Egoistas-generosos
Sociedad

Los Egoístas Generosos

Todos fuimos jóvenes incomprendidos, wannabies y luchadores por una causa en concreto.

Cada día me encuentro más con la nueva especie humana: los Egoístas Generosos. De acuerdo, quizás no es tan nueva, pero en la época de las redes sociales todos los defectos se han vuelto mucho más visibles.

Mi amigos dicen que ahora es más fácil mostrar lo bueno que eres. Pero yo creo que no es así. Detrás de cada demostración de bondad se esconde un defecto. Porque la bondad es como el talento: cuanto más talentoso te crees, menos lo eres. “Too much ego will kill your talent”, dice un refrán. O, lo que es lo mismo, “Demasiado ego matará tu talento”. Extrapolándolo a la bondad: una generosidad sostenida por el ego deja de ser una bondad, convirtiéndose en puro egoísmo.

Los Egoístas Generosos están en cada esquina, en cada autopiropo, en cada foto de Instagram y en cada gesto acogido por las redes sociales. Los hay por todos lados: gente que presume de hacer una buena acción publicándola a los cuatro vientos.

En mi entorno no cercano cada día me encuentro con gente que apadrina un niño, ayuda a los animales y lo muestran o lo cuentan a la mínima ocasión. Curiosamente, este tipo de gente, la que presume de su bondad, son las personas más crueles que jamás he conocido.

Un vecino mío, por ejemplo. Lo verás en todas las manifestaciones contra el maltrato animal, está en cada causa de defensa de derechos humanos. Pero en su vida real, la que intenta esconder, tiene una empresa con trabajadores constantemente explotados.

Luego está la hermana de un conocido que dice ser vegana. Siempre me suelta el rollo por comer una pechuga de pavo, me habla de las granjas, de las pobres vacas explotadas, de los conejos maltratados. Pero su bolso de Louis Vuitton no se lo quita nadie. Sus Dr. Martens tampoco.

El novio de una ex compañera de trabajo le pidió la mano de la manera más romántica que se puede imaginar. Le hace sorpresas y despierta la envidia de todos por Instagram. Bueno, despertaba. Hasta que nos enteramos de que la maltrataba continuamente.

El peligro no son las personas que hacen cosas y, de una forma u otra, muestran lo que hacen para motivar a los demás. No. Claro que no. El peligro son las las personas que por hacer cosas se creen superiores. Que presumen de ello sin objetivo ninguno ni una ayuda real, aquella que viene desde dentro. El peligro son los que se laman “expertos en”. El peligro son las personas que se hacen llamar “genios”. El peligro son las personas que alardean por estar metidas en causas benéficas. El peligro son las personas extremistas e intensas. Las que dicen que una mujer es más que un hombre, un animal es mejor que un ser humano y un inmigrante es superior a uno local, los que hacen deporte, corren maratones y desprecian a los sedentarios, y todo porque sí. Las personas que comparan. Las personas que no toleran una acción diferente a la suya. Los que aseguran ser “muy seguros de sí mismos” , los que están “haciendo las cosas bien” y los que son “muy sabios por haber vivido una vida distinta”.

Porque la tolerancia está por encima de todo. Porque hacer algo bien es contagiar a los demás con tu entusiasmo sin insultarlos por no estar en el mismo supuesto “nivel”.

Todos hemos sido poco tolerantes en algún momento. Todos hemos sido muy extremos en algún momento de nuestras vidas. Todos fuimos jóvenes incomprendidos, wannabies y luchadores por una causa en concreto. Pero las personas, además de luchadoras, deberían ser maduras. Y sólo los defensores maduros sabrán ser influyentes. Sólo las personas que no quieren influir, influirán. Despertarán un espíritu.

Porque su lucha no está basada en el autocomplacencia.

Nadie es absolutamente mejor en todo. Todos hacen algo bien. De todos podemos aprender.

Pero para aprender, hay que dejar de mirarse el ombligo y escuchar. Escuchando se encuentran soluciones.

Escuchar es la única manera de mejorar esta mierda de mundo. Esta bonita y preciosa mierda.

¿TE GUSTA?  

+22 -1

Respeto  Sociedad  Tolerancia  

7 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Para aprender, hay que dejar de mirarse el ombligo y escuchar.”

7 COMENTARIOS

  1. Avatar de Pili MartínezPili Martínez

    Hay un dicho muy sabio que dice “Dime de que presumes y te diré de qué careces” que podría resumir perfectamente el post.
    A lo que por mi propia experiencia quiero aportar que cuando una persona presume de ser “Muy buena persona” me hago cruces…
    Muy buen post!
    Un saludo!

  2. Avatar de Mila M.BMila M.B

    Brutal. Lo que pasa es que yo en vez de llamarlos egoístas generosos digo que tienen doble moral :P ¡me alegra saber que no soy la única que piensa así!.
    Creo que tampoco estaría de más mencionar a aquellos que no hacen las cosas por miedo, que desgraciadamente son muchísimos, grupo en el que hasta hace dos días me incluía yo, que no paraba de comerme la cabeza y pensar en lo que dirían los demás, hasta que decidí hacer lo que me diera la gana y poco a poco, lo que antes me parecía imposible ahora me parece un poco más cercano…pero todo a su debido tiempo que Roma no se hizo en dos días. Que eso, que olé por la gente anónima, por aquellos que quieren cambiar el mundo y no necesitan publicarlo en sus RRSS y por los que lo intentan una y otra vez y no necesitan ir contándolo al mundo ;)

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    No conozco nadie que no piense:
    - que es buena persona
    - que conduce bien
    - que es un poquito más inteligente que la media
    - que es capaz de autocrítica y si lo anterior no fuera cierto se daría cuenta

    Y, claro, eso incluye a canallas, gente más peligrosa en carretera que una piraña en un bidé, y auténticos cazurros. Quizás yo misma. :) )))))

  4. Avatar de PatriciaPatricia

    Tenia un novio que una vez colaboró con 10€ para no recuerdo que organización y se encargó de publicarlo por todas las redes sociales, que cansino se puso. También cuando sacaba un 7 en algún exámen le decía a todo el mundo que había sacado un sobresaliente (yo pensaba que el sobresaliente solo te lo daban por un 9 ó un 10) en cambio si suspendía no se enteraba nadie.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >