Hasta-la-vista
Relaciones

Hasta la vista, baby.

Ese alguien no es capaz de ponerse en peligro, diciendo “ya no te quiero”.

¿Te acuerdas de cuando te fuiste al cole sin haber preparado los deberes porque preferiste haber jugado al fútbol o haberte quedado con tus amigas a hablar de lo que le pasó a Juanita? ¿Cuál fue la frase que le decías a la profesora para que no pensase que habías hecho lo que habías hecho en vez de preparar los deberes? Eso, «mis deberes se los ha comido mi perro».

Qué risas ahora, ¿eh?

¿Te acuerdas de cuando subiste a un bus sin haber pagado el billete porque ese dinero lo preferías gastar en una birra o porque simplemente no lo tenías? «Me han robado la cartera», dijiste.

Qué risas ahora, ¿eh?

Igual fuiste algo más rebuscado (o rebuscada) y le dijiste al profe: «Es que tenía fiebre», o le soltaste al revisor algo como: «Un amigo ha pagado por mí pero ya se ha bajado del bus.». Quizás.

Pero jamás les dijiste: «No me gusta hacer los deberes y no me gusta pagar por un recorrido de 800 metros.»

Entonces vas a entender lo que pasa cuando alguien quiere dejarte. Ese alguien no es capaz de ponerse en peligro, diciendo «Ya no te quiero». Porque sabe, y tiene razón, que tú no lo vas a entender. Y porque está acostumbrado a mentir. Como tú.

Qué risas ahora, ¿eh?

Nadie es capaz de decirte toda la verdad al dejarte, porque tiene miedo de tu reacción. Porque tú nunca le dirás: «No pasa nada, yo te quiero pero te dejo ir». Como ningún profesor te diría: «Claro, es mejor que juegues al fútbol y que hables de Juanita antes que aprender matemáticas». Normal. El profesor se esfuerza por ti. Y tú te esforzaste por tu pareja. Es normal que no te haga gracia.

“Yo no te merezco”, “Eres demasiado buena para mí” o “No te puedo dar lo que necesitas” (sin saber bien lo que realmente necesitas) son el nuevo “Mi perro se ha comido mis deberes”.

Entiendo que te sepa mal. Coño, comparto que no lo entiendas (porque vamos, somos personas adultas y no hace falta que nos engañemos), pero nadie es capaz de exponerse como un imbécil y un desagradecido. Prefiere camuflarlo antes de quedar en evidencia.

Pues tengo malas noticias: eso no va a cambiar.

Es un lenguaje nuevo que hemos desarrollado entre todos. Lo entiendas o no, depende de ti. Por muy patético que parezca, un “Yo no te merezco” (como lo he contado en mi último newsletter), es verdad. En cierto modo. Y, si profundizas más, es un “ya no me gustas”.

Puedes ponerte a analizar qué has hecho mal, a odiarlo por todas las cosas que hiciste por tu pareja, a, incluso, culparles por las condiciones inadecuadas en las que os conocisteis… eso da igual. ¿Qué importa eso ahora?

Ya no le gustas más. Y no hay vuelta de hoja.

Como en todo, tienes dos opciones: centrarte en el odio y culparte, o tirar adelante.

Dice que no te merece. Pues vale. Dice que eres demasiado para él/ella. Pues vale. Dice que no puede darte lo que necesitas. Pues vale. Dice que el perro se ha comido los deberes. Pues vale. Estás suspendido/a. Dice que se ha olvidado la cartera. Pues vale. Pagas la multa.

Al final el profe cambiará de clase. Al final el revisor cambiará de bus. Al final tú cambiarás de vida y, probablemente, de persona.

Hasta la vista, baby.

Y tema cerrado.

¿TE GUSTA?  

+41 -2

Desamor  Excusas  Mentiras  Relaciones  

2 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“'Yo no te merezco' es el nuevo 'Mi perro se ha comido mis deberes'. ”

2 COMENTARIOS

  1. Avatar de KK

    Verdad, verdadera.

    Y tambien podriamos añadir el “no somos compatibles”. Si encima de romper el corazon dejando a alguien sin dar razon real no es suficiente, pues añadamosle la carga de responsabilidad dual en la pareja que incluye la “compatibilidad”. Alegria.

    :)

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >