no-hay-nada
Sociedad

No hay nada imposible. ¿En serio?

Cuando veo a individuos que nos regalan las grandes frases que, supuestamente, deberían motivarnos, tengo ganas de sentarme a su lado, poner mi mano encima de su hombro, clavarles mi mirada de rusa chunga y decirles: “Oigan, ¿para qué cojones abren la boca?”

¡Qué manía que tenemos de tirar las palabras al viento! ¡Cuánta frase hecha demasiado gratuitamente! “Nunca te olvidaré”, “Siempre estaré a tu lado”, “Lana del Rey: descubrimiento de siglo”, “Jamás llevaré pantalones de color flúor”, “Nunca me prostituiría”. Qué barato todo y qué poca duración tiene. Tanto juramento, tanta expresión rocambulesca, para que pase un año y ver a todo ser viviente separado, detestando a la de los labios de pato, teniendo el trasero cubierto de color amarillo chillón y follándose al hijo de su jefe. Qué falsos y qué facilidad tenemos para decir lo primero que se nos pasa por la cabeza sin pensar en las consecuencias. Y qué de todo.

Por eso cuando veo a individuos que nos regalan las grandes frases que, supuestamente, deberían motivarnos, tengo ganas de sentarme a su lado, poner mi mano encima de su hombro, clavarles mi mirada de rusa chunga y decirles: “Oigan, ¿para qué cojones abren la boca?”

“No hay nada imposible”, nos dicen. Ojito a la frase. No hay nada imposible. ¿Lo captas? Piénsalo mejor: “No hay nada imposible”. Te motiva, ¿eh? 

Pues espérate, a ver cuánto tardas en darte cuenta de que es una chorrada. Incluso yo, sentada en mi sofá a las tantas de la noche y cansada como una mula, soy capaz de encontrar diez cosas que son imposibles. En cincuenta segundos: cinco segundos por cada cosa imposible. Mira, allá voy: es imposible que yo sea presidente (por mucho que me lo plantee). Es imposible que no me terminen apareciendo arrugas. Es imposible que mañana se presente un señor majo y me diga “A partir de hoy te regalo todos mis millones.” Es imposible que aparezca un bote de Cola Cao en mi armario de la cocina sin que mueva el culo del sofá. Es imposible que decida que quiero llevar unas uñas desastrosas, es imposible que tenga un hijo el 30 de mayo de este año. Es imposible que Josh Holloway deje a su asiática por mí. Es imposible que cambiemos la mentalidad de toda la gente a la vez. Es imposible que el ayuntamiento de Barcelona decida que a partir de hoy en vez de agua, el grifo de mi cocina suelte vino. Es imposible que aprenda chino en dos meses. 

No hace falta que siga, ¿verdad? 

Pues os digo una cosa, si es imposible que suceda la chorrada de Cola Cao, ¿cómo iba a ser posible que la gente esté siempre feliz y contenta?

(Si acabas de encontrar una mínima posibilidad en alguna de las diez cosas anteriormente escritas, tu caso es terminal.)


Os juro que la frase “no hay nada imposibe” es la cosa más frustrante que existe. Tú le dices al listillo del turno: jo, me encantaría saber dibujar de puta madre. Y te responde con esa gilipollez. Entonces tú, cargado de ánimos y superpoderes recién adquiridos, te empeñas a aprenderlo. Un año, dos, tres. Y nada. Acabas frustrado. Obviamente. Y donde digo dibujar, digo vender, tener un gusto exquisito, ser millonario, convertirte en una estrella de rock, repetir el éxito de Steve Jobs o Amancio, parar el calentamiento global o abrir sujetadores con una sola mirada.

“Querer es poder”, añaden. Sin embargo tú no puedes. Quieres de verdad, pero no puedes. Y quieres mucho, quieres muchísimo, haces todo lo posible para que algo suceda y no. No llega nunca. Piensas que eres un perdedor. Pero, en realidad, simplemente estás perdido. No me extraña. Los que te lavan el cerebro lo hacen bien. Con lejia y a 100ºC.

“Querer” es una buena herramienta, “con querer no basta”, añaden algunos. Y tienen razón. Pero siento decirte lo siguiente: muchas veces ni haciendo todo lo posible lo vas a conseguir. Existen cosas imposibles. Y si no eres capaz de digerir una cosa tan simple, ¿cómo ibas a ser capaz de gestionar tu vida?

Ya hemos hablado más de una vez sobre el optimismo, el pesimismo y el equilibrio. Además de positividad y ganas de hacer las cosas, hay que tener claro cuáles son estas cosas y si vale la pena invertir tus fuerzas en ellas. 

Hay cosas a las que jamás vas a llegar. ¿Te he desmotivado? Tómate un copazo antes de seguir leyendo, pero vuelve.

 

 

 

¿Ya estás? Bien. Volvamos a lo de antes: hay cosas a las que jamás vas a llegar, pero NO PASA NADA. 

 

Hay gente que, por supuesto, no es válida para hacer según qué oficios. Lo único que necesitan es ser realistas y dejar de acomplejarse por ello. Invertir ese tiempo y esfuerzo en cosas que son más idóneas a sus aptitudes y, para vivir feliz, al menos a ratos, elegir entre éstas una que más les llena. Si no es mucho pedir.

Yo, por ejemplo, no sé vender. Sí, he trabajado de comercial. Pero fui bastante mala y demasiado sincera para este trabajo. Si sabía que mi cliente se ahogaba con su negocio, era incapaz de enchufarle una nueva colección para llegar a mi presupuesto anual y cobrar un “plus” al final del año. Es por eso por lo que hacía mal mi trabajo. Era “la comercial que entiende, pero no vende”. Entonces me di cuenta de que no debía trabajar de eso, a pesar de poder ganar bastante dinero con ello. A mí se me da mejor comunicar. A eso me dedico. Al menos de momento.

Mi buena amiga Mariana es gorda. Su madre es gorda y su padre es gordo. Los dietistas le decían que “no hay nada imposible” y que podía lucir un cuerpo diez. Pero es mentira. No puede. Su cuerpo no está hecho para ser delgada.

Mi vecino José quiere ser escritor. Es una especie de epidemia en mi barrio. Sabe unir las palabras pero no trasmitirte nada con ellas. Su novia le dice que es muy bueno en lo que hace. Pero no lo es.

También conozco gente que se empeña en vender, pintar, cantar, componer, montar una empresa, salir en la tele, actuar en un teatro o, por si fuera poco, ser un gurú de lo que sea. Conozco muchas mujeres que jamás van a ser delgadas, a pesar de que se alimenten de su propia saliva. Conozco personas que, por mucho tiempo que inviertan en ello, nunca van a conseguir algo que se han propuesto porque no tienen talento, fuerzas, carácter o genética suficientes. Pero siguen con el “nada es imposible” en su cabeza, perdiendo años de su vida dedicándose a algo con la intención de “llegar a”. Y no llegan. Porque no todos llegan. Y no todo es posible.

Tenéis dos opciones: mandarme a la mierda o buscar algo en lo que sois buenos y potenciarlo, en vez de malgastar vuestro valioso tiempo en una cabezonería alimentada por el ego y los “buenrolleros” a los que, en realidad, les importáis una mierda. Ahora que lo pienso, no me gusta el Cola Cao, no saldría con Holloway y bañarme con el vino sería un auténtico desastre. Y a pesar de que sí me encantaría que un señor me regalase unos cuantos millones, debería intentar ganarme la vida por mi cuenta.

Vivir intentándolo. O intentarlo viviendo. De vosotros depende.

¿TE GUSTA?  

+9 -2

Crisis  Optimismo  Realidad  

20 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Os juro que la frase “no hay nada imposibe” es la cosa más frustrante que existe.”

20 COMENTARIOS

  1. La GraduadaLa Graduada

    Hay otro ingrediente secreto que impide que este “querer es poder” no sea más que una frase de humo. Y es que a veces, íntimamente, interiormente, inconscientemente, no queremos lo que creemos que queremos. Ejemplo: me digo quiero ser un buen jugador de fútbol y ganar millones. Y entreno todos los días pensando que voy a ser el próximo CR7. Pero igual… lo que quiero no es eso, no quiero ser futbolista, simplemente quiero tener dinero, ser admirado, y tener una novia guapísima. Como tú bien dices, más me vale antes de nada darme cuenta de mi error (que CR7 sólo hay uno y ya existe), e invertir mis energías en lo que puedo conseguir: un trabajo que me permita vivir, una seguridad en mí mismo que sustituya mi necesidad de admiración, una pareja estable si eso es lo que verdaderamente deseo…

  2. CristinaCristina

    ¿Mandarte a la mierda?
    Es uno de tus post que más me han gustado , Alena .
    Yo he caído muchas veces en la absurdez de decir esas frases , pero tengo un interior muy chungo , bajo esa capa de amabilidad y buen rollo se esconde una escéptica de manual .
    ¡Tienes toda la razón !
    Que la vida te sorprenda cada día , que puedan pasar cosas increíbles , que es mejor luchar por lo que amas que sentarte a esperar y que abrir las puertas y ventanas de tu mundo hace que se haga mucho más grande , no quiere decir que no haya nada imposible .
    Sin ir más lejos ….
    Es imposible que tu vecino José te vuelva hablar

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Desde siempre, cuando me decían “si quieres, puedes”, yo lo que pensaba es que si eso fuera cierto en el banquillo del Real Madrid habría varios millones de jugadores. ¿Qué digo en el banquillo? Medio país saltando al campo de titulares.

    Pero también reivindico el derecho a partirme los cuernos haciendo algo que no se me da bien, ya sea porque me divierte, porque me quiero poner a prueba o simplemente porque me da la gana.

    Que siempre hay estudios que afirman que las mujeres -o los negros, o los sudamericanos- tenemos peor visión espacial o menos talento para las mates o directamente menos IQ y yo eso ni me molesto en discutirlo, me importa un bledo si estoy menos dotada, pienso defender a muerte el derecho de todos a intentar lo que deseen.

  4. Avatar de Anita Patata Frita

    Ya he dicho diez millones de veces (e inclusi hay vídeo del Consulturio) que las frases motivadoras son una gilipollez como un santo piano, y que si quieres puedes pero dentro de tus “dotes” no las de otros… Que yo quiero unas piernas un palmo más largas y me parece que no puede ser ¬¬

  5. monsieur le sixmonsieur le six

    Evidentemente, las frases no hay nada imposible y si quieres puedes, son falsas en un sentido absoluto. Es de perogrullo. Siempre habrá cosas imposibles, y cosas que no puedes hacer por mucho que quieras.

    Ahora bien, si bien estas medias verdades son las peores mentiras, no dejan de contener una cierta parte de realidad (por eso son medias verdades :P ). Hay muchas cosas que a la gente se le antojan imposibles y que, si verdaderamente las quisieran, podrían conseguir. Pero claro, hay que quererlas de verdad, asumiendo todo el esfuerzo y todo el cambio personal previo que requieren; no vale quererlas en el sentido “me apetecería”. Tiene que ser una decisión firme. Y ahí es donde fallamos: “queremos” cosas, pero no las queremos de verdad, las queremos a medias. Es como la operación bikini: todas las chicas “quieren” quitarse esos kilitos antes del verano, pero no todas quieren mover el culo lo suficiente como para conseguirlo.

    Lo mejor del artículo es el fragmento:

    tengo ganas de sentarme a su lado, poner mi mano encima de su hombro, clavarles mi mirada de rusa chunga y decirles: “Oigan, ¿para qué cojones abren la boca?”

    De pronto te he imaginado enseñando la acreditación de la KGB y añadiendo: chaval, ahora te vas a ir una temporada de vacaciones a Siberia.

  6. CristinaCristina

    Siempre hay una duda razonable en algunos quereres….
    ¿Podría haberlo conseguido a pesar de parecer imposible si hubiera puesto la vida en ello?
    Nunca sabrė si me hubiera ligado a Jeremy Irons .
    Pero ¡qué genial no haberlo intentado!
    Porque ya no quiero
    :D

    1. EspoirEspoir

      Se dice, se rumorea que a Jeremy Irons le van cantidad las señoras españolas de recio e ibérico carácter. Que se lo digan a Loles León, que se partió una cadera rodando por unas escaleras cual saco de harina castellana mientras estaba con él en una habitación de hotel -a oscuras, por eso se piñó. Después la tía le denunció y el menda tuvo que pagarle una indemnización. El motivo por el cual estaban a oscuras en una habitación de hotel no transcendió, pero me da a mi en la nariz que no estaban jugando al escondite inglés.

      Por otro lado, el día que una amiga mía me dijo, muy seriamente, que “si deseas mucho mucho una cosa al final se convertirá en realidad”, pestañeé muchas veces, le pregunté si también creía en el Ratoncito Pérez y le perdí totalmente el respeto. Esa clase de pensamiento naïve sirve para obviar que la mayoría de la población mundial es simplemente gris y anodina y mediocre. Con esos mantras todos nos podemos creer Maradona por un día y quizá con el chute endorfínico producir algo que valga la pena. A eso se le llama motivación.

  7. Avatar de jazzjazz

    creo que como toda lección tiene sus dosis de verdad y ficción, quiero decir que “nada es imposible” bien puede sacarnos de todos los pretextos que usamos para no hacer, quiza no hay que tomar tan literal la frase, si motiva, pero para hacer “eso que pensamos imposible” primero conocernos y aceptar lo que somos y entonces si, no sera imposible, será todo lo posible en nuestras posibilidades…
    espero explicarme jeje

  8. Avatar de ElenaElena

    Me ha gustado mucho el post Alena, aunque no estoy del todo de acuerdo.

    Tendríamos que valorar cuáles son los límites de eres bueno o no escribiendo o pintando, etc. Y quién tiene que decidirlo.
    Una cosa es a nivel profesional y otra a nivel amateur. Estoy de acuerdo en que hay cosas imposibles pero no por eso debemos simplemente dejarlo estar, y quedarnos según tu artículo: gordos, sin escribir, si pintar o sin intentarlo. Lo más importante y lo que dicen los “coach ” y en lo que creo yo es que debemos marcarnos Objetivos Reales, e intentarlo, yo creo en el Querer es Poder. Mi caso: yo no trabajo de lo mio aún (en medios de comunicación) pero no voy a darme por vencida por encontrar mi oportunidad. entonces, malgastaré quizás tiempo en ello? Puede ser, pero aún me quedan años.
    La vida es lo suficientemente difícil por el momento para desmotivarnos.

    Así que comparto contigo que hay cosas imposibles, pero quien siente pasión por escribir, o cualquier disciplina debe continuar, nunca se sabe lo que nos depara el destino. Yo siempre me aferraré al “Querer es poder” Porque es real.
    Un saludo!
    PD: no doy abasto entre el blog y el libro :P

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Hola, Elena.

      Hmmm, y sí y no. Lo de “Cuando quieres, puedes” es algo también muy utópico. Ayer leí un artículo de Carlos Otto sobre la entrevista a Josef Ajram, en la que Josef (con todo mi respeto a su maravillosa carrera) soltó algo como “Con talento y ganas puedes conseguirlo todo”. Carlos, a su vez, ha dicho algo muy válido al respecto:

      «…Como ya hemos dicho alguna vez, pretender explicar el éxito o el fracaso solo en clave de talento y esfuerzo es, simplemente, una chorrada como un piano. Puede que los que han superado las dificultades lo hayan hecho gracias a su talento y a su esfuerzo, pero lo más probable es que la receta haya tenido muchos más ingredientes: un poco de suerte, un colchón económico, un apoyo familiar o un contacto idóneo en el mejor momento.

      Eso, amigo Josef, no lo tiene todo el mundo. Que la gente no supere las dificultades no significa que no valgan para ello. Puede que, simplemente, no hayan podido conseguir todos los ingredientes de la receta.»

      Lo firmo y lo suscribo. No todo es talento o querer hacerlo. A veces, simplemente, no tienes todos los ingridientes.

      P.S: Espero que te esté gustando el libro :)

  9. Avatar de ElenaElena

    Hola otra vez Alena,

    Me leeré el artículo ;-) Pero en eso estoy de acuerdo, a veces no tenemos todos los ingredientes de la receta. Suena mejor así, aunque quizás se diga lo mismo. Pues hacia el súper para comprar los ingredientes que nos hagan falta

  10. Avatar de Jennifer M

    Yo no sé si hoy me levanté positiva y ganas de comerme el mundo. Pero miedo lo tenemos todos, miedo a fallar, a decepcionar a los que creen en nosotros. Yo creo que no existen imposibles, las llamaría cosas más difíciles de conseguir.
    Está claro que desde tu casa, nada viene a ti. Tienes que buscarlo, y cuando lo encuentras, ahí te llenas de energía, de felicidad y de miedo otra vez. Es parte de la vida, lo bueno y lo malo.

    Respecto a tus “imposibles”:
    Eres presidenta, de tu propio blog donde escribes lo que quieres y cuando quieres.
    Las arrugas que te puedan salir también son de reírte.
    Seguramente no te regalen los millones que dices pero a que te hace ilusión encontrarte un billete de 10€ por la calle.
    Mercadona, Carrefour, o cualquiera de los supermercados te pueden traer Cola Cao y lo quieras ;)
    Las uñas bonitas, a todas nos gusta.
    Lo de un hijo antes de esa fecha, complicado, pero seguro que puedes apadrinar a alguien.
    Si te encontrases con J. Holloway, quizá, saltase la chispa. jeje
    No podemos cambiar la mentalidad de todos a la vez, pero si poco a poco, hablando de cerca, convenciendolos de las ideas por las que luchamos.
    Sería genial que pusiesen vino en el grifo, no sólo en Bcn, pero también regarías, fregarías, te ducharías con vino?
    Puedes empezar a aprender chino, :)

    Yo, ayer no era tan positiva, hoy apareció una luz, y me recordó que tengo que creer en mí misma.

    Un saludo.

    @hurricanejen

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >