabeza y divorciarse. Impresionante, en Barcelona tardas más sólo en encontrar piso. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

Boda  Divorcio  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

El amor inocente… ¿es para toda la vida?

Por Alena KH | 29 septiembre, 2016
amor-inocente-adolescente
Pienso en cuando tendrán la gran revelación de que todo se acaba.

Los miro y sonrío. Una pareja de adolescentes, de apenas unos dieciséis años. Enamorados, como no. Me invade la nostalgia más absoluta durante unos segundos. Sin embargo, me resulta imposible envidiarles.

Ahí están, cogidos de la mano y mirándose con anhelo. Se respiran, ahogándose en la pasión. Se desean, como sólo pueden desearse dos personas que apenas entienden de la vida. Se las dan de adultos y hablan del glorioso y tan apetecible “para toda la vida”. Los oigo jurar que estarán juntos para siempre. Ahí mismo, en el semáforo de la esquina de la que emana un fuerte hedor a meado. A ellos esa esquina les huele a rosas, a felicidad, a seguridad de que todo va a ir bien.

Ella es rubia y lleva unos shorts cortísimos. «Si fuese mi hija, no la dejaría salir a la calle», pienso y me siento mayor. Él es moreno y su intento de camiseta le llega hasta las rodillas. Él la abraza por la cintura, la piel de ella se eriza. CONTINÚA LEYENDO >

2 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Lo tuyo es puro postureo

Por Sashimi Blues | 25 septiembre, 2016
postureo
Querido amigo: me conformaría con que cuando estemos hablando me mires a la cara, y no a la pantalla.

¿Habéis tenido alguna vez la sensación de conocer a alguien pero no saber de qué? Pues eso es lo que me sucedió a mí el otro día. Yendo por la calle vi venir a una chica cuya cara me sonaba mucho. Mientras mi cerebro rebuscaba, no le quitaba ojo. Tanto la miré que ella me saludó al pasar. Al poco rato caí en la cuenta. Nos seguíamos en Instagram. Ni ella ni yo nos conocíamos de nada más salvo unos likes por aquí y por allá. Me pareció tan ridícula la situación que, cuando llegué a casa, la eliminé de mis contactos. Y os aseguro que no fue la única. Sí, soy una de esas personas que te eliminará de sus contactos sin miedo a bajar mi lista de amigos. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Burkini: ¿sí o no?

Por Alena KH | 14 septiembre, 2016
burkini
¿Qué tendrá el cuerpo de la mujer que siempre es objeto de controversia?

Hace días me di cuenta que no podemos hacer un post sobre burkini firmado por un solo colaborador, porque pensamos diferente (y menos mal, de lo contrario, qué aburrimiento de blog). Así que aquí van nuestras reflexiones. Una por una.

¿Con la opinión de qué colaborador te quedas?

CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

¿Cómo saber si un hombre vale la pena?

Por Alena KH | 11 septiembre, 2016
como-encontrar-un-hombre-bueno
Una habló de los celos, otra del sexo en la primer cita, otra de fijarse en sus amigos, de cómo era su piso.

Algunas veces me encuentro con mis amigas para tener charlas estúpidas. Ellas las llaman “intento de entenderlos”, refiriéndose a los hombres. Yo las llamo “charlas estúpidas”, porque al final por mucho que nos pongamos a descifrar el comportamiento masculino, nunca nos sirve de ayuda. Yo las escucho y de vez en cuando abro la boca para contar alguna salida de mi madre, que suele decir cosas increíbles, pero nada más. Con ellas he aprendido a no opinar sobre sus relaciones, porque acabo saliendo malparada. También es verdad que, a esas alturas, no estoy segura de poder ayudarlas, porque conozco tantos casos y situaciones de todo tipo (a través de los mails que recibo) que podría darle razón a cualquiera y ponerme de lado de cualquiera. Porque si algo he aprendido durante todos estos años es que todo el mundo tiene razón en algo, por muy imbécil que sea.

Nos reunimos en casa de una de ellas para ayudarla a entender si el chico que acababa de conocer valía la pena o no. Lo sé, lo sé, dicho así, parecemos unas quinceañeras. Pero Claudia tiene una sorprendente capacidad de toparse con idiotas, y últimamente ha cogido la pesada costumbre de presentarnos a todos los idiotas que conoce para que opinemos sobre ellos. Lo bueno de Claudia es que sabe aceptar las críticas. Lo malo es que se fía demasiado de nosotras, y eso que ninguna tenemos una relación estable. Pero ella asegura que se fía de nosotras precisamente por eso. CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Lo que los monógamos creemos saber sobre el poliamor

Por Alexandra Sen | 27 agosto, 2016
poliamor-infidelidad
Pero yo os pregunto, ¿qué sabemos los monógamos sobre el poliamor?

“Se le llama natural a lo que se le han borrado las huellas de cómo ha sido impuesto”. Le he dado vueltas a esta frase todo el mes. La dijo Miguel Vagalume, parafraseando a Marcos Sanz, especialista en sociología de la sexualidad. Miguel —sexólogo, activista de sexualidades no convencionales, uno de los artífices del más que recomendado blog Golfxs con principios—  fue mi compañero de mesa en la charla que Parlament Bcn y Creative Mornings organizaron el pasado 14 de julio en Barcelona. El tema fue el poliamor.

Supongo que por mi condición de monógama se esperaba de mí que lo criticara, que me opusiera alegando supuestas verdades universales al cántico de “todo el mundo sabe que…”. Nada más lejos de la realidad. Porque ser monógamo o defender un determinado modelo de relación sentimental no debería impedirnos conocer y comprender otros modelos. Igual de válidos, tanto o más lógicos que los nuestros, cuya única cruz es que hablemos de ellos sin saber en realidad de lo que estamos hablando. Algo que con el poliamor pasa mucho, más ahora que el término se ha puesto tan de moda. CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

Poliamor  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Quiero ser inocente

Por Sashimi Blues | 22 agosto, 2016
inocentes
¿Y si en vez de pensar mal pensamos bonito?

Así como suena y cantaba Fangoria: quiero ser inocente. Después de darle muchas vueltas, y aprovechando mis dotes innatas para ello, a partir de ahora y sirviendo de precedente, esta será mi máxima: confiar, esperar, ignorar. Mi decisión ha sido fruto de un cúmulo de experiencias que, lejos de hacerme dura o desconfiada, me han hecho optar por la vía más satisfactoria. Y os voy a contar el porqué.

Siempre fui una niña buena. No en el sentido de criatura calladita y formal, ¡qué va!, pero sí dispuesta a jugar con quien no tenía amigos, compartir mis cosas o incluso regalarlas. A lo largo de mi infancia varias fueron las voces que me dijeron que debía cambiar, algunas incluso amenazadoras o inquisitivas. Nunca pude entender que hacerse mayor significase volverse malo, pues así lo veía yo. Por lo tanto, aquellos consejos me entraron por un oído y me salieron por otro. Los niños tienen miedo a los monstruos, a los suyos propios. A veces salen de los sueños y nos visitan. Los míos llegaron a materializarse y me convirtieron en una muchacha rebelde y un tanto introvertida. Pero bastaba con rascar un poco para volver a encontrar a esa criatura inocente que fui. CONTINÚA LEYENDO >

2 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde