la cancion de nora
Estilo de vida

La canción de Nora: una novela para leer con las manos

Lo que más me ha llamado la atención es que la historia no es una historia de sexo, sino una historia de una chica que lucha por rodar una película y en la que, de vez en cuando, se dan escenas de sexo.

Antes de empezar con mi “crítica” (y lo entrecomillo porque no sé si realmente a esta reflexión se le puede llamar eso) sobre “La canción de Nora”, primera novela erótica de la directora de cine Erika Lust (más conocida por ser pionera en el cine porno pensado especialmente para mujeres), vayan por delante dos advertencias a los aventureros:

  1. Yo no soy crítica literaria, de modo que esta probablemente no será una crítica al uso. Sí soy lectora, formada durante muchos años y en todo tipo de géneros (la literatura erótica entre ellos), de manera que hablaré, en todo momento, como lectora. No me tome nadie por crítica, sin ser yo nada de eso.
  2. Soy admiradora (absoluta, convencida y confesa) del trabajo cinematográfico de Erika Lust y he leído la novela con esa admiración muy presente. Así que, voy a tratar de ser lo más honesta posible con mis comentarios, porque es muy probable que no sea, en realidad, objetiva.

Avisados quedáis. Allá vamos con las reflexiones.

La canción de Nora cuenta la historia de una joven sueca apasionada del cine que, a los 23 años, llega a Barcelona con el sueño de rodar su primera película sin el encorsetamiento creativo de la Suecia de finales del siglo XX y principios del XXI. Junto a las peripecias cinematográficas, la autora mezcla varias historias de amistad y amor cruzadas, todas relacionadas con la protagonista, quien finalmente se debate entre dos hombres a lo largo de toda la trama.

La novela está muy bien escrita. Mucho. Erika da muestra de un conocimiento del español que supera al de muchos escritores nativos, no sólo por la forma de usar el lenguaje sino, sobre todo, por el amplio contexto cultural de expresiones, frases hechas, acontecimientos de la vida cotidiana (y no tanto) española en general y otras referencias que maneja de forma brillante a lo largo de todo el libro. Esto hace que sea de fácil lectura (yo me lo leí en cuatro horas y media, del tirón, la primera vez) y le da un ritmo muy ágil y cercano a toda la trama.

La trama, aunque sencilla, no resulta tan previsible como puede parecer en un primer momento, cuando lees la sinopsis. De hecho (y sin ánimo de hacer spoiler alguno), a mí el final me ha parecido bastante inesperado y también el tipo de relación que va manteniendo la protagonista con los dos hombres entre los que se debate. Sin embargo y a pesar de estar bien hilvanada y de ser bastante redonda (prácticamente todos los detalles que se van desgranando en los capítulos sirven para algo posteriormente y quedan cerrados, o atados, sin cabos sueltos, cosa que me gusta mucho), la historia en sí no termina de engancharme o de gustarme.

¿Por qué? Primero porque trata del mundo del cine, que tampoco es que me apasione en realidad más allá del producto final (todo lo que se mueve alrededor de la filmación de una película me parece aburrido, sinceramente). Y segundo porque me parece un poco artificial. Y me explico. Me parece artificial que dos hombres se dediquen desde el primer minuto en que conocen a una mujer a tratar de conquistarla con todas sus fuerzas. Que sí, que es literatura y además erótica pero… No sé. Y tampoco ha ayudado la sensación de que la protagonista lo tiene todo fácil porque, aunque es cierto que al leer sabes que no, la sensación que te queda no es ésa. La sensación que te queda es que Nora tiene no una flor, sino un jardín en donde la espalda pierde su nombre. Eso, para mí, hace la novela menos interesante que si se lo hubiera tenido que currar un poco más.

Sin embargo, todos estos son detalles menores que van en gustos, sin más. Lo que más me ha llamado la atención es que la historia no es una historia de sexo, sino una historia de una chica que lucha por rodar una película y en la que, de vez en cuando, se dan escenas de sexo. Me ha sorprendido comprobar que el libro se podría haber contado sin esas escenas (bajo mi punto de vista muy bien narradas, eso sí. Si os interesa saberlo: sí, me he excitado y mucho leyendo el libro y estoy deseando poder leerlo en compañía, aunque sola ya haya comprobado que puede llegar a ser muy placentero) y no hubiera pasado nada. Y me ha sorprendido porque esperaba otra cosa. Esperaba una historia con el sexo, contado de la manera que fuera, como hilo conductor, no como accesorio de quita y pon. Es algo que me sucede con prácticamente todas las novelas eróticas que he leído, desde que empecé a los 17 con Las edades de Lulú. De hecho, creo que el único libro que he leído en el que realmente el sexo era un motivo y no un pretexto es precisamente la ópera prima de Almudena Grandes. En el resto, si les quitas las escenas de sexo te queda la historia. Y la historia, por sí sola, funciona igual. En este caso me ha sorprendido porque pensaba que, al ser Erika una profesional de la pornografía, la usaría más como hilo conductor de la trama que como mero adorno.

También me ha sorprendido (y en este caso, para bien) el uso del recurso del sueño (de contar sueños de la protagonista) para ir desarrollando partes de la trama. Más allá de que el sueño del comienzo no me llamara mucho la atención (un sueño húmedo con demasiadas plumas y confeti para mi gusto), pienso que como recurso literario le da mucha fuerza a la forma de contar el argumento, igual que las partes que están narradas en lenguaje cinematográfico. Por detalles como este (entre otros muchos) os decía más arriba que el libro está muy muy bien escrito. Son detalles novedosos a los que, bajo mi punto de vista, luego no hace justicia la trama: me gusta más el continente que el contenido.

Finalmente, los personajes están bastante bien definidos, con caracteres fuertes y perfilados sin caer en los tópicos, que se van desarrollando en la medida que deben hacerlo (unos necesitan evolucionar, otros no y eso está muy bien mostrado en sus maneras de actuar, así como se puede percibir muy bien todo el mundo que hay a su alrededor, antes y después de la novela, como si estuvieran realmente vivos fuera de la letra impresa) y que resultan creíbles para el lector, más allá de lo surrealista que os comentaba de que dos tipos se lancen a por la misma mujer desde el minuto cero. Que igual a vosotras os pasan esas cosas y a vosotros también, queridos lectores. Pero oye, como a mí no me ha pasado nunca (ni a nadie que conozca) pues yo lo veo un poco raro.

Y como postdata, os cuento las tres cosas que más me han gustado de la novela:

  1. Que la protagonista sea pelirrojísima (ya sabéis que yo soy una pelirroja encerrada en el cuerpo de una morena y que, desde hace unos meses, por fin di el paso de sacar a base de tinte a la pelirroja que llevo dentro y soy feliz), de piel blanquísima (que estaba ya harta de protagonistas perfectamente bronceadas, como si las chicas de piel lechosa a quienes no se nos pega el sol ni a tiros no pudiéramos existir) y de formas rotundas (¡por fin!).
  2. La existencia de cuatro gatos adorables a lo largo de casi toda la trama (al final sólo aparece ya uno, el único que convive con Nora).
  3. Y el personaje de la abuela española de Nora y su relación con ella. Simplemente genial.

Y diréis… vale pero ¿nos recomiendas leerlo? Si os gusta la novela erótica sin pretensiones, os interesa un poco el mundillo del cine y os apetece leer escenas de sexo bien planteadas, bien escritas y que excitan al rojo, sí, os lo recomiendo. La canción de Nora es un libro para pasar una buena tarde usando las manos (propias o ajenas) debajo de las mantas del sofá en una tarde de lluvia.

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Crítica  Erika Lust  La canción de Nora  Libros  

21 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

21 COMENTARIOS

      1. CasiopeaCasiopea Autor

        Muy buenas! Gracias por comentar. A mí la relación en sí tampoco me choca, lo que me choca es que sea desde el minuto cero en que la conocen. Eso sí. Si hubiera sido en plan con un poco más de desarrollo me hubiera parecido mejor. Pero ya decía que son detalles que van en gustos :)

        1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

          ¿Habría sido igual de excitante si ella se lo hubiera tenido que currar? Como fantasía sexual a mí me pone más que ellos estén locos por la chica desde el momento cero. No hablo de calidad literaria o de si habría sido mejor o peor novela, que ahí seguro que tienes razón sino, como “material de apoyo” ¿cuál es tu opinión? ¿también en ese sentido mejoraría si ella se lo tuviera que currar?

          1. CasiopeaCasiopea Autor

            No te he respondido antes, Ronronia, porque llevo meditando en tu buenísima pregunta desde que me la hiciste y aún no he llegado a ninguna conclusión al respecto. He revisado los libros eróticos que he leído y más me han gustado y, si bien en ellos el hombre se muestra también arrebatado por la mujer, en todos los casos el cortejo dura un poco más. O bien él se hace el duro o se lo hace ella, pero el caso es que tardan más de un capítulo en liarse desde que se conocen. Así que quizá debería expresarlo de esa manera en mi crítica :)

  1. La GraduadaLa Graduada

    Vaya! Muy buena crítica Casiopea! Bien narrada e interesante, muy guay! La verdad es que yo he leído poca literatura erótica, me desconcierta porque no sé lo que hacer: si buscar el contenido erótico para “excitarme” o centrarme en la historia de fondo. Es un género que no me acaba, por este motivo…

    Cuando era más jovencita, recuerdo que leer fragmentos de una novela erótica me parecía super excitante, hoy por hoy, no son mis preferidas, supongo que prefiero hacerlo realidad a leerlo :) Pero tomo en cuenta tu recomendación por si el libro cae en mis manos!!

    1. CasiopeaCasiopea Autor

      Muy buenas :) Me alegro de que te haya gustado y te haya servido. A mí me pasa un poco como a ti con el género, pero reconozco que me gusta mucho este tipo de novela (especialmente las que están ambientadas en el lejano oeste, que he leído unas cuantas). Si te animas a leer La canción de Nora cuéntame qué tal, vale?

  2. Avatar de Lucia Bascaran CaroLucia Bascaran Caro

    Pinta muy bien, la verdad. Me gusta leer reseñas de gente que no es crítica (yo misma escribo reseñas de películas y libros). Me parece que aportan un punta de vista menos viciado que el de alguien que se dedica a ello profesionalmente. :)

    Gracias por la recomendación.

  3. EspoirEspoir

    Me interesa el fenómeno Lust como signo de normalización de la mujer en un contexto en el que tradicionalmenta ha sido tan solo objeto, pero su producción no tanto, por el poco apego que en general le tengo al porno. Hojeé la novela y no me impresionó tampoco, pese a que no dudo que sea una buena lectura de playa. Supongo que caerá este verano.

    Me gustaría matizar que Las edades de Lulú es bastante más que literatura erótica. Es una especie de recorrido por la transición sexual y sentimental de España, una transición por cierto tan necesaria como la política y, igual que esa, aun inacabada.

    No deberías disculparte por hacer una crítica, mujer. Ya sabemos que por aquí hay mucho purista, pero que yo sepa tal disciplina aun no es licenciatura, que todo se andará, ni precisa colegiación…

    Qué guay hablar de libros. Por cierto, espero poder intercambiar impresiones con la rusa a raíz de mi lectura de El maestro y Margarita….

    1. Alena KHAlena KH

      Hola.

      Rusa a la habla. Va a ser divertido teniendo en cuenta que lo leí en ruso (me siento tan afortunada de leerlo en ruso como la gente que nace guapa. ya me entiendes: la que no tiene mérito de haber nacido guapa.)

      Por cierto, estos días estaba pensando mucho en tu desaparición de los comentarios.

      Por fin aquí te tengo.

    2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

      Sobre Las edades de Lulú, un apunte: en mala hora vi la película. ¿Oscar Ladoire como “partenaire” en una película erótica? ¿Oscar Ladoire? ¿De verdad?

      Esto es España: ¿os acordáis de la peli aquella en que Robert Redford (*) le ofrecía a Demi Moore un millón de dólares por follar? Pues aquí hicieron una versión y aquí el millonario era ¡Pepe Bódalo!.

      La industria nos niega la sexualidad cologando “galanes” que son el mismísimo antídoto de la lujuria, chicas, es muy injusto :-P

      (*) No tiene nada que ver pero me gusta tanto la historia que os la cuento: recuerdo que le preguntaron a un montón de famosas si follaría con Robert Redford por un millón de dólares. Respondieron unas sí, otras no-por-favor-qué-horror-yo-soy-decente, pero la que más gracia me hizo fue Maruja Torres que respondió:

      “Si consiguiera reunir el dinero para pagarle, desde luego”. :)

    3. CasiopeaCasiopea Autor

      Toda la razón con respecto a Las edades de Lulú. Creo que es una novela formidable de lectura imprescindible para quienes quieran adentrarse en el género, tanto como lectores como, sobre todo, como autores. Porque aunque es mucho más que erotismo, sin duda, sí que la estructura marca para mí lo que debería ser una novela sexual.

      Lo de la disculpa es sobre todo para que nadie se llame a engaño si la crítica no está estructurada como una crítica al uso, que luego ya sabes que la gente se toma las cosas muy a pecho y yo tampoco quiero parecer que voy de lo que no soy :)

      Y también he echado de menos tus comentarios, que lo sepas :D

  4. EspoirEspoir

    He estado redecorando mi vida. Anuncio oficialmente que he dejado el curro (la.primera periodista que lo hace voluntariamente desde hace años) y que me voy a vivir a Irlanda.

    Y mientrad tomaba decisiones y negociaba términos, me lo he pasado bomba con Bulkanov (o algo así). Desconozco casi toda la literatura rusa del s XX con excepciones como Alexandra Kollontai, y ha sido un shoc descubrir una obra de.realismo mágico escrita medio siglo antes de que los sudamericanos popularizaran el género. No es una novela redonda pero sî originalíeima, divertida y sugerente, y bastante subversiva como crítica social.

    Qué suerte leer en ruso :-)

    Ahora sí, nos leemos

  5. rizzorizzo

    Soy la fan nº 1 de Almudena Grandes, de esas que compran sus libros el mismo día que salen a las ventas. Pero no me gusto Las Edades de Lulu. O no supe sacarle el jugo. Así que voy a darle otra oportunidad y esta tarde me lo volveré a leer. Creo que cuando lo leí no tenía la mente demasiado abierta, y con Castillos de cartón me pasó igual.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >