intersexciones-matamecamion
Cosas que pasan

Momentos “MátameCamión”

- Fatal, fatal, fatal. - ¿Pero no estabas muy ilusionada con la primera cita? - Ya lo sé, y lo estaba, pero pasé una vergüenza en su casa. De verdad. De las de “mátamecamión”. Marta y yo sabíamos a lo que se refería Nat. Los “mátamecamión” son aquellos fallos hechos en público, que probabalemente nadie [...]

- Fatal, fatal, fatal.
- ¿Pero no estabas muy ilusionada con la primera cita?
- Ya lo sé, y lo estaba, pero pasé una vergüenza en su casa. De verdad. De las de “mátamecamión”.

Marta y yo sabíamos a lo que se refería Nat. Los “mátamecamión” son aquellos fallos hechos en público, que probabalemente nadie recordará a la semana siguiente (como mucho podría llegar a ser el motivo de burla a lo largo de los primeros días. A veces ni eso). Pero por mucho que nadie te lo recuerde con un guiño malvado desde hace semanas, tú sospechas (que para algo tienes esa “fantástica” intuición y sueles siempre detectar lo que piensan los demás), que en el fondo siguen reviviendo EL momentazo, TU momentazo: segundo por segundo, pensando constantemente en lo idiota que fuiste. Y si no te lo dice en la cara, es porque te tiene respeto, o peor aún,- pena.

- Todo bien, fuimos a cenar,luego a tomar un par de copas, y acabamos en su casa…
- ¿Y? ¿Te has dado cuenta que no estabas depilada?
- Peor.
- No sé qué hay peor, -dijo Marta,- quizás que te pusieras a vomitar tan sólo llegar a su piso, o ya directamente en el taxi. A mi me ha pasado, en vez de enseñarle mis trucos en la cama, hice un show de mis entrañas, donde él, como un buen actor de reparto, me aguantaba el pelo. Como si importaba que me ensuciara más de lo que ya se había manchado mi reputación de “femme fatale”.
- Marta, no sé. Quizás preferiría estar vomitando. Pero en el momento de máxima intimidad en el sofá…¡ me ha salido un pedo!

- Eeeeeh, ¿un pedo?

- Sí, sí, un pedo. Y no algo disimulado, nooooo. Por todo lo alto. Nunca mejor dicho.. No sé, no podré volver a verlo jamás.
- ¿Qué hizo él?
- Me dijo: “Sí que tiráis pedos las chicas, pensaba que era un mito” y se puso a reír, pero desde luego no le hizo mucha gracia.
- ¿Y tú?
- Yo… pues le dije que lo sentía mucho, que me sentó mal algo de la comida y me tenía que ir.

Y claro, ¿qué le vas a decir? ¿Que es una idiotez? Probablemente lo es. Hay lo que dicen que se trata de una falta de autoestima y una sobra de inseguridad. Podéis cantar misas, pero yo, que creía que mi autoestima era una señorita dura, lógica y fiel, también sufrí atropellazo por un camión de estos. Los que leéis el blog hace tiempo, recordaréis mi momento de la crema de 200€ y mi paseo con el culo al aire…

Pero con el tiempo me di cuenta que cuanto menos importancia le das al asunto, mejor. Porque el público lo “huele”. Son un poco como los perros: si notan que les tienes miedo, atacan. Me recuerda a mi amigo, que va algo cojo: siempre me decía que al vivir en un barrio chungo, por las noches disimulaba el “cojeo” (por mucho daño que le costaba) para que los grupillos de la calle no viesen su debilidad. Así evitaba los atracos.

A mí me encanta contar mis “mátamecamión”. Tuve más de uno, pero de los más memorables sucedieron a lo largo de mi primer año en España. Básicamente por no saber aplicar bien los términos. Empezando con la palabra “joder” que me pareció un sustituto de “pues”, escuchándola con tanta frecuencia de mi compañero de piso. Yo, como una buena amante del castellano, apuntaba en una libreta todas las palabras nuevas. Esta no fue una excepción: “Joder=pues”, y así me fue mi primera entrevista de trabajo:

- ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?
- Joder, porque es una empresa maravillosa, siempre quise ser traductora. Joder, eso.

Aun me recuerdo la cara blanca de la pobre señora. Si algún día me lee, que me disculpe. Sigo traumatizada.

Mi segundo fallo lingüístico tuvo lugar en Carrefour. Mi compañero (el mismo del “joder”), me enseñó el rollo de papel higiénico con la mano derecha, mientras que con la izquierda se estaba rascando los huevos, diciéndome: “Oye, rusa, hay que comprar papel para el culo”

Ahá. “Papeeeel paraaa el cuuulo”, – apuntaba yo en mi libreta. Y diréis: ¿eras un poco imbécil, no?

Pues no.

En la Universidad no te enseñan cómo se llama el “papel higiénico” y aún menos qué significa “culo”, así que fui al súper. Tras no haber encontrado la estantería que buscaba, le pedí ayuda a una de las reponedoras. Yo soy una chica muy educada, así que le dije: “Señorita,sería usted tan amable de indicarme donde podría encontrar papel para el culo?”. La tía me miró con cara de “¿Hay una cámara oculta?”, y pensé: seguramente he vuelto a confundir la preposición. Así que corregí la frase: “Quiero decir: papel por culo”.

Podéis imaginar la risa que le entró a la pobre, y yo, que llevaba dos meses en Barcelona, alimentada por el complejo de ser guiri, “lógicamente” pensé que se mofaba de mí por ser rusa. Y me fui corriendo de Carrefour, sintiéndome la niña más odiada del mundo.

Pero allí no se acabó la cosa. Tres meses más tarde empecé a trabajar en una empresa que vendía “tonos polifónicos” para los móviles. ¿Os acordáis: “Envía tono (espacio) bulería al 2233 y lo tendrás en tu móvil”? Pues yo lo vendía a los periódicos, radios y tv. Hacíamos concursos y ellos se llevaban la gran parte del dinero que costaba el mensaje, la empresa otra gran parte y yo- unos céntimos por cada mensaje recibido.

Un día como cualquier, mi jefe (que era una de las mejores personas que conocí entonces) me pidió que buscara un contrato en su mesa del despacho y que lo acercara a la sala de reuniones. Removí todo su despacho y no encontraba el maldito contrato, así que entré en la sala de las reuniones con manos vacías y un “mátamecamión” en la boca:

- José, lo siento mucho, pero no he podido encontrarlo en tu mesa. Lo he buscado en todos tus cojones y no hay manera. En el de arriba, en el del medio, en el de abajo…

Los hombres trajeados, unos peces gordos, me miraron raro. Pero José me solucionó la duda: “Ay, Alena, no son los “cojones” los que tengo en mi mesa, aunque sí, creo tenerlos bastante bien puestos, son cAjones. Los cojones son los huevos.” Y se puso a reír, junto con los demás: “Es rusa, pero con lo bien que habla el castellano, a veces tiene sus lapsus” .Todo pareció tener hasta cierta gracia. Aunque yo no pude dormir en toda la noche.

También di un discurso con la nariz pintada con un pintalabios rojo, también le pedí al camarero que me vendiera un “servicio” en vez de una “cerveza”, también paseé en medio de Barcelona con la falda por dentro de las medias… Pero ahora pienso: y si no fuera por aquellos momentos tan graciosos, ¿qué anécdotas estaría recordando yo ahora, varios años más tarde?

Relajaos un poco. Aprender a reírse de uno mismo es la asignatura pendiente de la gran mayoría de las personas a las que conozco. La importancia que le damos al “¿qué dirán?” es tan ridícula e inútil, que ya es hora que disfrutéis un rato con vuestros momentos “mátamecamión”. Y ya que estamos, ¿por qué no te sueltas y nos explicas alguno?

¿Os ha pasado algo parecido? ¿Como sobrevivisteis al vuestro momento “mátamecamión”? ¿Atropellados por la vergüenza?


www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Fallo  Humor  Ridículo  

49 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

49 COMENTARIOS

  1. María Sánchez

    ¡Buf! Mil te puedo contar de estas. Pero como tú dices: El sentido del humor debería empezar por uno mismo.
    Por cierto, esos lapsus lingüísticos de los que hablas los he tenido yo en más de una ocasión y en más de un idioma. Son divertidos cuando los recuerdas pero ¡que mal trago en el momento!
    Un abrazo. Me gustó mucho esta entrada.

    PD. Si me lo permites: Se escribe “acercarce”, con “c”. Más besos.

  2. Anonymous

    jajajja que buenos, uno de los q más recuerdo era cuando trabajaba de cocinera en un salón de banquetes y llegado el momento de sacar la tarta fui a buscarla…cogí una en cada mano…los cocineros usamos unas chaquetas de mangas anchas..y justo con la velocidad habitual de las horas se me enganchó la manga en un carro transportador de platos y se me cayó la tarta y aun sin recobrarme del susto me giré y metí la otra manga cayendome también la segunda tartaaaa jajajjaj no sabia como salir y decirselo a mi jefe jajajja q bueno..

  3. Inés (Boho Deco Chic)

    He empezado a leerte y casi llorando de la risa en el momento pedo me he visto leyendo el post en voz alta con a gente que estoy claro esta entrecortada porque yo leia para mi mas rapido que para ellos y no podia aguantare de la risa, yo soy sorda bueno llevo audifonos los matamecamion para mi es un dia a dia porque no puedes ni imaginarte las cosas que yo creo que me dicen pero he aprendido a tomarme la vida con sentido del humor y estoy contigo si te haces la debil la has cagao! estupendo post de verdad

  4. ANATXU

    jajajajaja! Alena loq ue me he podido reir con lo del papel de culo y papel por culo! jajajajajaajaj

    Se lo he teniudo que leer a mis padres que se estaban partiendo con todo!

    Deberías de eacribir un libro con las anécdotas de tu vida!

    Yo tengo muchas muchas mátame camión porque entre otras cosas soy muy burra para ciertas cosas y también bastante gafe…. jajajaja

    Una de ellas me pasó en kmi viaje de novios: Cuando aterrizamos en el aeropuerto de Tokyyo tras muchas horas de avión entré a los baños, me puse linda linda frente al espejo, aunque estaba tan lleno que no tenía ni hueco para mirarme (imagínate con lo que ocupo yo… jajaj). Salí tan tranquila y allí nos fuimos mi marido y yo… Tras bastante tiempo andando fuimos a coger el taxi y me dice mi marido… Ana, llevas un trozo grande de papel higiénico como cola detrás… “Mátamecamión”!! La cola llegaba hasta el suelo y más allá… Sólo de pensar que estuve casi 20 minutos andando con ello detrás…jajajajajaj ( eso sí, no me preguntes cómo lo hice, porque no lo sé).

    Lo que nos pudimos reír! Jajajajaja! Aún es el día que mi marido me lo recuerda! jajajajaj

    Y de esas bastante más y otras tanto mi marido…

    ¡Mil besos amore!

  5. La Princesa Azul

    Buenísimo :)

    Mi momento “matamecamión”. Estaba haciendo una presentación (en inglés) sobre una obra de una presa de contención, y la necesidad de renovar sus diques (dike en inglés). Con los nervios, dike sonaba más como dick. Ni noté que parte del tribunal se estaba poniendo morado de aguantar la risa… cuando mis compañeros me dijeron lo que habia pasado, pensé que nunca aprobaría el proyecto. Al final me perdonaron que quisiese construir un dick gigante para solucionar el problema del embalse :)

  6. Martah

    Qué bueno, madre mía, qué risa. Muchas gracias por este post que me hacía falta reírme ;)
    Lo del papel del culo ha sido lo más ajajajaja.
    Mira que me habrán pasado cosas de estas, y encima yo las recuerdo tiempo después avergonzada, pero justo ahora no me acuerdo de ninguna muy gorda. Solo me viene a la cabeza cuando estuve en Irlanda hace unos 7 años y le pedí a mi madre de allí el “body milk” y se me quedó mirando con cara muy rara xD.

    Besos ;)

  7. Pink or

    Yo he tenido muchos “mátamecamión” porque soy muy patosa y siempre me estoy cayendo pero recuerdo uno buenisimo. Mi novio había aparcado su coche justo antes de una esquina en la que los coche podían girar a la derecha, y cuando salimos del coche nos paramos a hablar justo al lado, en eso otro coche gira y le haceun rascón al coche de mi novio. Y yo que pensaba que se iba sin mirar quéhabía pasado me pongo a correr para decirle que parara con la mala suerte de que resbalé y me pegué un guarrazo tremendo. AL final el rascón fue lo de menos. jajajaja.

    Para mi no hay cosa peor que hacer el ridículo de esta forma. No sé reirme de mi misma.:S

    besitos
    http://www.pinkorviolet.com

  8. Anonymous

    Nunca te comento, pero es que soy experta de los mátamecamión jajaja
    El favorito de mis amigas fue cuando estabamos de vacaciones en Barcelona con 18 años, y yo, miope, iba sin gafas pero le quería preguntar a alguien por la parada de metro más cercana. Así que vi a un hombre y me acerqué para preguntarle, mientras mis amigas me gritaban que parara, y yo no les hice caso. El buen hombre me indicó el camino mientras mis amigas huían, cuando por fin hablé con ellas, me dijeron que el señor iba con los pantalones desabrochados y sus genitales al aire. Ahora cuando no llevo gafas no hablo con nadie, ¡por si acaso! :D
    Un beso desde Santiago de Compostela

  9. Belli

    Buenísimo no, lo siguiente!!vaya, lo que no te pase a ti… yo he tenido unos cuantos “mátamecamión”, el mas típico estar en un restaurante ir al baño y ver a un tio haciendo sus necesidades,y es que me confundi y entre al que no era XD
    bss!

  10. Cristina

    ¡
    Yo soy enfermera y ser la reina de los ” matamécamion” en un hospital es como poner nata a las fresas ¡La montas!
    La ultima :
    Señora , cuando VEA que se está acabando el suero , apriete el timbre ¿Vale?MIRE este de AQUÍ.
    La señora con unas gafas negras de sol tipo Maria del Monte en el Rocío y un bastón tumbado con ella en la cama ….
    - señorita que soy ciegaaaaaaaa y si usted no lo vé , me parece que también .
    Reírse , reírse mucho y con la persona implicada es el antídoto .

  11. Anonymous

    Primera cita: El, muy alto, bien bello, bien atento.. yo, nerviosisima, con una mini y unos tacones altisisimos… caminando al restaurante, cruzamos la calle.. yo iba junto a El.. ibamos hablando, y de pronto volvio a ver hacia mi y se encontro hablando solo… tropece en media calle y quede despatarrada con las piernas abiertas, y los bloomers al aire… me ayudo a levantarme, me limpio las rodillas, me bajo la mini y me acompaño a la puerta del baño del restaurante… Tierra tragame, el calor de la congoja me llevaba asfixiada bajo el sueter de angora….Tiempo despues, cuando ya eramos novios, me dijo que lo que mas amaba de mi era mi risa.. y lo terriblemente despistada que soy…

  12. Patri

    El post sobre tu falda dentro de las medias fue el primero que leí, así que imagínate la idea que me pude llevar de t jajaja ¡¡Una tía que se gasta 200 euros por ponerse mal las medias!!

    Yo cuando tenía 16 años le pregunté a una familia inglesa con la que viví un mes ¿dónde podía encontrar un “tampón” en la habitación para cargar el móvil…? Hala.
    Y las que pude liar cuando estuve en Rusia también pudieron ser gordas, pero de esas ni siquiera me enteré xD

  13. Itsaso

    Ya era hora de que entrara un poco de aire fresco por la blogsfera!!! Gracias por haberme hecho reir, y reir tanto… Entre los COJONES y el papel para el culo….jajajajaja. Ahora mismo no recuerdo ningún mátamecamion, pero he de confesar que cuando peor lo paso es con los chistes que me cuesta pillarlos y toda mi familia se rie de mí porque dicen que soy muy cortita…jajajajaja Qué pasa! Una no puede ser perfecta!!! :D

    En serio Alena, gracias por este post tan divertidísimo!!!!

    Itsaso

  14. Anonymous

    Yo con mi novio llevo poco (todavía estamos en esa etapa de tontería adulcorada del “no,lo que tú quieras”, “no,lo que quieras tú”) y la verdad que con ninguna otra pareja antes me había pasado y ahora me muero de risa sólo de recordarlo jajaja de hecho es la típica anécdota anti seducción que si te la cuenta una amiga te partes pero que en el momento no hace tanta gracia cuando te pasa a ti….a mi se me escapo otro pedo pero en el mismosimo acto sexual!!! jajaja así que no tuve tiempo de inventarme excusas muerta de la verguenza y de irme a casa ( ni ganas la verdad que tampoco)….opte por quedarme callada como si aqui no hubiera pasado nada y él a pesar de que lo tuvo que oir y enterarse hizo lo mismo…jajaja a pesar de todo el orgasmo fue increíble como siempre y oye…una vez abierta la veda jajaj si me vuelve a pasar en otra ocasión ya no me dará tanta verguenza jajaja si es que,como dice el refrán….no hay mal que por bien no venga! :D

  15. El Baúl de los Caprichos

    Buenísimo y divertidísimo el post. A mi me viene en mente una primera cita con el que ahora es mi ex (no creo que la cosa fuera mal por lo que te voy a contar porque después de eso estuvimos aún juntos 2 años). Me llevó a comer a un restaurante en la costa asturiana bogavante y yo toda lista, con la pinza del bogavante a cortar la patita de tal modo que la patita salió disparada de la pinza y fue a caerle en su camisa que logicamente puse perdida. Madre mía que vergüenza!!! Momento mátamecamion total, después nos reimos muchísimo de la historia cuando me regaló un bogavante de peluche.
    Muy divertido tu post Alena, de verdad!

  16. rocio

    Lo que más me ha gustado del post es que es cierto eso de que tenemos que aprender a reirnos de nosotros mismos así como quitarle tanta importancia al qué dirán.
    A mí como momento matamecamión, recuerdo que también me pasó lo de la falda por las medias, pero fue en el instituto con unos 15 años!!!!!! lo peor!!!!!

    Besos

  17. Elisabeth

    momentazos para el recuerdo… yo la verdad no recuerdo casi ninguno, tal vez por eso de que el cerebro “borra” los momentos traumáticos…;)
    Si recuerdo una caída y arrasrte de posaderas por las escaleras del patio en el justo minuto en el que tOOOOdo el instituto estaba allí para verme, rodar con mis skinny jeans y mis tacones… toda una reputación desmoronándose… a partir de entonces ya no era la tiabuena estirada, era la chica del traspiés… y molaba mucho mas.
    love ya lots rusi

  18. Mme. Noémie

    Jajajaja Alena, leí tu post ayer y desde entonces venía dándole vueltas a mis momentos “mátame camión” pero no recordaba ninguno y hoy he recordado dos.
    Uno fue por el problema del lenguaje. Mi marido es árabe y un día en su casa en un almuerzo(yo que estoy aprendiendo a hablar árabe)le pedí a su hermana el pan… la palabra pan y la palabra amor se parecen mucho sólo cambia una letra y la pronunciación es parecidísima. Todos comenzaron a reirse y su hermana me giñaba el ojo porque le había dicho: “Amina, dame amor”!! jjajajajajaj

    El otro fue hace poco. Iba con una amiga y no aguantaba las ganas de hacer pis. Entré corriendo en un Mc Donald's (al que hacía mil que no iba) y al entrar al baño fui corriendo hacia los cubiculos donde están los retretes. Hice pis y al salir, me encuentro con un tio haciendo pis en los urinarios de pared de los hombres!!! Y es que me había metido en el baño de los hombres porque en ese restaurante habían hecho reformas y ahora estaban cambiados los baños!! Casi me muero de la vergüenza delante de ese pobre hombre que se tapaba el pito sin saber que pasaba!! jajajajaja Luego mi amiga y yo nos partimos de risa cuando se lo conté!!

  19. Ronronia Adramelek

    Yo recuerdo la cara que me pusieron en una casa rural francesa cenando cuando dije que estaba un poco constipée. En francés constipé es ¡estreñido! y, claro, me miraron con esa cara inconfundible de “gracias por compartir esa información con nosotros pero no necesitamos saber detalles tan íntimos, de verdad que no”.

    Y, bueno, las meteduras de pata que uno comete cuando habla un idioma que no es el suyo no creo que sean tan vergonzantes. Cualquiera que haya tratado de hacerlo entiende que esos fallos son comprensibles y aunque a veces el resultado sea cómico, jamás es ridículo.

    Y otras veces llega alguien extranjero, como mi amiga inglesa, y acuña un término tan apasionante como “el Puente de la Inmaculación”, mezclando los dos festivos, que ya no puedes volver a llamarlo de otra manera que no sea esa.

  20. Ronronia Adramelek

    Por cierto que debo de ser una impresentable. Acabo de leer el comentario de Mme. Noêmie cuando se metió en el aseo de caballeros y yo tengo que confesar aquí que lo hago por costumbre en los actos multitudinarios. Mea culpa, nunca mejor dicho. Vas a un pabellón de deportes a ver, por ejemplo, el Circo del Sol y en el intermedio, cuando por fin puedes salir al pasillo y estás enfrente del baño, hay una cola de 200 chicas mientras que el baño de tíos está libre. ¿Qué haces? Correr al de hombres, naturalmente. El truco está en entrar mirando al suelo mientras pides perdón: “Ya me disculparéis, chicos, pero es que no podía más”.

    No me miréis así que la última vez cuando yo salí del baño de hombres ya había una cola larga en la puerta del mismo… ¡de mujeres!.

  21. maria

    en un cmpleaños mis amigas me regalaron una bolas chinas, y por supuesto no dejaban de asediarme que cuando las probara, les contara mi experiencia.
    Una de mis amigas era tambien compañera de trabajo y una tarde en la oficina hice una llamada a mi hermana mayor, para pedirla un favor,por esas cosas del destino,no colge bien el telefono y como Anita y yo teniamos una tarde de viernes super tranquila, ella me volvio a preguntar que si ya habia probado las susodichas bolas chinas, yo que ya habia experimentado el regalo, le conte todas las sensaciones, que habia sentido ,con todo lujo de detalles….imginais ya que todo le quedo grabado a mi hermana en un mensaje.Me quise morir cuando al dia siguiente me dijo con toda la coña del mundo,hermanita que bien te lo pasas con tu nuevo jugete. fue mi gran TRAGAME TIERRA =MATAMECAMION. Y le pedi que borrara el mensaje pues la jodia aun lo tenia para descojonarse aún mas

  22. erre_ele

    Como me he reído!! Yo soy de las de matamecamion diario. Lo dl pedo me ha recordado a una vez que estando en un bar me entraron ganas de hacer lo que no es pipi , y pedí a un amigo q me llevara a casa, porque no me gusta entrar en los servicios públicos. Cuando dije en el bar que me iva a casa todo el mundo se quiso despedir, y yo aguantando para no hacermelo encima. Al salir a la calle estaba lloviendo y mi amigo y yo salimos corriendo, entonces yo me cague, Literalmente, tendrias que ver la cara de mi amigo, que luego me llevó a casa en su coche de rodillas sobre el sillón porque no me podía sentar, ahora cada vez que nos vemos lo recordamos y nos reímos muuucho. Salu2

  23. Sofía

    Espera, espera que me seque las lágrimas y que me recomponga de tanto reir. MátameCamión? ¿De esos que miras para todos los lados a ver si alguien te ha visto? ¿De esos que esperas que el ruido ambiental impida que llegue a oídos ajenos? Podría contar cientos de ellos pero hay uno que me lo recuerdan todos los días; te cuento: India, pueblo perdido de la mano de Shivá, zanja llena de lodo y mierda de vaca, grupo de coleguis indios, mi maridito y yo. Saltan todos (a duras penas consiguen llegar a la otra orilla) ¡No saltes!¡Tira por el otro lado! -gritaban cuando yo ya estaba en lo más alto del salto-. Mi cámara de fotos y mi bolso-bandolera-viajero lioteados entre las patas y Sofía enfangada de mierda de vaca soportando las carcajadas y sus malditos dedos apuntándome.

  24. Pipah

    En mis primeros meses en Londres, acompañé a una amiga a comprarse sabanas a uno de los centro comerciales más pijoteros de la ciudad. Ella no sabia hablar inglés, así que me tocó ir a mí a hablar con el dependiente. Mi pronunciación de ciertas palabras en el idioma pues como que eran muy malas… aun así yo toda decidida fui a decirle al chico que mi amiga necesitaba unas sabanas y que donde podia encontrarlas. Sabanas en inglés es sheets y según como se pronuncie suena como shit, que es mierda. ¿Y como lo pronuncié? Como shit en lugar de sheet. El chico se descojonaba, yo no entendía nada y me tuvo que explicar la diferencia y me enseñó a pronunciar sheets. Nunca más la he dicho mal XD

  25. AnaAna

    Sí, la verdad es que todos tendríamos que relajarnos más. Todo el mundo hace cagadas de vez en cuando y nadie es perfecto, así que qué mejor que reírse un poco de estos pequeños incidentes.

    Y no tiene nada que ver con el tema, pero me he fijado en que más de una vez has escrito “me recuerdo” (p.ej: Aun me recuerdo la cara blanca de la pobre señora). Lo correcto es decir “me acuerdo” o “recuerdo”. “Me recuerdo” es una redundancia y es incorrecto. Y ya que estamos, en esta frase concreta, la palabra “aun” lleva tilde, siempre que su significado sea equivalente a “todavía” tiene que llevar tilde.

    Te lo digo para que puedas mejorar todavía más, que la verdad tiene mucho mérito que escribas en español como lo haces. ;)

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >