crisis-de-os-cuarenta
Cosas que pasan

Los treincuarenta

Ya empiezo a oler los bosques arrasados con napalm, los gritos en la consulta del médico y los catálogos de gafas de señor mayor...

Virgen santa. Los cuarenta asoman por la ventana con esa mirada inquietante de vecina loca que te analiza aunque solo estés abriendo el maldito buzón del correo.

Quién me iba a mí a decir que después del horror de cumplir treinta y tres iban a aparecer números aún más jodidos. Ahora voy directo hacia el treinta y siete y después ya viene el vuelo en caída libre sin paracaídas hacia la cuarentena y los primeros tactos rectales.

Qué desastre. Porque seamos honestos, los treinta empiezan bien porque aún estás saboreando ese último estertor de los veinte, aún notas su perfume, mientras el treinta y uno te parece aceptable, hasta gracioso, y el treinta y dos aparece sin más, como una prolongación aceptable de ese inicio de la treintena, pero ojo ¿qué cojones sucede en el treinta y tres? A mí particularmente ese número me hundió en la miseria más horrible, me succionó como ‘la nada’ de ‘La Historia Interminable’ y me arrojó contra el suelo con una violencia que aún la recuerdo a día de hoy.

Maldito seas treinta y tres. ‘La edad de Cristo’ es algo que vas a leer y a escuchar hasta la saciedad. A ratos el estallido de rabia que provoca escucharlo te puede llevar a arrancarle la cabeza a alguien de un trompazo seco. No se gestiona nada bien todo este vinagre y solo deseas que acabe el año con unas ganas que ni conocías que existían en tu cuerpo.

Qué curioso. Pasado el treinta y tres aparece una etapa de reposo cerebral. Ya estamos lidiando bien con los treinta y no nos parece tan horrible tener esa edad. Van pasando uno a uno el treinta y cinco, el treinta y seis… y poco más puedo contar porque ayer cumplí treinta y siete.

Hace poco un amigo me decía que a partir de los cuarenta te vuelves invisible para las mujeres. Pero invisible a un nivel que ni te lo acabas. Otro motivo más para estar esperando los cuarenta con los brazos bien abiertos, sí señor. Y me dijo también que perdió vista de la noche al día, como cuando actualizas el iphone y se va todo a la mierda. Fue una conversación tan demoledora que la tengo anotada en mi libreta de los desastres y la revisito cuando me quejo sin motivos.

Jesusito de mi corazón. Mi madre, cuando me ve comiendo una pantera rosa, me dispara una mirada fija de esas que la barbilla le toca al pecho, mientras se le escapa una media sonrisa malévola que esconde toda la información del universo. Ella sabe mejor que nadie que seré un cuarentón de catálogo y lo ve venir con una claridad que a veces sus palabras rozan la videncia más alucinante.

Qué horror. Eres consciente de que tu vida ya no es lo mismo cuando te cambian las velas individuales por velas con número. Y si te ponen velas individuales y cumples más de treinta es que se están cachondeando de ti. Sóplalas con resquemor y ándate con mucho cuidado de no quemarte las cejas con tanto fuego.

Queridos cuarenta: ya empiezo a oler los bosques arrasados con napalm, los gritos en la consulta del médico, los catálogos de gafas de señor mayor, las canas repartidas sin criterio y las primeras dolencias absurdas de la semivejez. Aquí os espero con mi cara más desafiante (que podría parecerse un poco a la cara de la vecina loca pero en una versión con un poco más de flow) y no puedo decir otra cosa que “vamos allá, ¿no?”.

I can’t wait.

¿TE GUSTA?  

+13 -1

Crisis de los 40  Edad  

5 comentarios

COMPARTIR


Edu BatetPor
Edu Batet

ÚLTIMOS POSTS

5 COMENTARIOS

  1. Avatar de Sashimi Blues

    Edu, me quedan 5 meses para pasar a la versión 4.0. Creo que incluso me sentaron peor los 39, pues vi las puertas del Averno acercarse a mí. Ahora lo tengo más o menos asumido. Me consuelo pensando en el fiestón que espero me monten para tal señalada fecha. Pero vamos, que como no salga Raffaella Carrá de la tarta, mucho me temo que me dará la bajona.
    ¡¡Ánimo con esos treintaytantos!!

  2. Alicia

    Ay, no me asustes por dios!! yo tengo 31 y la verdad es que me han sentado un poco mal. Por un lado me alegro de seguir viva y espero seguir cumpliendo años (faltaría más) pero mi padre ha dicho miles de veces que “a partir de los 30 el cuerpo empieza a fallar”, no esperó a los cuarenta… y esa frase ha sido como una sentencia para mí: por supuesto no estoy como cuando tenia, por ejemplo, 25… abusé de mi juventud pero no de juerga no, sino trabajando como una burra para esas personas que dicen que por ser joven lo aguantas todo… y tiran del hilo todo lo que pueden y más. Y yo iba y me lo creía. Trabajaba como una burra y después me iba de fiesta, porque mis amigos me incitaban a hacer eso y más… ahora con 31 pienso (y siento) “tan joven y tan vieja” (like a Rolling Stone) canción que canta Sabina y siento que me estoy volviendo muy majara, confirmando sus sospechas a la gente que dice que “las treintañeras estamos locas”. Me hablan de arroz pasado y me entran ganas de vomitar. Mi cuerpo ya no me respone igual y me echo a llorar. La gente me mira con desconfianza mal disimulada porque no estoy casada ni tengo hijos… ¿qué me dirán a los cuarenta cuando tenga arrugas más apreciables? ¿Habré cumplido con “ese deber de mujer” de tener un hijo? ¿Seré apedreada en la plaza del pueblo si no cumplo con esos “deberes”?
    En fin creo que cada edad tiene su punto y puede que a los cuarenta me vuelva invisible Y ME ALEGRE UN MONTÓN, viendo lo visto…

  3. Avatar de cristinacristina

    Cumplí los 40 hace diez días, asi que no he podido resistir comentar.
    He de decir que es el cumpleaños que más ilusión me ha hecho desde que cumplí los 20. Los demás o me han deprimido o los he ignorado.
    A mi me parecen la década ideal. Aún energía física y por fin sabes algo de qué va la vida. Me encuentro imparable!
    Además ahora ya soy “mayor” oficialmente. Si viene alguien a tocar las narices o mi madre a decirme que me ponga recta,ya puedo contestar “oye,que ya tengo 40 años y hago lo que me da la gana,hombre!”
    En cuanto a volverse invisible… no he ligado más en toda mi vida! Las cuarentañeras estamos de.moda,jaja
    Eso sí, he de reconocer que los cuarentañeros si que me son invisibles a mí… En cuestión hombres mi me gusta más la década de los 30 )-D

  4. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Si estáis así ahora, ¿qué vais a dejar para cuando cumpláis 70? :) )))

    Cada vez que siento tentaciones de quejarme de mi edad pienso en:
    -Cuando a los casi treinta sentía que se me empezaban a pasar las lentejas de tener hijos, siendo que no me venían las ganas (mis compañeras los han tenido con 40 y las ganas no me vinieron nunca).
    -Cuando a los 33 me separé y pensaba que era muy mayor para encontrar el amor o para andar por ahí buscando sexo (y desde entonces encontré los dos grandes amores de mi vida y, antes, sexo pá jartarme)
    -Cuando cumplí los 40 y me quedé pensando que empezaría el declive físico (y, sí, tengo más arrugas y si no me pongo protector solar me salen manchas, pero estoy más fuerte que nunca).

    Que tanta preocupación por la edad os sirva para comeros la vida con la cuchara grande y no dejar nada para mañana. Porque la verdad es que, conforme te haces mayor, cada vez parece correr más el tiempo, y antes de que os deis cuenta tendréis un pie en los 50 y os daréis cuenta de lo jovencicos que sois ahora.

  5. monsieur le sixmonsieur le six

    Hace ya un tiempo que los cumplí, y la verdad es que no sentí nada especial. Para mí casi es más importante el número 35, ya que de alguna manera marca el ecuador de la vida (hoy en día a partir de los 70 se suele seguir viviendo, pero ya con tantos achaques y limitaciones que no es comparable a lo anterior). Además, cuando ya estás en la cuarentena, siento que te sientes liberado de ciertas cosas. A los 20 o 30 uno tiene la necesidad de ser “molón”, de encontrar pareja, de buscar un trabajo, un lugar en el mundo… A los 40 (al menos yo) ya tienes tu pareja, tu lugar en el mundo, tu trabajo (al menos de momento) y ninguna presión para estar a la última. Te dan igual las modas y sientes más libertad para hablar de ciertas cosas, en parte también porque la experiencia te respalda.

    Como todas las épocas de la vida, tiene sus ventajas, aunque eches de menos cosas del pasado.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >