La-historia-de-no-ligue
Cosas que pasan

La historia de NO ligue

Las redes sociales engañan, crean sospechas equivocadas, nos empujan a sacar conclusiones y nos impiden conocer cómo es una persona en realidad.

Os voy a contar la triste historia de no amor. La triste historia de no ligue. La triste historia de cómo perjudican las redes sociales.

Aquel día me puse mona. Muy mona. Tengo un vestido de éstos que esconden todas las imperfecciones y destacan todas las perfecciones. Un labial rojo de aquellos que dan ganas de matarte a besos pero asustan con su excelencia. No iba a ligar. Sólo que aquel viernes me había levantado muy triste y la única manera de salir de la pena findesemanera interminable consistía en ponerme aquel vestido impecable de una tienda de Raval y mis zapatos más taconeados del armario.

Iba al cumpleaños de una amiga y se suponía que no era una fiesta especial: un par de copas en casa con amigos. Pero me daba igual.

Mi amiga me recibió con un “sí que estás jodida, hija” y me sirvió una copa de vino nada más entrar. Pensé: “sí que está muy corto el vestido y muy rojo el labial”. Pero me quedé con la copa y creo haberla acabado antes de llegar al comedor (y eso que el pasillo de su casa era todavía más corto que mi vestido), porque al saludar a los invitados escuché: “¿Pero qué hace la niña con una copa vacía?”

Era el típico cumple de una chica treintañera de una gran ciudad: mujeres solteras y hombres gays. Pero como dice una buena amiga: entre tanto gay siempre hay un hetero que te está esperando. Yo no quería que me esperase nadie. Quería risas con mis amigas y copas interminables.

Pero no. Allí estaba, esperándome. Sé que me estaba esperando porque se levantó nada más verme. A lo largo de toda la noche no paraba de llenarme la copa y hacerme preguntas. Tenía pelo rubio y un pasado muy oscuro: no oscuro de maléfico, sino de misterioso. No me explicaba absolutamente nada de su vida y no paraba de preguntarme a qué me dedicaba y de dónde he salido (eso último era demasiado romántico para unos tacones tan altos, pero después de la tercera copa me parecía hasta un poco embrujador).


Cuando conozco a un hombre, no suelo contarle lo del blog. No sé qué les pasa a todos cuando suelto “Tengo un blog sobre las relaciones”, pero se dividen en dos grupos: los que te dejan ahí con una excusa tonta y van a por la otra (me imagino que piensan que eres tan experta y lo tienes todo tan claro que mejor buscar a una presa más fácil), y los que empiezan a hacerse interesantes y a seducirte, porque consideran que si escribes sobre follar, te falta práctica y, por supuesto, necesitas un polvo YA. El suyo, por supuesto. Le dije que era traductora. Y todos contentos.

De repente me apeteció mucho hablarle de mi ex novios y me di cuenta de que estaba borracha. Siempre me retiro cuando quiero hablar de mis ex:  resulta ser mejor que cualquier prueba de alcoholemia. Así que me pidió mi número y me fui a casa.

Me llamó al día siguiente para quedar. Me invitaba a cenar, pero yo no lo tenía tan claro: una cena son palabras mayores, apenas puedes escaparte en medio de un entrante y a veces  llega a ser incomodísimo. Así que quedamos para una copa, por si mi cuerpo se recuperaba tras la resaca. En Rusia es el único remedio. Si es que soy rusa para lo que me da la gana, oye.

Después de la segunda copa se me escapó lo de escribir (creo que es la subconsciente que me traiciona constantemente y también porque, quizás, es mi verdadera pasión). El Rubio siguió el guión de siempre: “Ahh, qué interesante. No tienes pinta de escritora” y, sorprendentemente no resultó pertenecer a ninguno de los dos grupos mencionados arriba. Me llamó la atención.

- No soy escritora, escribo en un blog.
- ¿Cómo se llama?
- Da igual. Oye…

Empezamos a hablar de hombres y mujeres. Una charla muy entretenida. Pasábamos a otros temas con mucha facilidad: amigas y sus novios, madres y bebés, excusas baratas. No me lo podía creer: coincidíamos absolutamente en todo. Resultó que él era muy independiente, que le agobiaba que alguien estuviese “encima” todo el rato, que le encantaba el arte, que adoraba jazz y … no entendía el término de “follamigos”. “Los llamaría “follaconocidos”, – me dijo y las sospechas llenaron mi estómago, mezclándose con vino y tinto y provocando un mix llamado “desconfianza”. Le pedí otra copa y, cuando el pobre ya llevaba casi suficiente alcohol en la sangre para hacerle cualquier tipo de preguntas pero demasiado para saber controlar su ego que le decía: “Esta noche follas, majo”, le pregunté:

- Oye, ¿Qué opinas sobre los flechazos, los amores apasionados, locuras y las demás muestras fogosas?
- Es mejor perder las llaves que perder la cabeza.

Y le entró hipo. Yo no daba crédito: ¡Será cabrón! Pero no podía culparle en nada, lo negaría todo. Entonces, entre hipo e hipo, le propuse otro tema: lo que tiene que hacer un hombre para llevar a una mujer a la cama. Se le quitó el hipo de golpe. Sus ojos empezaron a brillar y me dijo:

- Decírselo tal cual. Así que… ¿follamos?
- ¡Serás descarado! Oye, ni siquiera me has camelado un poco. Joder, qué poco romántico.
- Pero si a ti no te gusta que te coman la oreja. (ahá, empieza a caer…)
- Sí sí, me encanta. Las cosas funcionan a la antigua: yo que sé, cine, cenas y estas cosas.
- Esto es mentira, porque tú no piensas esto.
- ¿Ah no?
- No, en el post de abril ponías… (ups, qué fallo. Mira, se ha quedado callado).

¿Así que en el post de abril, majo? ¿Así que lo has estudiado todo antes de conocerme? No le quedó otra que confesar: vino al cumpleaños de mi amiga Bea porque era su amigo y un fan del blog (desde aquí te mando saludos, Rubio. Ya sabes: hay hombres que se convierten en un “algo” y hay otros, que se convierten en un post. Bienvenido al blog.) Sabiendo que Bea me invitaría, se dedicó tres semanas a estudiar todo su contenido y construir una estrategia para seducirme.

Algunas, quizás, se pondrían felices con tanta atención e, incluso, se sentirían halagadas (como algunas de mis conocidas: “Joder, Alena, no seas así con el pobre hombre. Mira lo mucho que se ha esforzado en conocerte”), pero ¿cómo puedo yo fiar de alguien que, además de ser un mentiroso, ni siquiera sabe ser él mismo?

Creo que las redes sociales y la vida 2.0 nos está jugando malas pasadas. ¿Qué hacemos si conocemos a alguien y nos atrae? Venga: a buscar su Facebook, ver la galería de Instagram compuesta por 1200 fotos, fijarnos en las caras repetidas y averiguar si alguna resulta ser la ex (¡ni que fuese la máxima enemiga! Si es que es la única que está fuera de peligro, casi siempre); buscarlo en Twitter y ver con quién habla, Google, Google imágenes. Y al final, tras haber encontrado millones de datos interesantes, nos creemos estar controlando la situación, cuando en realidad no sabemos qué papel interpreta delante de miles de seguidores y por qué lo hace.

Las redes sociales engañan, crean sospechas equivocadas, nos empujan a sacar conclusiones y nos impiden conocer cómo es una persona en realidad. Nos metemos en la vida de uno sin darle ningún tipo de posibilidad de explicarnos algo sobre ella. Es como cuando creemos saberlo todo del mundo de estilistas por haber trabajado como tal y nos dirigimos a una academia para obtener el título, no el conocimiento. Muchas de las veces nos sorprendemos de que en las academias también enseñan cosas. Mira por dónde.

Antes, cuando no había tanta “información”, cuando no existían las redes sociales, las relaciones eran un poco más intrigantes, algo misteriosas y, por qué no, incluso más auténticas. Todo el mundo tenemos derecho a ocultar, a guardar secretos, a no querer hablar de. De sorprender. De sorprendernos.

La próxima vez que conozcas a alguien, quita el dedito del icono de Facebook en tu smartphone y vive. Emociónate y que te cuente.

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Conquistar  Fingir  Ligar  Mentir  

45 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Hay hombres que se convierten en un “algo” y hay otros, que se convierten en un post.”

45 COMENTARIOS

  1. Míriam Fuentes

    La verdad es que tiene que ser un rollo que te pase eso, no?
    Lo que encuentro más gracioso es que no sepan discernir entre un “alter ego” y tu; ya que esta claro que los artículos por muy ajustados que sean a la realidad no dejan de ser artículos, y que no tienes porqué pensar o creer justo todo lo que escribes…así que es fácil pillarlos en el engaño.

  2. Dani Souto

    No hace mucho un amigo me dijo que su rollete tenía una amiga muy maja y que estaría bien que la conociera. “Espera, que voy a su perfil de FB y te enseño fotos…”

    Le dije que no. Que no me apetece conocer a alguien por que otros piensen que estaría bien y tampoco quiero ver ni sus fotos ni su perfil. Estoy un poco cansado de encasillar/etiquetar/clasificar a la gente por sus muros, fotos o tuits.

    Así que, sin que sirva de precedente, totally agree.

  3. Anonymous

    Acabo de aterrizar en tu blog, y he de decirte que a partir de ahora AQUI tendrás a una fiel seguidora mas…!!!!! Me encanta…!!!! No se puede decir mejor ….. Totalmente de acuerdo…!!!! Enhorabuena!!!!! Gracias por compartir!!!!
    Sandra P.

  4. alcaravan25

    Entiendo que para ti, que eres conocida en internet, te pasen estas cosas y sea una mierda porque no puedes estar nunca segura de por qué alguien quiere conocerte y si está siendo sincer@ puesto que tú pones tus pensamientos aquí, pero lo preocupante es que los demás sean ese tipo de gente obsesa. Yo conocí al que es mi novio en la autoescuela y empezamos a salir unos 3 meses después de conocernos. Ni se me ocurrió buscar en internet. Para qué! En persona es como debe ser, lo de conocer a alguien. Internet, para empezar, solo da una imagen distorsionada de las personas. Pero bueno eso, que todo depende de con quien te juntes…

  5. Claudia G-M Cienfuegos

    Hola!!!

    Yo creo que me asustaría y todo…no me gusta nada ese rollo acosador, te investigo por todas las redes sociales para hacerte creer que soy el perfecto para tí.
    No no no, quiero que conozca mis virtudes y mis defectos en persona, no que solo por leer mi blog se crea que lo sabe todo de mi.
    No todo es el blog, porque hay una parte MUY GRANDE de tu vida que no expones nunca, hay cosas de tí que jamás contarías.

    ¿Al final que pasó con el rubio?

    Un beso!!

    CLU'S CORNER

  6. Gladys

    Me he quedado un poco de piedra…
    La inseguridad de este hombrecito es evidente. Pienso que no pasa nada con que hubiera curioseado en el blog, pero que hubiera sido sincero desde el principio y no fingir y buscar artimañas. Al final su subconsciente lo traicionó… y ya ves ahora es el protagonista de este post! Al menos sacaste material para escribir con esta “cita”, la cual ya es periódico de ayer supongo porque no, nos cuentas que pasó con él?

    Saludos.

  7. María de Zayas

    ¿queréis romanticismo? quitaros facebook e id a un prado a cantar églogas pastoriles como hacían en el siglo XVI. La culpa es vuestra por volcar vuestra vida en un sitio público como es internet, no lo hagáis y punto. Y si lo hacéis ateneos a las consecuencias y no lloréis por lo malo que es facebook, cuando lo estáis usando a todas horas. Seguro que esta entrada la has publicado en facebook y en twitter, ¿a que sí? ¡Ah! Para mí ese tío sí es algo romántico, al menos se tomó la molestia de conocerte a través de tu blog.

    1. Hugo

      Totalmente de acuerdo contigo!!!
      odio esa gente que va por ahí diciendo: se ha perdido el romanticismo, ahora todo el mundo se conoce a través de internet; es como las tias que enseñan cacho y luego dicen que los tios solo las quieren por su cuerpo, por favor! eso se llama ser falso. Sino, no publicarías tu vida entera en internet. Claro que quieres que te conozcan, esa es la razon de los mil amigos en facebook, el ansia de los diez mil seguidores en twitter y las mil doscientas fotos en instagram..
      Lo lógico seria que fuese al revés; si escribes y publicas en internet (para que la gente te siga o tener mas amigos o simplemente mostrar tu forma de pensar y/o habilidades,etc.)tendria que ser alagador que a alguien le guste eso y se interese, eso significa al menos que le gusta tu forma de pensar, escribir, etc., no es esa la finalidad hija??
      me parece muy contradictorio este post.

    2. Valeria

      Aquí la cuestión no es que una persona te busque en Google, Facebook, Twitter o en un blog para conocerte mejor, sino el que se haga pasar por quien no es, que utilice lo que sabe de ti para resultar más compatible. No creo que se deba valorar “el que se tomara la molestia de conocerla”, todo lo contrario, creo que no quiso tomarse la molestia de conocerla realmente y se fue a lo seguro, a ser un eco de sus propias ideas para enamorarla, es decir, su estrategia fue enamorar a Alena siendo Alena, jajaja, que ridículamente gracioso resulta eso.

  8. Ronronia Adramelek

    Yo tengo una anécdota que es un poco la contraria, de como alguien se aprovechó de lo que había aprendido de mí en persona para tratar de ligar en internet. ¿Raro, eh? Pues aún lo es más. Ésta es la historia:

    Hace años, quedaba de vez en cuando con un grupo de gente unidos por una afición común. Con el tiempo todos nos conocíamos ya bastante. Había un chico muy guapo y agradable, así que una noche acabé en su casa, yo prometiéndomelas muy felices y él… él con la única obsesión de chuparme los pies.

    Éramos incompatibles porque, sí, es cierto, yo tengo los pies muy monos si te gustan los pies de hobbit en diminuto y con menos pelos, pero también son muy cosquillosos y además, siendo sincera, prefiero que me chupen otras cosas. Diversas personas, gustos diversos.

    El caso es que antes del intento de relación podológico-carnal frustrada yo le había contado mucho sobre mí, sobre mis gustos e ideas, charlando le había ido dando mucha información. En aquella época también me conectaba al ICQ y al IRC y por la tarde-noche hablaba con bastante gente.

    Empecé a hablar con un tío que parecía mi alma gemela. Una tarde tras otra charlábamos pero mientras lo hacía tenía la sensación extraña de que todo era demasiado perfecto, de que aquel tío me conocía. Aquello duró un par de semanas hasta que no se pudo contener más y me pidió que conectara la webcam… ¡y le enseñara los pies!

    Durante muchos meses, lo estuvo intentando con un nick tras otro. Era muy gracioso porque, para colmo, tenía una falta de ortografía, sólo una pero muy vistosa en una palabra de uso frecuente, así que todas las ocasiones sucesivas en las que lo intentó, supe que era él desde el primer momento. Era un buen conversador, ingenioso y capaz de hablar sobre muchos temas distintos, un tío culto y salao, así que hablaba con él y me divertía ver cómo trataba de engañarme. También me lo pasaba bien especulando sobre cuánto tiempo tardaría esa vez en pedirme que le enseñara los pies.

    Y esa es mi única historia al respecto. En esa época “desvirtualizaba” mucha gente pero después ya he mantenido a “mi Ronronia” muy separada de “mi yo del DNI” y hay poca gente que me reconozca en ambas, así que es complicado que algo así se repita. Bueno, por eso y porque ahora no voy roneando por ahí :) ))

  9. Wilh

    Un poco turrrrrbio el asunto del Rubio. A mí tampoco me gustaría que me “estudiasen” con antelación. Me asustaría, creo; y aunque el chico tuviese posibilidades en otras circunstancias, con ese punto de partida desigual (porque no estamos en las misma condiciones de “desconocimiento”) lo descartaría directamente.

    Otro tema es el de las redes sociales, y no creo que sean malas en sí, sino lo malo es el uso que se les da.
    Existen opciones de privacidad en cada una de ellas (tú sabrás cuánto te quieres exponer), pero la máxima impepinable es la de usar el sentido común, y lo que no quieras que se sepa, no lo publiques.
    Es como contar secretos… Allá tú si los dejas libres.

    Un abrazo =)

  10. Elia

    Me ha recordado a un capítulo de How I met yor mother que va justamente de eso, Ted queda con una chica y los dos se prometen no buscarse en google (creo recordar que sus amigos le engañan para que la busque, la chica se da cuenta y se va todo al garete).
    Pero sí que es cierto que pierde mucho misterio, ya ni siquiera para las relaciones, pero al conocer a alguien, te agrega a facebook y cotilleas.

    ¡Un beso!

    1. Pablo

      Increíble como me gano de mano! iba a comentar sobre el mismo episodio de How i met your mother!

      De cualquier manera. Las redes sociales siguen siendo engañosas. A menudo me pregunto que tanto de uno reflejan los perfiles. Son una idea de mi, que a lo mejor quiero proyectar, o al menos, las facetas que mas me gustan. Incluso cuando escribo en mi blog, sigo sobreexponiendome ciberneticamente de la manera que uno quiere, pero soy tan así? no lo se. No es cuestión de decir que me quiera “vender” como algo que no soy, pero creo que el subconsciente nos engaña un poco y sale mas que nada, lo bueno que hay en nosotros, lo que nos parece adecuado mostrar, porque va a ser aceptado, por el perfil de lector/espectador que estamos buscando. Así que dudo que seas tal cual, te describes post a post y seguro que alguna sorpresa guardas, lo mismo con el resto.

      Ahora bien. Si el flaco era fan tuyo desde antes y se entero que ibas a estar en una fiesta e hizo los arreglos para ir. Bien ahi, no lo puedes culpar, te leia (lo cual dice que intelectualmente al menos le pareces interesante, y eso ya es un buen indicio) y aprovecho la jugada para conocerte, en tal caso es un poco romántico, al menos en el sentido new age de la palabra, no lo crees?.

      Por otro lado, si leyó tu blog solo con el fin de conocer a su “próxima victima” ya es un poco de Stalker, o mejor dicho de Player, de cualquier manera, alimenta estereotipos de hombre que los mas lentos después sufrimos.

      Igual, es raro que si te leía no te lo haya mencionado anteriormente (aunque supongo que aun para el mas romántico siempre es mejor tenes un as bajo la manga)

      En lo referente al misterio que pierde, es cierto, pero bueno. También era romántico mandarse cartas que duraban semanas en llegar a destino! Ahí si que había misterio, sin embargo, salvo alguna ocasión especial. Sería bastante raro. El limite entre uso y abuso de las redes sociales es finísimo, de cualquier manera, gracias por ellas! de otra manera no leería este ni otros Blogs que sigo de personas que viven a un océano de distancia..

    2. Espoir

      Buena apreciación. Si alguien cree que te conoce porque se lee todo lo que escribes/cuentas en las redes sociales/un blog literario (que no un diario personal)… tiene un problema. Es como los que creen saberlo todo sobre los famosos por el hecho de leer lo que de ellos cuenta la prensa rosa.

  11. Espoir

    De todo esto tiene la culpa Julio Medem. En Lucía y el sexo, Paz Vega asaltaba a Tristán Ulloa en un bar y le decía que había leído sus libros, que se había enamorado de él y que quería que viviesen juntos. E, increíblement, así fue.

    Es una peli y encima de un marcado y querido aire onírico y surreal. Pero se ve que algunos se lo han creído. Mientras tanto, a los más o menos normales se nos acerca alguien tal que así (y encima con nocturnidad, alevosía y agravante alcohólico) y vamos, el impulso vital es salir corriendo, por muy pibón que sea el acosador. No entiendo a los que preguntan qué pasó con el rubio, yo supongo que os fuísteis uno Diagonal para arriba y el otro Diagonal para abajo, no? Diría, vamos…

    Yo he llegado a la conclusión de que hay que buscar hombres sin smartphones y si encima no tiene Facebook, mejor. Y si es huérfano, ya es para cantar un bingo.

    Por cierto, me ha encantado eso de los zapatos taconeados.

    PD. Ni te cuento las historias que me pasaron a mí a raíz de la publicación del reportaje del prostíbulo. Y es que, como dijo el torero, hay gente pa tó. Ánimos.

  12. Anonymous

    ..que manía mas mala de echarle siempre la culpa a las redes sociales e internet!!
    Creo que si haces un mal uso de estas “herramientas”, obtendrás un mal resultado….Como en mi vida social real, yo aplico la misma ética y moral en las redes sociales…no las diferencio!!!…creo que si lo haces no vives acorde a la realidad

  13. Anonymous

    Bueno Alena, yo en realidad mientras iba leyendo la historia, y he llegado el punto de que él te decía “pues en el post de abril…”, he pensado: ¡hala! ¡Se ha tomado la molestia de leer su blog y “conocerla” un poco! Así que luego me ha sorprendido un poco tu consideración final, que también comprendo claro. Pero yo creo que me habría sentido halagada :)

    En fin, si hubieras dicho que quería conocerte (y acostarse contigo, vale) después de ver tus fotos, pues lo habría tachado de superficial. Pero LEER lo que alguien escribe, y desarrollar (llámalo así) una pequeña “estrategia” no sé, demuestra INTERÉS. Invitarte a una copa también (te lo podría haber soltado la primera noche ¿no?)

    Dale una oportunidad al Rubio. Igual es un mentiroso y un interesado, pero de momento, sólo es un chico “enamorado” o atraído por ti, que ha considerado todas las opciones a su alcance para acercarse a ti (lo que incluye ir a esa fiesta expresamente por ti y leer tus palabras).

    Espero que esta historia tenga un final feliz, al menos podéis ser amigos :D

    Un abrazo.

    M.

  14. Raquel Berrocal

    Cuanta razón, al ultimo chico que conocí lo vete de facebook, no quería hacerme una idea especifica de él, con base en lo que encontraría ahí. Me emociona mas la idea del día a día y de ir conociéndolo poco a poco, real y con perspectivas que poco a poco se van desarrollando…
    Saludos desde Costa Rica!

  15. Valeria

    Como quien dice un hombre “a la carta”. Yo tampoco me sentiría halagada ¿Qué se puede esperar de un hombre que no se tiene la suficiente confianza para ser como realmente es, que no tiene carácter ni opinión propia?. Me recuerda un capitulo de Futurama creo que se llama “Un cíclope a la medida” y trata de un ser bastante pusilánime, que toma diversas formas para aparentar ser el hombre de sus sueños y así enamorar a las chicas,al final resulta ser una especie de insecto extraterrestre,xD.

  16. Dutti

    Que fuerte!!!!
    Cabe decir que el “rubio leera el post con bastante rabia, asique para otra que aprenda a conocer una persona saliendo con ella no por su blog.
    Si a mi me judgaran o creyeran que me conocen por lo que pone en mi blog la iba a llevar parda!

  17. Cristina

    Jajaaaaaa
    ¿Y a mi que me parece que si es una buena manera de conocerse ?
    En mi época se ligaba a las tres de la mañana en una discoteca oscura hablando a berrido limpio y con tíos que del pedo que tenían hablaban como Rajoy ¿què ezstudiazzs?
    Al poco tiempo estabas casada con alguien del que no sabías gran cosa …
    Por supuesto el Rubio ese carece de personalidad, yo hubiera hecho lo mismo por alguien que me atrae , leer todo lo que escribe y utilizarlo más inteligentemente , no para gustarle sino para quererle …

  18. Aura Zombie

    Aquí el problema no son las redes sociales, sino que el Rubio sea un mentiroso, porque no hay nada de malo en fascinarse contigo por tu blog y confesártelo, pero sí es mezquino utilizarlo como estrategia de seducción. El interés, como aquí algunos argumentan, no justifica la manipulación, luego viene la sarta de “has cambiado/ no, yo siempre fui así pero me esforcé por atraer tu atención” que tantos quebraderos de cabeza causa a ambos sexos. Tal vez lo hubieras detectado antes de no ser por tu reticencia a reconocer ese yo virtual tuyo, si te prejugzan, más rápido podrás descartarlos.

  19. monsieur le six

    Justo hace poco escribí algo sobre la ausencia de secretos en nuestra época digital. Es un hecho, y creo que, más que quejarnos de ello, deberíamos asumirlo, entender por fin que estamos en el siglo XXI, para lo bueno y para lo malo.

    Es cierto que el hecho de que alguien al que le llamas la atención te busque antes en facebook, google, twitter, etc., le puede quitar algo de romanticismo al tema, pero si tanto nos gusta el misterio, ¿volveríamos a aquellas épocas en las que los amantes tenían que contentarse con cantar coplas mientras la amada, a la que apenas conocían, les escuchaba detrás de las rejas de su ventana? ¿Volveríamos a aquella época en las que, como señala Pablo, la comunicación consistía en cartas que tardaban semanas en llegar? Ni tanto ni tan calvo.

    A mí no me parece mal que las redes nos permitan saber más sobre aquella persona que nos interesa. Lo que sí es importante es:

    1. Tener en cuenta que la visión que nos da Internet de esa persona puede estar sesgada, y que hay que tratarla en persona para poder conocerla de verdad. Facebook, por ejemplo, está plagado de perfiles llenos de fotos de fiesta en las que todos son supersimpáticos y divertidos, y luego conoces a esa gente en persona y pff…
    2. No usarlo para manipular o engañar, como hace el rubio de la historia. Estoy completamente de acuerdo con lo que ha explicado Aura Zombie.

  20. Mr Cat

    Pensándolo bien, no se quién de los dos tenía más ventaja… Cuando todo parece un juego, las estrategias cambian, no se hasta que punto tú eres tu blog… El chico tal vez se equivoco, sin saberlo, en creer que te conocía o en que tenía algo a su favor. Podías haberle dado la vuelta al asunto y haberle hecho respirar un halo de misterio entorno a tu vida real. Ya no por interesarte más o menos, pero si por estar ahí siendo alguien que probablemente no seas.
    Me gusta tu blog. Realmente inspirador.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >