Este-mundo-es-de-Ibuprofeno
Sociedad

Este mundo es de Ibuprofeno y libros de autoayuda

Pero el mundo de las no-víctimas no es así. Es más duro. Más difícil. Menos atractivo.

Vivimos en un mundo en el que todo se cura con Ibuprofeno y cualquier actitud incomprensible se cataloga como “falta de autoestima”. Todos somos médicos y psicólogos. Tenemos Ibuprofeno en el bolso y la frasecita en la boca. Leemos mucho (algunos) y tenemos la verdad absoluta (todos). Y en aquello en lo que cojeamos, buscamos conocimiento y lo absorbemos de los libros de autoayuda: la sección que más vende, según las editoriales, después del famoso bestseller de “50 sobras de Grey”, cuyas escenas eróticas enloquecen a las féminas recatadas de este planeta.

Pero volvamos a lo nuestro.

Sabemos a la perfección que las relaciones amorosas problemáticas de una mujer se deben al comportamiento inadecuado de su padre; que los granos salen de los nervios; que las críticas se deben a la envidia; que los lácteos no son necesarios a partir de cierta edad; que si miras a la derecha mientras hablas, mientes; que si cruzas los brazos, no estás receptivo y si te abres de piernas, eres guarra.

Lo sabemos todo. Pero no sabemos nada. No hacemos nada. Total, ¿para qué?

Este mundo está hecho para vosotras, víctimas. Para los que tenéis la autoestima baja y los que decís soñar con aumentarla. Para los que os dedicáis a hundiros más en la miseria. Para los que os entregáis en manos de los autores que prometen ayudar a superar una ruptura, una gordura, una tortura y a subir la guapura. (He encontrado más de 20 palabras acabadas en “ura”. Necesitaba decirlo).

Está hecho para ti, el que sigue comprando las revistas repletas de caras y cuerpos imposibles. Para el que las compra con una buena intención. Para el que busca en su interior el reportaje de “Cómo ser un amante 10 y seguro de sí mismo”  y el que cree que le va a solucionar la vida. Para el que repite delante del espejo: “soy guapo, soy guapo, soy guapo” y se guiña el ojo, tal cual lo propone la amable belleza rubia con los dientes perfectos, a pesar de que tu sonrisa resulte algo más amarillenta y tu cara algo más arrugada. Para el que luego sale a la calle y se da cuenta de que el mundo sigue siendo el mismo de siempre. Para el de “otro lunes de mierda”. Para el que se acostumbra a las caras amargadas de sus compañeros de trabajo y a los diez centímetros sobrantes de su cintura. También para el que aprende que estos diez centímetros no deben importarle y para el que jamás lo llegará a superar (la mayoría). Para el que se odia. Para el que se desespera. Para el que gasta cada vez más dinero en  libros “de esos” y en revistas “de estas” a la vez  y el que, tras comprarlos todos, se queda sin un duro para comer. Para el que aplica la lógica de “si no como, adelgazo y tendré mucho éxito”.

Este mundo está hecho para ti, mi querida víctima. El que quiere tener éxito sin siquiera levantarse de la silla. Para el que vive soñando y el que cree en la ley de la atracción: que las sonrisas interminables y un buen rollo eterno -y, como todo lo eterno, imposible- aparcarán el mundo en la puerta de su casa.

Pero jamás tendrás éxito. Porque, en realidad, vives para agradar a los demás.

Vives de ser políticamente correcto pensando que así, siendo amable, los complacerás a todos: tendrás la mejor pareja, el mejor trabajo y, por lo tanto, la autoestima más alta. Pero no vas a ser nadie. Porque eres cobarde. Porque, además de no tener ni la más mínima personalidad, eres cobarde. Eres víctima. Y, dentro este mundo de víctimas, serás uno más: con una vida fácil, pero ordinaria. Y, a veces, ni siquiera fácil. Porque este mundo está hecho para las víctimas como tú.

Este mundo se ha fabricado para que no molestes. Para que abrir la boca sea un delito, para que sepas que sin ser exitoso y guapo, no vas a ninguna parte. Lo que no sabes, es que aún siéndolo, tampoco formarás parte de este mundo soñado. Todo  porque el autor del libro de autoayuda pretende que seas dependiente de él, porque las empresas que producen Ibuprofeno necesitan que tengas dolor de cabeza. Porque las tiendas de ropa viven de tus complejos y las parejas perfectas de los libros y las películas viven de tu infelicidad amorosa.

Porque a ti te va bien que te hinchen la cabeza para que seas un inútil, un sufridor y un depresivo: que soportes al gilipollas de tu novio (o de tu novia), que pienses que la felicidad hay que buscarla, que aguantes en un trabajo de mierda en un país en crisis, para que trabajes gratis porque necesitas experiencia. Para que te calles y tragues. Y te atragantes. Porque si aprendes a hablar, los demás te van a odiar. Lo sabes, ¿verdad? Sabes que a “la gente” no le gustan los que mueven el culo. Tú lo llamas “ser realista” y “ser práctico”. Yo lo llamo “ser un acomodado”.

Y te hablan de autoestima otra vez. Y vuelves sentirte insignificante. No te preocupes, es “normal”. Te encontrarás con miles de personas que te dirán: te entiendo, me pasa lo mismo, así es el mundo.

Pero el mundo de las no-víctimas no es así. Es más duro. Más difícil. Menos atractivo. Es verdaderamente jodido: lleno de debates, de discusiones, de fuerza de voluntad, de valentía, de riesgo, de “habla chucho, no te escucho”, de “paso de tu cara”, de “a palabras necias…”, de “no me sirve cualquier novio, trabajo, amigo o polvo”, de “éste está loco”, de “te vas a quedar  solo”, de “¿quién te crees que eres?”. Para ellos tu mundo de “vive y deja vivir” es un  “existe y deja existir”. Tu pseudopacifismo, que desaparece en cuanto una zorra te revienta la ampolla formada en años, como hipocresía absoluta.

¿Esperabas que te contara qué es la autoestima y con qué se come? Desde luego que no lo voy a hacer. Para ello tienes los libros de autoayuda.

Este blog no te va a solucionar la vida, este post, probablemente, tampoco. Tú no estás preparado para ello. Sin embargo aquí seguiremos, intentando que dejes de ser falso para empezar a ser normal. Aquí te daremos dolores de cabeza. Y tú eliges: tomarte un Ibuprofeno o, a pesar del dolor, quitarte las agujetas de los sesos a base de más ejercicio mental. Comer menos de lo que te ofrece la sociedad de moral sospechosa y mover más las neuronas oxidadas es el primer paso para conseguir bajar unos cuantos kilos de mentiras que has acumulado por culpa de tu pereza embustera.

¿TE GUSTA?  

+11 -0

Cobardía  Mentiras  Sociedad  Victimismo  

33 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Tú lo llamas “ser realista” y "ser práctico". Yo lo llamo “ser un acomodado”.”

33 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Una de las cosas que más me fascina y menos entiendo del comportamiento habitual en muchas personas es la necesidad de echarle la culpa a los demás de sus males, de sus fracasos y de sus frustraciones. Seguramente porque yo soy totalmente “control freak” y, como tal, pensar que no tengo responsabilidad sobre las cosas malas que me suceden implica que tampoco tengo control sobre ellas y eso me da mucho más miedo que el hecho de haberme equivocado, aunque haya sido metiendo la pata hasta el corvejón.

    Supongo que prefiero sentir culpa a sentir desamparo.

  2. CristinaCristina

    Pues te vas a cagar porque voy a tocar el tema .
    Si revistas como Cosmopolitan cuestan dinero por ofrecerme un artículo que se titula : “Como volver loca a TODOS los hombres”no veo por qué no pagar un post como éste .
    ¿Volver loco a los hombres .¿a TODOS?
    Mato porque no ocurra .
    Y definir “loco” porque es tan fácil como hablarles de tu peso y tus putos complejos todo el día .
    Estoy feliz de haber conseguido después de años estar escribiendo con un pincho de chorizo picante de La Rioja en vez de un Ibuprofeno .
    Un pedazo de post .
    Fan hasta la muerte .

  3. La GraduadaLa Graduada

    He encontrado este post un tanto confuso, tanto que creo que tendré que releerlo para enterarme bien de a dónde nos quieres llevar :)

    Si la idea es que hay que luchar, y sentir, y que nos duela la cabeza en lugar de tomar la opción DESCAFEINADA Y DESAPASIONADA que nos ofrecen otros medios estoy al 100% contigo. Vivir, equivocarnos, llorar, luchar, hablar, en definitiva SENTIR INTENSAMENTE es para lo que estamos hechos, y no para buscar la falsa seguridad y la promesa de “una vida fácil y predecible” que al final nos acabará decepcionando.

  4. Avatar de blancadelblancadel

    Bueno, pues ya ha pasado un ratito. Ya he pensado. Ya voy a comentar.

    No sé si es algo general, pero en mi caso la transición de víctima a no-víctima, de los libros de autoayuda a las buenas cenas, ha sido cuestión de madurez. De hecho, leí libros de autoayuda en la adolescencia pensando que me ayudarían en algo. Pero lo que me ha ayudado mucho, con el paso de los años, es comprender que no puedo ser la amiga-chupi-guay de todos, que, de hecho, los amigos-chupi-guay de todos no son todo oro, aunque aparentemente relucen. Como tampoco son todo autoestima y felicidad todas esas chicas altas y delgadas, que emplean muchas horas al día en su físico, a las que mis muslos y mis escasos 165 cm nunca podrán igualar. A mí no me gusta todo el mundo, ¿por qué habría de gustarle a todos?

    Eso sí, hay dos licencias que me he permitido mantener: la primera es seguir sonriendo. No encuentro nada malo en recibir con una sonrisa a los alumnos y mostrársela a un profesor cuando me corrige para ayudarme a mejorar. Tampoco en regalarla al dar los buenos días a los vecinos o a los compañeros de trabajo. Hasta donde sé, ante la ventanilla de un funcionario se consigue más agilidad y ayuda sonriendo que poniendo cara de malas pulgas. La segunda licencia es la de permitirme pequeños días “de mierda”, siendo consciente que tras 24 horas en una espiral de autodestrucción saldré mucho mejor y con más ganas.

    Yo también prefiero sentir culpa a desamparo, y también mato por no volver locos a todos los hombres. ;)

  5. inmahlinmahl

    Con este post le entran a una ganas de comerse el mundo y dejarse de tonterias. Hablas muchas veces de lo de trabajar gratis para conseguir “experiencia”, algo que te meten en el cerebro desde el minuto uno en el que entras en la universidad, porque son expertos en meterte el miedo en el cerebro: “si no haces esto cuando termines no vas a encontrar trabajo”, por lo menos en mi caso. Yo estoy en mi ultimo año de carrera, y ademas de estudiar soy becaria no remunerada, y aunque estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices a veces no queda otra opción.
    En cuanto a los “dias de mierda”, los “malditos lunes” y el victimismo en general todo depende de cómo cada uno se tome las cosas. No podemos pretender que la gente nos trate bien o no haya problemas, pero lamentarse no es la solución, nunca, lo que pasa es que es lo más fácil.
    Un abrazo

  6. Avatar de Juanjo MorcilloJuanjo Morcillo

    La verdad es que nunca he leído un libro de autoayuda, ni pienso leerlo. ¿Que puedo necesitar ayuda? No lo sé, yo pienso que no y si yo lo pienso … pero si lo necesitara seguramente no sería el libro de autoayuda de como se ha ayudado una o uno a sí mismo para ser lo que és.

    Señoras y señores, cada persona es un mundo así que no puedo entender a quien lee esto pensando que si actua de la misma forma le va a ir de la misma forma… Con lo que mola equivocarse y seguir equivocandose para aprender errores… No aprendemos… o queremos aprender por vías rápidas e inútiles pienso yo.

    Saludos, Juanjo.

    P.D. Me gusta mucho el blog, ademas cuando recibi el mail de mi registro comprobé que el que te hizo la página sabe o cotnrola bastante, te lo dice un informatico, no te diré porqué pero los informáticos lo sabemos.

  7. XX

    ¿Cómo que “Sin embargo aquí seguiremos, intentando que dejes de ser falso para empezar a ser normal”. Querrás decir “que dejes de ser falso para empezar a ser raro”, ¿no? La falsedad (aunque sea como autoengaño) es lo normal. xD

  8. Miss JulesMiss Jules

    ¡Hola Alena!
    Pues hala, ya me he registrado;)
    No me había pronunciado hasta ahora sobre lo del cambio de Intersexciones, por falta de tiempo, no te creas. Al principio he de reconocer que no me gustó demasiado… pero luego lo reflexioné y me parece genial!! Estupendo si puedes llegar a vivir de ello así que a través de la publicidad, qué quieres que te diga. ¡Bien hecho!
    De momento, me registro. Y luego, a ver. No es cosa de raterío, ojo, si no de falta de tiempo, ahora mismo puedo leer poquito.

    Y sobre el post… me ha gustado, como casi todos. Yo tengo ratos: a veces soy de las que van de psicóloga o se cree que lo sabe todo. Otras, tengo muchas jaquecas;) (y no sólo porque las haya heredado, sino porque yo le doy mucho al bolo, quizá demasiado)

    Un besoooo

  9. Avatar de María Flórez Martín

    Acabo de registrarme :)

    Si me gustaría comentar mi sentir acerca de la suscripción… Lo bueno en esta vida se paga. Con tiempo, con dinero o de cualquier otro modo. Y creo que quien se queje es porque no valora tu TRABAJO. Y ansío mi autoregalo de cumpleaños! Suscripción!

    Los libros autoayuda son CaCa! Y todo se resume en una máxima bien sencilla: Al mundo le falta PERSONALIDAD. Sí sí. No estoy loca ni soy prepotente. La gente pierde el tiempo demasiado “creyendo que reflexionan” cuando lo que hacen es autoconvencerse de ser un borrego más. Imagino que la gente como yo prefiere ser raro a ser normal.

    Como siempre digo la vida no tiene antónimo! Por ello sólo y sólo uno mismo puede ser capaz de aceptar esa realidad y dejar de ser una víctima para pasar a ser un ser humano que existe, deja huella y disfruta de la maravillosa (que no deja de ser dolorosa) experiencia que es la vida.

    Me encantas! Estoy in love con tu manera de escribir!

  10. Avatar de Sashimi Blues

    Hay una cosa que no entiendo de esta sociedad descafeinada en la que vivimos. ¿De verdad hay que ser SIEMPRE feliz? Porque la vida es experimentar, sentir, ser y dejar de serlo.
    Las madres dicen que quieren que sus hijos sean felices. Yo no. Crucificarme. Yo quiero que Malena sienta y tenga armas para enfrentarse a la vida. Como lo intenta su mamá
    Pero ser valiente no se lleva. Y menos en este país.

  11. EspoirEspoir

    La vida es dura. Y maravillosa. Y no, no todo es hacer yoga y conectar con el mundo mediante el saludo al sol. A veces hay que decir tacos y cagarte en todo y pelearte con la gente y pegar portazos y quedar mal para salir adelante. No pasa nada. Como dijo Escarlata O’Hara, mañana será otro día.
    Pese a todo, un apunte: tenemos la culpa de la mayoría de cosas que nos pasan (buenas y malas) pero no de todas. Y descubrir de repente que no hace falta sentirte culpable por una cosa X porque no es culpa tuya es tremendamente liberador, de hecho la madurez es eso (o eso dicen).

  12. Avatar de Neila Pues qué cojones te importaNeila Pues qué cojones te importa

    La fuerza de voluntad, los debates y las discusiones sólo son la base de ideologías. Pero opino, que las ideologías deben ir acompañadas de terrorismo. No puedes cambiar el mundo, no puedes dejar de ser sumiso, al no ser que respondas con la misma dosis de terrorismo con la que te crían. Todos, absolutamente todos, sois objetos de los líderes. Y los líderes no sois vosotros porque no tenéis dinero. Los objetos siempre tendrán que entregar su vida a los demás, vivirán para los demás. Tú, amiga que has escrito el post, vives para los demás, por mucho que discutas y te reprimas.
    ¿Y por qué tenemos líderes? Porque así lo habéis querido, porque no confiáis en que tenéis la suficiente inteligencia como para coordinaros sin la fuerza del macho alfa (dinero). Así que culparos a vosotros mismos, o coger todas las armas que tengáis, uniros y masacrar vidas, incluso vidas inocentes. Un hombre puede morir, pero su alma vivirá para siempre con un mensaje transmitido durante siglos “morí para que mis hijos no fuesen esclavos”.

  13. Avatar de veva Piñeiroveva Piñeiro

    Y yo sin conocer esto!
    Hace poco fui a una entrevista de trabajo, cuando me llamó el de recursos humanos para decirme que habían seleccionado a otra persona me dijo ” tienes mucha energía y eres una persona muy segura de ti misma, pero tienes un problema, siempre quieres dar tu punto de vista”
    Supongo que ese era el problema, que tengo personalidad y no soy manipulable… es más fácil contratar a alguien que te diga si bwana a todo.
    Yo es que soy de la opinión que hay que pasar por lo malo para valorar lo bueno, si no te doliese nunca la cabeza como sabrías lo bien que se está sin sentir un taladro dentro??
    Gran Post!

  14. PipahPipah

    Soy de las que han leído (y tienen) algún libro de autoayuda en su estantería. No es que se encuentre la ayuda que uno necesita (para eso está uno mismo y los profesionales) pero si que digamos que iluminan el camino cuando no sabes como enfrentarte a X tema.

    En cuestión a la autoestima, está dentro de cada uno el poder de ser victima o no. Cada cual que tire al lado que más le parezca pero sin quejas ;)

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >