la dejo porque es gay
Relaciones

La dejó porque es…gay

Lo cierto es que entre todos los amigos gays que tengo, apenas hay alguno que nunca haya estado con una mujer. Está claro, no tienen culpa: la sociedad les dicta las normas y ellos, tarde o temprano, hacen caso a su cuerpo, como debe de ser.

¿Os acordáis de Desy? Los que lleváis tiempo con nosotros, seguro que sí. Se trata de Natalia, mi amiga a la que llamábamos “Desy” de la palabra “Desliz”. Protagonista del post “Hola. Me llamo Desliz”. Mi más desastrosa amiga. Amorosamente hablando. Natalia siempre acababa con hombres casados o algo por el estilo, hasta que se topó con David.

Desde entonces Desy se centró en su relación sin distracciones y, después de traspasar la barrera de los tres años (el eterno miedo de Desy tras leer a Frédéric Beigbeder), todas sus amigas decidimos que su vida emocional estaba más o menos resuelta. Nos centramos en la de otras “desgraciadas” del grupo. Pero ya se sabe cómo va esto, Los problemas son como el trabajo: o tienes mil proyectos y no das abasto, o no te da ni para una barra de pan. En medio de tres dramas de mis amigas- a cual más grande- volvió a aparecer Desy, y las eclipsó a todas. Creo que los años de estar en paro amoroso los invirtió en componer LA historia del siglo. No nos vamos a engañar:  nos dejó boquiabiertas a todas. Tanto a Tania con su relación tóxica, como a Noelia con su crisis existencial y kilos de antidepresivos. Ambas olvidaron de inmediato todos sus dramas para volcarse en el de Desy. Sólo Vero se enfadó un poco, diciendo: “No lo entiendo: ¿le tiene que pasar ahora? ¿Justo ahora cuando me entero que mi novio ha dejado preñada a otra?” Y la entiendo. Pero hay que priorizar.

Yo me enteré por Tania.

Me llamó cuando yo me estaba metiendo con los filipinos que alquilaron el local de abajo para convertirlo en karaoke. Os juro, me cuesta entender la obsesión de la gente asiática por los karaokes. “My heart will go on” es un Top Chart del Raval. A todo esto, lo cantan cada fin de semana y vienen con toda la familia justo después de pasar por la iglesia. De hecho mi amiga filipina me ha confesado que ellos no rezan en la iglesia: las abuelas van a cotillear, los abuelos a quedar para la posterior borrachera, los jóvenes a ligar y los niños a jugar con todo lo que encuentren por allí (me pareció curioso).

Así que, mientras yo estaba discutiendo con uno de los ancianos borrachos acerca de la potencia de sus altavoces, sonó el teléfono:

-  ¿Estás sentada?

-   Ojalá. No puedo sentarme porque mi sofá está vibrando al ritmo de la banda sonora de Titanic.

-   Es Desy.

-   ¿Qué ha pasado?

-   La ha dejado David porque… dice que es gay.

Es la tercera vez que escucho algo parecido y no llego a entender cómo es posible que una persona se dé cuenta de que es homosexual a los treinta y pico, salvo casos muy extremos, como el de Gabriel, nuestro entrevistado de hace una semana. ¿Qué es lo que se les pasa por la cabeza durante todos estos años? ¿Cuál debería ser la evolución lógica?

Lo cierto es que entre todos los amigos gays que tengo, apenas hay alguno que nunca haya estado con una mujer. Está claro, no tienen culpa: la sociedad les dicta las normas y ellos, tarde o temprano, hacen caso a su cuerpo, como debe de ser. Yo, siendo completamente heterosexual, lo veo fácil: ¿tienes sospechas que eres gay? Compuébalo y decídete. ¿No te gusta? Quédate donde estás. ¿Te atraen por igual? Juegas con ventaja pues (y eso que los gays afirman que la bisexualidad no existe. Que es un paso intermedio para aceptar lo evidente: eres homosexual. Pero, ¿qué sé yo?).

Por si fuera poco, Desy se empeñó en que esto es un castigo de Dios por haberse acostado con hombres casados durante años. A todo esto se le olvidó que era atea y le dio por asistir a la iglesia un día sí, otro también, lo que a nosotras nos ha preocupado mucho. “Ésta es capaz de meterse en alguna secta”, me decía la dramática de Vero. Me imagino que seguía sin perdonarle a Desy su desvío de la atención.

Tuvimos un debate interesante entre todo ese caos: ¿qué es peor, un hombre que te deja por otra o el que te deja por otro?

-  No me jodas, es una putada- decía Noelia y se metía en la boca una pastilla, mientras que las demás llenábamos las copas- tú imagínate, nunca más podrás volver con él, porque hagas lo que hagas, no le interesas. No sé, yo me volvería loca.

- Partiendo de la base que si una persona te deja, nunca tienes que insistir en que vuelva, tampoco te viene de ahí- le respondí.

Vero puso ojos en blanco:

- Es más putada que tu novio deje preñada a otra. No sé, preferiría mil veces que se ligase al vecino. Qué queréis que os diga. Cuando una mujer es abandonada por otra, empieza a obsesionarse, comparándose con ella. Si encima esa otra es más guapa y más delgada, sólo esperas que sea infertil y gilipollas.

Tania la interrumpió:

-  Uy, Vero. Si es más guapa y más delgada, aún. Pero cuando ves que tu novio te ha dejado por una tía a la que le das mil vueltas absolutamente en todo, y no sólo hablo de físico, sí que te hundes.

-  No creas. Al menos todo el mundo te dice: tú eres mucho mejor.

-  ¿Y qué importa lo que te dicen? Lo que cuenta es lo que sientes, hija.

Noelia siguió desarrollando el drama. Pero esta vez no pudimos quitarle la razón:

-  Sea como sea, todas, absolutamente todas las mujeres abandonadas, al principio nos consolamos con que “ya volverá pidiéndome perdón”. Otra cosa es que ya no te va a importar en absoluto. Pero el simple hecho de pensar en la venganza, nos llena de fuerza. Saber de entrada que no va a volver jamás, es doloroso. Si no tienes ni derecho a los pensamientos vengativos, ¿qué te queda? Se supone que deberías, encima, estar feliz que tu novio supera la crisis interior, que por fin se quita el peso de encima. Lo más desesperante es darte cuenta de que tú eras ese peso. Pobre Desy.

Sí, pobre Desy. Creo que, al fin y al cabo, lo importante es el hecho: te han dejado. Que tu novio ahora resulta ser gay, quizás es lo de menos. Teniendo en cuenta que las segundas partes casi nunca funcionan, no tiene importancia si te deja por un hombre, por una mujer, o porque simplemente ya no te quiere. La cuestión es que se va. Y cuando una persona te abandona (odio esta palabra, que conste), duele. Sea amigo, amante, marido o tus padres. Dolerá más o menos, en función del momento en el que te encuentras y lo importante que fue para ti. Pero ese dolor es inevitable.

Hoy en día nos creemos muy modernos con eso de la homosexualidad mientras y cuando no nos toca de tan cerca. De muy cerca. Nos parece bien que haya gays (joder, menos mal), pero preferimos que nuestros hijos no lo sean. Nos resulta fantástico que la gente salga del armario tras tantos años de “prisión emocional”, pero si a decisión la toma nuestra pareja, ya no lo es tanto.

En todo esto hay una cosa que me desespera. Y no tiene nada que ver con la orientación sexual de uno: ¿Tienes dudas? Soluciónalas y después actúa. Pero no jodas la vida de tus cercanos. Sin embargo, David le confesó a Desy que toda su vida había tenido la misma duda. Y claro, ha decidido solucionarla ahora, tras cuatro años en pareja con ella. Así no se hacen las cosas.

“¿Sabéis qué es lo que más me duele?”, nos dijo Desy, “Que cuando esto sucede, piensas que en realidad nunca te ha deseado”.

Pero a esto sólo tengo una cosa que responder: una persona está contigo porque desea estar contigo. Cuando deja de quererlo, te deja. O, al menos, así debe de ser. Cuál será su vida a partir de ahí, o cuáles son los motivos por los que decide cortar una relación, es lo de menos.

Aquel día decidimos que el caso de Vero era más dramático. Desy, tras unos días, se volcó en ayudarla a superarlo. Vero está contenta. Dentro de lo que cabe, claro.

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Amigas  Homosexualidad  Relaciones  Separación  

6 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Nos creemos muy modernos con eso de la homosexualidad mientras y cuando no nos toca de tan cerca.”

6 COMENTARIOS

  1. CristinaCristina

    A mi que en este siglo y en este planeta un tío te deje porque es gay después de estar contigo cuatro años me parece la excusa más sensacional del mundo para romper la relación .
    O esa relación era una puta mierda y ella boboncia del todo .
    O ese tipo es un Crack .
    Porque la deja porque no la quiere .
    Sea el lo que sea .
    Y se vaya luego con quien se vaya .
    No se

  2. chis_garabischis_garabis

    Yo conozco una chica a la que le pasó lo mismo y no me quiero acordar de las vueltas que le dio al asunto la pobre: que si era tan mala en la cama que él se dio cuenta de su homosexualidad gracias a ella, que a saber en qué pensaban cuando estaban juntos, que por qué demonios no se dio cuenta jamás. Yo creo que no podría evitar que me afectara más que otro abandono, pero en el sentido de que la sensación de engaño es mucho mayor, al menos para mi lo sería.

  3. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Imagino que lo que empeora una situación como ésta es que te quedas con cara de “yo soy lela y no me entero de nada”. No creo que sea peor que enterarte de que te dejan porque te han estado poniendo los cuernos durante años. En ambos casos, aparte de lo que pueda doler el hecho en sí mismo de que te dejen, tiene que quedar la profunda inseguridad de saber que te han mentido durante un montón de tiempo y tú no te has olido nada. Te tienes que sentir muy vulnerable porque ¿cómo estar segura de que no te la colarán de nuevo cuando está tan claro que tienes facilidad para vivir en la inopia?

    Pero me temo que en muchos de estos casos la “víctima” no se ha querido enterar de las señales y se ha engañado tanto a sí misma como lo han hecho los demás. Gente que se entera de que su marido es gay cuando todo el resto veía que soltaba pluma y recorría a los tíos buenos con los ojos. Las que se alucinan de que el suyo les deje por otra porque no les parecía tan raro llevar un año sin follar…

    Y es que sigo pensando que la mayoría de la gente miente poco y mal porque en realidad lo que más desean es soltarle su rollo, el verdadero, a todo el que les quiera oír, de manera que salvo algunos escasos mentirosos semiprofesionales, el resto cuenta con la colaboración entusiasta de los engañados, que se tapan los ojos y los oídos o meten la cabeza bajo tierra dejándose el culo al aire.

    Aunque también puede ser que cuando decides compartir tu vida con alguien bajes tanto las defensas y te entregues tan completamente confiado que no puedas ni imaginar que te vaya a engañar pero en realidad no lo sé porque todas las relaciones que he tenido se han acabado porque un problema que supe que existía desde el principio se me empezó a hacer insoportable, pero no me ha quedado la sensación de que jamás me mintieran.

  4. EspoirEspoir

    Ummm, tengo un caso cercano y la cosa se solucionó feliz y civilizadamente. Casi parecíamos franceses. Ella deja a él porque ya no le quiere y, al poco, al poquísimo, conoce a una mujer y se enamora de ella. Por qué? Pues porque sí. Porque al fin y al cabo yo creo que, con la edad, uno sublima el sentimiento de amor hasta despojarlo de hechos accesorios, como por ejemplo el sexo de la persona al que se dirige.

    Él se lo tomó bien porque, aunque cueste, hay que recordar que no somos el ombligo del mundo, tías. Tu pareja o expareja no se va a cambiar de acera porque tú follaras poco o fatal. No eres tan importante en la vida de nadie. La gente pega campanadas porque de vez en cuando en el alma se te abre la caja de pandora y o dejas salir lo que lleva dentro o te mueres. Y la mayoría de las veces es peor lo que dicen los demás que lo que tú mismo sientes. A mí, que un novio me dejara por un hombre me parecería pintoresco, pero más allá de la anécdota no me lo tomaría como algo excesivamente personal. O no de manera más personal que si me dejara por la vecina del quinto.

    Ahora, ella es feliz con su novia. Él fue feliz durante una temporada con una chica rusa. Un día compartimos una comida y mi madre, que tiene más de 70 años, reconoció que quién le hubiera dicho allí en su Villarrobledo natal que alguna vez tendría invitados tan variopintos a su mesa. Y lo dijo riendo, le parecía genial. Entonces, cómo debe parecerme a mí? Pues doblemente genial. A veces esas cosas pasan, rusa. Cuidado con las mujeres interesantes que te encuentras por ahí :)

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >