Sexo

Esto no es lo que parece

Son guapos y lo saben. Se cuidan bastante, aunque en realidad aparentan no hacerlo y haberse puesto lo primero que han cogido del armario. Conjuntan la ropa, aunque de forma casual, por supuesto. Son atentos, amables, se preocupan por tus problemas, tienen unos gustos muy parecidos a los tuyos y lo manifiestan ostentosamente pero como [...]

Son guapos y lo saben. Se cuidan bastante, aunque en realidad aparentan no hacerlo y haberse puesto lo primero que han cogido del armario. Conjuntan la ropa, aunque de forma casual, por supuesto. Son atentos, amables, se preocupan por tus problemas, tienen unos gustos muy parecidos a los tuyos y lo manifiestan ostentosamente pero como el que no quiere la cosa. Coquetean abiertamente contigo, haya gente o estéis solos. Saben seducir muy bien y son conscientes de ello. Y sobre todo, siempre parece que tienen un objetivo en su mirilla de ametralladora: tú.

Pues resulta que no, queridas. Porque estos hombres magníficos, a los que en muchos casos les gustarán el fútbol, el rock o cualquier otra cosa considerada “varonil”… Son gays.

Sí. Siento haber derribado con un chorro de aire polar vuestro castillito de naipes. Hace unos meses, nuestro querido Nadarama habló de los disgustos que dan a los gays los heteros “con inquietudes”. Nada más leer su post se me vinieron a la mente al menos tres casos (uno propio) al contrario. En este tiempo, he tenido noticia de dos más. Puesto que la cosa amenaza con convertirse en plaga… Hoy os daré algunas pautas para reconocerlos y evitar malos ratos y falsas esperanzas.

Mis amigas y yo llamamos a este tipo de hombres “homocuriosos” (también los llamamos “calienta” gays, pero al ser el término mucho menos glamouroso, en este post usaremos el otro). Los reconoceréis por todo lo expuesto en el primer párrafo y por algunos comportamientos que despistan bastante más y para los que os traigo cuatro casos prácticos.

El primer “homocurioso” que entró en mi vida y, por ende, en la de mi grupo de amigas, se llamaba Alberto. Corría el verano de 2005. Alto, rubio, guapo, 31 años, un mini (coche que detesto, por cierto), encantador, becario (a sus años, sí) y tonteaba conmigo. Lo tenía todo. Lo suyo parecía una tirada de trastos en toda regla: me invitaba a café en el trabajo, estaba en mi mesa más tiempo que en la suya, enseguida me invitó a quedar con su grupo de amigos, esa noche me robó dos besos que me dejaron loca, me invitó a un concierto… Pero no se lanzaba. Al mes yo ya no podía más. Le dije a bocajarro que me gustaba, en las fiestas de un pueblo a las que habíamos ido con una amiga y su “compañero de piso”. Él me respondió que era gay y que, el supuesto compañero… Era en realidad su novio desde hacía cuatro años. Casi muero allí del disgusto. En plena plaza de Pineda, sonando de fondo El Humahuaqueño. Un cuadro.

El siguiente se llama Ernesto y apareció hace año y medio en la vida de mi amiga Marisol. También se conocieron en el trabajo (el periodismo tiene una plaga de “homocuriosos”, por lo que se ve), él también tonteaba con ella pero, en este caso, la cosa pasó a mayores. Llegaron a dormir juntos… Pero sin que él hiciera nada más que besarla, y poco (vamos, el sueño de toda mujer). A los cuatro días, le confesó en una romántica noche en la playa su homosexualidad y le justificó su comportamiento en que hacía poco que se había dado cuenta y aún estaba confuso sobre lo que sentía por ella, pero que ya había decidido que era sólo amistad. Súper bonito todo.

El caso de mi amiga Montse es un poco diferente. Ella estuvo tonteando con Roberto y hasta llegaron a acostarse. Fue esa misma noche cuando él le contó que, en realidad, le iban los tíos. Pero que nunca se había acostado con una chica, sentía curiosidad y como con ella tenía muy buen rollo… Pues nada, le había parecido buena idea soltarse a ver qué le parecía. Montse no se enfadó porque tenía claro que sólo quería acostarse con él, pero sí hubiera agradecido saber antes que estaba formando parte de un experimento casi científico.

El último espécimen se llama Gabriel y lo sufre desde hace ocho meses mi amiga Ariadna. Lo suyo es un tira y afloja de relación. Se ven mucho, se llaman, se hablan constantemente por todas las redes sociales habidas y por haber… Él, que viaja mucho, siempre le trae un regalo. Se han besado algunas veces, eso sí. Pero nada más. Él no le da explicaciones sobre lo que le pasa para no querer avanzar más pero tampoco quiere alejarse de ella. Ni le ha dicho que no le atraiga. Nosotras tenemos la teoría (que a Ariadna no le gusta nada, claro) de que es gay y no lo sabe. Veremos en qué acaba.

Lo que yo me pregunto, en todos los casos salvo en el de Roberto (que lo dijo claramente) es… ¿Qué lleva a un gay a tontear con una mujer? ¿Qué quieren averiguar? ¿Por qué lo hacen? ¿Son conscientes de que lo hacen? Si hay algún “homocurioso” en la sala, que se manifieste por favor.

Y vosotras… ¿Os habéis encontrado alguna vez con uno? ¿Cómo os fue? ¿Sabéis reconocerlos? Y vosotros chicos… ¿Habéis salido alguna vez con una lesbiana con inquietudes? 

 

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Hombres  Homocuriosos  Homosexualidad  

22 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

22 COMENTARIOS

  1. Celtania

    Sí a tu pregunta, he conocido dos casos, el mío, lejano ya en el tiempo y que me hizo vagar por Chueca y aledaños durante casi dos años de “es que estoy confuso y no se lo que soy, ni lo que siento”. Con el tiempo te respondo yo: “gilipollas y un ego desmesurado”. De esto hace década y pico.
    El segundo caso es reciente, y es de varias amigas de un mismo grupo, todas loquitas por el mismo ejemplar. Él que queda sucesivamente con varias (lo de sucesivamente es que cuando la primera veía que no iba a conseguir nada, era buena amiga y se lo recomendaba a la siguiente.) Con ninguna pasa nada a pesar de quedadas a solas, búsquedas con coche y regalos varios. Todas se han ido emparejando sucesivamente con “homos normalis” si es que esto existe, pero él sigue ahí, lanzando globos sonda muy bonitos de vida en pareja, sexo tierno e hijos con alguna mujer comprensiva. Por cierto, le hemos conocido alguna pareja totalmente hetero y lejana en otro país. Será gay este chico?

  2. misscafeiine

    ¡Gran post! Hace años,en verano,sali con un chico que siempre me habia parecido un poco gay. El decia que no.No se llego a acostar conmigo,pero si fue mas alla de un beso. Me cansé y se acabo. A dia de hoy aun tengo la curiosidad si finalmente se dio cuenta de lo que yo vi despues de 2 dias de conocerle…

  3. Álter alma

    Hace muuuuchos años atrás una amiga mía fue invitada por un compañero de trabajo gay a bailar a un boliche (gay of course). Ella quedó más que impactada porque dice que nunca en su vida había visto tantos hombres lindos y todos juntos!

    Leo por ahí el comentario de Alfredo Ponce y creo que hay que dividir las aguas entre:
    a) hombre al que le gusta que le jueguen por la retaguardia pero que no es gay
    b) hombre al que le gusta que le jueguen por la retaguardia pero que le encantan los hombres
    En el grupo a creo que se encuentran la gran mayoría, aunque a muchos les cueste reconocerlo porque suponen que así pierden hombría.

    No sé……… que cada uno haga lo que quiera o lo que pueda con su vida y que sean felices :)
    Saludo.

    1. Alfredo Ponce

      Sí, te faltó decir que le guste que jueguen con su retaguardia, ¡pero sin mariconadas!

      Creo que va más allá de un gusto sexual, yo creo que caemos en la típica que el hombre macho, hétero, no se puede cuidar, ni tener un look, ni gustos, etc.

      Quiero creer que no es así, no? :P

      Creo que estoy confundido; no sé lo que me pasa… Jajajaja

  4. Anonymous

    Buff yo creo que estuve saliendo un año con este tipo de chico… una relación floja, mucho besito y caricia durante periódos interminables y bastante desinterés por el sexo en sí… me miraba y no parecía atraerle, vamos que yo terminé casi segura de que era gay fijo, además reconoció que tuvo un amigo gay y que una vez se dieron el lote en plan besos en un bar de ambiente… pero nunca, NUNCA ha reconocido serlo ni se sabe nada de que haya estado con hombres, siempre con mujeres que terminan dejándole porque se empalagan con tanto azúcar y echan de menos un poquito de sal, no sé si me entendéis… sólo sé que la relación fue horrible, todo muy en plan amigable pero ni fu ni fa por su parte. Lo pasé peor que mal, y creo que estos chicos deberían cortarse, que mucho quejarse de los homófobos pero son ellos muchas veces los que hacen sufrir a los hetero con sus idas y venidas y utilizando a la gente como si fueran ratas de laboratorio. Si yo fuera lesbiana preferiría que me persiguieran a pedradas antes de que jugasen con mis sentimientos. Y una amiga mia que lo es, dice lo mismo.
    Un saludo a tod@s.

  5. Lu

    Me he encontrado con dos casos: gays que de lo sumamente coquetos que son, les gusta flirtear en general y gays que aún siendo gays, les gustan las mujeres físicamente, les parecemos bonitas. Un amigo mío (gay) de excelente gusto, guapo, inteligente, etc me dijo una vez que a él le atraen los hombres, pero que el cuerpo femenino es objetivamente más bello que el de un hombre y que de vez en cuando, le gustaba “picar.”

    En segundo lugar, al único hombre hetero guapo, con buen gusto en el vestir y en general, que no le gusta el fútbol, inteligente, divertido, atento, cariñoso…etc que conozco, es mi novio. :)

  6. Anonymous

    Yo estuve un año entero saliendo con uno (con un gay) y ni él ni yo quisimos reconocerlo…(que era gay,no que estuviesemos saliendo juntos)…todo el día quería estar rodeado de gente…jamás se le ivan las manos a mi a no ser que yo empezara primero y aún así nunca me tocaba demasiado que dijeramos…los besos que me daba parecía que me los daba con asco…y palote,lo que se dice palote nunca se ponía conmigo…vamos…penoso…eso sí…mucho mensajito de movil super romanticón,mucha cena,mucho spa,mucha excursión y mucho hotel desperdiciado…..Ahora tengo un novio que a lo mejor no tiene tanto dinero para invitarme a hotelazos y que pasa de declaraciónes amorosas azucaradas via facebook pero que me folla que da gusto…y me dice que me quiere solo a mi…no delante de los demás para hacer el paripé…y eso vale más que nada en este Mundo. (y no…mi ex no era impotente…era gay). Sí,sufri mucho y cuando ya abres los ojos y te das cuenta te sientes asqueadisima.Nadie se merece que le engañen y hacerme caso que muchas veces le pregunte abiertamente si lo era y el siempre me juro y perjuro que no.

  7. Portorosa

    ¿Lesbiana con inquietudes qué es?
    Entiendo, por el post, qué es un hombre “con inquietudes”: os comprende, se parece, atiende, es sensible, etc.
    Pero una lesbiana con inquietudes sería más parecida a un tío, ¿no? ¿Y cómo sería?

  8. Espoir

    He conocido alguno, sí. Hay mucha gente confusa por ahí. Supongo que es demasiado pedir que todo el mundo tenga todo claro; empezando por su orientación sexual. Mi conclusión es que cada uno vive las cosas como puede, pero que si aguantas una situación que no te satisface es exclusivamente culpa tuya. Le das una palmadita a la espalda y a otra cosa, aunque duela. Nadie dijo que sería fácil (eh, y lo dice una que ha sido pagafantas por todo lo alto; para algo tiene que servir la experiencia…)

  9. Ishtar

    Yo, no se si por suerte o por desgracia, conozco a pocos gays (o eso creo), pero si que me ha resultado curioso cuando después de leer el post me he puesto a pensar … que los cuatro gays declarados con los que he tenido el gusto de compartir cena o copas; uno de ellos (le había conocido 2 horas antes) me cogió en brazos y me metió un meneo Reggaetonero sobre su paquete en el primer bar con música en el que entramos. Y en el caso de los otros dos (eran pareja), sus amigas (una de ellas mi amiga) comentan desenfadadamente y entre risas “Sí, sí, estos dos mucho soy gay, mucho estoy con mi novio, pero en cuanto te descuidas te están tocando el culo!”

    Mi estadística es alta: de cuatro, tres no pierden oportunidad de dar un magreo a la primera que se ponga por delante.

    No comprendo.

  10. Anonymous

    ¿Cuántas mujeres despechadas sentenciarán que sus ex son gays, de la misma manera que muchos homófobos sentencian que eres gay porque no has estado con un hombre/ una mujer de verdad?

    De mí han rumoreado que era asexual o lesbiana porque algunas personas no toleran el rechazo o el desenamoramiento.

    Si no le atraes, no le excitas…pregunta una vez, y si no hay una respuesta clara, márchate. Las cábalas sólo sirven para autoengañarse, y autoengañarse, para no aceptar la dolorosa realidad.

  11. erre_ele

    Yo los llamo “guays” cuando un hombre viste bien, quiero decir “guay”, tiene una sensibilidad especial asi como …”guay”, sus gustos músicales son, como decirlo, mmmm “guay” y tienen un rollo contigo muy…”guay”, CORRE!!!! No es “guay” es “GAY”.
    mmmm,también estoy deacuerdo con Marialu, creo que el “Homocuriosus” en realidad es, o muchas veces son “homomeencanto” (vease también en versión femenina) Lo que les gusta es llamar la atención, atraer al prójimo, sentirse deseado, da igual por qué sexo, o por cuál persona, necesitan que los demás se enganchen de él. Comozco a unos cuantos….
    Salu2!!!

  12. Otto Garcia

    Yo no he conocido a ninguna “lesbiana con inquietudes”, o similares; pero sí me ha pasado algo inverso a lo que relatas, Alina, y es que cada vez mas creen que soy gay cuando yo no lo soy para nada.
    No le doy mucha importancia en realidad, procuro que sólo la justa porque estoy contento con mi estilo y mi apariencia, (ya se sabe eso de que cuanto más arregladito, preocupado por la imagen y metrosexual, más cree la gente en ponerte de homo), pero cuando resulta que en el año de soltero que llevo, me han tirado los trastos más hombres que mujeres…. es para tirarse de los pelos.

  13. Ronronia Adramelek

    ¿Qué le lleva a un gay a tontear con una mujer? Quizás lo mismo que a una hetero a tontear con una chica: la curiosidad. Para el sexo hay gente más tranquila y otra más enredadora pero para ser abiertamente gay es innegable que, en algún momento, tienen que haber decidido ponerse el mundo por montera, pasar de las normas establecidas, de lo corriente, y tirar p'alante, así que seguramente les costará menos lanzarse a la aventura y hacer probatinas porque, al fin y al cabo, ya han tenido que superar -desgraciadamente- mucho rechazo y prejuicios antes de decidirse a vivir su propia vida como mejor les plazca.

    Supongo que muchos gays en algún momento habrán pensado también que su vida sería más simple si fueran heteros, si se casaran con una chica y formaran una familia y así se integraran en el rebañico que hace sentir cómodos a los bienpensantes y, entonces, habrán decidido intentarlo con alguna amiga que les gustara bastante. O si su entorno familiar o laboral es muy hostil, igual sienten la necesidad de pasear una novieta para que les dejen tranquilos un rato.

    Y por fin, como también ocurre entre el resto de los mortales, algunos tendrán la autoestima flojilla y el chute que les supone ver a una chica babear con ellos les ayuda a rellenarla un poco.

    Tenía un gran amigo gay en la universidad y él me presentó a muchísimos amigos suyos, aparte de a un sustancioso número de novios. Durante un tiempo, para pagarme la carrera y por mediación de este amigo, puse copas en un bar de ambiente y, entre esto y aquello, vi todo tipo de comportamientos: algunos estaban casados, otros tenían novia y bastantes tenían una o varias amigas que les seguían a todas partes pero también había reinas con superpluma que no se acercarían a una tía ni con un palo. Si es que hay de todo. Como entre heteros.

  14. Sisapetin

    Yo estuve metida en una relación de este tipo durante casi dos años con mi compañero de piso, enamoradísima hasta los huesos de él y tengo que decir que para mi ha sido una de las relaciones más bonitas que he tenido en mi vida. Yo sabía desde el principio que él era gay pero aun así su forma de comportarse conmigo era tan especial y tan hetero… Nos liamos varias veces, siempre estábamos juntos, nos divertíamos muchísimo, de hecho él tuvo novio durante esos dos años y prefería compartir su tiempo conmigo (lo que aguantó el pobre novio!!!). Y lo mejor de todo es que ahora, con el paso del tiempo nos seguimos queriendo con locura pero como amigos… Te quiero pequeño

  15. SkiterSkiterio

    Dos de mis novias decian que sus ex terminaban haciendose gays (o cabrones). Puede que sea cierto que los genereis vosotras, porque cuando se os mima sidno hetero…terminais jodiendonos (queda claro que yo gay no me hice,no? xP)

    Yo creo que es Karma

  16. Mme. Noémie

    En mi grupo de amigas (entre los que hay un gay reconocido y no de estos que tu cuentas) los llamamos gay-heteros (fonéticamente galleteros jajajaja) y sí, hay muchos. Yo he conocido varios (ninguno ha ligado conmigo) pero sí con mis amigas… unos tiras y aflojas raros… el motivo no sé cuál será.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >