Cosas que pasan

¿Hay vida antes de la muerte?

¿No habéis hecho nunca una locura? ¿Nunca? ¿Sois completamente racionales, pensáis bien las consecuencias, valoráis cada uno de los pasos o, como mímimo, la mayoría? Vivís… ¿vivís? ¿Tenéis vida antes de la muerte? Me fui con una maleta a un país que apenas conocía, he vivido en un piso de mierda con 6 personas más [...]

¿No habéis hecho nunca una locura? ¿Nunca? ¿Sois completamente racionales, pensáis bien las consecuencias, valoráis cada uno de los pasos o, como mímimo, la mayoría? Vivís… ¿vivís?

¿Tenéis vida antes de la muerte?

Me fui con una maleta a un país que apenas conocía, he vivido en un piso de mierda con 6 personas más en el peor barrio de Barcelona; me casé a los dos meses de estar enamorada; dejé de trabajar en una empresa exitosa porque simplemente no estaba satisfecha, sin tener ningún plan B; me lancé a hacer cosas que ni siquiera me imaginaba que tenía caracter de hacer. También me he pegado mil y una hostias. De aquellas que nunca habría tenido si fuera algo más racional y algo menos arriesgada. Pero he aprendido a disfrutar. Y si mañana me atropella un camión, moriré feliz. Porque todas estas pequeñas locuras me han llenado cada uno de mis caóticos días.

Mireia ha venido a mi casa. Viene poco, pero intenso. Viene para intensar mis paredes, para estirar sus desgracias a lo máximo. Porque tal y como a mi me parece lógico ser ilógica, a ella le parece hacer gracia ser una desgraciada.

Mireia ha quitado la bufanda y los guantes. Los puso al sofá. Sacó galletas del bolso. ”Ponme un café”,- me dijo como siempre y rompió a llorar. Como siempre también. Jack, mi perro de peluche, ha bostezado.

- No puedo más (ahora va a decir: es demasiado, ¿por qué me merezco esto? Nunca le hice mal a nadie). Te prometo, es demasiado, ¿por qué me merezco esto? Nunca le hice mal a nadie. Pero lo mío es muy fuerte. Tú ya sabes: siempre me pasan desgracias, pero esta vez no creo que pueda con todo. Mi jefe me hace la vida imposible. ¡Hasta me grita, tía! Y luego llego a casa y es peor: mi marido con la Play, pequeño Alex chillando, porque nadie le hace caso, mi suegra me toca las narices. No puedo más.

- ¿Por qué no dejas a Antonio y no te vas con Alex a vivir a Vigo a casa de tu madre? Una temporada al menos. Así matamos dos (¿tres?) pájaros de un tiro: a la mierda el trabajo que no te satisface, a la mierda el marido que hace años que no te hace caso, a la mierda la suegra que te quita la salud. Retírate unos meses. Quizás lo tendrías más claro.

- No puedo.

Ya estamos en lo mismo. Es el constante bucle emocional. Lo conozco bien. Ayer estuve navegando en el de Noemí. Su bucle es todavía más sorprendente. Está enamorada de su compañero de trabajo pero se va a casarse con Sergio, su novio de toda la vida. El bucle de Noemí se lleva la palma. Su bucle huele a humedad y a viejo. Como toda su situación. Como toda su vida.

- ¿Por qué no dejas a Sergio y no intentas algo con Iván?
- Porque no puedo hacerle esto. Es muy buena persona.
- Ya se lo has hecho.
- Lo sé, pero si se lo digo, le haría mucho daño.

¿Más daño que engañarlo? ¿Más daño que vivir en un constante simulacro? No creo.Y para rematar, me suelta:

- Oye, imagínate que dejo a Sergio y resulta que Iván y yo no somos compatibles.

Es decir: en nuestras relaciones hemos llegado a un punto de cobardía y miedo por la soledad que ni siquiera barajamos la posibilidad de quedarnos sin nada. Dejamos una relación cuando tenemos asegurada otra. Está claro: no sabemos vivir. Vivir de verdad. Preferimos años de una vida gris que unos meses coloreados.

Al salir de piso de Noemí me encontré con el pequeño Pablo, su sobrino de 7 años. Todo un caballero. Los niños se dividen en niños y personas. No me malinterpretéis. Hay niños (personitas pequeñas, futuros adultos todavía no desarrollados) y niños-personas (niños con una mentalidad de adulto). Pablo es una persona. Y por ser persona es mi amigo. Pablo me dice que me cuenta sus cosas porque lo entiendo sin tratarlo como a un pequeño imbécil.

- Hola, Pablo, ¿qué cuentas?
- Nada, aquí estoy, reflexionando.
- ¿Qué tal con tu novia? ( sí, tiene 7 años y tiene novia. A mi ya no me sorprende nada).
- La he dejado, porque me gusta otra chica, la de las coletas. ¿La ves? La rubia aquella.
- Sí, es mona. ¿Pero crees que te gusta o te gusta de verdad?
- Creo que me gusta. Pero sabes qué pasa, si pienso que me gusta, será porque no estoy enamorado de mi novia. ¿Qué piensas?

Pues pienso, pequeño Pablo, que ojalá mantengas esta mentalidad hasta el fin de tus días. A muchas mujeres las podrías hacer muy felices.

Y me sorprendo. No porque Pablo, siendo un niño-persona sea inteligente, sino por lo idiotas y tontos que somos los adultos. Nos inventamos mil y una responsabilidades y obstáculos que nos “impiden” ser libres.

Espero que esté muerto el señor que nombró “hacer locuras” a lo que yo llamo “ser libre”. De lo contrario me ocupo yo de que esto suceda. Un par de amigos rumanos y dale.

Si fuéramos algo más valientes, nuestro mundo también lo sería. Tenéis dos opciones. Una es: valorar, pesar, razonar, hacer una lista de “pros” y “contras”. Podéis analizar, calcular las probabilidades, aprender todas las respuestas… Y no, no os cambiarán las preguntas. Anularán el examen. Y allí os quedaréis. Con todo el conocimiento razonable y sin oportunidad de demostrarlo. Hay casos en los que el saber sí ocupa lugar. El mismo lugar donde podrían vivir vuestras emociones.

La otra opción es: ser libres.

¿Por cuál optarías?

Y tú, ¿Has hecho “locuras”? ¿Qué harías en la situación de Mireia o Noemí? ¿Te ha pasado algo parecido?
¿Tienes vida antes de la muerte?

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Crisis  Desilusión  Felicidad  Negatividad  Optimismo  

54 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

54 COMENTARIOS

  1. Anonymous

    Leer esto antes de dormir y que se remueva todo por dentro. Díficil será conciliar el sueño.
    Me temo que soy una Noemí más. Pero el problema es que, aunque Iván te encante, y posiblemente tú a él, no has dejado de querer a Sergio. ¿Se puede estar enamorada de los dos? Quizá no en igual proporción… Pero tal vez se pueda…
    Quizá en un momento viví intensamente para dejar de hacerlo justo después.

    @ElenArisal

  2. Anonymous

    Yo también tendría algo de relación con la situación de Noemí, pero en este caso yo hice el papel de Iván.
    Tras mucho tiempo de idas y venidas al final te acabas dando cuenta de que, como bien apunta tu amigo Pablo, si tienes tiempo para plantearte si te podría gusta otra/o es porque realmente no te llena lo que tienes al lado. Mi Noemí (mi chico en este caso) decidió vivir, perder el miedo y hacer la 'locura' de apostar por una nueva relación, aún a riesgo de perder la comodidad que le daba la otra, que al fin y al cabo sólo era eso, comodidad. Y la verdad es que no ha ido nada mal porque ya van casi 5 años.

    Cada post que leo me engancha más y me da más ganas de participar en el blog. ¡Enhorabuena por todo el trabajo!
    Marga.

  3. Otto Garcia

    Grandioso post. Me quedo con “En nuestras relaciones hemos llegado a un punto de cobardía y miedo por la soledad que ni siquiera barajamos la posibilidad de quedarnos sin nada.”

    “Dejamos una relación cuando tenemos asegurada otra”

    Que cobardes y conformistas, lo peor es que por sólo ser así se hace daño a la persona que cree que nunca la abandonarás.

    Hice una gran locura, pero inversa a la que propones, (muy habitual también): mutilarme y engañarme intentando hacer compatible la relación que ya tenía y no lo era. Sin percatarme que ahí fuera hay demasiadas personas que van a congeniar muy bien conmigo, y quién sabe, amarnos de verdad y mejor.
    Esa fue mi locura.

  4. Jorge

    Buenas…

    Personalmente, si, tengo vida. Claro, que esa misma bendicion de libertad puede convertirse en maldicion inesperada cuando uno elige rematadamemte mal. La cuestion es que siempre arriesgas, aunque el que no arriesga no gana, verdad? xDDDDDDDDD No os voy a marear mas, tranquilos ;)

    La experiencia me enseño que vivir sin ser feliz no es vivir, por lo que hay que perderle el miedo a romper con aquello que tenemos seguro o por rutina si no es para nosotros. ¿Que ocurre? Que la experiencia tambien te enseña que lo que un dia aprendiste no es una norma inflexible y todo lo que creias irrefrutable se vuelve relativo. Si, hay que ser algo reflexivo, razonar unos segundos antes de hacer algo de lo que te puedas arrepentir de por vida. Porque hoy te puede parecer poca cosa dejar un trabajo, tu pareja o un pais, pero puede que a la larga te pase factura el haber actuado tan a la ligera.

    Estoy contigo en que si algo no te hace feliz o no va contigo, busques cambiarlo. No obstante, mejor sopesar un momento que mejor o peor estaremos tras romper con ello. Puede que no sea el momento de dejar tu mal trabajo (que mejor malo y un plato de comer sobre la mesa todos los dias) que no tener ninguno (y buscar un afilador de cuchillos para comerte las chispas y asi meter algo caliente en el estomago).

    Y tú, ¿Has hecho “locuras”?
    Si, entre dejar trabajos de un dia para otro, dejar pareja con años y saltar lejos de mi tierra con los ojos cerrados en busca de curro (no tanto como de pais, pero 800 kilometros ya es bastante lejos, oye…)

    ¿Qué harías en la situación de Mireia o Noemi?
    Si no eres feliz, rompe. Pero medita si no eres feliz o si lo que estas es cansada o viviendo una insufrible rutina; puede que solo necesites hablarlo con tu pareja para solucionar algunos aspectos, antes de dejar escapar al hombre de tu vida.

    ¿Te ha pasado algo parecido?
    No del todo. Todos tenemis nuestras propias historias, aunque no hay qu vivir amargados o estar con alguien porque sea “buena persona”. No es bueno vivir engañado ni engañando a nadie.

    ¿Tienes vida antes de la muerte?
    Respondido;)

    Bye ;)

    1. INTERSEXCIONES

      “Porque hoy te puede parecer poca cosa dejar un trabajo, tu pareja o un pais, pero puede que a la larga te pase factura el haber actuado tan a la ligera.”

      Puede pasarte la factura, de acuerdo. ¿Pero cómo sabrías qué te hubiera pasado si hubieses seguido en el mismo lugar?

    2. Jorge

      Personalmente, lo se. Soy muy intuitivo y cuando algo me ha dicho que no lo haga y lo hago me ha salido mal, de la misma forma con las veces en las que ese algo me decia “hazlo” y lo hice me salio bien. Por eso me fui a valencia en busca de trabajo me fue bien durante 5 años, por eso despues, con esta crisis, no me volvi a mi andalucia (en un sueño estaba malviviendo alli) y en su lugar, algo me dijo “vete a canarias” (segunda comunidad con mas paro tras mi tierra) y estoy disfrutando de un contrato de un año y de una mujer extraordinaria.

      No se los demas, pero las locuras me han perseguido siempre (nadie se creyo que en du dia me fuera al ejercito, era IMPOSIBLE xDDDDD) y siempre hay algo que me previene o me anima ;)

  5. Lunaria

    Fui una Noemi, por suerte saque valentía y deje de estar atada y por fin ser “mas libre”

    Pero conozco a muchas Noemis que nunca saldrán de ese bucle. Una se acostumbra a llevar una vida, le guste o no, y si se la cambias se descolocan , eso me paso a mi…

    Me ha encantado este post, me ha hecho pensar en mis tiempos de Noemi, y lo lejos que queda aquella época…

    Saludos.

  6. Mirna

    Me parece que la última vez que te escribí un comentario te dije algo parecido a lo que voy a escribir ahora: con cada post te superas.
    Comparto completamente la opinión de Pablo: si tienes tiempo para pensar que otra persona te puede gustar más que tu pareja, es que realmente algo falla con tu pareja. A mi en cuanto me pasó eso decidí que era mejor dejarlo. Ya ha pasado más de un año y nunca me he arrepentido de mi decisión.

    Besos

  7. Anita Patata Frita

    Que de penurias tiene la vida… pero creo que las soluciones de mirar por el bien único de uno mismo no son soluciones, primero intenta ver en qué punto estás y si es límite sal corriendo, pero si es solo un momento de inflexión habla, HABLA con quien tienes el problema, y si tras secarte la boca de tanto hablar no hay solución, borrón y cuenta nueva. Hacer locuras no es vivir mejor o más intensamente es solo otra opción.

    Y si he tenido un momento Noemí, un momento Mireia y un momento Pablo, no pasa nada de todos se sale y de unos salí ganando y otros perdiendo, pero no por ello he vivido menos o más.

    Me duele pensar que para ser feliz solo hay que hacer “locuras”. Por cierto ¿qué es una locura? mandar a tomar por culo a tu marido puede que sea lo más cuerdo que hagas en la vida, eso no es una locura!

  8. Nina y su cajón

    Hablando desde el lado de Iván y posteriormente del de Noemí y depues de haber jugado todas las cartas que te ofrece la vida.. núnca vas a saber si lo que decides es lo más correcto, si el romper con todo va a ser la locura o precisamente la locura sería seguir arrastrando ese todo, personalmente creo q esto último es lo que te llevaría a una locura y no precisamente la de ser libre sino de las de verdad..

    La cuestión no es hacer locuras.. es ser consecuente y valiente.. la vida no está hecha para los cobardes, esos no viven su vida, viven la que su alrededor construye.

    Tal vez Pablo sea ese espíritu que jamás debimos perder.. la valentía del niño y el razonamiento “supuestamente maduro” de un adulto, nadie sabe que es la locura, ni si precisamente el no hacerla será lo que nos lleve a ella… lo que está claro es que la libertad tiene un precio, y quizás en ocasiones, creamos que no compensa, y sea demasiado alto para exponernos al vacío.

    Locura es no vivir la vida…si no estas loco, quizás no has vivido.

    Besitos.. (ves.. jaja yo te sigo de verdad verdadera!)

    @zupercriss_nina

  9. Barramare

    Leer esto y acabar con una sonrisa enorme en la cara, es lo que consigues con cada historia que compartes, se agradece tu vuelta.

    Desde mi experiencia (que no es mucha) y mi opinión, tuve un mini momento Noemí, decidí dejar una relación de años e intentarlo con algo que tenía, en teoría, “seguro”. Sin embargo, a los dos días me di cuenta de que lo que hice no era lo correcto.

    Pero lo intenté, no me quedé con ese sin sabor de el y si…?, volví con esa persona que me daba estabilidad y seguridad, y así seguimos…muchos años. Tantos, que el elástico no dio para más y se rompió. Ahora que no tengo esa resistencia, he encontrado la horma de mi zapato. Como con todo, no sé si seguirá adaptándose a mi mucho tiempo, pero mientras, pienso disfrutarlo. (Aunque esto no es a lo que iba)

    Hay muchas veces que el miedo a lo desconocido hace que no seamos capaces de lanzarnos al vacío e intentar probarnos a nosotros mismos y descubrirnos un poco más, aún a riesgo de que esa otra parte nuestra no nos termine de gustar. El secreto es que, tarán ! el vacío no es tal y siempre hay un fondo. La cuestión es si aterrizas con la delicadeza de la pluma o caes con todo el peso de tus malas decisiones.

    Sea como sea, siempre puedes volver a levantarte, sólo que a veces cuesta más trabajo, y otras veces, si tienes suerte, puede que haya una personita que te ayude cogiéndote de la mano.

  10. Ana

    Yo pienso que no es miedo a la soledad.

    Si no estás totalmente convencida de dejar a alguien aunque “creas” que te gusta otro, es porque realmente pesa más el sentimiento que tienes por tu pareja (aunque en este momento no lo veas) que lo que te gustar otro.

    A mi me ha pasado esa situación en papeles diferentes. Teniendo pareja dudé si dejarle porque me gustaba otro. Al final todo fue como las gaseosas, de un día para otro se me fue el gas y olvidé al otro chico, porque realmente a quién quería era a mi novio.

    En otra ocasión me enamoré de un compañero de trabajo que tenía novia de toda la vida. Yo nunca hice nada, ni se lo dije, ni siquiera se lo insinué; en cambio, fue él quién me confesó que yo le gustaba. Yo le dije que lo dejara estar, que reflexionara y que no hiciera ninguna locura. Me hizo caso, se quedó con su novia y ahora viven juntos felizmente. Yo me quedé un poco jodida, pero con la conciencia tranquila. Me desenamoré de él y ahora que ya no somos compañeros de trabajo somos buenos amigos.

  11. Maia

    Me ha llegado al alma lo de “para ella tiene gracia ser una desgraciada”. Hay tanta gente así! Y yo me he vuelto tan intolerante con ellos! En serio, no los aguanto! Con lo que cuesta a veces verle a todo el lado positivo pero aún y todo lo intentamos, igual pasaremos un día malo, llorando, viendo películas que quieres que te hagan llorar, escuchando canciones que también quieres que te hagan llorar… pero cuando acaba el día, ya está. Sale el sol, los pájaros cantan y hay un muy buen café esperándote que te alegra la mañana.

    Yo ya evito a la gente que se crea los problemas. En la famosa charla de Emilio Duró hay una parte en el que habla de la gente que dice que le llega toda la mierda. En serio creen que el universo entero está compinchado para que le lleguen a ellos todas las desgracias? No, la cosa es que ellos son la mierda y atraen a más mierda. Tal cual. El subidón que me dio al ver a alguien decir eso en voz alta no lo puedo ni expresar.

    En fin, que yo voy a seguir cultivando mi alegría y para eso no solo como propósito de año nuevo sino como propósito de vida me prometí que haría muchas más locuras. Porque en eso de vivir sí que he sido algo sosa. Aunque una sosa alegre ;)

    Besos!!

  12. Spin

    Siempre que se suele plantear la situación “Si no lo hago siempre me preguntaré que hubiera pasado de haberlo hecho” lo hago, es que vivir con intrigas y sin poder preguntar “¿y por qué?” no es lo mío.

    ¡Viva la mentalidad de los críos de 7 años!

  13. Juanjo Morcillo

    La verdad es que la gente que está en ese bucle me toca las pelo… no hay nada que me canse más. Una cosa es estar un día y otra cada día… la gente tan negativa no la soporto, con lo fácil que sería cortar y probar cosas nuevas en vez de seguir y seguir y seguir y hacerse mas daño. Y es que las personas parece que cuanto mas crecemos mas idiotas nos hacemos.

    Ahora mismo en lo único que no podríamos hacer algo como tú es en el tema de irnos de un trabajo porqué cualquiera encuentra otro aquí en España. Yo hace unos meses que me planteo irme al extranjero viendo la “cantidad” de ofertas que ofrecen a los jóvenes con estudios en este país así que en unos meses engordaré las listas de españoles que emigran para buscarse la vida ( no puedo decir fuga de cerebros porque tampoco me considero un cerebrito xD).

    En fin, salvo el tema de no tener trabajo estoy contento por todo en mi vida y si eso es lo único que me falla, haré que funcione como sea. Si otros estan contentos con sus desgracias y siguen sin cambiarlo allá ellos…

    Saludos, Juanjo.

  14. Irene

    Pues sí. Tienes toda la razón. Que estamos pensando más cómo obtener estabilidad para “ser felices”, que de Ser felices de una vez. A ver si somos libres de una vez y así conseguiremos loq ue queramos o al menos nos meteremos hostias tratando de hacerlo, en vez de las hostias por ni siquiera intentarlo.
    I.

  15. Dutti

    Yo deje a Sergio por Ivan y salio mal… y que? Me traumatice? Si no le queria!!
    Logicamente en mi historia eran otros nombres, y no estaba a punto de casarme pero si me amargaba saber que habia vida detras del chico al que me daba miedo dejar porque ” que voy a hacer yo sola” y decidi vivir!
    No me arrepiento, ahora tengo mi vida, mi rollo(se que no llegare lejos cn el, pero me divierto mientras), mi trabajo y si llega la muerte me pillara sonriendo mientras como chocolate

  16. Eva

    Ponernos mil excusas para no coger el toro por los cuernos es la manera más fácil y cómoda de solucionar las cosas: No hacer nada al respecto. Es mucho más trabajoso, requiere a veces un gran esfuerzo tomar las riendas de la propia vida cuando nuestra vocecita interior nos está gritando que eso no, que así no, que esa persona no. Y es una pena, porque el ser humano es capaz de lograr lo que se proponga y de hacer que nada se ponga por delante.

    Como decía Richard Bach: “Justifica tus limitaciones y, ciertamente, las tendrás”.

    Lo cual no quita para que no hagamos las cosas precipitadamente. Ahí estoy un poco con Anita Patata Frita. Seguir a ciegas cualquier impulso puede llevar tu vida a la ruina tanto como no seguir ninguno.

  17. Alain

    KAIXO

    Creo que Mireia necesita aclarar sus ideas y Noemí un CARPE DIEM. Así por lo menos aliviaría la tensión sexual no resuelta con su compañero de trabajo y luego ya verá si quiere más.

    Yo soy bastante racional y estoy con quien esté porque quiero, no por miedo a estar solo.

    Es algo bastante común en algunas personas, que como yo digo, no dejan el primer plato hasta tener caliente el segundo en la mesa. Quiero decir que hay gente que está por estar (o por no estar sol@) y si aparece algo interesante adiosmuybuenas. Eso mal.

    Sigamos el ejemplo de Pablo, seamos consecuentes con nuestros pensamientos!

  18. Ronronia Adramelek

    Yo muchas locuras no he hecho, pero tampoco tengo sensación de no haber hecho lo que me ha apetecido. Será que las locuras de verdad no se me hacen muy apetecibles.

    Hay un blog de una señora que se ha dedicado a cuidados paliativos de enfermos terminales y ha hecho su particular estadística acerca de qué se arrepiente la gente cuando está a punto de morir y la mayoría de la gente coincide en arrepentirse de lo que no ha hecho, de no haber pasado más tiempo con los suyos, de no haber viajado, de no haberse arriesgado.

    Dicen que hay un mecanismo en nuestro cerebro, una especie de sistema inmuno-psicológico que hace que cuando tomamos una decisión, buena o no tan buena, acabemos fabricando una verdad alternativa que la termina mejorando y que es capaz de hacer eso con las acciones pero no con la omisión.

    Lo de tu amiga Noemí no es no hacer locuras, es una estafa. A sí misma, seguro, pero sobre todo al desgraciado con el que se acabará casando, que tiene derecho a compartir su vida con alguien que le quiera de verdad y, en vez de eso, se va a comer un futuro de mentira. Le está timando una cobarde, no hay derecho.

    Mi historia personal es que yo estaba con alguien con quien estaba muy a gusto. Llevábamos cuatro años juntos sin una sola diversión, me gustaba y me divertía. Podría haber sido feliz con él pero de pronto conocí a otra persona. Si no hubiera sido un compañero de trabajo podría haber tratado de evitarle pero, en aquellas circunstancias, le veía constantemente y me di cuenta de que me gustaba cada vez más, de que me gustaba mucho y me daba la impresión de que yo también le gustaba a él. En esa situación lo único que podía hacer es lo que hice, cortar con mi novio. Estaba dejando a alguien con quien estaba bien y ni siquiera sabía si le gustaba al otro chico, pero luego el tiempo me dio la razón porque gracias a ese pequeño arranque de valor pude empezar una relación limpia con el que ahora es mi marido, sin engañar a nadie y sin hacerle tragar a él con ruedas de molino en forma de novio.

    Creo que, si no puedes ser valiente, al menos tienes que intentar ser honrado.

  19. Bulevar de la moda

    Es una pregunta complicada, porque lo que a mí me puede parecer una gran aventura a otra persona le puede sonar a desgracia.
    Por ejemplo, con 22 años ( no hace mucho ehh?? ja ja ja ) dejé mi trabajo fijo de secretaria en una empresa con sueldo asegurado para montar mi propio negocio, casualidades de la vida a la misma vez se empezaba a fraguar una crisis munidal, así que mi empresa y la crisis mundial tienen la misma edad. No me quejo, al contrario, agradezco una buena bofetada si con eso consigo volver a la realidad, y así me levanto cada día pensando que por mi locura sigo siendo feliz y lucho por mi existencia, o por mi supervivencia ?? no lo sé, pero sí sé que me gusta lo que hago y que sobretodo a merecido la pena… MUCHO !!

    En realidad esta es la locura más grande realizada en mi vida pero como todavía mi pelicula no ha terminado, espero hacer muchas más locuras. Distintas a ésta ehh?? que otra crisis mundial mi humor no lo aguantaría !!

    Besos

  20. Jone

    Es muchísimo mejor estar soltero que estar con una persona: porque ay!!! Es que le sigo teniendo cariño… NO, NO Y NO!!!

    Es cuestión de varios factores: autoestima, autoconfianza y valor…

    Se puede ser feliz soltero por el tiempo que uno decida. Esa persona especial aparece cuando menos nos lo esperamos…

    muxus!

  21. Anonymous

    Yo entiendo a Noemi, tuve mi momento Noemí y no me arriesgué. No es miedo a la soledad, es más bien miedo a hacer el canelo, a equivocarte, a dejar a alguien a quien conoces bien por alguien a quien idealizas. A ve cuando vienes a Madrid. Besos de ésa que no se depila

  22. Anonymous

    hola, solo quiero decir que noemí tiene suerte de no ser madre, porque eso cambia mucho las cosas, eres dueña de tus hijos? separarles de su padre por ejercer tu libertad, ¿ es justo? es muy facil si no tienes consecuencias mas que en ti mismo.

  23. Inma H.

    Hola! Felicidades por tu blog una vez más. Me encanta cómo escribes y los temas que tratas siempre me hacen pensar. Lo que planteas hoy creo que es muy ambiguo, puesto que la felicidad y la libertad son conceptos muy abstractos y que cada persona puede considerarlos de una manera u otra y todos son válidos.
    Yo siempre he sido partidaria de las locuras, a los 17 años me fui de mi pueblo y me vine a vivir a Madrid, lejos de mi familia, sin conocer a nadie, porque quería ser directora de cine. En ningún momento pensé consecuencias, simplemente me tiré al vacío, y es la mejor decisión de mi vida. Por otra parte conocí a mi novio por un foro de internet, nos conocimos en persona a los meses, y tras unos cuantos viajes más a su casa y el a la mía se vino a vivir a madrid conmigo. Somos cada uno de una punta del país, y no ha podido salir mejor. ¿Me llamaron loca? Sí. Recibí críticas pero sinceramente, me daban igual, porque creía en lo que hacía. Y esa es la actitud que creo que hay que tener ante la vida. Ahora mucha gente me admira y me dice que nunca hubiera sido capaz de hacer lo que yo hice. El miedo a lo que pueda pasar siempre va a estar ahi, lo que hay es que ignorarlo y tirar adelante. Yo siempre lo hago, aunque me coma el miedo, sigo. Sino siempre nos quedaremos en el “que hubiera pasado si…”.
    En cuanto a una relacion, no es tan facil dejarlo todo, en muchas ocasiones hay sentimientos encontrados, muchos pros y contras, y es difícil elegir bien. Creo que es algo que hay que sopesar mucho, pero claramente depende de la profundidad de la relación, de la situación y de mil cosas más. Como en todo: depende.
    Un saludo!

    http://ventana-alvacio.blogspot.com

  24. MiriamLip

    Es la primera ver que te leo. Me gusta mucho como escribes y como parece que piensas. En realidad lo que hacen Noemi y Mireia tambien es vivir, de una manera mucho mas interior.
    En respuesta a una de tus preguntas, creo que sí tengo vida antes de que suceda mi muerte. Como dirian otros, por “mi mala cabeza” he vivido experiencias inolvidables, para bien y para mal. Aunque presiento que siempre es para bien.
    Saludos.

  25. avicena

    os dejo unas frases que resumen todo esto:

    1- Quizás te diga un día que dejé de quererte, aunque siga queriéndote más allá de la muerte; y acaso no comprendas en esta despedida, que, aunque el amor nos une, nos separa la vida

    2- “He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.”
    Jorge Luis Borges

    3- “El conocimiento se adquiere leyendo la letra pequeña de un contrato; la experiencia, no leyéndola.”
    Francis Bacon

    4- “Algunos hombres ven las cosas como son y dicen por qué. Yo en cambio, veo cosas que todavía no son y digo: ¿por qué no?”
    Robert Kennedy

  26. Eva

    Respondiendo a tu pregunta…

    La crisis hace dos años me sacó de glope, sin ser unadecisión propia, de mi situación de confort, dejándome libre para conocer nuevos mundos y vivir vidas que no pensaba para mí. Y eso, aunque parezca raro, me gusta. Parece que todo estaba escrito, lo que iba a ser, en lo que iba a trabajar… Y de repente! Nuevamente decido qué quiero ser y en qué quiero trabajar. Una nueva oportunidad en la vida! A principio obligada, pero en parte agradecida. Pienso que en realidad necesitaba un empujón!

    Y animo a la gente a que enfoque una situación similar con una mirada positiva y que vean una segunda oportunidad para vivir como realmente quieren.

    Eva
    madamemademoiselle.blogspot.com

  27. Anonymous

    Hola!
    Yo soy una mezcla entre Noemí y Mireia, vivo con mi pareja desde hace 7 años pero no tenemos hijos.Le quiero muchísimo pero, lo típico, ya no estoy enamorada.

    Eso sí, yo no doy la “brasa” a nadie, me lo como yo solita, pues me parece que iría repartiendo “caca” por todas partes y yo sigo siendo la propietaria de mi “pastel”.

    He tenido “Ivanes” pero si dejase a mi “Sergio” no sería por ningún “Iván”.

    Tengo dudas y no tomo ninguna decisión por miedo, a no estar segura, a hacer daño a la otra persona, necesito terriblemente estar sola pero me da un miedo tremendo.

    Me estoy dando cuenta de que os estoy repartiendo el “pastel”. jejejeje!

    Tu post me ha removido muchas cosas. Gracias.

    N.V.

  28. Mme. Noémie

    Qué si he vivido? yo creo que sí… pero también creo que me falta mucho por vivir…

    Mi vida suele basarse en: “mejor intentarlo y que salga mal que quedarme con la duda de qué hubiera pasado”.

    Mientras salía con otro chico que vivía en mi misma ciudad, me enamoré (sin buscarlo para nada) vía internet de un chico de Marruecos y para allá que me fui YO SOLITA a conocerlo, y viajé muchas más veces hasta que nos casamos en menos de 1 año. Hubiera sido más fácil no arriesgarme y quedarme en mi islita con mi chico que tenía seguro pero…

    Me fui de mi trabajo estable (en estos tiempos de crisis) para probar suerte en un nuevo trabajo. Hubiera sido más fácil quedarme en el otro trabajo que no me llenaba para nada pero…

    Sé que todo no salió bien, pero no me he arrepentido de haber vivido y mucho menos de haberlo intentado. Si eso son locuras… VIVAN LAS LOCURAS!

  29. roguiz

    La respuesta es SI! he hecho locuras en determiandos momentos, que con el paso del tiempo son lo mejor que me llevo en la vida.Por el contrario a veces sigo atadaa determinadas cosas por miedo a hacer daño a los demás. Y si, tengo claro que hacer locuras,te llena de plenitud, y sobre todo de VIDA.
    Me considero una valiente cobarde.
    Me encanta tu post de hoy

  30. David montilla

    Normalmente la gente deja pasar el tiempo, deja que las cosas fluyan sin ellos intentar que las cosas cambien, y lógicamente, las cosas no cambian por combustión espontánea. Hay que decidir, y tomar decisiones nos asusta, porqué eso significa pensar y además arriesgarse…
    En el caso de ellas, no lo dudaría, me arriesgaría. En su día lo hice, por un amor dejé todo y me trasladé a una ciudad a 900 kms de la mía. No funcionó, pero nunca tendré la duda que me hubiera quedado, y siempre pensaré que lo intenté. Felicidades por el blog!

  31. Flor

    Alena, en gran parte creo que las decisiones que tomamos van haciendo lo que somos. Luego de tomar una decisión arriesgada -como irte de tu país con sólo una maleta a otro sitio bastante diferente,o dejar una “carrera prometedora” porque no es lo que te hace feliz- probablemente cueste menos ser capaz de tomar otras determinaciones. Es cuestión de animarse a dar ese salto.
    Yo me vine con dos maletas y unos ahorrillos para 2 meses. Luego de 12 horas de vuelo aterricé en Madrid y ahí fui a averiguar: “¿Cómo llego desde aquí a Barcelona?”.
    Y podría contarte otras anécdotas más, pero esto es un comentario, no un post, y tampoco quiero pasarme!
    En definitiva, si más gente se atreviera a hacer ese cambio que tanto temen, probablemente terminen convirtiéndose en personas más determinadas, más valientes y más felices :)

  32. Anonymous

    Todos tendríamos que ser Pablo.

    Las mejores cosas que me han pasado han sido gracias a no pensar demasiado, simplemente actuar.

    Nunca puedo quedarme con el famoso “y si…?”. Creo que no es bueno para la salud mental.

    Conocí a un chico argentino y estuve 4 días con él (ni siquiera consecutivos). Él volvió a Buenos Aires y yo me quedé en España. Seguíamos conectados vía internet, y un año después… adivina quién viajó a Argentina y terminó quedándose?
    Si no lo hubiera hecho, la duda sobre lo que hubiera pasado siempre estaría presente.

    Esa es mi mayor “locura”. A menor escala tengo muchas más.
    No quiero tener 80 años, mirar atrás y pensar que no viví, o que no disfruté. Porque vida sólo hay una.

    Es la primera vez que visito tu blog, y desde ya te digo que no será la última. Aquí tienes una nueva seguidora.

  33. Javi

    « Mais sait-on quels sont les sages et quels sont les fous, dans cette vie où la raison devrait souvent s'appeler sottise et la folie s'appeler génie?»
    Guy de Maupassant

    « Conseguiremos distinguir los sabios de los locos, en esta vida donde la razón debería llamarse necedad y la locura llamarse genialidad?»
    Guy de Maupassant

  34. Anonymous

    Hola, desde el móvil no puedo escribir bien la respuesta a tu respuesta( muchas gracias por tu tiempo, no me lo esperaba la verdad), y además desde el PC no accedo al sitio adecuado, en lugar de iniciar una entrada nueva, lo siento; además no pretendo ni convencerte ni siquiera que me entiendas y mucho menos entrar en un debate eterno en una cuestion tan compleja y personal como esta, que conste que yo te entiendo y apoyo tu punto de vista valiente de vivir de acuerdo a lo que tu vocecita interior te dice pero no comparto tu idea de que una madre/padre que no está pasando su mejor momento y/o tenga dudas de su relación de pareja, se plantee actuar solo teniendo en cuenta su situación personal, no quiero decir que no acabe tomando una decisión tras comprobar que la situación una vez hablada con su pareja, no levanta ; o tras avanzar con la otra persona (por ejemplo, ¿que pasa que solo los hombres dejan las relaciones cuando tienen otra que la sustituya? )sea como sea la decisión es posible pero digo que una pareja con ciertos problemas de enamoramiento, pasión o llámalos X puede seguir otros caminos que no son necesariamente la ruptura, desde que ella lleve una doble vida (algo mas que un amante, su amor imposible o algo así), o que busque esa felicidad y amor que le falta, en su hij@ y en otras facetas de la vida íntima cualesquiera pero nunca con esa supuesta e incorrecta a mi modo de ver, relación violenta y carente de respeto, todo lo contrario, será falta de pasión , imperfecta, lo que quieras pero válida como opción personal hasta que deje de ser así, yo antes de tener hijos no entendía por qué las parejas decidían tener solo uno, hasta que lo tuve (aunque ahora tenga dos) de la misma forma no entendía cómo muchas parejas que llevaban una vida juntos, de muy mayores se separaban, tengo menos de 40 pero ya lo entiendo; hay quien vive con blanco o negro y quien vive en diferentes grises y todas las opciones son correctas, el miedo que en esta “carta” combates es malo muy malo y creo que haces bien y tu intención de remover conciencias dormidas es loable, ya que nos atenaza e impide tomar decisiones correctas, de igual modo que el miedo a perder un trabajo atenaza a muchos individuos de esta sociedad capitalista despiadada a tragar con reformas laborales injustas y explotadoras sin salir a la calle a protestar y revelarse, a votar a partidos corruptos llenos de politicos sinverguenzas que no cambian la ley electoral para seguir en el poder a cualquier precio, ni siquiera los 5 millones y pico de parados sale aunque no tienen nada que perder, son solo otros ejemplos más del miedo general de esta sociedad enferma que los medios de incomunicación mantienen anestesiada, pero no cargues las tintas contra el gris, es otra opción mas que merece respeto y que tiene pros y contras,
    un abrazo y aqui tienes un fan y un amigo, abogado del diablo pero sin mala intención.

  35. Manuel D. "LLO"

    Tu amigo Pablo es mi puto héroe y ojalá hubiera tenido su número para poder decir a mis Noemís -me he tropezado con unas cuantas, pero esa es otra historia- que esperen un segundo, que no les voy a responder yo. Les va a responder él.

    Me encantan los niños de entre unos cinco (antes son bichos gritones) y doce años. A menudo me parecen mucho más adultos que los adultos porque tienen menos basura en la cabeza y no pretenden parecer algo que no son. Luego se vuelven adolescentes y ya no hay quien los aguante de nuevo, y muchos se quedan ahí, y parece que madurar sea en buena medida purgarse de todas esas herramientas que necesitábamos para enfrentarnos al mundo entonces, pero ahora son un lastrazo.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >