mi propio dolor ajeno
Relaciones

Mi propio dolor ajeno

Yo, a falta de talento musical (porque de mis medidas no pienso hablar hasta que no empiece a perder lectores), fui bendecido con el don de llegar a la caja del Carrefour llevando el dinero justo para mi compra, sin haber mirado previamente el precio de los artículos que voy a pagar.

Todos nacemos con algún don. Algunos incluso con dos. Puedes ser tan afortunado como Amadeus Mozart y además de ser un gran músico ser también un gran compositor; o bien puedes tener la suerte de nacer con un único don pero muy grande, como le sucedió a Rocco Siffredi.

Lo importante no es el número de dones que poseas, sino las aplicaciones comerciales que puedas darles.

Yo, a falta de talento musical (porque de mis medidas no pienso hablar hasta que no empiece a perder lectores), fui bendecido con el don de llegar a la caja del Carrefour llevando el dinero justo para mi compra, sin haber mirado previamente el precio de los artículos que voy  a pagar. Parece poco cosa, pero yo ya me siento especial.

Mi queridísma hermana juega en otra liga. Lo suyo, más que un don, es casi casi un poder sobrenatural. Veréis. Ella solita es capaz de atraer, sin el más mínimo esfuerzo, al gilipollas más tóxico que haya a 100 kilómetros a la redonda.  Y os aseguro que no es amor de hermano sobreprotector. Si además de gilipollas y tóxicos fueran asesinos en serie, mi hermana estaría forradísima gracias a sus colaboraciones con la policía forense. No sé cómo lo hace. Pero cuando te convences de que después de su último novio no vas a poder conocer a un tío más mierder, llega el siguiente y te lleva en business class a Mierderland.

Puede sonar gracioso, pero para mí no lo es. El sufrimiento sucks! Nadie debería aceptar el dolor como una forma de amor, ni aunque quien te lo inflija se llame Christian Grey. Pero si el amor duele cuando es propio, cuando el propio dolor viene de lo ajeno se convierte en un auténtico padecimiento. Porque uno juega con un cuchillo y se corta, y sangra, y antes o después decide curarse la herida en función del umbral del dolor que ya conoce. Pero si tu hermana se corta, y te viene llorando pidiendo una tirita, y se la pones, y luego ves como va y se la quita, y se pone a jugar con el mismo cuchillo, y tú le preguntas sarcásticamente que si quiere cortarse otra vez, y ella todavía sangrando te contesta que le gusta ese cuchillo precisamente porque corta, y que no me preocupe que casi lo domina, y tú piensas pero será tonta la niñata esta con lo mona que es y lo que ha luchado su familia por darle una educación,  y te dices a tí mismo que casi mejor se quede con el cuchillo ese porque lo siguiente va a ser un machete, y…Ay. En fin.

Hace muy poco, unas vacaciones de entretiempo me devolvieron al punto geográfico en el que viví una historia que me hizo sufrir mucho. No voy a mentir. Me moría de ganas de quedar con él. No para retomar nada, sólo por comprobar si seguía tan guapo como cuando me fui. Quizás podíamos tomar un café. Ya que estamos un polvo también. Pero no. No lo hice. De repente me vinieron a la cabeza, más que mis malos recuerdos,  todos aquellos buenos consejos de los que sufrieron por mí cuando vieron que yo sufría. Y aunque en ese preciso momento no me habrían visto repetir un capítulo porno de aquella historia, de alguna manera me sentía en deuda con ellos. Podía defraudarme a mí mismo, pero a los que me escucharon, me ayudaron, a los que siguen a mi lado, no podía hacerles eso.

Así que, hermanita querida, esto es un consejo del Centro de Estudios de Seguridad Emocional: antes de empezar una relación con un imbécil al que no quieren ni en su casa, y ya no te digo volver con él, sé consciente de los daños colaterales que puedes provocar.

Por ti, por mí, por todos. Ante los tíos mierder:

PONLE FRENO.

¿TE GUSTA?  

+5 -0

Drama  Relaciones  

13 comentarios

COMPARTIR


NadaramaPor
Nadarama

ÚLTIMOS POSTS

“Nadie debería aceptar el dolor como una forma de amor, ni aunque quien te lo inflija se llame Christian Grey.”

13 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Me siento muy reflejada porque tengo un amigo que es precisamente así. Sufre mucho y yo lo paso muy mal al verle así pero en vez de aprender, a la siguiente lo que hace es tropezar, no ya con otra piedra sino con otra boñiga gorda. No sé por qué hay gente que parece engancharse más al mal trato y al sufrimiento que a las personas que van derechas y con ganas de mimarlos, pero es algo muy triste también para quienes les rodean.

    Los “con hijos” se quejan de muchas cosas pero hay una de la que no se si se quejan lo suficiente y yo creo que lo llevaría fatal: el tener que apartarse respetuosamente a ver como tus hijos se pegan un trompazo de proporciones épicas sin hacer nada para evitarlo. Qué duro debe de ser eso, madres.

  2. EspoirEspoir

    Me ha encantado el párrafo del cuchillo y el machete. Me gusta tu reflexión: intentar no hacerte daño para evitar dolor a los que te quieren demuestra que a veces lo que piensan los demás es útil, y e importa y mucho. Yo entendí muy bien el sufrimiento de mi madre cuando se despertaba a las seis y no estábamos en casa cuando me tocó cubrie como periodista el crimen de una chiquilla que nunca volvió de la discoteca por culpa de haberse cruzado con un hijodeputa que la mató para que no le denunciara por violación. La verdad es que lo piensas y dan ganas de cosértelo, sí…

  3. monsieur le sixmonsieur le six

    Hace poco he vivido algo parecido con una familiar. La verdad es que es muy triste, sobretodo por la impotencia que sientes, al ver que si no haces nada la dejas sola, pero que si haces algo, parece que, de alguna manera te metas donde no te llaman.

    Un amigo mío me dijo hace años una frase que se aplica muy bien en esto, y que siempre menciono: no sé quién es más tonto, si el tonto o el que sigue al tonto. Así que cuando veo a alguna de estas personas, intento aconsejarla de manera moderada y sin ánimo de forzarla, y a partir de ahí que haga lo que quiera. Si quiere seguir como hasta entonces, ella se lo ha buscado.

    1. NadaramaNadarama Autor

      Además parece que si te muestras contrario a esa relación entre tontos, lo que provocas es que uno de los tontos intente convencerte de que el otro tonto no es tan tonto como tú crees, y en lugar de romper la pareja, acabas reforzándola.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >