Madurar-es-reemplazar-venganza
Relaciones

Madurar es reemplazar venganza por tristeza

Era un chico malo, lleno de tatuajes y un montón de adicciones que me parecían sexys, a pesar de que yo era más sana que un melocotón orgánico.

La gente que tiene más de 30 años y dice nunca haber sido abandonada ni rechazada por nadie, no me cae bien. Tengo una enorme desconfianza hacia los supuestamente afortunados y buenrolleros. Te dicen eso de “a mí nunca me ha dejado nadie, siempre he sido yo el que dio el primer paso”, y me imagino al típico gilipollas que no sabe lo que quiere y va por el mundo  perdonando vidas.

Todas las personas, normales y corrientes, han sido rechazadas por alguien. No hace falta que sea en plan dramático de “ya no te quiero más a pesar de que estemos a dos días de la boda”. El mero hecho de que alguien te gusta más de lo que le gustas tú a él y, tarde o temprano, optas por abandonar una relación que jamás había empezado para no hacerte más daño a ti mismo, es un pequeño rechazo o desilusión. Llámalo como quieras. Y los que nunca habían vivido algo por el estilo, me caen mal. Porque una de dos: o son unos cobardes que se echaron a correr antes de que las cosas sucediesen, o mienten. Y, probablemente, mienten.

En el momento en el que decides que alguien te gusta (a pesar de que esté muy lejos del hombre o la mujer de tus sueños o de que tenga cuatro mil defectos), te vuelves vulnerable. En la mayoría de los casos la intensidad de la atracción no es la misma. Y, lo más jodido, es que en algunas de las ocasiones resulta ser el típico “right person wrong time or wrong person right time”. O sea, el momento en el que os encontráis no es igual de perfecto para los dos.

Yo soy una fiel defensora de la teoría de las excusas baratas: “nos hemos encontrado en un mal momento”es una gilipollez máxima, digna de pena de muerte. Como ya lo había hablado en el post anterior, la única explicación de la frase es “No me gustas de la misma manera que te gusto yo a ti”. No hay más. Porque cuando te enamoras de alguien, te dan igual los momentos: lo vives y punto. Pero, cuando hablo de “momento incorrecto”, me refiero a que puede que ésta persona se dará cuenta de que le interesas. Pero tarde.

Me hace gracia lo mucho que nos encanta pensar en la venganza. Me acuerdo de como hace un tiempo me ilusioné por puro capricho de sentirme ilusionada, sin haber averiguado muy bien si la persona era LA persona, con un hombre muy atractivo. Decidí que sí lo era y que si disfruto tanto del momento de pasión máxima, puedo intentar de prolongarlo. Al fin y al cabo: nada es para siempre y tarde o temprano todo se acaba. Así que…¿para qué me sirve cargarme la cabeza HOY de lo que va a pasar MAÑANA? Es curioso, como este principio es válido sólo y unicamente para empezar. En cuanto la cosa se acaba, la venganza con la cara de tu mejor amiga, tan sólo te hace pensar en MAÑANA: en cómo vendrá a por ti y lo rechazarás. Para que sepa lo mucho que te había dolido. Y ahí es cuando te viene la amiga del turno y te dice: “tranquila, nena, ya vendrá. Y será tarde. Se arrastrará por ti y el tren ya se había ido. Por gilipollas”. Y tú piensas: “oh, sí.” Y te lo imaginas allí, aplastado bajo tu taconazo de 12, y te mueres de la satisfacción. Por desgracia, no te das cuenta de que no te sirve para nada. ¿Qué importancia tiene que alguien vuelva cuando ya no sientes nada?

A mí antes me pasaba mucho. Y cuando digo “antes”, me refiero a muchos años atrás. Mi cabeza, repleta de idioteces, también construía unas estrategias llenas de venganzas imaginarias y cuerpos aplastados. Era capaz de sentir un auténtico orgasmo cuando me encontraba con el objeto de mis sufrimientos, suplicándome “intentarlo una vez más”.

Desde que cumplí los 18 años ya no me pasa. Mi venganza se agotó por culpa gracias al morenazo-chulazo de la discoteca donde iba a lucir mis 90-60-90 de aquel entonces (¡qué recuerdos!), y el maldito me enamoró perdidamente. Era un chico malo, lleno de tatuajes y un montón de adicciones que me parecían sexys, a pesar de que yo era más sana que un melocotón orgánico. Le entregué mi cuerpo y mi alma, y en dos días le “contemplaba” abrazando a una belleza con unas tetas enormes y unas proporciones más escandalosas que las mías. También inventé que “la nueva” era bastante tonta. Así me sentía un poco menos herida.

Sin embargo, la única motivación que tuve en aquel entonces fue la de “ya volverá, maldito hijo de puta. Y será tarde.” La última parte de la frase se pronunciaba con un susurro venganzoso y un gesto dramático digno de telenovela venezolana.

El camarero tatuado volvió cuando más le picaban los huevos por falta de opciones. A estas alturas ya lo veo muy claro, pero en aquel entonces yo estaba convencida de que se había dado cuenta de lo fantástica y lo especial que era toda yo. Cuando le solté mi monólogo, ensayado y perfeccionado delante del espejo todas las puñeteras noches, mi corazón parecía un “tío vivo”. Le dibujé en el aire “V” de “Vendetta” con mi uña perfectamente pintada, y le dije: “Tarde, corazón, ya no me importas una mierda”. Me di vuelta en mi taconazo y me marché con una cara de satisfacción que me pesaba hasta a mí.

No me volvió a pasar nunca más. Maduré, supongo. Ahora ya no me sirven las excusas adolescentes, porque tampoco siento la rabia que retenía en aquel entonces. A mi edad tan sólo retengo líquidos. Y algo de tristeza. Y cómo cuesta drenarla, cómo cuesta…

Me sigue pasando, cada vez más, que me encuentro con la persona oportuna en un momento inoportuno (porque no le impresiono de la misma forma que él a mí) o, de lo contrario, conozco a un chico fantástico que no me hace sentir aquel “tilín” milagroso, hasta que pasan meses (incluso años) y me doy cuenta de que fui gilipollas. Sin embargo, si lo pienso un poco, he asumido que de gilipollas nada, sólo que todo es cuestión del maldito “feeling” que, por desgracia, no viene con las instrucciones. Señor Punset lo explica todo y muy bien, pero por mucho que sea evidente que tengo más posibilidades de sufrir un accidente de coche que de avión, sigo teniendo pánico a volar. Y mi padre es piloto, ¡mira por donde!

Así que el feeling , sumado a toooodo lo demás, me jode constantemente. Y, cuando el que me volvía loca hace unos meses, me manda un mensaje con algo tan supuestamente emocionante como “te echo de menos y deberíamos vernos”, la puta madurez no me deja ni siquiera disfrutarlo como Dios manda. Me cubre de una tristeza enorme. Y me quedo mirando el móvil, pensando: ¿cómo se sincronizan los sentimientos?

Pero lo que he aprendido con los años es que, forzando, las cosas no funcionan. Que las venganzas no son placenteras y, sobre todo, son completamente inútiles. Si decir “ya no me interesas” te provoca un orgasmo, relájate, deja tu puto orgullo e inténtalo, porque sigues enamorada. Pero si en vez de sentirte rabiosa, te encuentras melancólica, has vivido un buen momento con esta persona, a pesar de no haberte sentido correspondida al 100%. Quédate con este bonito recuerdo y sigue buscando la sincronización con alguien más. Y sobre todo, pasa la página.

Resulta que para pasar página tan sólo necesitas tener ganas de seguir leyendo. Y si éste alguien resulta ser LA persona, a pesar de que parezca que ya no sientes nada, te convencerá de que la novela vale la pena. Te obligará a volver al primer capítulo y es muy probable que, al releerlo, te darías cuenta de que tiene pinta de convertirse en tu libro de cabecera. O no.

¿Os pasa muy a menudo que no sincronizáis con alguien? ¿Qué sentís cuando una persona que os desilusionó, reaparece en vuestras vidas? ¿Alguna historia curiosa que compartir con los demás?

¿TE GUSTA?  

+12 -0

Perdonar  Rechazo  Venganza  

61 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“A mi edad tan sólo retengo líquidos. Y algo de tristeza.”

61 COMENTARIOS

  1. Hermanas Bolena

    Bufff…¿y cómo empiezo yo? porque podría pirarme con el regustito de leer tu post que por cierto, me ha encantado…pero coño, eres compi, da gusto recibir comentarios cuando te has currado una entrada/post/reflexión_llámalo x… así que intentaré aportar mi granito…

    Yo soy 0 orgullosa/rencorosa en mi vida normal, me lo dicen mis amigos, mi familia, mi novio… sin embargo, cuando he cortado/me han rechazado/no han sentido lo mismo, nunca he vuelto atrás, esa persona ha perdido el interés para mí ¡y sin venganzas lo juro!

    Aquí quiero matizar un dato IMPORTANTE: aunque cortes TÚ, si lo has hecho porque esa persona no te trataba como a ti te gustaría o no te ha dado lo que tu necesitabas, lo de menos, es que seas tú el que diga:FIN. Ahí ya has sido tú el rechazado, porque si esa persona sintiera lo mismo que tú habría procurado quererte/amarte/tratarte de la forma que tú necesitabas… No tiene ningún mérito chulearte en plan “le dejé, porque era un gilipollas, pero le dejé yo”. No bonita, te dejó él en actos y tú en palabras… ni más ni menos (es más, mejor sufrir las palabras que los actos…)

    Yo tuve un primer amor a los 12 años que estuvo en mi cabeza casi 5, pero entre medias, por querer guardar las formas y la compostura y no tirarme a sus brazos porque me consideraba muy pequeña, agarró y se lió con otra, en mi cara. Obvio, ningún tío te espera eternamente porque quieras ser casta y pura al menos, hasta los 15-16. Aquello me jodió tanto, que aunque en ese momento no me di cuenta, al paso de los años, cuando vino llorando con su cuento de la “espinita clavada” no me dolió ni lo más mínimo decirle bye bye julai… yo ya estaba en otra onda… no obstante, otro par de años después, tonteé de nuevo, me lié con él etc etc etc… pero chica, los años son medicina para el cerebro y al final te acabas dando cuenta de que da igual dónde estés a los 23, lo bonito es que a los 30 sabes casi al 100% “dónde quieres estar”…

    Mi primer amor es ahora un amigo, al que guardo un cariño inmenso, del que no me vengaría jamás… porque yo no sé almacenar rencores, aunque en otro capítulo tuyo (o mío) ya aprovecharé para despotricar sobre otro “susodicho” (no en plan venganza, sólo por soltar lastre…que a veces si no lo dices, aunque sea tu sola en casa, hablando en alto, parece que no has cerrado la puerta…)

    No voy a releer lo que he escrito porque a parte de cortazo, me da que no va a tener ni sentido.

    ¡Toma granito de arena!

    Un beso,

    Ana B.

  2. Chopstick girl

    El otro día hablaba yo en mi blog de aquella chica a la que le arrancaron una espinita en el corazón y murió desangrada por el vacío que le quedó en el pecho (http://www.sashimiblues.com/2012/07/una-espina-en-el-corazon.html)
    El amor tiene muchas formas. Si no podemos ser corresdondidos, nos amarramos a la venganza, el odio, el rencor. Cualquier cosa por sentir, por no apartar a esa persona de nosotros. La opción del vacío, de la nada, da vértigo.
    Sé muy bien en qué consiste la descordinación, el amor en líneas perpendiculares. La viví muchos años. Me superó. Nos superó.
    Un amor que fracasa, uno de verdad, es una manchita de luto en el corazón. Y lo es para los dos. Eso lo he aprendido hace poco.

  3. Eva Gv

    Yo creo que lo importante es ser sincero con uno mismo y vivir el momento, ya se esté solo o acompañado, siempre he pensado que si alguien me rechaza significa que no es ÉL y si algo se acaba, ya sea una relación de pareja u otras cosas, es porque algo mejor está esperando (por lo menos será diferente o nos ofrecerá otro tipo de aprendizaje) En fin, la vida es un viaje de ida… Hay que mirar hacia adelante, no pensar en las decisiones del pasado o en lo que hayamos dejado atrás. Lo que tenemos está aquí y ahora y lo que queremos dependerá de lo que estemos haciendo hoy. Besos!

  4. Anonymous

    Hace muy poco he pasado por la que espero La ultima inmadurez de este tipo… ya no me permito mas dramas… y la verdad cada vez me recupero antes de los disgustos de la sincronizacion de sentimientos… lo de preparar la venganza te ayuda,,, pero en el fondo sabes que no sirve para nada mas que para dejar al descubierto mas si cabe tus sentimientos,,, puesto que en el fondo sabes que quieres preparar la venganza para poder volver a verlo a ver si por un milagro de cualquier santo o santan –( cualqueira me vale ) el reacciona y puedes alargar un poco mas la pasion que habiais vivido, el alucinogeno que recorria tus venas, ese extais de vivir ese momento como si vivieras en el puto cielo, pero con todo lo mejor de la vida terrenal… y al final todo se pasa ( repito me quedo alucinada, cada vez antes , supongo que la recuperacion es directamente proporcional a la intensidad de lo vivido con el ) a mi me gusta quedar de puta madre, me gusta dejar huella y que piensen al cabo de un tiempo, cuando hagan memoria, joder esta tia era la ostia! y si claramente que no estaré, pero si alguno de ellos vuelve a aparecer no me cerrare puertas pues con todos he pasado experiencias maravillosas que me han ayudado a experimentar el amor de una forma apasinada y loca y me han aportado experiencias para poder madurar, cuando desaraperece, dejan de llamar, se mudan de pais o solo quieren una noche de sexo acompañado de una cena en el mejor restaurante de la ciudad… sinceramente creo que todos me tienen un gran cariño y respeto, siempre voy a corazon abierto, y a pesar de que me expongo demasiado (estoy en proceso de procurar que no me pase mas …, no se si lo conseguire … no prometo nada ) y luego me la juegan,,, sigo creyendo en el amor,,, puntual, corto, temporal… pero me gusta maquillarlo, me gusta pensar que es para siempre en ese momento que lo estas viviendo y me gusta dejar huella y poder mostrarme tal cual soy… ya aparecerá algun valiente que sepa mirar y no solo ver … adoro Intersexciones… Alena eres mi gurú… gracias !!

  5. Mª José Bernal

    Puufff pedazo post,me viene como anillo al dedo.A ver como lo cuento…Mi novio después de seis meses se da cuenta de que ,a pesar de ser la mujer que mejor le ha tratado,duda de si me quiere porque no siente lo mismo que cuando tenía 18 años y se enamoró por primera vez,lo cual es IMPOSIBLE.Esa relación duró 8 años, fue a distancia y su ex era una celosa patológica por lo que para no discutir siempre dejó de salir y hacer lo normal que hace la gente a esa edad.Decide que lo mejor es darnos un tiempo,pasar el verano cada uno por su lado y haciendo la vida con sus amigos y ya hablaríamos en septiembre (traducción:quiero pasarme el verano de mi vida viajando con mis amigos e intentando recuperar el tiempo perdido y hacer todo lo que no pude hacer con 18,19,20… años y no tener ni cargo de conciencia ni que dar explicaciones).Y ahora me surge una duda:si vuelve,cosa que yo dudo enormemente,qué hago?vuelvo con él,le hago sufrir un poquito aunque me muera de ganas de estar con él o simplemente hago que me demuestre que realmente quiere estar conmigo?Se aceptan consejos.Gracias por vuestra a tención y erdón por el tochazo que acabo de soltar =)

    1. INTERSEXCIONES

      “Le hago sufrir” es un mal comienzo. Creo, y es sólo una opinión, que tienes que hacer lo que sientes que quieres hacer sin dejar que te humillen. A pesar de que solemos decir que actuamos según el corazón significa que actuamos según un camino fácil, a pesar de saber de antemano que la persona no nos conviene en absoluto.

      Como bien digo en el post, si la persona es LA persona, “te convencerá de que la novela vale la pena. Te obligará a volver al primer capítulo y es muy probable que, al releerlo, te darías cuenta de que tiene pinta de convertirse en tu libro de cabecera”.

      Si no lo hace, no vale la pena.

    2. X

      ¿Que qué haces? Pues… bueno, cuando llega el momento uno hace lo que realmente quiere y de tus palabras lo que se intuye es que sí volverías con él. Sin embargo, tu “traducción” de sus planes es obvia para todo el que lo lea y, lo mejor, lo es hasta para ti que eres la interesada, por lo que tú misma sabrás si te conviene o no. Pero como digo, cuando te veas en ese momento de poco servirá los consejos que te hayan dado y lo que hayas planeado. Normalmente al menos.

      Pero, arf, no me aguanto las ganas de decir que pinta de acabar siendo tu marido y padre de tus hijos no tiene. Así que tú verás. xD

    3. Cristina

      ¿¿¿¿La mujer que mejor le ha tratadooooooo???
      M.Josë , mandale a la mierda por favor .
      Cuando te enamoras ,SI se siente lo mismo que a los 18 años , aunque tengas 78 .
      ¿Has pedido un consejo ,no?
      Se un poquejo inmadura y cuando venga de pasar sus vacaciones , que vea que te has ido .
      No como estrategia .
      Como supervivencia .
      Suerte

    4. Pedro Mangini

      … el mayor riesgo es estar tan pendiente de lo que a él le pase que pierdas de vista que en realidad para vos no esta atractivo, perfecto e imprescindible… además de haber pasado un hermoso verano sin poder disfrutarlo por la ansiedad y la preocupación por lo que el nostalgico de los 18 te propone. Ponete la energia encima tuyo… y a vivir que solo es un intenso ratito. ( el Che Webara)

  6. olga

    ufff…qué tema has traído a colación.Me gusta.Pues mira,yo tengo ya más años que matusalén,algo así como cuarenta y tantos y estoy casada por segunda vez.Mi marido(al que,para escándalo de muchos,le saco la nada desdeñable cantidad de 17 años,yo mayor,en este caso,para más escándalo todavía)me vió por primera vez y dice que se quedó pillado(físicamente tan sólo,no me había visto a menos de 3 metros y no sobre el cielo,precisamente).Por aquello de la edad,puse una barrera inmediata al primer intento por su parte de acercamiento y seguí durante algunos meses entregada a mi faceta mamá-pata abnegada que no tenía lugar en su vida para niñatos de tres al cuarto(me lo estaba perdiendo,sin duda alguna,pero los colegios de monjas dejan su huella).Poco después me lo topé de morros y me dejé seducir por una sonrisa absolutamente seductora y maravillosa.Caí cuan gilipollas perdida víctima de unos biceps estupendos.Después de cuatro coqueteos sanísimos,así,de repente,oído cocina que tiene una novia como una catedral.Decepción a mis 38,un niño de 21 me ha vacilado como una estúpida.Para no aburrirte más con mi historia,lo que pasó al final fué una boda hace 4 años y un hijo en común.Decidí no vengarme,decidí superar el ridículo más espantoso haciendo lo que había hecho siempre,ser mamá pata y la vida me devolvió la jugada pero esta vez gané yo.Feliz no,lo siguiente,pero tan sólo por un motivo:la sonrisa de él me sigue gustando tanto como la primera vez.Acumulo palos como catedrales,me han dejado y también he dejado yo,pero lo más importante es que he vivido.Un beso!

  7. ferclaro

    Pues contestando a tus preguntas… una persona que me desilusionó -Gabriela-, concretamente me puso un par de buenos cuernos… volvió. Pero volvió suficientemente tarde como para que yo diera la oportunidad de volver a liarnos. Y la verdad, estoy muy feliz de haberlo hecho porque me di cuenta que ya no estaba enamorado de ella, y así se vive más tranquilo.

    También he estado del otro lado, del lado del chulazo -aparezco aquí en tu blog como uno de los pocos varones heteros que te sigue encarnizadamente. No se si tiene algo que ver que sea de los pocos también que saben de moda más que la mayoría de mis “sincronizadas” – pero bueno la cosa es que también estoy del otro lado… y los hombres somos muy simples, sencillos, transparentes… si no funciona, no va a funcionar más tarde. Si te he chuleado antes, no te voy a dejar de chulear la segunda parte.
    Es decir, está bien no ser ORGULLOSO, pero lo que no se debe es ser TONTO. Y yo sigo manteniendo que los tios, si nos enamoramos, nos enamoramos a la primera. No a la segunda.

    A otra de mis sicronizadas, -Alicia, puede que la que más- le dediqué un blog en tumblr, exclusivamente para ella y para nosotros. Lo empecé en uno de esos descansos para reconquistar y desaprender lo que nos fallaba de un tiempo juntos a ese momento, y lo continué en nuestro final… uno de los post (la mayoría imágenes) escribe cosas muy similares a las que he leido hoy aquí…

    ” Es por eso que yo no he querido amor eterno, eso es imposible. Y si ha parecido que lo quería, era un error. Lo único que de verdad he querido era amor verdadero, algo tan verdadero que se convierte atemporal sin esfuerzo, que te permite soñar, desear, luchar contra los problemas, tener algo de verdad, para ti y para mi, para dos personas. Algo que es independiente de los momentos correctos o incorrectos. Si me hubieras tenido amor verdadero, te aseguro que no estaría ahora escribiendo, intentando comprender, por qué tu no te has quedado enamorada de mi o por que no he sido suficiente para enamorarte”

  8. Lady MissJo

    Yo soy muy dada a los dramatismos, pero en realidad creo que soy una retorcida de cuidado, en el momento en que me dejan tiro de mi repertorio de lloros, súplicas y/o fingimientos de desmayo, a veces la cosa ha salido bien y he conseguido alargar la relación unas semanas más (por pena hacia mi persona, soy consciente) pero cuando el melodrama no consigue los resultados obtenidos, entonces, una frialdad se apodera de mi ser y paso del drama a el “cómo osas dejarme si soy lo mejor que te ha pasado, te está pasando y te pasará en tu puñetera vida de muerto de hambre”, me doy media vuelta y mentalmente repaso posibles formas de suicidio… En realidad me doy cuenta que soy una chantajista emocional, una pobre loca que no soporta sentirse rechazada y que a raíz de esa ruptura, pasará años o meses -en el mejor de los casos-, planeando una venganza que nunca llegará a cabo.

  9. Espoir

    Yo tuve deseos de venganza con 12 o 13 años, cuando los niños de la escuela no me daban ni la hora. Con 20 y tantos, espeté a alguien “algún día vendrás a buscarme y yo ya no estaré” y me supo muy amargo. Me dio la razón de manera muy triste; alguna vez volvió, y fue más triste aún. A los 30 y tantos, efectivamente, yo también retengo sobre todo líquidos e intento compensar el aumento de peso con un alma liviana. Creo que cada persona que pasa por mi lado y me hace feliz es un paréntesis en mi soltería: por definición, algo transitorio. No digo que me agobie con la ruptura desde que cruzamos la primera mirada en un bar, pero asumo que todo, o casi todo, se acaba; o que acaba cambiando tanto que si no se acaba no es lo mismo. El cambio puede ser quizás incluso a mejor, pero en todo caso es el fin de algo y el principio de otra cosa diferente. Una vez te reconcilias con la idea de final estos dejan de ser importantes, pierden peso determinista, se convierten en una etapa más del trayecto.

    Quizá sí me importa saber qué ha sido de alguien que me dejó o a quién dejé, pero asumo que no es cosa mía. No me permito la penitencia autoimpuesta de la misma forma que de dejado de seguir regímenes; y desde hace un tiempo creo que el mundo está demasiado lleno de gente capaz de darte algo, o mucho, o poco pero muy bueno, como para para perder fuerzas diseñando planes que son simplemente autodestructivos.

    1. X

      Estoy de acuerdo. El amor, y por extensión las relaciones sentimentales (algunas de las cuales, además, ni siquiera incluyen lo primero), siempre se acaba. Cada vez que sale el famoso debate de si existe el amor para toda la vida me troncho. Ni siquiera tiene sentido que sea un debate famoso en sí, cuando su solución se me antoja tan sencilla (aunque en realidad, muchos famosos debates la tienen). Entiendo que a veces las personas puedan estar inmersas en una relación y queda feo, en esa etapa de tu vida, decir que no crees en el amor para toda la vida, por el riesgo de crear un problema o decepcionar o violentar de algún modo a tu pareja. Pero siendo realistas, todo el mundo ha estado enamorado un número n de veces, y ha dejado de estar enamorado un número n de veces (o n-1 si aún está enamorado del último). Es así de sencillo y de implacable. Las cifras no mienten. Otra cosa es cómo las interpretemos.

    2. Ronronia Adramelek

      El amor no siempre se acaba. A veces no se acaba ni con la muerte. ¿No habéis conocido nunca una pareja anciana que tras décadas juntos se quiera a rabiar? Yo sí. Será una pareja de cien, quizás, pero las hay. Afrentan al resto, que siguen juntos por miedo a la soledad, costumbre, necesidad económica, moral o tradición. Los afrentan con su amor largo pero no gastado .

      No trato con muchos viejos y con todo he conocido una pareja así . Seguid diciendo que el amor para siempre no existe que mientras tanto yo me lo voy currando. Si ellos pudieron…

    3. Espoir

      Supongo que haberlas haylas, Ronronia. Pero ni son la norma ni para mí mi máxima aspiración ni viven su vida en pareja como a los 18 años porque, y tú lo sabes porque eres de ciencias, un cuerpo humano no soporta durante muchos meses los fuegos artificiales hormonales del enamoramiento. Vamos, que es biológicamente imposible estar encoñado durante décadas. La palmas antes por infarto, fijo.

      Vale, voy a ser seria. Conozco gente que lleva junta felizmente vida y media, desde la adolescencia. Diría que incluso los envidio a nivel intelectual; por motivos obvios nunca sabré cómo evoluciona vital, sexualmente una relación así. Pero esos amores maduros han pasado por un montón de fases, un montón de principios y finales. No se habrán roto, pero hay cicatrices. No pasa nada, eso es señal de que la herida o la amputación necesaria han sanado.

      No quiero parecer cínica, pero creo que a los 80 años, si conservas a tu pareja es lógico que la ames; es lo único que queda de un mundo que seguramente ya no existe. Para mí, en todo caso, el amor duradero es hacer de la necesidad virtud y reconocer que fuera, solo, hace más frío que dentro. Y me parece bonito. No creo en los absolutos, entre ellos el amor incondicional y absoluto y rabioso y final. Mis sentimientos son humanos y, por definición, mediocres e imperfectos. Qué le vamos a hacer.

      A mí me gustan los principios y los finales. Sólo quería decir eso.

    4. X

      Esa era la última frase de mi comentario, Ronronia, que decidí borrar finalmente por no marear la perdiz. Es verdad que a veces llega antes la muerte de la persona que la muerte del amor, pero eso jamás puede significar que ese amor no se acaba ni con la muerte: simplemente, ha llegado antes, a tiempo para que ese amor no muriera como todos los demás (ya sabes, n o n-1 como mucho). Supongo que si una pareja lleva junta un par de semanas, enamoradísimos los dos, y uno muere de manera fortuita, nadie diría que el amor que sentía era eterno. Llevaban dos semanas, pardiez. Simplemente, la muerte se cruzó primero. En términos absolutos del amor, es lo mejor que puede pasar.

  10. Polloky

    Hola! Me encanta tu blog ya me he hecho seguidora oficial jeje.
    Humildemente voy a dar mi punto de vista:
    Volver a estar con una persona con la que no cuajó da lugar a rollos interminables:nos tenemos cariño por lo que hemos vivido, nos acostamos pero cada uno por su lado…Hasta que uno de los dos dice basta y sigue con su vida.
    Una vez que se acaba lo mejor es dejar pasar el tiempo y cambiar el chip jeje
    Un beso

  11. 4Colors

    En mi cabeza no caben las segundas oportunidades en relaciones consolidadas y que se rompieron, demasiados vicios adquiridos y siempre habrá rencillas que aflorarán de nuevo. Soy cobarde, no quiero pasar por ello.
    Por más que me rechacen, tengo la suerte de no acostumbrarme y sigo teniendo miedo al “no” (a veces, demasiado) y prefiero un “no es el momento” a que no tengan cojones de decírtelo.

    Para mi “no es el momento” existe. Es estar en estadios emocionales diferentes. Puedes notar que la otra persona no está por la labor y retirarte o pueden decírtelo claramente. Suena a excusa siempre pero al final, lo agradeces. A mi me da igual, lo único que quiero es no hacer el gilipollas. No puedo con las que no tienen claro si es el momento o no y callan, dándote cuerda, esperando a que lo sea para ellas o que acaben por decidir que te mandan al carajo.

    Estoy de acuerdo (ahora sí) que antes que la venganza y rechazar simplemente por joder, se sustituye inevitablemente por la tristeza de lo que, por no tener un USB a mano, no se pude sincronizar y no pudo ser.

    Ah! Pero a veces, si no pudo ser… por algo será.

  12. mentalhesitation

    BUfffffffffffffff Alena menudo post!!!!!!!!!!
    Yo he tenido muchos momentos “des sincronizados” y ahora mismo estaba por el tfn con una amiga comentando este tema…somos nosotras?? son ellos? porqué siempre damos con los que “no hay sincronización”???
    Es cierto lo de la venganza y la tristeza…yo siempre pienso tb en el ya volverá..y ya veremos.Algunas veces han vuelto y he caído, (con el último caí unas cuantas veces ajajaj) pero al final pienso que eso solo vale a la larga para alargar el “sufrimiento” pues lo único que hacen es marear y marearte.
    Cada vez tengo mas claro q no quiero mareos, quien quiera estar que esté, y el que no, puerta.
    Una buena amiga tiene un dicho que me encanta.”quien se va sin ser echado, vuelve sin ser llamado”
    Eres una crack !!!!!!!!!!!!!!!!!muak;)

  13. Anita Patata Frita

    Tengo tantas penurias de rechazos, pero bueno algunos me los gané a pulso aunque no me daba cuenta de ello, pero si que me han dejado el corazón hecho mocos alguna vez (veces) pero mira ni venganza, ni na de na, a llorar como una gilipollas un par de días y luego al verlo aunque doliese diente-dientes… Eso si he seguido con mi novela tan ricamente, aunque alguna espinita tengo pendiente pero ya no voy a vengarme ni a lamerme más las heridas, es absurdo.

    1. ysugamo

      ¡Qué gran frase X!

      Entonces me vengué o he vengado bien de mi ex… algún día contaré la historia porque para colmo es sobrino de alguien muy conocido y, lo que me hizo, cosa que averigüe de casualidad 2 años después, fue de vergüenza. Me quedé en shock, mi actual pareja me tuvo que ayudar a digerirlo. Nunca me habían hecho algo así. ¿Venganza? no hubo, una amiga me decía que escribiera a Sálvame Deluxe xD! En fín, sólo pienso que gracias a todo estuve ciega y no me enteré de nada… y que de buena pieza me libre…

  14. Uol Free

    Ese “ya volverá” es muy adolescente.

    Acuchillarlo repetidamente en tu cabeza tampoco es malo, es parte del duelo.

    No coincidir en el espacio/tiempo existe. E insistir porque te enamoras no suele acarrear buenos finales, pero quizás el camino es maravilloso y ¿acaso no es eso lo importante?

    La vida sigue y SIEMPRE nos ilusionamos de nuevo.

    MEMENTO VIVERE!

  15. Mme. Noémie

    Hola, soy la típica gilipollas a la que no ha dejado nadie. ¿Qué tal? Al final nos vamos a llevar mal y todo Alena…

    ¿Qué quieres que te diga? No me ha dejado nadie (aún)… Nadie me ha rechazado y no me jacto al decir esto, más bien me siento rara. Tampoco es que haya tenido muchas relaciones, será por eso… pero siempre he terminado rechazando yo y, créeme, que no ha sido un plato de buen gusto.

    No puedo opinar sobre este post, pero me ha gustado mucho porque parece que te he visto más transparente y expuesta de lo normal, ¿tú que crees?

    Besos

  16. JUDE

    Hola,
    En mi vida me han dejado así como yo he hecho otro tanto.
    Hasta hace poco llevaba muchísimo tiempo como cerrada en banda a nivel emocional. Sí, tenía mis rolletes e historias, pero era yo la que no quería comprometerse a nada y no tener nada serio incluso con algún chico que sí despertaba en mí sentimientos fuertes… supongo que aquí pecaba de cobarde.

    Hace poco conocí a un chico. Empezó todo como una historia más, me gustaba y conectamos. Pero me fui enamorando. Sentía que había encontrado un hombre perfecto para mí. Y de todo lo que él me decía y proponía yo fui viendo más y más, lo idealicé todo… Y me ilusioné como una cria. Incluso amigos y colegas que nos veían decían que había encontrado la horma de mi zapato, que éramos tal para cual, que estábamos compenetrados… y yo me lo creía.
    Este fin de semana él decidió que era mejor parar. Me dijo estar en un momento complicado de su vida, y que ahora no quiere tener una relación. Que ojalá en un futuro nos veamos en otras circunstancias…

    Así que ahora me siento despechada, hundida y triste… porque para una vez que me abrí emocionalmente y me lancé a una relación… pasaron de mí.

    Hemos dicho que queremos seguir como amigos, aunque por mi parte es un poco mentira ya que a día de hoy (sólo han pasado unos días) quiero más de él. Quizá más adelante lo podamos ser, porque sé que si él ahora me llama voy corriendo a su lado.

    En fín, leí tu post y sentí como hecho para mí jaja. Por eso aunque te sigo desde hace tiempo por fín me he animado a comentar.
    Me encanta como escribes y creo que tus post me han ayudado, divertido y enseñado en muchos momentos.

    Si tienes algún consejo más aparte de los que expones en tus textos te lo agradeceré jajaja

    Un saludo y besos!!

  17. SammyJons

    He conocido a alguien genial, pero el timing es el peor del mundo. Tiene problemas con su ex, tiene que hacerse cargo de su hija… ¿Y que hago yo ahora? Por ahora somos amigos y estamos muy agusto juntos. ¿Creéis que podrá pasar algo mas? Tiempo al tiempo (la peor frase para una impaciente como yo.
    Por cierto, el post me ha llegado al corazón.

  18. Aura Zombie

    Me uno a Mmme Noémie, a mí no me han rechazado nunca y me temo que es porque mi hiperracionalismo me impide sentirme atraída cuando no hay reciprocidad. Eso y que he tenido pocas relaciones, todas ellas, muy duraderas, que yo rompí o que continuaron como folloamigos porque una monogamia prolongada agota hasta al más enamorado. En cambio, sí que en un par de ocasiones algún tipo que me interesaba, y al que interesaba yo, me ha decepcionado, y creo que eso es una forma de ser rechazada, porque he pensado eso de “menudo gilipollas por no darse cuenta de lo que valgo” y ahí, como en todo rechazo, media el orgullo.

  19. Montse

    A mí me ha pasado… eso de estar con alguien que quiere menos que tú. En realidad nunca he estado con alguien que quisiera más y a mis 35 años comienza a ser un problema. La última hace un mes. Fui yo quien le dejó, él me quería, eso lo sé, pero de una forma un tanto infantil y, por tanto, egoista. Sus problemas eran nuestros problemas, los míos solo míos; sus intereses eran los nuestros… y su exnovia una constante en nuestra vida. Mi madre murió y ya no pude más. Y sí, tuve sentimientos de venganza, al principio, siempre los tengo, pero, como siempre, estos han pasado y ahora, como tú muy bien dices, solo siento tristeza pero también tengo esperanza. Esta vez todo ha sido tan duro que he aprendido la lección: es cuestión del momento oportuno pero también se trata de elegir al hombre adecuado y no entregarle tu corazón a alguien que no lo merece, por los motivos que sean (no tiene por qué ser un monstruos, simplemente no ser para ti). Porque, no nos engañemos, (y esto te lo he leído a ti) “uno está tan enamorado como quiere” y yo quiero estar enamorada de alguien bueno que me haga feliz.

  20. Ronronia Adramelek

    A mí me han dejado y rechazado y yo a mi vez también lo he hecho. Hasta hace 7 años mi vida sentimental era un revoltijo que tenía su gracia. Deseos de venganza no recuerdo, tampoco pienso que nadie se portara mal conmigo.

    Alguno volvió y si tardó más de un mes se encontró con que había pasado página. No valgo para el drama y, para ser perfectamente sincera, tampoco para pasar muchas semanas sin sexo.
    Del rechazo aún me recupero antes porque una de las cosas que más me enamora de un hombre es precisamente que venga entregao así que no soy capaz de andar mucho tiempo detrás de quien no se vuelca conmigo.

    Soy simple, vaya. Más de corresponder que de darme cornadas contra un muro, en resumen.

  21. Juanjo Morcillo

    Jajaja pues a mi no me avergüenza decir que he recibido mil calabazas a lo largo de mis jovenes años que aun poseo y aunque duele al final me acaba haciendo gracia.

    Es cierto eso de la venganza pero al final es autocomplacencia o dirigida o asistida por comentarios de amigos y demás… que al final no resulta en nada ni vienen a tus pies xD.

    En fin, al final yo siempre me he quedao con lo bueno y lo que me hizo reir y lo malo se acaba enterrando con el tiempo pues no hay que darle mas importancia.

    Un saludo, Juanjo.

  22. Bea

    Tu post me viene al pelo.
    Yo he dejado a todos mis ex, pero realmente porque ellos me habían dejado a mi hacía tiempo sin decírmelo.
    Lo curioso es que me llevo bien con todos ellos, tienen un recuerdo estupendo de mí y soy una mujer perfecta según ellos. Y… todos vuelven. Pero no vuelven por haberse arrepentido, vuelven cuando necesitan sentirse bien y se acuerdan de lo buena que era yo con ellos, quieren sentirse bien, no recuperarme. Es muy triste pero es así, y yo sigo sola.
    No me vengo, les quiero demasiado.

    1. ROPARANOIAS

      me pasa lo mismo. mi ex volvía a llamarme cuando me echaba de menos, para que le ordenara su mundo caótico y le hiciera más feliz, a la par que el destrozaba el mío con sus lamentos e infelicidades. De todo se aprende. Ahora tengo claro que un NO a tiempo te augura mucha salud mental :)
      Buena si, tonta no.

      Besitos!!!! Gran post Alena, como siempre :)

  23. Rebeca Cuesta

    Yo ahora mismo estoy en una desincronización total. Bueno yo no, mi novio o exnovio…la verdad no se muy bien que somos. Me pidió tiempo para pensar porque supuestamente no estaba seguro de si estaba enamoramdo o no, después de 9 meses de relación. No soy amiga de los tiempos, nunca lo he sido, pero se lo he dado (tonta de mi…).
    Sinceramente creo que uno sabe o no si está enamorado y yo creo que si tienes dudas, ahi tienes tu respuesta, por lo que estoy bastante entera, aunque lo he pasado muy mal.
    La vida es así, o te enamoras o no, y no hay que darle más vueltas.
    Porque yo lo que pienso es que todo el mundo se merece una sincronización total con su pareja. Yo espero de mi pareja lo mismo que yo doy… si yo doy amor, no me conformo con cariño.

    1. X

      Tiempo es lo que piden muchos (hombres y mujeres) para no tener que ser infiel. Nos separamos, me tiro todo lo que pueda, y a los dos meses “me he dado cuenta de que quiero estar contigo”, y hasta la próxima vez que te pida tiempo.

  24. monsieur le sixmonsieur le six

    Definitivamente, soy un friki. Escribes un artículo precioso y muy personal (me ha encantado sobretodo el penúltimo párrafo), y la imagen que se me queda es la de tu padre pilotando un Mig-21. Para pisarme con el tacón del 12 XD

    Nunca he sentido venganza. Si acaso decepción y tristeza, pero intento quedarme con lo bueno y desearle a cualquiera de ellas lo mejor.

  25. Avatar de Susana SegoviaSusana Segovia

    Lo siento pero no puedo estar de acuerdo con los buenos propósitos de perdonar, olvidar y evitar la venganza.

    Hay ocasiones en esta vida en las que la venganza se convierte en una cuestión vital que necesitas llevar a cabo para poder seguir adelante, hay tipos que necesitan pagar por lo que han hecho (engañarte, mentirte, dsepreciarte, faltarte al respeto, fallarte, agredirte física y psicológicamente, etc.), sencillamente no pueden irse de rositas después de todo lo que han hecho. En esos momentos la venganza se vuelve algo necesario, algo vital y lo digo por experiencia propia.

    En cuanto a lo de que vuelvan supongo que depende del tipo, de lo que este haya significado en tu vida y el papel que haya ha jugado en ésta pero yo creo que en la gran mayoría de los casos produce satisfacción porque te da la razón (o al menos en mi caso así ha sido), la satisfacción de que cuando les decía que no encontrarían a nadie que les quisiera tanto como yo tenía razón, una razón que me han dado cuando ya era demasiado tarde para ellos. La prueba es que tras ellos yo siempre he rehecho mi vida sin problemas y ellos no porque las comparaciones siempre son odiosas.

    Y sí, este comentario puede pecar de arrogante y de falta de modestia pero es la verdad, yo tengo muchos defectos, muchos, pero soy una novia excelente y los hechos y las personas que han pasado por mi vida dan fe de ello aunque muchos lo hagan demasiado tarde.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

mpdelos-revistas
Sociedad

Chicas de revista

Por Sashimi Blues | 8 enero, 2016

Pocas cosas me producen tanto estrés como comprar una revista. Una de esas llamadas revistas femeninas. Suelo hacerlo en ocasiones concretas: viajes,...

CONTINÚA LEYENDO >
Madurar-es-reemplazar-venganza
Relaciones

Madurar es reemplazar venganza por tristeza

Por Alena KH | 25 julio, 2012

La gente que tiene más de 30 años y dice nunca haber sido abandonada ni rechazada por nadie, no me cae bien. Tengo una enorme desconfianza hacia los...

CONTINÚA LEYENDO >