Modi y Jeanne
Estilo de vida

Modi y Jeanne. Los amantes de Montparnasse

¿Por qué permitimos relaciones que nos dañan y destruyen, y peor aún, saber que somos los artífices de este dolor y a pesar de todo permanecemos y alimentamos esta relación perjudicial?

Amedeo Modigliani (1884 -1920) fue un pintor y escultor italiano, perteneciente a la denominada Escuela de París. En 1917 conoce a Jeanne Hébuterne (1898 – 1920), pintora que sería su mujer y musa.

Modigliani, o Modi, como le llamaban sus amigos vivió el París de inicios de 1900 rodeado de los grandes: Picasso, Diego Rivera, Brâncuşi, Juan Gris… Hasta aquel momento su arte se basaba en el procedimiento de manchas, pero luego fue influido por Toulouse-Lautrec, por Picasso, y posteriormente, por Cézanne. En 1909 conoció a Brâncuşi y por algún tiempo se consagró casi exclusivamente en la escultura, ejecutando figuras simplificadas de traza primitiva.

De Montmartre, se trasladó a Montparnasse, donde vivió miserablemente abusando del alcohol y de la droga. En 1917, gracias a la escultora ucraniana Chana Orloff conoce a Jeanne Hébuterne, y se enamoran al instante. Ella se convertirá en su musa y tema principal de sus obras.

Debido a su delicada salud, en otoño de 1918 se ve obligado a trasladarse cerca del mar y se van juntos a Niza, rompiendo definitivamente los lazos con la familia Hébuterne y los ingresos que de ella Jeanne percibía.

El 29 de noviembre de1918,  Jeanne trajo al mundo a un niña, a la que llamarían con su mismo nombre. La pequeña fue entregada al nacer a una institución, para asegurarle unos cuidados que sus padres no podían darle. Permaneció allí hasta la muerte de Hébuterne. Su hermana la acogería y criaría posteriormente.

El delicado estado de salud de Modigliani se agravaría hasta morir finalmente de meningitis tuberculosa, a los 32 años de edad, el 24 de enero de 1920. Esa misma madrugada, cuando la familia Hébuterne discutía sobre el futuro de Jeanne y su hija, ésta, embarazada de nueve meses, saltó por la ventana del quinto piso de su antigua habitación en el apartamento de sus padres.

El 27 de enero Modigliani fue enterrado en el cementerio de Père-Lachaise con un cortejo fúnebre formado por toda la comunidad de artistas por las calles de París. Jeanne, en cambio, fue enterrada en secreto por sus padres en el cementerio de Bagneux.

Diez años tardaría Emannuele Modigliani, el hermano mayor del pintor, en convencer a la familia Hébuterne para trasladar los restos de Jeanne a una tumba junto a la de Amedeo. Desde 1930 reposan juntos, bajo el epitafio: “Compañera devota hasta el sacrificio extremo”.

La pintura de Modigliani responde a este destino doloroso: se limita a la figura humana, una individualidad muy marcada y con una expresión nostálgica. El artista no encontró un estilo definitivo hasta 1915, a partir de entonces comenzaría a crear masivamente. Sus modelos son muy variados: hombres, mujeres, niños, distintos rangos sociales, reflejando con una gran naturalidad la esencia de los modelos, su alma. El decía, “Cuando conozca tu alma, pintaré tus ojos”

Ni siquiera el gran amor que se profesaban conseguiría alejar a Modi del alcohol y sus adicciones, que acabarían con su vida, arrastrando con él a Jeanne, de tan solo 22 años, y el hijo de ambos que esperaba.

¿Qué clase de locura de amor lleva a anular y destruir la vida de la persona amada? ¿Por qué permitimos relaciones que nos dañan y destruyen, y peor aún, saber que somos los artífices de este dolor y a pesar de todo permanecemos y alimentamos esta relación perjudicial?

Sobre su vida hay al menos dos filmes, “Montparnasse 19″ (1958) de Jacques Becker, con una magnífica interpretación de Gérard Philipe, mas centrada en la tormentosa creatividad del artista y “Modigliani” (2004) con Andy García como Amedeo que refleja mas crudamente la tragedia final del artista.

“¿Sabes qué es el amor? ¿El amor auténtico? ¿Has amado tan intensamente que te has condenado al infierno para siempre? Yo, sí….”

Y sobre todo, una obra escrita “Modigliani, hombre y mito”, escrita por Jeanne Modigliani Hébuterne.

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Arte  Cine  Documental  

9 comentarios

COMPARTIR


ElisabethPor
Elisabeth

ÚLTIMOS POSTS

“¿Qué clase de locura de amor lleva a anular y destruir la vida de la persona amada?”

9 COMENTARIOS

  1. EspoirEspoir

    No creo en esa clase de “intensidad”. La historia de Modigliani y Jeanne me parece simplemente triste y sórdida y en absoluto deseable y de hecho me pone los pelos de punta y suspiro por ser estar ya en mi agostada madurez y no haber caído nunca en en las redes de esos amores que matan. Eso no quita que las mujeres que él pintó sean desde siempre mis cuadros favoritos del mundo mundial y que La Rousse, un retrato de Jeanne, me lleve acompañando en todas mis mudanzas desde los 17 años. Cada uno tiene los talentos que tiene, y quizá el único que tenía él era el saber mirar a las mujeres al fondo de su ser sexual y retratarlas como nunca antes. Eso ya le convierte en alguien válido y admirable. Era también un hombre muy guapo. Una vida truncada por las adicciones, algo de lo que no se es culpable porque no se escoge.

  2. Infinito SiempreInfinito Siempre

    Yo sí creo que hay amores que matan. Y que nunca mueren. Tal y como dice Sabina.
    Es una opinión personal basada en mi experiencia particular. Pero de todos modos no siento que por el hecho de que un amor pueda matar tu debas saltar al vacío tras ese amor. Sería injusto para la grandeza de ese amor… Aniquilarlo de tal forma que deje de existir, por tanto no habría servido absolutamente para nada encontrar a ese ser humano que te ha llevado al más puro amor.

    Sórdido y triste dejémoslo a parte.

  3. ElisabethElisabeth Autor

    Yo creo en esos amores, que existen, que merece la pena vivirlos a pesar de las cicatrices, y también que son nocivos y dañinos pero intensos y únicos a la vez. Yo, a pesar de todo, no me los perdería por nada del mundo.

    1. Avatar de SkiterSkiterioSkiterSkiterio

      Estoy de acuerdo. Yo tampoco…aunque paradógicamente si sales vivo de uno de ellos, generalmente tiendes a huir de ellos…y paradoja del paradojamente…vuelves a caer. Al menos según mi experiencia, hasta hora nunca “devota hasta el sacrificio extremo”.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >