ser-modelo
Sociedad

Modelos, ¿seres de otro planeta?

Beth me explicó que cuando todo pasa tan rápido y tan lejos, es muy difícil ser feliz, a no ser que seas un asteroide.

Como podemos ver en las portadas de los periódicos, el machismo sigue siendo tendencia.

Sin embargo, la huella del cromañón llega mucho más lejos, y de maneras más sutiles, o menos visibles, que en el caso del mass media, también conocido como “más mierda”.

Me refiero a frases cotidianas que tenemos como muy asimiladas, del estilo:

- Vigila, es una mujer al volante.

O:

- Guapa, los bombones al sol se derriten.

Vamos a ver. Basta ya, ¿no? En serio. Hay que parar esta cosa de la misoginia social, pronto. Es como un asteroide gigante que se acerca a la Tierra y va a estallar, nosotros somos Bruce Willis y tenemos que hacerlo explotar, o acabará con nosotras, chicas.

Es lo que hablaba el otro día en una cena con mi amiga Beth. Ella se dedica a ser modelo a tiempo parcial, básicamente para sobrevivir, porque además de posar también es fotógrafa paisajista, escribe y hace mil cosas que no le dan de comer (esto no es nuevo, ¿no?).

Beth me contaba que trabajando como modelo está harta de escuchar comentarios machistas, encontrarse en situaciones de acoso laboral muy bestia, y de ser víctima de piropos de camionero cuando camina por la calle. Esto cansa, nos lo podemos imaginar todas. Si nos cansa a las tías “normales”, entre comillas (no os metáis conmigo por la expresión, que nos conocemos), pues imaginad a las chicas espectaculares.

Ella se había llegado a plantear caminar por la calle con una bolsa de basura encima, como la mujer del Callejeros de las vecinas de Valencia, pero claro, eso habría llamado aún más la atención de la gente, especialmente de los basureros y de los periodistas.

Durante la cena con ella, yo misma caí en el error del cliché cuando, a la hora de pedir, le pregunté, muy torpemente:

- ¿Es demasiada comida para ti?

Beth me miró con cara de WTF.

- Whaaat?

- I mean, is it too much food for a model? (…) Sorry for the question, now I realised how stupid it was.

La estaba tratando como alguien que no quiere poner demasiada comida a su gato capado. Estúpida por completo, cromañona total. Ella no se lo tomó mal, y me explicó que la mayoría de modelos comen, normalmente, sin abusar, lo que pasa es que tienen metabolismos rápidos, constituciones delgadas, a veces incluso leptosomáticas, es decir, que deben comer un poco más de la cuenta para no quedarse demasiado en los huesos.

Por supuesto también hay otras modelos que no comen apenas, o que tienen problemas para mantenerse en la talla 36, pero ese tipo de perfil no suele aguantar mucho en el mundo de la moda, porque acaban petando por algún lado. Petando, metafóricamente, no por sobrepeso.

En todo caso, el problema no es suyo, sino de la industria de la moda, pero eso es algo de locos, no entraremos a debatir sobre eso ahora. Beth me recalcó que “it’s crazy” muchas veces. Yo me acordé del artículo de Cara Delevingne que había leído hace unos meses, donde despotricaba del mundo de la moda por los complejos que genera y lo fríos que son los trabajadores del sector. Por eso, Cara dimitió, hace unos días, cuando ya estaba forrada, diciendo que ella “lost sight of what it meant to be happy”.

- What do you think about this issue?

- Well…

Beth me explicó que cuando todo pasa tan rápido y tan lejos, es muy difícil ser feliz, a no ser que seas un asteroide. Voy a traducir lo que me dijo al español, sin subtítulos:

- Es un mundo, donde hacer amigas es muy difícil, porque la mayoría de modelos, como siempre están viajando, se vuelven un poco superficiales, al menos de cara “a la gente”, no con sus amigos de toda la vida o sus novios, claro. Muchas modelos lloran, solas, en la cama de su hotel por las noches. Eso les pasa a muchas chicas. Yo prefiero leer, pintar, dibujar o hago fotos como esta.

Me enseñó una foto que tenía en su Instragram (qué raro, pensaba yo, que una modelo no tenga un Instagram con fotos suyas todo el tiempo). Era una foto de una nave industrial perdida en mitad de algún lugar de California, con una palmera al lado, estaba totalmente pixelada. Era muy guay, de lo mejor que he visto en mucho tiempo en Instagram. Le di un like y un follow, luego le pregunté más cosas.

- Pero pueden acostarse con quien quieran, si lo que les entristece es dormir solas, ¿por qué no buscan compañía?

- Imagina encariñarte de alguien, y tener que irte al día siguiente a otro país. Es peor. A veces, la soledad es la opción fácil. Yo hace tiempo me puse por norma no dormir nunca con nadie, cuando estoy viajando, por mucho que me guste la persona.

- ¿Entonces no podré dormir contigo? (risas)

- No. (risas)

Fue una pregunta en broma, por supuesto. Ejem.

En aquel punto de la conversación, yo empezaba a entender que ser modelo no es todo lo divertido que podía parecer en mi imaginación: fiestas, drogas, sexo, rock&roll, gente guapa constantemente, el mejor sexo del mundo. Qué bajón.

Para que entendiera lo loco que es el mundo de la moda, me enseñó un ejemplo de las estrictas normas que tienen que seguir las modelos a la hora de posar. Un retweet de la lista que hizo Kanye West en una performance para Yeezy el pasado mes:

Normas de modelos

Yo me partía de risa con esta chica. La lista de Kanye me hizo mucha gracia. Visto esto, entendí por qué estas chicas cobran el pastón que cobran por estar ahí posando, aguantando lo que le dicen los locos que les dan órdenes. Se lo merecen.

- Pero algunos fotógrafos son cool.

- Claro, me imagino. No todos son retrasados mentales que intentan penetrar a sus modelos. Gracias a Dior.

Ella se reía de mi sentido del humor. Pensé que esa noche se iría a dormir un poco más contenta que otras noches en las que tenía que compartir habitación con doce modelos aburridas. Eso tiene que ser muy duro.

Mientras caminábamos hacia su piso, hablamos de lo fácil que es ser robado por la noche en esa zona de Barcelona. Fue un milagro llegar a su portal con los bolsos aún puestos.

- Goodbye, it was very nice to meet you.

- Same here.

Cuando nos despedimos, con un beso, pensé en la estúpida norma que Beth se había impuesto sobre no dormir con nadie. Pero al día siguiente, me alegré de que algunas personas como ella pongan barreras a un polvo de una noche que puede dejar tarado a más de uno, y que luego no conduce a nada práctico en absoluto.

Porque, a ver, si todo lo hacen tan bien como posar, cantar, actuar y hacer fotos para Instagram, imaginad lo que puede ser acostarse con un modelo. Y llegados a este punto del post, vuelvo a pensar en asteroides explotando contra el planeta Tierra.

A la pregunta “¿seres de otro planeta?” pues deberíamos decir que no. Seamos consecuentes, pues. No les critiquemos. No es tan divertido ser modelo como parece.

¿Estáis conmigo?

¿TE GUSTA?  

+6 -4

0 comentarios

COMPARTIR


MartínovaPor
Martínova

ÚLTIMOS POSTS

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >