yo-lo-llamo-felicidad
Relaciones

La felicidad de la soledad

Si eres capaz de levantarte un sábado por la mañana, ver que la grúa se ha llevado tu moto y gestionarlo sin ayuda, es que has vuelto a petar otro nivel de soltería.

Una de las cosas que debes aceptar cuando eres soltero es que una vez has alcanzado la felicidad de la soledad, ya no hay vuelta atrás.

Hablo de ese momento vital en el que te das cuenta de que en tu vida ya no queda mucho espacio para la chorrada de los demás. Unos lo llaman egoísmo, otros inmadurez; yo lo llamo felicidad.

Esa felicidad aparece un lunes cuando haces mentalmente el planning semanal y observas que existe una enorme cantidad de momentos para disfrutar en soledad, momentos que no esperas ni necesitas compartir con nadie.

Ese momento alcanza la plenitud cuando un día te das cuenta de que hablas solo. Yo me he llegado a pegar parrafadas mirándome al espejo de buena mañana. Y sabes que has cruzado otro nivel máximo de soltero cuando te contestas a ti mismo. Unos pensarán que es locura producida por la soledad; para mí es poesía.

Llegados a este punto, notaremos que nuestros sentidos están afinados de tal manera que nuestra capacidad para detectar la chorrada roza el nivel arácnido. La detectamos casi sin pestañear cuando quedamos con alguien y nos exige cosas que no venían en el guión, demandas que empiezan a chirriar como el casco del Titanic y que nos obligan a ponernos en modo ‘adiósmevoycagandohostias’.

Huir es algo que a ratos se convierte en necesidad. Estamos tan acostumbrados a tragar que cuando nos damos cuenta de que no tenemos que hacerlo, la felicidad se nos aparece como si fuera la virgen. Una virgen que nos trae en su regazo coca-cola, un disco duro con millones de pelis y una cantidad indecente de panteras rosas y ganchitos.

No compartir tu mala suerte con alguien cercano también es un ejercicio muy pro de un soltero. Si eres capaz de levantarte un sábado por la mañana, ver que la grúa se ha llevado tu moto y gestionarlo sin ayuda, es que has vuelto a petar otro nivel de soltería. Y vas a rozar el nirvana si al salir del depósito, te acercas a una gasolinera y ves como el tipo que pone la gasolina no atina con la manguera mientras te escupe un buen chorro de combustible por encima. No existe mejor experiencia que estar cabreado, oler a gasolina y no compartirlo con nadie.

Es importante mantener un poco de equilibrio con la manera de vestir aunque el cuerpo nos pida todo el día ropa cómoda. Lo digo porque esto a veces se relaciona con la soledad y uno debe ser fuerte y resistirse a la llamada del chandal. Es posible que ahora esté de moda y aprovechemos ese filón, pero hay que moderarse. (Aquí me contesto a mi mismo y me digo que más tranquilo, que llevo todo el 2015 enfundado en un chandal).

Otro episodio de soltero experto es cuando tu madre acepta definitivamente que no va a tener nietos. Siempre deja un hilo de luz para la esperanza pero a medida que pasa el tiempo es una cosa que pasa al cajón de ‘meimportauncojón’ que toda madre tiene. Ser madre de un soltero no es moco de pavo y requiere una fortaleza mental digna de un maestro shaolin.

Los solteros no vivimos con la necesidad de dejar un legado concreto, ni nos interesa demasiado el futuro a largo plazo. Basamos nuestra existencia en el lema ‘meimportatodounpito’, y no dejamos demasiado espacio para las preocupaciones que agobian a la mayoría de la gente que se pasa el día persiguiendo una vida ‘normal’.

Dedicar nuestra vida a vivirla y afrontarla nosotros mismos no nos hace mejores ni nos convierte en unos héroes. Simplemente es una elección. Y si me das a elegir, prefiero pasar el resto de mis días descifrando el sentido de la vida antes que compartirla con alguien que no conozco de nada.

¿TE GUSTA?  

+39 -4

Felicidad  Relaciones  Soltería  

11 comentarios

COMPARTIR


Edu BatetPor
Edu Batet

ÚLTIMOS POSTS

11 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Lo que me parecería, en todo caso, egoísmo e inmadurez es lo contrario, no saber estar solo. Y pienso que eso crea más problemas e infelicidad que ser independiente, incluso aunque uno a veces tenga etapas excesivamente solitarias. Yo he vivido como tú describes, y tan feliz. Ahora, también es verdad que luego encuentras al compañero de juegos perfecto, vives juntos, y jamás te sobra su presencia.

    Me acuerdo de un post de Alena en el que venía a decir que la capacidad de ser feliz, lo feliz que uno puede ser, es algo más intrínseco, más estructural, más propio de cada persona de lo que creemos. Pienso que es verdad, que, problemas gordos reales aparte, hay gente que es feliz casi todo el tiempo y gente que es menos feliz, también casi todo el tiempo. Pero los primeros suelen estar a gusto solos.

  2. superficialessuperficiales

    Me ha gustado. En algunas cosas me siento identificada, en otras no tanto (por ejemplo en lo del chándal). La verdad es que hasta que no vives una temporada larga solo, no lo entiendes, pero creo que es enriquecedor, se aprende mucho de uno mismo. A mí antes no me gustaba estar sola, y ahora, busco ratos para hacer cosas sin tener que estar pendiente de nadie, para disfrutarlos conmigo misma, y me siento muy bien.
    Saludos :)

    1. Edu BatetEdu Batet Autor

      Hola Jose! En mi caso no me gusta nada hablar de decepciones porque me parece que a veces le cargamos a los demás con cosas que no tienen que cargar. De ahí que acabe diciendo lo de estar con alguien que no conocemos de nada. Nunca llegas a conocer a nadie como a ti mismo. Por ahí iría mi idea.

  3. EspoirEspoir

    Muy de acuerdo en todo. Pero es difícil hacer entender a la gente que vives solo porque quieres, porque te has reconciliado con que tu capacidad de compromiso sea suficiente únicamente para cuidar y amar a tus animales domésticos, que cada uno da para lo que da. La idea de compartir vaso de cepillo de dientes con alguien que me encontré en la calle me da escalofríos…

  4. Avatar de Marcel AlbornozMarcel Albornoz

    Desde la posición de vida en pareja ‘tradicional’ (descendencia incluída), me parece absurdo tildar de ‘egoísta’ una forma de vida que, por definición, si algo no hace es perjudicar a terceras personas. Y soy incapaz de ver el vínculo entre madurez y relaciones sentimentales: la aportación sostenida de otra mente es útil para progresar en un orden intelectual y afectivo sano, pero igualmente necesario es enfrentarse a uno/a mismo/a sin más ruido que el propio equipaje emocional.

    Conozco una persona que vive de una forma similar desde hace bastantes años; aunque no hace bandera de ello, sí defiende su ‘modus vivendi’ con firmeza y convicción. Y la ausencia de obligaciones y deberes cotidianos le reporta, entre otras cosas, una vida social rica, fluida, completa y feliz. Debo decir, no obstante ―aunque ignoro si es causa o consecuencia de su situación― que en sus ocasionales y breves relaciones afectivas sus acciones y reacciones insinúan una cierta falta de empatía.

  5. Ana

    Un aplauso, confetis y música para este post, dios mío que bien explicadito, voy a compartir con todas mis amigas casadas y madres de niños que pagarán mi pensión, lo mismo así dejan de mirarme con cara de pena y ya solo me miran con cara de loca. Me ha encantado el post de verdad.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >