lo que pasa en la cama debe quedarse en la cama
Sexo

Lo que pasa en la cama… ¿debe quedarse en la cama?

Las personas tenemos más o menos interiorizado que respetar a tu chico o a tu chica es aceptar sus gustos y preferencias en el terreno sexual sin tratar de imponerle los propios ni obligarle a hacer nada que no quiere. Ésa es una parte, pero no la única...

Decía Tom Hanks en la adaptación cinematográfica de la novela de Stephen King La Milla Verde que “lo que pasa en La Milla, se queda en La Milla”. La frase se me vino a la cabeza la semana pasada, leyendo el post de Alena “El dormitorio no es el comedor, comer no es follar”, del que éste pretende ser complemento más desde el punto de vista sexual. Y me vino a la cabeza porque, igual que muchas veces llevamos grabado a fuego en nuestro código ético y moral que lo que pasa en el grupo de amigos no sale de ahí o que lo que pueda pasar en el trabajo tampoco sale de ahí, lo cierto es que con las cuestiones de cama no siempre hacemos lo mismo. Y, bajo mi punto de vista, muchas veces más nos valdría aplicarnos aquello de que lo que pasa en la cama se queda en la cama.

No me refiero solamente a problemas varios de índole sexual que al final acaban trascendiendo a la vida fuera de la cama y te encuentras discutiendo con tu pareja en medio del supermercado por si compráis o no unos tomates cuando en realidad lo que le estás diciendo es que lleváis dos meses sin sexo (por los motivos que sean, asumiendo que nadie es culpable de esto y que hay formas y formas de decir las cosas, no se me sulfure nadie, es sólo un ejemplo) y al final te vas a gastar el dinero en pepinos en lugar de tomates y hasta ahí puedo leer.

Me refiero sobre todo a un concepto muy abstracto: el respeto en el sexo. Porque ¿alguien sabe qué es respetar a tu pareja a nivel sexual?

Las personas tenemos más o menos interiorizado que respetar a tu chico o a tu chica es aceptar sus gustos y preferencias en el terreno sexual sin tratar de imponerle los propios ni obligarle a hacer nada que no quiere. Ésa es una parte, pero no la única. Hablando con la sexóloga Iratxe Campos me comentaba que el respeto en la cama también está en no juzgar los gustos sexuales de nuestra pareja aunque no los compartamos y, muy importante y donde más solemos fallar, en no sacar de la cama lo que debe quedarse en la cama. ¿Qué quiere decir esto? Sencillo: Imagina te apetece correrte en la cara de tu chica (por seguir con el ejemplo del post de Alena) y ella te dice que sí. Que a ella le apetezca una práctica de este tipo (o cualquier otra no habitual, ya me entendéis) ¿la convierte en una persona menos respetable?

En la teoría, no, me comentaba la sexóloga. En la práctica, es posible que se produzca una pérdida de respeto por una mera cuestión de roles de poder: si los dos consentís en la práctica libremente y porque os apetece ninguno está por encima del otro pero… ¿y si a ti te apetece terminar en la cara de tu chica porque sientes que tienes poder sobre ella? Dentro de la cama y si a ella le gusta genial: los roles de dominación suelen funcionar muy bien en lo que a deseo se refiere. Fuera de ella ya no tanto. Si después de acabar en la cara de tu chica sientes que tienes poder sobre ella o que la puedes considerar como una persona de más baja consideración fuera de las sábanas… mal asunto. Para las mujeres sirve lo mismo con otro tipo de prácticas. A algunas mujeres les produce placer ser ellas quienes penetren a sus chicos ayudándose de juguetes. Mientras el juego de poder se quede en la cama, vamos bien. Si trasciende las sábanas y empiezas a verle “poco hombre” o sandeces por el estilo a causa de vuestros juegos sexuales… háztelo mirar.

“Ninguna práctica sexual es humillante ni supone una falta de respeto si a las dos personas les gusta y las dos lo hacen libremente y en un clima de igualdad, más allá de los roles que adoptemos en cada juego” explica la sexóloga. “Los problemas vienen cuando empezamos a juzgar a nuestra pareja fuera de la cama por cosas que hemos hecho con ella entre las sábanas, cuando tenemos prejuicios hacia prácticas que quizá nos gustan pero que incluso nosotros vemos como malas u oscuras y entonces proyectamos en la pareja el remordimiento que nosotros sentimos por lo que hacemos y lo traducimos en una pérdida de respeto nociva tanto para la otra persona como para el proyecto de pareja” señala. Como comentaba al principio, éste es un claro caso de que la actitud adecuada a adoptar es no sacar de la cama lo que debe quedarse en ella.

Sin embargo ésa es mi opinión. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Consideráis que se puede llegar a perder el respeto a una persona dependiendo de las prácticas sexuales que tengamos con ella? ¿Hay prácticas respetables y otras que no lo son? ¿Tenéis claro el concepto de respeto en el sexo? ¿Alguna vez habéis tenido problemas fuera de la cama por algo que hayáis hecho en ella (no me refiero a embarazos, cuernos ni nada parecido, me refiero solamente a cuestiones de respeto)? El sexo ¿marca la respetabilidad de una persona?

Nos leemos.

¿TE GUSTA?  

+0 -1

Respeto  Sexo  

7 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

“Lo que pasa en la cama se queda en la cama.”

7 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Para mí una persona respetable es alguien bueno y honrado que procura no hacer daño gratuitamente a los demás. Los que haga o le gustaría hacer en la cama, mientras sea del gusto de todos los implicados, ni me importa ni me incumbe. El sexo es juego y alegría privados, aunque queden muchos que ese concepto de privado no quieran entenderlo.

  2. monsieur le sixmonsieur le six

    Interesante planteamiento, Casiopea :)

    El sexo es en cierto modo una de esas cosas en las que “volvemos” a ser lo que somos, unos curiosos primates con poco pelo que saben hablar, y dejamos a un lado ese aire estirado de seres divinos y civilizados, junto al mayor símbolo de esa civilización: la ropa. Una vuelta a la naturaleza más que saludable, pienso yo. En ese contexto, pedirle respetabilidad al sexo es una especie de contradicción. Algo que no toca.

    Ahora bien, tampoco toca pretender extrapolar a la vida civilizada diaria lo que se hizo entonces. Igual de ridícula es una cosa como la otra. Son diferentes lados de la misma persona, que hay que saber conservar en su contexto.

  3. EspoirEspoir

    Respetar a tu pareja es hacerle aullar de gusto si ha dicho que sí, y parar de inmediato cuando ha dicho que no. No me planteo si un hombre me respetará más o menos después de corrérseme en la cara porque un hombre que se plantee tales cuestiones no me interesa. Yo admiro y respeto y me vuelvo loca por la gente guarra en la cama que en el día a día resultan modositos y hasta con poca chispa. Madre mía, pero si son la sal de la tierra… Por otro lado, la liberación sexual tiene sus grietas y aún son pocos los que realmenten separan el follar de la vida en general. Opino, como Monsieur, que la cama (o adonde sea que se folle) es el único reducto donde se puede ser animalmente hombre y mujer con toda la carga sexista que eso conlleva. Una vez vestidos, esos roles se diluyen y ambos se tornan un igual ante el otro.

  4. CristinaCristina

    Yo sigo las “Normas de la Milla”
    Todo se queda donde se tiene que quedar .
    Amigos , cama , sexo .
    Y en cuanto a lo que preguntas Espoir lo ha explicado tan bien y tan clavado a mi manera de pensar que serïa absurdo añadir algo peor expresado .
    Hay que separar , hay que separar .
    Lo bonito es si estás comprando tomates , centrarte en el tomate en sí y si estas en la cama o encima de la lavadora centrifugando , centrarte en centrifugar y no pensar en el respeto

  5. Infinito SiempreInfinito Siempre

    Casiopea… has hecho que me plantee una cuestión que nunca había existido para mí. Y ahora que la pienso ni por asomo quiero tener ni mucho menos deber de plantearme. Y no, no me gusta estar en esta situación.

    Vamos a ver! Acaso de verdad se duda de si te va a respetar más o menos tu pareja por el sexo que tengáis? En serio? No es posible!!

    Creo que quiero seguir siendo tan boba al pensar que el respeto es algo que está sobrevalorado. Yo no me cuestiono ese tema, respeto a todo mi mundo. Asumo que el resto de mi mundo me respeta igualmente. Sino… vaya sufrimiento.

  6. Avatar de MiguelMiguel

    La intriga que se me ha quedado sobre al final se compran tomates o pepinos madre mía..

    Creo el respeto debería estar siempre implícito sea tu pareja estable o esporádica, porque en lo referente al sexo y no-sexo siempre he entendido 2 cosas. 1ra Cuando hay sexo se asume un sex-rol abandonando el rol-cotidiano y 2do cuando no hay sexo se vuelve al rol-cotidiano.

    Quiere decir que cuando echamos un polvo somos unos que para nada tienen que ver con nuestro rol cotidiano. No veo como someter a tu pareja (como puede ser lo de correrse en su cara o penetrarle) en el sex-rol puede condicionar a nadie a infravalorar el rol-cotidiano (ni incluso el sex-rol) de su pareja.

    Dicho de otra manera: Somos lo que queremos ser cuando queremos serlo y cuando no, pues no.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >