san-valentin
Relaciones

Odiar San Valentín no es odiar el amor

Los solteros vemos San Valentín como algo distorsionado, es que como si un Godzilla de Agatha Ruiz de la Prada destrozase la ciudad.

Febrero es segundo mes del calendario gregoriano y este año se alarga hasta el infinito teniendo un día más. Febrero, el mes de la recuperación económica tras las navidades, el mes de dejar el gimnasio, de abandonar definitivamente la operación bikini porque ya vas tarde, de carnavales, del temporal y aguacero, de los días nublados y los cafés con leche al sol… Y bueno, claro. Febrero es el mes del amor, te pongas como te pongas.

San Valentín es de esos días en los que se supone que debes “querer más fuerte” que cualquier otro día del año y sobre todo, demostrarlo mucho más. Demostrarlo con obsequios impersonales, con hechos anecdóticos y con fotos, muchas fotos. Besos con la lengua asomando picarona, formando un corazón con las manos, fotos a las flores que una señora muy amable ha elegido para ti. Fotos, hazte fotos. O pensarán que no estás enamorado… o algo peor, que nadie te quiere.

Corazones de mil formas, niños rubios semidesnudos en pañal con un arma de destrucción masiva entre las manos, rosas hechas con tangas de encaje, tazas para el desayuno que demuestran sentimientos, flores eternas embalsamadas, batamantas para dos, bombones de licor, cadenas bañadas en oro con un corazón partío… Uf. Qué apetecible, no?

Los solteros vemos San Valentín como algo distorsionado, es que como si un Godzilla de Agatha Ruiz de la Prada destrozase la ciudad… es como… si fuese Halloween. Tenemos miedo, nos da susto y el pánico se apodera de nosotros sin que podamos hacer nada. Animalicos… ¿No es muy cansino eso de «planes para solteros» en San Valentín? ¿Quién os ha dicho que queremos hacer planes? No tenemos que cenar con champán, ni comprar pastelitos de fresa porque sí ni ponernos ropa interior sexy roja porque ¡EH! Eso ya lo hacemos cualquier otro día del año. Y con gusto. No quiero planes para San Valentín pero tampoco quiero que me digas 10 razones por las que es maravilloso estar soltero en San Valentín del estilo «ahorrarás dinero», ¿pero quién te dice a ti que no nos vamos a gastar el dinero en nosotros mismos? Bien de vino, bien de sushi y bien de Netflix. Hay otra razón maravillosa que tiene que ver con la revista Jara y Sedal y es «es un buen día para buscar y encontrar solteros/as». Pero a ver, que no.

En realidad yo no odio San Valentín. Odio que me miren como si fuese un perro abandonado que busca una adopción, como si fuese un calcetín con un tomate en el dedo perdido en la lavadora, un lápiz sin punta, una tía que solo lleva bragas color carne incluso cuando no está con la regla. Odio que los enamorados me miren de reojo mientras se comen la boca. Odio que piensen que odio el amor pero sobre todo odio una cosa (y me repito) que piensen que los solteros estamos solos, cuando solo estamos sin pareja.

¿TE GUSTA?  

+22 -0

0 comentarios

COMPARTIR


PaulaPor
Paula

Publicista. Parezco normal, pero no.

ÚLTIMOS POSTS

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >