Relaciones

Las Testosteronas que no amaban a Los Estrógenos

Se miraba en el espejo: zapato de tacón, un pantalón pitillo, una camiseta ligeramente escotada, labial rojo, pelo suelto. Un bolso con su iPhone y Blackberry (el último es el móvil de empresa. Su propia empresa), un paquete de tabaco, agenda repleta de reuniones, un par de preservativos, las llaves del piso donde desde hace [...]

Se miraba en el espejo: zapato de tacón, un pantalón pitillo, una camiseta ligeramente escotada, labial rojo, pelo suelto. Un bolso con su iPhone y Blackberry (el último es el móvil de empresa. Su propia empresa), un paquete de tabaco, agenda repleta de reuniones, un par de preservativos, las llaves del piso donde desde hace más de tres años estaba viviendo sola…

- ¿Por qué te miras con esa casa?, – le pregunto,- ¡Y no me vengas con que te has vuelto a engordar! Estás estupenda.

- No, no. ¿Tú crees que soy moderna?

- Isa, ya lo sabes, no hay nada más antiguo que la palabra “moderno”. ¿Qué te está pasando por tu cabecita, amiga mía?

- No lo entiendo. Te lo juro. ¿Tengo pinta de anticuada? Me estoy mirando y creo que soy una típica mujer moderna. O actual, llámalo como quieras. Ya me entiendes: tengo mi empresa, mi piso, mis smartphones… Los tacones existen desde el siglo XII, las mujeres estamos acostumbradas de llevar un pantalón desde el XIX…

- Suéltalo, anda. ¿Qué te ha pasado?

- Pues que los tíos siguen creyendo que nos hemos estancado en la mitad del siglo veinte. De lo contrario no me explico.

Isa conoció a Víctor hace dos meses. Desde le primer momento sintieron la atracción. “Sexual, desde luego”, – me dice Isa, – “No puedo decirte que llegué a sentir algo más, no nos conocíamos tanto. Pero a pesar de todo, Víctor insistía en que le encantaba como persona, le parecía maravillosa como mujer. En unos días fuimos a cenar juntos, de copas… Al día siguiente me invitó a pasar un fin de semana en su casa de verano en la Costa Brava. Fueron unos días inolvidables. Yo no me planteaba nada, ya me conoces: poco a poco y se verá.”

Sí, desde luego que la conozco. Isa es una mujer racional, muy transparente y además nunca se carga la cabeza a la primera y disfruta del momento.

- El primer día montó una cena romántica, y cuando llegamos a los postres, me soltó: “Eres increíble, Isabel. Hace mucho que no sentía algo así”. Pasamos una noche de sexo salvaje y cariñoso a la vez.

-  ¿Y?

- Y nada. No me ha vuelto a llamar nunca más. A ver, suerte que no me había ilusionado demasiado. Pero me pregunto: ¿Hace falta toda esa parafernalia para echar un polvo? Oye, que está muy bien: pasamos un buen rato, nos fuimos un fin de semana, lo disfrutamos. Y ya está. No me debe nada. Desde luego que no me lo debe. ¿Pero dónde ha quedado lo de “Hace mucho que no sentía algo así”? ¿Me explico? ¿Hace falta comerme la oreja para llevarme a la cama?

Tiene razón. Muchas de las mujeres hoy en día somos capaces de separar el sexo del amor. Todos nos creemos muy modernos, pero me da la sensación que los hombres siguen pensando que nosotras vivimos reprimidas en el 1950, que necesitamos ilusionarnos para quitarnos las bragas y que “eres increíble” es un detalle imprescindible para llevarnos a la cama.

Mi otra amiga, Alba, conoció a Nacho por Internet, luego se encontraron en la “vida real”.

- Fue genial: estaba muy a gusto a su lado, sentí una inmensa atracción hacia él. Me trajo flores, me llevó a cenar, me contó lo impresionado que estaba de conocerme. Pasamos unos días (y noches) geniales juntos. Cuando volvió a su ciudad, me dijo que nos veríamos lo más pronto posible. Pero 3 horas más tarde ya estaba “cortando conmigo” (sin siquiera haber empezado algo, ¡yo alucinaba!), y encima online. O sea, yo ni siquiera me había ilusionado con nada, salvo con haber conocido a un hombre fantástico. No, no me sentí dolida por el hecho de que me “dejara” (según él, ojo), sino por la necesidad de hacer las falsas promesas que no tenían ningún tipo de sentido. Si me hubiera dicho: “Oye, Alba, me encantaría acostarme contigo,” le hubiese dicho que sí, sin pensar. No necesitaba todas aquellas tonterías: declaraciones, promesas, “te echaré de menos”es, “eres lo mejor que me había pasado jamás”es. ¿Me entiendes?

Y tanto que te entiendo, Alba. Hoy en día las mujeres hemos avanzado mucho: tenemos amigos con derecho a roce, nos liamos con los hombres a la primera noche sin sentirnos sucias, disfrutamos del sexo en todas sus versiones. Y sobre todo: apreciamos la sinceridad y la contundencia.

Sin embargo, el viejo mito de que “las mujeres follamos para hablar, mientras que los hombres hablan para follar” está enmarcado en los dormitorios de algunos de los machos del siglo XXI.

Otra de las cosas que me indignan profundamente es la creencia de algunos en la ciencia. ¡La sagrada ciencia! ¡ La maldita ciencia! Desde que algunos de ellos se enteraron de la existencia de la oxitocina (conocida también como “hormona del abrazo”), que supuestamente es la responsable de que las féminas nos enganchemos emocionalmente al macho tras el coito, las cosas se han puesto todavía más complicadas. Me acuerdo perfectamente de aquel rollito que tuve, que, tras haberse acostado conmigo, ni siquiera me dio un beso. “No quiero que pienses que hay algo más, ¿sabes?”

O sea, corazón, yo no me acuesto contigo para sentir algo entre mis delgadas piernas. Yo me acuesto contigo para pasar una noche de cariño, con todo lo que esto incluye. Por un abrazo no voy a querer tener hijos contigo. Por un beso de pasión fuera del “proceso” no te pediré matrimonio. Para echar un polvo a secas ya tengo a mi juguete Manolito. Sí, tiene nombre. De hecho dicen que si tu vibrador tiene un nombre de hombre, estás increíblemente enganchada. ¡Viciosa de mí!

Volvamos a la maldita oxitocina. Tengo que contaros algo: la oxitocina se libera con un simple abrazo, un mimo, un beso o una mirada de un ser querido. También forma parte del ciclo de respuesta sexual e incrementa con el consumo de dulces y chocolate. En TODOS los humanos.

No es la hormona del amor, básicamente porque no existe ninguna sustancia que lo sea. Lo que sucede es que, al liberarse, puede facilitar vínculo entre humanos, no solamente entre hombre y mujer, también entre padres e hijos, e incluso, los amigos.

Por otro lado no hay ningún estudio que demuestre que la mujer produzca mayor número de oxitocina. Pero algunos científicos aseguran que la testosterona tiende a neutralizar los efectos de la oxitocina; mientras que los estrógenos femeninos aumentan la producción de esta hormona. Según ellos, los estrógenos nos hacen engancharnos a los hombres ( y a las mujeres, y a los hijos, y a los…). Total: se supone que somos unas incurables adictas al amor. Nos enamoramos con un abrazo. ¡Qué suerte que tenemos, queridas!

Nada, señores, dejad de sexo con nosotras, sólo os traerá problemas.

Está muy bien la ciencia, pero seamos realistas: los estrógenos no se alimentan a base de mentiras. No practicamos sexo para casarnos. Lo practicamos para recibir y dar placer. O sea, para disfrutar. Igual que vosotros, señores. Ahorrad las falsas caricias, las comidas de nuestras dulces y pequeñas orejitas, las mentirijillas para hacernos sentir mejor. Nos enseñaron de niñas (otro mito maravilloso) que los hombres sois mucho más simples: decís lo que pensáis, no os complicáis demasiado la vida, sois transparentes… Así que, haciendo el cálculo de 2+2=4,  creemos que nos decís la verdad. Y luego alucinamos: tanto Isa, como Alba, como las demás. Un “me apetecería acostarme contigo” será muy bien recibido. Y cero decepciones a corto plazo.

Y si no lo está, pues nada. Al menos nadie ha engañado a nadie.

Que ya somos adultos. Que ya somos modernos. Por muy antigua que sea la maldita palabra.

¿Qué opináis? ¿Necesitamos las mujeres las falsas promesas para tener una noche loca?

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Conquistar  Engaño  Sexo  Siglo XXI  Sociedad  

37 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

37 COMENTARIOS

  1. GoldBlackMirror

    Buenas!!ey me gusto leer este post.la verdad k yo estoy nganchada cual droga a mi chico.llamame romanticona xo m encanta escuchar palabras bonitas…tb es cierto k llevo mucho cn el.si estuviera soltera y kisiera solo sexo seria distinto y estaria d acuerd n lo k relataste.muaks duerm bien y saluds a d.manolito

  2. Anonymous

    ¿Y no puede ser que se hayan acojonado y de verdad les parezcan Isa y Alba tan increíbles? Hay mucho personaje que en cuanto empieza a sentir algo tiene ganas de huir. Yo, entre ellos.

    1. Espoir

      Pues disculpa, anónimo, pero tienes un problema que precisaría algo de terapia psicológica. No por ti, que quizá seas muy feliz con tus cosas, sino por esas mujeres a las que comes la oreja y que no tendrían por qué sentirse estafadas y humilladas a raíz de tus complejos u obstáculos emocionales.

      Joder, lo que hay que leer encima de que te toman el pelo.

  3. Anonymous

    Me ha encantado este post, me he sentido muy identificada con el. Los hombres deberían empezar a comprender que si lo que quieren es sólo sexo, no deben regalarnos el oído, por que no es necesario. Claro que, tampoco les culpo, ya que es cierto que abunda mucha romantica que aún se creen todo lo que pueden llegar a decir con tal de llevarnos a la cama.

    1. Anonymous

      ¿No es necesario? Lo que deberías plantearte es, ¿con qué aproximación se folla más? Si vas por ahí diciendo que solo quieres sexo, te limitas a aquellas que solo quieren sexo Y ADEMÁS están dispuestas a reconocerlo ante un extraño (o incluso a si mismas). Si dedicas un poco de esfuerzo a comerle la oreja no solo te vas a la cama con el 100% de las mujeres que solo quieren sexo (que, si lo piensas un poco, son el 100% de las mujeres que se van a la cama con alguien que acaban de conocer), además caen unas cuantas de las románticas empedernidas.

      Personalmente, cuando busco solo sexo, pido solo sexo. No voy a negar que alguna vez me ha ido bien, pero más veces he visto a la chica irse con otro personaje que acaba de conocer: eso es amor y no solo sexo, claro. En general casi nunca da resultado (puedo contar con los dedos de una mano las veces que me ha funcionado, y me sobrarían dedos…). Si no me sintiese tan mal engañando a la gente y siendo deshonesto, tengo clarísimo qué estrategia elegiría: la más eficaz. Si en el fondo nos gusta que nos engañen, aunque sea por una noche… la ilusión también cuenta…

  4. rocio

    Hola Alena,

    yo llevo ya 5 años esperando que alguien simplemente me diga la frase q tú dices (quiero acostarme contigo) y no tanta comida de oreja. Llevo años repitiendo lo mismo!!!! No me quiero repetir pq lo has dicho ya todo en tu post, pero sí, esa es la realidad, nuestra sociedad en definitiva no ha cambiado tanto… hemos cambiado algunas mujeres, pq otras muchas siguen considerando q la comida de oreja y toda esa parafernalia es necesario puesto q irse a la cama con uno pq sí es de guarras… En fin, q justo tenía pensado un post sobre eso. En breve estará listo.
    Un beso
    http://frog-tired.blogspot.com.es/

  5. Anita Patata Frita

    Tampoco hace falta que te miren y te digan ¿follas?, un poco de paladeo no viene mal ¡eh! Que tontas no somos, y sabemos PERFECTAMENTE lo que significan las cosas, tu amiga la moderna lo que pasa es que se cruzó con uno con pasta y los que tienen pasta solo saben hacerlo así, y la otra con un bien queda, no saben decirte que no a la cara.

    Por lo de todas esas cosas que nombras y que ni siquiera se si tengo creo que somos tan enamorables como nos marca nuestra forma de ser, unas serán más y otras menos, y a ellos idem, no hay normas por mucha ciencia que se empeñe en ello.

    A mi me gustan las cosas claras, pero con educación y un poco de clase, los rodeos hay veces que vienen bien, pero sin mentiras.

    1. Anita Patata Frita

      He estado mucho tiempo en el mercado y para mis parejas siempre he sido una racional de huevos, por eso me costó tanto encontrar una con la paciencia de aguantarme. Y ni mi novio es perfecto, ni yo. Pero jamás he podido entender las comeduras de coco absurdas por las parejas.

  6. Diego Maroto

    El post está muy bien, pero esta vez vengo a discutirlo. Hay veces que encarta ir sólo a por sexo y expresarlo como tal, pero hay otras que realmente la chica con la que quieres tener sexo es todo lo que tú nombras arriba, una tía estupenda y blablabla (de ahí que se quiera tener sexo con ella, estáis TREMENDAMENTE equivocadas si pensáis que sólo resulta atractivo el físico a la hora de elegir compañero sexual), lo que no quiere decir, ni por asomo, que la queramos como pareja.

    Y no vengáis a decir que os molesta que se os camele así, porque si os molestase cortaríais por lo sano y santas pascuas. Pasa que os montáis peliculones a vuestro gusto y cuando no es como pensabais, despechadas al blog!

    Así que bonitas, hay formas y formas de cortejar, igual que hay formas y formas de tener sexo con cada una de vosotras. Porque se os abrace no quiere decir que haya amor y porque se os ponga mirando a cuenca y se os destroce a empujones no tenéis porque sentiros menos queridas.

    *Todo lo dicho anteriormente se puede aplicar en cualquier sexo y orientación sexual.*

  7. INTERSEXCIONES

    Diego,

    Las cosas son mucho más simples de lo que parecen: cuando se quiere tener sexo, se dice. O se tiene.
    Cuando a una persona le hacen falsas promesas y desaparecen- es otro cantar.

    No me coy a preguntar a qué viene tu comentario sobre “despechadas”, porque , salvo que me equivoqiue, tú y yo no nos conocemos de nada.

    Estoy de acuerdo que abrazar no tiene nada que ver con el amor, de hecho, si habías léido el post, digo exactamente lo mismo.

  8. Claudia G-M Cienfuegos

    Puess yo estoy casi de acuerdo. Es decir, me gustaría que los hombres fuera más directos, y al pan pan y al vino vino. Porque madre mía, se montan cada película que es para verlos, que manía con que tenemos que caer rendidas a sus pies la primera noche, se piensan todavía que estamos deseando pedirles matrimonio en 2 días, cuando no es así!!! pero están convencidos de lo contrario. Y luego te quedas con cara de no saber qué está pasando…
    Pero también es verdad que si ellos nos preguntaran simplemente, ¿quieres acostarte conmigo? muy pocas reaccionarían, y es así, porque no nos gustan las cosas tan directas, porque nos hacen sntir violentas. Por qué no algo intermedio? hacernos sentir bien, luego sexo, pero nada de palabras!! nada de: eres la mujer de mi vida, nunca había sentido algo así, etc. Eso NO!!! eso lo fastidia todo!!!
    Pero las mujeres ante el sexo creo que actuamos distinto, para ellos (casi siempre) es un acto y se acabó, nosotras necesitamos algo más, que nos creen algo de emoción, algo de interés.

    De todas maneras, ellos ven demasiadas películas americanas, en las que la chica después de una noche de pasión se enamora de por vida. Y así les va a los pobres!

    Un besito desde CLU'S CORNER
    http://www.cluscorner.com/

  9. monsieur le six

    Bueno, este problema es conocido. Durante tantas generaciones se han estado alimentando tanto los tópicos de que a los hombres se les conquista mediante reclamos sexuales (un buen escote, una minifalda muy corta,…) y a las mujeres con reclamos amorosos (cenas románticas, paseos a la luz de la Luna,…), que claro, quienes no necesitamos esas cosas, nos sentimos algo agobiados y engañados.

    Es cierto que los hombres solemos ser directos, pero no todos, y además sólo cuando hay una cierta confianza construida tras un cierto tiempo; de cara a conquistar mujeres nuevas, los hombres a menudo intentamos ser tan retorcidos como creemos que sois vosotras. Así que en ese terreno, la simplicidad masculina no aplica.

    Es una equivocación, en general, creer que vamos a comportarnos como somos, porque al final, siempre es lo mismo: el riesgo a verse rechazado/a, y el empeño en conseguir el objetivo (sea amoroso, sexual o lo que sea) a base de apostar por una estrategia, que hasta el final no sabremos si es la adecuada. Tan fácil es hacer el ridículo con un poema, como preguntando directamente si ella se quiere acostar contigo. Dependerá de ella y de sus circunstancias. Anita lo ha explicado muy bien.

    Las mujeres tenéis la ventaja de que no os lanzáis tan a menudo (normalmente estáis más a la espectativa y os limitáis a aceptarnos o rechazarnos). Pero si tuviérais que hacerlo, seguro que muchas veces caeríais en el vicio contrario, y algún hombre acabaría preguntandose cosas como: “¿Es necesario que me ponga las tetas en la boca para decirme que soy el hombre de su vida y quiere tener hijos conmigo?” Por decir algo.

    Por supuesto que hay hombres y mujeres sinceros que desde el minuto 1 van a las claras y prefieren perder el “juego” a ganar algo que luego no van a querer mantener. Pero no somos todos, claro.

    Un problema añadido a todo esto es esa extraña y muy, muy perniciosa barrera entre sexo y amor. Para mucha gente, o sólo quieres sexo, o buscas la pareja de tu vida. O blanco o negro. No me cansaré nunca de defender (aún a riesgo de ser pesado) que entre ambas cosas hay toda una escala de grises que la gente (tanto hombres como mujeres) parece empeñada en ignorar. Nos cuesta entender que, independientemente de que busquemos o tengamos pareja, podamos tener amantes con los que tenemos sexo pero por los que, al mismo tiempo, sentimos algo que, sin ser el “amor para toda la vida”, sí es, de alguna manera, amor. Y esto es independiente de la pareja que ya tengamos o que por otro lado estemos buscando.

    Por eso me chirrían tanto preguntas que leo en el artículo como “¿Hace falta comerme la oreja para llevarme a la cama?” Quizás haya hombres que ni quieran “comerte la oreja” para decirte “eres la mujer de mi vida”, ni tampoco quieran sólo sexo como para preguntarte “quieres acostarte conmigo”, sin más. Quieren otra cosa, pero la pregunta que deberían hacer estos hombres, quizás aún no esté inventada. Está en un terreno de nadie, para el que nuestra sociedad aún no ha definido el protocolo a seguir.

    1. Espoir

      Tienes razón, Monsieur, en que hay infinidad de modalidades de relación que no están en absoluto explotadas. Pero una de ellas no es “tenemos que ir de viaje a X, es maravilloso, te lo quiero enseñar” y después no volver a saber de él en la vida. Eso pasa, nos ha pasado a todas, y es desconcertante, y humillante, y tan estrafalario que nunca lo ves venir porque piensas bueno, ya me ha pasado una vez, no tendré tanta mala suerte como para ligarme a dos pirados seguidos. Y va y te vuelve a pasar, y piensas seriamente en que la opción de vida intocada (decir “casta” no sería exacto) descrita por Sophie Fontanel en Deseo (ed. Lumen) no es en absoluto descabellada, porque ciertamente yo he sufrido colapsos eróticos al sentirme socialmente presionada para follar, para buscar hombres contínuamente, para estar siempre receptiva… Pero ese ya es otro tema. Resumiendo, el comportamiento descrito por Alena es de lo más feo e injustificable que me he encontrado en mi camino de más de 15 años de relacionarme con hombres.

    2. monsieur le six

      Evidentemente, Espoir, el tipo que se esfuma tras un polvo, después de haberle comido la oreja a la mujer con promesas de amor, es un personaje que existe. Eso no lo voy a discutir. Y además es bastante despreciable, en eso no vamos a discutir tampco.

      Pero si nos pusiéramos así, ¿cuánta gente rara podríamos enumerar? ¿El posesivo casi psicópata que no para de llamar por teléfono a su “ex” y ponerle mensajes por la red, cuando ya se sabe que no pinta nada? ¿La calientapollas que hace babear a los hombres y a última hora desaparece sin razón aparente? ¿Los celosos de uno u otro sexo que no paran de montarle un espectáculo a su pareja por cualquier halago o mirada a una tercera persona? Si nos ponemos a buscar chalados y chaladas, no acabamos.

      Y ahí es donde quería llegar: ese tipo de personaje es de lo más corriente; uno más de los muchos que cualquier persona con algo de experiencia en la vida habrá llegado a conocer. Por tanto, nada nuevo bajo el Sol, y desde luego nada que sea extrapolable al conjunto de los hombres. Porque del mismo modo que yo no culpo a las mujeres en general de las etupideces de cuatro chaladas, tampoco puede decirse que todos nosotros, y ni siquiera la mayoría, hagamos estas cosas.

      Nos guste o no, las relaciones personales en general, y las eróticas en particular, son a menudo como una batalla, en la que cada bando elige sus mejores tácticas y armas. Y quienes quieren echar un polvo usan la que creen mejor; a veces es esa. Quizás no debería ser así, y yo soy el primero al que no le gusta, pero es así.

      Y además, la existencia de esos tipos es bastante lógica si tenemos en cuenta, no sólo estas estrategias para “ganar el juego”, sino otras muchas razones como las que Ronronia ha enumerado acertadamente más abajo. Que no es que sean una justificación, pero sí motivos posibles.

      Ojalá no hubiera que lidiar con estos y otros personajes indeseables, pero la vida es así, y uno lo que tiene que hacer es saber adaptarse, mejorar su intuición para detectarlos, y nunca, nunca desanimarse pensando, equivocadamente, que toda la gente es así ;)

  10. Cristina

    No se……
    Creo que a mi un tío me puede parecer ” increible” por la noche y un tostön en el desayuno y que cuando estás en determinada situación de complicidad que te da el sexo se dicen muchas cosas que solo valen para ese momento ….
    Y TAMBIEN hay personas taan cariñosas y románticas ( jajaaa) que cuando hacen el amor se sienten enamoradas ….
    Creo que TAMBIEN hay personas que necesitan romanticismo y mentiras para sentirse bien ..
    Pero lo que no creo es que siempre sean los tíos los que se auto engañan o mienten , nosotras TAMBIEN lo hacemos ..
    Es difícil esto del amor y el sexo ..
    Y es difícil enamorarse por muy maravillosa objetivamente que nos parezca la otra persona
    No me parece tan grave decirle a alguien que es increible y no volverla a llamar
    Fué increible mientras duró.

  11. Anonymous

    OLE.OLE Y OLEEEEEEEEEEE!!!! ESPERO QUE MUCHOS HOMBRES LEAN ESTE ARTÍCULO Y LO SIGAN A PIES JUNTILLAS….QUE YA ESTAMOS HARTAS DE MENTIRAS Y YO COMO MUJER A VECES ME HE ILUSIONADO SIN NECESIDAD POR CULPA DE ESO….es decír,más de una y de dos y de tres y 10 veces he conocido a tios fantásticos para eso,para un polvo…y después del polvo me hubiera quedado con una sonrisa y un hastanunca la mar de contenta pero ellos no se a santo de que lo estropean con mentiras de “estoy sientiendo algo por ti”,”eres super especial,necesito volver a verte”….¿Para qúéeee???? ¿Por qué haceis eso hombres del Mundo??? explicarmelo….porque el polvo ya lo habiais conseguido igualmente….así con esas frasecitas solo haceis que darnos demasiado más que pensar y encariñarnos a lo tonto…cuando con un polvo y un adios,encantado de haberte follado hubieramos quedado contentisimas…no necesitamos que inventeis que quereis casaros post polvo…eso deprime.

  12. Anonymous

    Lo que una mujer quiere es esto (y se lo que digo porque soy mujer y sincera y las que lo nieguen mienten)…nos gusta que nos conquisten y nos traten bien,nos lleben de cena,nos digan lo guapas que estamos …etc si el chico nos gusta mucho,mucho mucho no tendremos problema en irnos a la cama con él sin necesidad de más y cuando digo de más es decír que no necesitamos NI QUEREMOS que se nos diga que somos la mujer de su vida,que se estan enamorando,que necesitan volver a vernos….

    ¡NO!….MEJOR CALLATE POST POLVO y como mucho nos echas otro si quieres antes de decirnos adios…y todos comeremos perdices y seremos felices.

    Si estas encantado de la vida pero no sientes AMOR por favor no lo inventes porque probablemente nosotras tampoco lo sintamos pero ante ese tipo de declaraciónes a lo mejor nuestro corazón se ablanda más de lo necesario y nos creais un sentimiento que no teniamos y todo para NADA.

    Gracias.

  13. Mme. Noémie

    Alena, este post me ha hecho tanto recordar la reciente historia entre una amiga y un chico que conoció por internet que voy a pasarle el link para que lo lea… deberías conocer su historia, sobre todo como terminó por parte de él porque es digno de un estudio científico como el que has hecho ;)

    Bisous!

    P.D. He estado enfermita y luego de vacaciones pero ya estoy por aqui y poco a poco me leeré todos los post y los comentaré si tengo algo que aportar =)

  14. Ronronia Adramelek

    Yo estoy con Anita y las bondades del paladeo o, si lo quieres más sincero, con echarle un poco o un mucho de cuento al asunto. A mí me van más los amores eternos aunque no superen el lunes siguiente que los “no quiero compromiso” que aguantan décadas. Es una cuestión de estilo.

    Quizás porque al ser escéptica me gusta crear mi propia magia, prefiero que me calienten la oreja una noche, que lo hagan con clase una sola vez al desapego en serie.

    De todas formas, yo creo que no es tan frecuente que un tío al que le has echado un buen polvo no quiera volver, yo creo que no abundan los picaflores que no repiten aunque sí las chicas cargadas de prejuicios que resultan raras en la intimidad. Hablando con mis amigos hombres, las veces que no han repetido fue porque:

    1) Iban tan borrachos que se ligaron un tía que serenos no les gustaba nada.

    2) Tuvieron la sensación de estarse follando a un erizo (sic), es decir, la chica les pareció antinatural y complicada en la cama.

    3) Estuvieron incómodos por el exceso de expectativas que ella demostró o por la conversación que mantuvieron, ya fuera por aburrida o porque la vieron amargada o demasiado propensa a criticar, quejarse o cabrearse.

    Y es posible que en un determinado momento, si estaban muy calientes y viendo que aquéllo no iba sobre ruedas, decidieran jugar a la comedura de oreja por asegurarse el polvo. A buen hambre no hay pan duro y preguntadle a cualquiera que lo haya sufrido, el hambre es muuuu mala. :) )))

  15. Anonymous

    Me encanta el articulo, la verdad q m senti identificada, ultimamente al parecer solo se encuentran hombres d este tipo, no es mas facil ser sinceros? asi nadie se siente mal y sio no recibes una llamada o un mensaje al dia siguiente pue sno le das mas vueltas al asunto.

  16. Anonymous

    Uno, dos, tres… 20,50 polvos… un año regalándote la oreja, que si la mujer de mi vida, que si hasta el asilo juntos y al final sólo eso… unos cuantos polvos y, puede ser, que un poco de cariño, nada más, es así, hay tios que nacen para conquistar y una vez conseguido su objetivo se va enfriando la cosa y continúan con una nueva búsqueda, otro corderito dispuesto a balar mientras le regalan la oreja. Pero mientras estamos oyendo y disfrutando ¿no nos sentimos bien?. Pues eso. A disfrutar mientras dure dura y luego a sufrir un rato y a levantar cabeza que para eso si que no somos el “sexo debil”. Amamos, disfrutamos y sufrimos como nadie, pero sabemos reponernos y seguir adelante. Eso si, las ganas de cortársela a alguno no se nos pasan. A algunos más que a otros, a eses “donjuanes” que se pasan la vida rompiendo corazones y entran y salen como si nada. Se merecían un buen dolor de corazón, ¿o no?

  17. Lady M

    Totalmente de acuerdo con el post.

    Hace poco he tenido dos experiencias, una como la que relatas y otra como lo que expones que debería hacerse.

    El primero, aunque dijo que no lo haría, me vendió el oro, el moro, la moto, la Luna y lo que se os ocurra. Que si viviesemos en la misma ciudad estaría contigo desde el día que nos conocimos blabla (nos conocimos primero por Twitter) y más blabla. Total, para ir a su casa en un viaje, pim pam y después, distanciarse sin explicación alguna.

    El segundo, que tiene una relación, venía a lo que venía y punto. Sin rodeos, sin promesas de nada. Más sencillo para todos.

    No es que nosotras nos hagamos ilusiones, es que los que hacen lo que el primero alimentan las brasas de algo que nunca llegará a hoguera, y aunque no tengas frío, echarás en falta el calor que las brasas anunciaban y nunca llegó.

  18. Alx

    es que os cruzáis con cada bicho… el que te vende enciclopedias a puerta fría es capaz de meterse en cualquier papel y exagerarlo tanto que se le ve de lejos. yo creo que simplemente son técnicas aprendidas que han perfeccionado. y si su objetivo era unicamente ese, desde luego les ha servido, pero el humo que venden es pura estafa.

    moraleja: teme a los griegos y más cuando te hacen regalos.

    por otra parte, cuando uno es sincero y no le interesa nada trascendental o simplemente prefiere ir despacito, también soleis forzar un poco a ver que información se puede rascar no sea que “perdais el tiempo”, sobre todo si la cosa va sobre ruedas. con lo bonito que es dejarlo correr solo.

    aissss…. cuando se nos llevará el señor…?

    jejeje

  19. Anonymous

    bueno tengo q decir que si q hace poco tuve una experiencia similar despues de salir unas veces con un chico q pense q realmente le importaba, pq bueno tuvo detalles d esos q no hace nadie contigo, pues pasamos la noche juntos estupendamente, d esas noche con besos y caricias super romanticas y….si te he visto no m acuerdo. despues de decirle lo q pensaba d el, puesto q creo q la sinceridad es algo q m caracteriza y preguntarle si tan solo fue un “polvo de una noche” su respuesta ATENCIÓN: fue no, no fue un polvo d una noche porque nos vimos 4 veces. respuesta sin duda muy muy madura para un hombre de mas de 30 años. sinceramente pense que se trataba d una broma pero en fin, la cosa es q lo borre d todos lados y al darse cuenta d ello m lo recrimino d una forma aun mas madura, intentando herir mis sentimientos. esto es un grandisimo ejemplo d los q describias en tu anuncio.un saludo muy grande

  20. Nevereverland

    No necesitamos mentiras para mantener sexo ni mucho menos. Pero hay gente muy cuadriculada, y todavía pensamientos muy retrogrados en mentes tanto femeninas como masculinas. Y creo que quizá algunos chicos creen tener la necesidad de comer la oreja a algunas mujeres porque todavía existen pensamientos del tipo, que la mujer es la que “da” algo al hombre, en lugar de verlo como un acto mutuo de placer; esa manía de verlo como la que consiente, otorga, regala, tiene la última palabra; y como hay mujeres así pues se nos corta a todas por el mismo patrón y de ahí esa manía de comernos la orejita a todas, cuando a algunas si nos gusta lo que tenemos delante….a buen entendedor pocas palabras bastan ;)

  21. Anonymous

    Yo pienso que la seducción es un juego y que ser demasiado directo o directa puede romper la magia. Evidentemente no se trata de dar o recibir falsas promesas ni mucho menos pero si de hacer sentir especial y deseado al otro. Luego… Ya se verá. En general, por mi experiencia lo que me he encontrado ha sido eso, chicos que buscaban amistad, sexo o complicidad de una noche pero sin cerrarse puertas ni dar falsas promesas. Quizás sea una cuestión de mentalidad, es decir, no se en el entorno social en el que se moverán tus amigas pero yo creo que tiene gran peso en cómo un nombre conciba y por tanto interactue con una mujer.

  22. Dora

    Estoy totalmente de acuerdo en que la claridad debería ser la máxima en cualquier tipo de relación, ya sea amistad, sexo o pareja. Y, por supuesto, no necesito que me coman la oreja para tener sexo. Si el tío me atrae soy yo la primera que, de primeras, sólo busca eso.

    Sin embargo, últimamente leo tantas historias similares a las que cuentas de Isa y Alba que empiezo a pensar en que, seguramente, cuando dicen ese tipo de cosas es porque las sienten de verdad (y sé que esto es peor aún). No es normal que a tantas mujeres les pase lo mismo, no es lógico que tantos hombres sean tan mamones como para seducirte sentimentalmente para darte la patada a los tres minutos.

    Por eso creo que sufren algún tipo de desequilibro. Se vienen arriba en una determinada situación y si luego no la mantienen, se olvidan y ya pasan. Es decir, cuando vuelven a su casa su memoria pulsa “reiniciar” y otra vez están a cero. Es que si no no le veo sentido a tanta falsedad.

    http://plumadepandora.blogspot.com/

  23. Anonymous

    No he leído todos los comentarios pero coincido con Anita. Por un lado totalmente de acuerdo con que no es necesario comer demasiado la oreja, pero por otro, un poco de conversación inicial me parece lógico, aunque ya se vean venir las intenciones. Puede que un “quiero acostarme contigo” a algunas le valga y genial, pero igual a otras no le vale, y aunque el resultado sea el mismo prefieran un poco de tonteo inicial, sin necesidad de promesas claro. Resumiendo, que ni tanto ni tan calvo.

  24. N@cho

    Y no puede ser que el problema sea simplemente suponer y no hablar, es decir, no ser claros?

    Esta incomunicación (EL: si digo que quiero follar o me quedo sin o me dirá que qué pretendo o qué se yo; ELLA: decir que solo quiero follar, pues, si pero, estará preparado para oirlo? Se ira corriendo?) es típica.

    Desde el principio pretendemos ser quienes nos gustaría ser y no quien somos de veras. Y así nos va.

    Lo peor de decir quiero follar es que te digan que no y te quedes sin follar, pero es mucho mejor que el humillante numerito posterior… Y siempre nos quedaran manolitos y manolitas! ;-)

    Lo demás lo veo como una casuística que el género humano, en su diversidad, es capaz de hacer infinita… Siempre se puede superar al anterior fiasco!

  25. Anonymous

    No creo que ninguna de las dos historias existan falsas promesas. Dos chicos y dos chicas. Se supone que ambas partes tanto chicos como chicas disfrutaron y lo pasaron bien. Diversión, compañía, conversación, sexo. En las relaciones esporádicas cada género tiene su papel, obviamente ni ser totalmente sincero ni totalmente falso creo que lleve a buen puerto. Si se mantiene el equilibrio en un punto intermedio, ahí es donde reside el vehículo para llegar a tu meta. Si tu meta es pasarlo bien, buscar compañía un fin de semana o sexo puro y duro, nadie se debe de sentir “engañado o engañada”.. si te dice tal o cual. Yo particularmente me hago cargo de lo que digo, otra cosa es lo que cada uno entienda acerca de lo que digo. Los hombres somos infinitamente menos complejos que las chicas y por norma con conversación, detalles y demás parafernalia se crea más comunicación, ambiente o empatía. Al final de las dos historias que cuentas, las chicas quedan “con dudas”, de los chicos no se sabe.. si no dan señales de vida es que quizas consiguieron lo que buscaban… y a otra cosa mariposa. :)

  26. Miss Lolita Bridge

    Se me había pasado leer este y hasta la fecha es con el que mas identificada me siento.

    Después de una relación de 6 años lo dejé con mi novio y enseguida como un soplo de aire fresco llego “otro” y lo catalogo como otro porque no merece que ni diga su nombre. El ya se fijó en mi en nochevieja y le dijo a mi amiga que en cuanto estuviera soltera que lo avisara.
    Mi amiga se lo dijo como un mes mas tarde (que es cuando corté con mi ex) y enseguida empezamos a hablar. El deseaba como agua de mayo quedar conmigo y me decía que era la mujer perfecta, que lo tenía todo. Hasta me dijo que las pelirrojas eran su prototipo de mujer (cuando hablando con un amiga de ambos me dijo que era la primera vez lo oía).
    La primera noche que quedamos me dijo ya CIELO y que le encantaba. Quedamos 3 veces mas, a la cuarta lo hicimos (fue triste y sin pasión ninguna) y dos días después me dijo que como “creía” no iba a sentir mas que mejor las cosas se quedaban así. Pero me dijo que como amigos bien, lo he visto 2 veces y ni me ha saludado e incluso he pensado que le iba a dar un infarto teniendo que compartir el mismo aire.

    ¿Para qué tantas milongas? Si no buscaba a el hombre de mi vida!!
    Por favor solo queremos sinceridad, no somos niñitas que nos tengan que convencer, si queremos besaros os besaremos y si queremos acostarnos con vosotros también lo haremos así que ir de frente que eso os hará mas hombres.

    Saludos Alena!

  27. Anonymous

    El post es estupendo, me siento muy identificada, creo que esto nos ha pasado a todas…
    Pero también lo veo muy revelador, leo los comentarios y me doy cuenta de que todas ESPERAMOS que nos digan (o que no nos digan) pero somos nosotras las que ESPERAMOS. Hablamos de sinceridad pero también nos cuesta practicarla.
    Intentamos ser “modernas”, pero no nos arriesgamos a pedir lo que queremos.
    Hace tiempo que esto no me pasa, porque prefiero adelantarme, si me gusta alguien se lo digo, si quiero follar se lo digo y siempre todo con la mayor de las educaciones posibles.
    Y si se va corriendo porque le da miedito pues él se lo pierde, y si no le gusto pues por lo menos creo que he creado el clima para que lo pueda decir tranquilamente.
    La verdad es que me va muchísimo mejor así, no sé si se folla más o menos, pero las relaciones que se stablecen (sexuales o no) al menos son más sinceras y de mejor calidad.
    Yo me siento mejor al poder expresarme tranquilamente y creo que la otra persona también se siente liberada.
    Creo que es lo mejor, a mí me va muy bien así, y la verdad es que desde que he adoptado esta forma de actuar no tengo malos rollos.
    Ánimo chicas!, también depende de nosotras!!!
    Abrazos a todas y a todos!!!

    (me encanta tu blog, te leo mucho, aunque nunca comento)
    Josune

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >