follar mas y joder menos
Relaciones

Follar más y joder menos

Ella empieza el chantaje emocional, su ex (tu pareja) se siente mal, y le ayuda. Tú ves de qué pasta está hecha la jodida, pero hagas lo que hagas, saldrás malparada. Decides no hacerle caso pero, tarde o temprano, pierdes los papeles, mandas a la mierda todo, te desahogas (con él) y te quedas tan a gusto...

“Follar más y joder menos”, suele decir una amiga mía. Y qué razón tiene. El problema está en que hay un tipo de personas que disfrutan más de lo segundo que de lo primero. Un orgasmo provocado por hijoputismo para ellos suele ser más intenso, más placentero, más auténtico. Me imagino que será eso, porque de lo contrario, no me explico.

Los demás, los que son jodidos, suelen defenderse con un banal “tarde o temprano cada uno cae por su propio peso”, pero a los jodedores eso les da igual. Porque ellos saben que el mundo no funciona así. Así que no hace falta que se pongan a dieta. Su propio peso no es un peligro. Mujeres que se toman demasiado en serio lo de “las chicas buenas van al cielo y las malas a todas partes”, hombres que se llaman a si mismos “ambiciosos” y que, en realidad resultan ser unos avariciosos. Gente que, “por h o por b”, decide que joderte la vida es una buena manera de divertirse. Y pasan semanas divirtiéndose.

Ayer salí de copas con mi amiga Carol. No sé cómo lo hacía, pero cada vez que me fijaba, en sus manos tenía un cigarro. En todo momento de la noche, tuvo el cigarro encendido, pero en cambio su cara estaba apagada. Toda ella parecía exprimida, seca, arrugada (pero sin arrugas). Estaba hecha polvo y eso que, según sabíamos todos, estaba en la etapa más feliz de su vida: recién casada, con un ascenso por celebrar y una casa por decorar. Hoy en día cualquiera en su lugar estaría eufórica. Carol, sin embargo, fumaba sin parar y tenía la cara gris.

-  Helena me está jodiendo la vida.

-  ¿Quién es Helena?

-  ¿Cómo que “quién es Helena”? La ex de Alex.

Alex es marido de Carol. Divorciado, con un hijo y recién casado de nuevo. Esta vez con mi amiga. Se conocieron hace un año y, seis meses después, decidieron saltarse todas las tradiciones estúpidas y prejuicios populares. Se casaron. Así, sin avisarnos a ninguno de nosotros. Felices y enamorados.

Carol siempre ha sido mi ídolo: una mujer luchadora, vividora, eternamente afortunada e impermeable hacia las envidias y los malos rollos. Siempre he querido desarrollar la indiferencia hacia la gente gilipollas pero, tarde o temprano, me acaban sacando de quicio y pierdo la batalla. Carol no. Carol tiene una vista selectiva y sólo ve a quién quiere ver. Al menos es lo que hacía hasta ahora. Pero supongo que ella, como todo en la vida, tiene su límite. Helena parece haber sido la culpable de éste.

Helena y Alex se divorciaron hace tres años. Era un divorcio de ésos, casi inexistentes, los de “acuerdo mutuo”. Siempre he pensado que en cualquier mutuo acuerdo uno de los dos lo ha decidido primero. No existen las parejas que dicen al unisono: “Lo nuestro no funciona”. Puede que los dos lo piensen, pero siempre hay uno de los dos que lo vocaliza primero. En su relación lo vocalizó Alex. Helena le dijo que opinaba lo mismo. Así que, a primera vista, el divorcio fue simple: Alex tendría al niño un fin de semana sí otro no, le pagaría una pequeña manutención al mes. Helena se quedó con el piso. Y tan amigos. Amigos no muy amigos, según nos dimos cuenta después.

Cuando Alex conoció a Carol, las cosas cambiaron. Helena se quejaba de que no tenía suficiente tiempo para su vida personal y, una vez Alex se casó con Carol, la ex de él insistió en que se quedase con el niño cuatro días a la semana. Alex, en aquel entonces, estaba trabajando en un puesto que requería que viajase cada dos semanas. Decidió dejar el empleo y buscar algo más compatible con tener un hijo la mitad del tiempo. Todo esto, con el apoyo de Carol. Como tiene que ser.

Unas semanas después, viendo que Carol se lo había tomado genial, Helena decidió cambiar de estrategia.

- Ahora le llama cada dos por tres para explicarle cosas del niño. Le llama entre las once y las doce de la noche. Dice que es la única hora en la que puede llamarle porque está muy ocupada. Y claro, ayer, por ejemplo, nos pilló follando. Pero espérate: hace unos días le dijo que estaba cayendo en una depresión porque nadie la quería y que iba a suicidarse. Imagínate la cara de Alex. Le aconsejé que fuese a su casa. Eran las tres de la mañana. No sabía cómo reaccionar. Se quedó allí hasta las seis, tranquilizándola.

-  Y tú, ¿cómo estás?

-  Pues jodida. ¿Cómo voy a estar? No puedo exigirle que no le haga caso. Imagínate que la loca se quita la vida de verdad. Jamás me lo perdonaría, pero coño… ¿hace falta jodernos la vida? Ella es la madre de su hijo, soy consciente de que siempre van a estar en contacto, pero estoy a punto de explotar. Sé que no debo. Sé que Alex necesita mi apoyo. Pero no puedo más, porque Helena es mala. Mala con ganas. Manipuladora y egoísta.

Nunca he sabido entender a la gente que putea al “personal”. Pero sí he podido clasificarlos. Hay los que lo hacen porque es su forma de ser, pero no resulta ser nada unidireccional hacia ti. También existen los que lo hacen “sin querer”, es decir, les importa una mierda todo el mundo en general y te joden porque es su única forma de sobrevivir. Y por último, los que lo practican exclusivamente contigo porque les caes mal (no hacen falta motivos de peso), sin embargo resultan ser “un encanto” en boca de todos. Esos últimos, quizás, son los más peligrosos: te joden la existencia y, encima, consiguen que pierdas los papeles. Helena era una de ellos. Carol estaba a punto de perder la batalla.

El guión no falla nunca: la ex-mujer con derecho a todo (gracias al pobre niño) necesita atención o, simplemente, no tiene vida propia. Su ex-pareja resulta estar feliz y, como consecuencia, le hace ser infeliz a ella (a mí la lógica me ha fallado siempre. Quizás por ello no lo he entendido jamás). Ella empieza el chantaje emocional, su ex (tu pareja) se siente mal, y le ayuda. Tú ves de qué pasta está hecha la jodida, pero hagas lo que hagas, saldrás malparada. Decides no hacerle caso pero, tarde o temprano, pierdes los papeles, mandas a la mierda todo, te desahogas (con él) y te quedas tan a gusto.

Pero es un error. He vivido más de una situacion de ese tipo y he perdido mil y una batallas. Básicamente porque, una vez aceptas que es una batalla de verdad, el otro se convierte automáticamente en tu rival. Y cuando alguien consigue ser tu rival, ya has perdido. Por una razón muy simple: un rival es alguien que tiene opción a ganar. Y no. No es el caso.

Le expliqué a mi amiga cada uno de mis casos vividos (con hijos de por medio y sin ellos). Carol lloró, fumó mucho y bebió todavía más. No paraba de arrugarse la falda con las manos y se hizo muy pequeña de golpe. La habría matado a abrazos, porque sé que se lo estaba pasando mal. Porque, si eres una buena persona, sin intenciones de joder a nadie, se te hace incomprensible el hecho de que alguien sea capaz de putearte adrede.

Pero sucede. Y el mejor arma ante una persona con maldad, es ignorarla. Completamente. Y seguir centrándote en lo tuyo: en construir tu vida, tu felicidad y tu historia. Porque tú tienes una cosa que ellos no tienen: una conciencia limpia, el sueño reparador y motivos para ser feliz.

Esperar que todo se caiga por su propio peso además de ser absurdo, es otra forma de venganza. Eso demuestra que te sigue afectando. Y como que no. No se merecen tanta atención.

Carol me miró. Sabía que yo no iba a darle un abrazo, pero necesitaba que reaccionase en vez de tenerse pena a sí misma. Marcó el número de Alex y su cara dejó de ser gris:

- Cariño, ¿cogemos al niño y nos vamos de viaje cuatro días? Helena no estará en contra, ¿verdad?

Y me guiñó el ojo.

Esa es mi chica.

Y vosotros, ¿qué hacéis ante la gente que os amarga la existencia?

¿TE GUSTA?  

+1 -0

Los ex  Putos cracks  

8 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Cuando alguien consigue ser tu rival, ya has perdido la batalla.”

8 COMENTARIOS

  1. EspoirEspoir

    No puedes quejarte de la madre del hijo de tu novio, eso es un hecho. No puedes hacer más que callar y aguantar, porque a la que dices algo has perdido: el tipo en cuestión tiene todo el derecho a decirte que te calles la boca que la cosa no va contigo. Y es verdad, pero precisamente por eso, y porque tú no tienes la culpa de sus pésimas decisiones anteriores, él debería actuar para que la pareja actual sufra lo menos posible. Sin dejar de ser justo (ais, pocas cosas me gustan más que un hombre justo), su papel está junto a la novia actual, que para algo está con ella (ah, la lealtad, ese valor tan olvidado), y le corresponde dejar las cosas claras a la ex. En otras palabras: actúa, tío, antes de que se te suba a la chepa y que tu pareja actual uno, se cabree por la situación, y dos, te pierda el respeto (el consejo sirve para ambos sexos). No hay nadie por ahí que pueda cantar un poco las cuarenta a ese Alex, que lo veo yo un poco blandurrio?

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Primero, nadie se mata si no está muy enfermo. Eso lo sabía muy bien la madre de una amiga que trabajaba de enfermera de psiquiatría y cuando le amenazaban con tirarse por la ventana se la abría y se iba de la habitación.

    Me da igual que sea su ex, su hermana, su madre o las tres juntas, si me está molestando le exigiré que le pare los pies y si no lo hace, bueno, pues eso es un jirón en la relación. Y muchos jirones al final hacen un desgarro.

  3. Avatar de Gemma GmGemma Gm

    Yo estoy viviendo 6 meses esa situación lo que pasa que en vez de hijo hay suegros , es decir ex novia + sus padres y los tres ejercen un chantaje emocional a saco contra Él, la situación como en cualquier caso no es blanca o negra, yo le llego a entender a él, pero el problema es la falta de valor o mejor la falta de cojones para simplemente poner límites a las cosas, porque la pareja actual también lo pasa mal y bueno en el caro de Carol y Alex tienen un vínculo de por vida y que sabían desde el principio que el tenía un hijo y eso es un vínculo de por vida, peror si no hay hijo, no se entiende el mantener un contacto más allá del cordial con tu anterior pareja y su familia, por que sí se mantiene da lugar a múltiples dudas y a una gran hartura. En fin, por un lado mal ellos x hacer chantaje emocional y mal el que se deja someter a ello. Un post muy interesante Alena, enhorabuena !

  4. Avatar de Gemma GmGemma Gm

    Espero que me llegue el momento “clic” llegará porque me considero madura e inteligente y me quiero mucho, me ha llegado ademas otras veces , y te aseguro que no me tiembla la pestaña, así que cuando llegue… andará…. porque no hasta ahora no ha demostrado saber pararles los pies y yo ya me estoy cansando. Un beso Alena y feliz semana.

  5. Avatar de LaDivinaLaDivina

    Tema complicado, yo me harté, me harté de exmujer pobrecita yo y de exsuegra llamando por teléfono para contar tonterías. Me harté de todo y me harté de él. Aceptaba que mi pareja tenga un hijo, todo el mundo tiene su pasado, la diferencia es que mi pasado no llama por teléfono, ni me fastidia fines de semana. Pero no, esto no es así y nos emperramos en echarlas la culpa, que te la pueden mangar una vez, dos, incluso tres, pero quien realmente tiene la culpa es EL, que no sabe poner los límites y no sabe darte tu lugar ni darselo a ella. Coincido con Ronroria, no hay tantos suicidas y si alguien se quiere suicidar con decirle que se tire desde el sexto no desde el segundo, a ver quien es el listo que sube a la azotea… ninguno!!!!!!!
    un beso y feliz lunes

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >