Relaciones

¿Estás nerviosa el día de tu boda? Algo haces mal

Después de un paseo por la playa, vuelvo a casa agotada. Enciendo la tele. Y me encuentro con unos cuantos realities dedicados a la boda y a la preparación de tal. Me sorprende enormemente la afirmación de algunas de las novias de lo nerviosas que están el día de su boda. ¿Por qué están tan [...]

Después de un paseo por la playa, vuelvo a casa agotada. Enciendo la tele. Y me encuentro con unos cuantos realities dedicados a la boda y a la preparación de tal. Me sorprende enormemente la afirmación de algunas de las novias de lo nerviosas que están el día de su boda. ¿Por qué están tan histéricas?, – me pregunto. Y no encuentro la respuesta.

Hace ya casi dos años escribí un post “El gran performance llamado boda”. 24 meses después sigo sin entender el funcionamiento del vuestro cerebro afectado por las películas estadounidenses. Y mientras tanto, la locura bodíl sigue creciendo. Los programas sobre la búsqueda del vestido perfecto (esa inmensa necesidad de parecer una princesa el día “más importante de su vida” en el que obtiene el compromiso para toda la vida) tienen una audiencia tremenda. Cosa que me indigna todavía más, porque el compromiso, desde mi punto de vista, no se logra firmando un papel.

Luego está el programa de las novias que se ponen a dieta. Ésta- todavía más estúpida. Es como que todo tu vida te has despreocupado por completo de tu imagen y, por el simple hecho de poder estar radiante un día, te decides adelgazar. No adelgazas por cuestiones de salud, sino por estética. Todas estas futuras novias se ponen a dieta y empiezan a hacer deporte y… ¡bajan 20kg! Es decir, si estaban gordas antes, es porque les daba la gana. Porque si lo tuyo es una enfermedad o genética, apenas vas a bajar esta cantidad de grasa tras haber comido bien y haber hecho deporte. A mí me parece cojonudo que empiecen a cuidarse, pero… ¿tienes que tener un motivo tan superficial, como la boda, para empezar a preocuparte por tu salud? Y volvemos a lo mismo: no se trata de salud, se trata de estar guapa. Como si el resto de tiempo con tu pareja no tenía tanta importancia.  De hecho, la misma gente que asegura que una mujer gorda es guapa, se mata de hambre dos meses antes de presumir del vestidazo. Qué poca personalidad, ¿no? 

Vienen los preparativos que duran meses… Esto es de lo mejorcito: elegir un restaurante e invitar a un millón de personas para lucirte. La mayoría de los espectadores ni siquiera se acordaban de tu existencia a lo largo de últimos años, pero te sientes obligada a “invitarlos”. Lo pongo entre comillas, porque apenas les invitas a algo, salvo a apreciar lo guapa que eres. Todo lo demás te lo pagan ellos.

RAE nos propone muchas definiciones de la palabra “invitar”, pero sólo tenemos en cuenta el punto 1: “Llamar a alguien para un convite o para asistir a algún acto.” , olvidando por completo del punto dos: “Pagar el gasto que haga o haya hecho otra persona, por gentileza hacia ella.” ¿Gentileza? ¡Ja! Nosotros llamamos a alguien para asistir a nuestra boda y le hacemos pagar para contemplarnos, felicitarnos, alegrarse por nosotros y comer bien. Lo de comer bien aún tiene algún tipo de sentido, pero me temo que un 60% (como mínimo) de los invitados prefererían quedarse en su casa con palomitas y una buena peli. Pero hay que “quedar bien”. Qué pereza.

Lo llamamos: “declarar públicamente el compromiso de estar con una persona el resto de tu vida”. Y de ahí mi pregunta: ¿Qué importancia tiene “el público” para una relación privada?Siempre me ha fascinado la obsesión de las novias y las suegras por la mejor boda ever, un evento perfecto. Apenas me he encontrado con los hombres que seas participes de todo este espectáculo. Cada día hay más y más organizadoras de bodas (y bien por ellas), porque hay más y más mujeres necesitadas de exponer su felicidad, su buen gusto, su clase, su perfección y sus posibilidades económicas. Cosa que demuestra todavía más la poca elegancia de los novios. Digo yo: si tienes suficiente dinero como para pagar toda esta parafernalia, ¿para qué les haces pagar a los invitados? Y si no lo tienes, ¿para qué te gastas x-mil euros en un vestido, en vez de invitar (según el punto 2) a tus amigos más cercanos y a la gente a la que quieres de verdad. Ay, vestido… esa es otra.

El problema de los bodorrios (bodas no, bodorrios por todo lo alto) viene de la exagerada necesidad de demostrar a los demás todo tipo de cosas. A los DEMÁS. A aquellos “demás” a los que, probablemente, les importa un huevo vuestra felicidad y vuestra duración como pareja. Por supuesto, ninguno de ellos os desearía nada malo, pero seamos honestos: ¿cuántos de los 200 invitados han sido parte de vuestra vida? ¿Y de vuestra vida en común? ¿Cuántos de ellos se emocionan por veros felices? ¿Cuántos de ellos os volverán a llamar en los próximos tres años? Todo esto me recuerda un poco a las madres primerizas y su obsesión por colgar las fotos de sus bebés en todas las redes sociales, convencidas de nuestra necesidad de seguir su vida paso a paso. Es VUESTRA felicidad. Y en este caso, es VUESTRA boda, VUESTRA decisión de celebrar VUESTRA unión. Y tan sólo los más cercanos lo vivirán de una manera honesta y desinteresada. A los demás les da lo mismo.

Entonces, y volviendo a la pregunta que he lanzado hoy por Twitter, ¿por qué están nerviosas las novias el día de su boda? Desgraciadamente, la respuesta es: por si todo sale según lo previsto. Según el guión. Según lo pagado. Según lo que le gustaría demostrar a los demás.

Pues qué pena. Porque una novia que se casa para celebrar su sentimiento hacia el que va a ser su marido, se casa excitada y feliz. Pero en ningún caso nerviosa. Y no, no es lo mismo.Y no me vengáis con lo de “que cada uno haga lo que quiera”, creo que ya lo hemos superado, ¿verdad? Pero creo que no estaría de más hacernos dos preguntas: ¿por qué me caso? y ¿ para qué quiero una boda?

Una boda es un acto de celebración de haber encontrado LA persona. Pero para celebrar la felicidad no se necesitan los adornos, ni los espectadores innecesarios. Ni la opinión ajena.Pero, a pesar de estar a favor de las bodas, no creo que los matrimonios sean estrictamente necesarios si llegan a ser la demostración de un compromiso hacia alguien. Para mí, en el momento en el que las dos personas se han dado cuenta que se quieren de verdad, ya pueden casarse. Esta es la razón por la que me cuesta entender que unos novios se casan tras diez años de una relación: ¿de veras necesitaron 120 meses para darse cuenta que se quieren de verdad? Y si no es así, ¿por qué no lo habían hecho antes? Quizás, porque aún existe el mito de que hay que aguantarse uno al otro hasta que la muerte os separe. En algunos casos llega a separarlos porque se acaban matándose.

Otro problema es nuestra facilidad de decir “te quiero” a cada perro que vemos por la calle. Si te acostumbras a malgastar las palabras, es normal que no sepas cuál es el momento perfecto para casarse. Nadie se casa en una semana o en un mes. Salvo yo, claro.

Yo, que he vivido una boda de 150 invitados, de los que apenas conocía a alguno, os aseguro que sólo gracias a mis ganas de vivirlo plenamente, he conseguido disfrutarla un poco, a pesar de no poder ni siquiera hablar con mi ya-marido. Una boda perfecta, llena de gente desconocida. Una boda tal y como la quería… mi suegra. Y, teniendo esta experiencia, me veo con derecho de daros un buen consejo: reajaos un poquitín y rodeaos de las personas a las que realmente les importa vuestra felicidad. O sea, disfrutad de una pequeña boda, llena de emoción y un vestido que podría mancharse de cava o la tarta sin que os pongáis de mala leche.

Ah. Y no esperéis quince años para casaros. La boda es una ilusión, el divorcio ya no es ninguna vergüenza y el guión de “novios-boda-perro-niño” es tan demodé. 

P.S: La foto que ilustra el post es del reality “Gipsy weddings” de la televisión británica sobre las bodas gitanas a lo “Jersey Shore”. 

¿Crees en la necesidad de demostrar?

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Bodas  Dinero  Familia  Fingir  Sociedad  

85 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

85 COMENTARIOS

  1. Dave Santleman

    Hace ya tiempo, me paré a reflexionar sobre el matrimonio, las bodas y todas esas cuestiones de las que estás hablando en esta entrada en mi blog, y llegué más o menos a las mismas conclusiones que tú, razón por la cual tengo que rebatirte algunas cosillas:
    1) “Pues qué pena. Porque una novia que se casa para celebrar su sentimiento hacia el que va a ser su marido, se casa excitada y feliz” En mi opinión, y en primer lugar, una novia que tiene un sentimiento de excitación y felicidad con su novio NO necesita casarse para demostrárselo.
    2) “Una boda es un acto de celebración de haber encontrado LA persona” ¿Y qué pasa después de eso? El haber encontrado a la persona con la que pasar el resto de nuestros días debería de ser un motivo de celebración diaria, y única y exclusivamente entre esa persona y tú, que sois los que os habéis encontrado, ¿no? Es la misma razón por la que estoy en contra del día del Orgullo Gay, porque considero que si los homosexuales se sienten realmente orgullosos de quiénes son, lo estarán cada día del año. No es preciso un día concreto y una enorme parafernalia que lo demuestre.

    Como siempre, brillantemente perspicaz, Alena.
    Un besazo enorme,
    Dave

  2. Mirna

    Plas, plas, plas! Se puede decir más alto pero no más claro. Es una cosa que nunca entenderé. Cuando estaba felizmente enamorada de mi ex fue un tema que salió alguna vez y en el que nunca nos pusimos de acuerdo. Yo siempre he sido defensora de una boda pequeña, con la gente que realmente te importa y sin ningún tipo de compromisos y con el objetivo de pasártelo bien y disfrutar. Pero él o no quería casarse, o si lo hacía su lista mínima de invitados iba a ser imposible que bajase de 100-150, porque claro, en el pueblo hay que invitar a todo el mundo, sino que van a decir de ti!

    A día de hoy el tema boda lo veo muy lejano y muy difuso, pero si llega el momento, lo único que tengo claro es que va a ser una fiesta con sólo la gente importante de verdad y en el que el objetivo será pasárselo genial.

    Mirna

  3. Anonymous

    Uffff! No soy rara!!!!!!!

    Siempre digo que si algún día me caso quiero llevar algo con lo que no me sienta disfrazada pero sí me sienta guapa, no quiero que estén más que aquellas cuatro personas a las que adoro y con las que quiero compartir ese momento (no lucirme ante ellas), sino compartir un recuerdo que para mi es importante, quiero celebrarlo con un picnic o barbacoa y NO quiero regalos y muchísimo menos dinero.

    Cada vez que lo digo me ponen cara rara y cuando menciono lo del dinero, las caras se dividen entre “no me lo creo, eso lo dices ahora” y “esta chica está loca”. Pero es que este último punto me pone furiosa, ya llevo declinadas varias bodas porque me OFENDE que me inviten y pidan dinero (muchos hasta te sugieren cuanto deberías aportar para costear el cubierto y que les sobre para la Luna de Miel)… ¿perdona?, ¿me estás invitando o soy parte de un negocio?, ¿quieres que esté a tu lado o quieres sangrar mi cartera?.

    Paso, para mí el matrimonio es algo muy importante y especial, no quiero que se convierta en un circo, ni en un negocio para jugar a las princesitas y luego largarme de vacaciones a un complejo vacacional en la Riviera Maya.

  4. La gata

    Ole, ole y ole!! Eres mi ídola… Totalmente de acerdo con todo lo que dices. Hacer una súper boda sólo por “aparentar” es un error. Una boda debería ser una celebración en la que ambos lo pasen genial en compañía de la gente que quieren y que se alegra con ellos por esa unión, no una competición o un examen por ver quién está más guapa, más delgada, luce un vestido más precioso y caro, un novio más guapo y organiza un convite más fastuoso.
    Creo que el problema está nuevamente en nosotras, y nuestra obsesión por competir con otras mujeres.

  5. Anonymous

    Desde hace unos meses leo regularmente el blog, me gusta mucho el contenido y la diversidad de opiniones en los comentarios, soy de sudamérica y ya en otros post había notado ciertas diferencias culturales pero nada que la globalización no nos haya enseñado ya por algún medio. Pero el post de hoy realmente me sorprendió, lo leí con detenimiento para lograr entender el concepto de lo que contabas, porque sinceramente no sabía que los invitados pagaban sus cenas en las bodas,a ustedes les parecera una tontería, pero yo estoy divertida con el descubrimiento, porque es algo que a estos lados del sur americano no se nos pasa ni remotamente por la mente, no juzgo si esta bien o mal, debe ser el reflejo y respuesta de la sociedad, aunque si me parece que el concepto de invitación como tal desaparece, bueno el concepto de invitación que se conoce por estos lados.
    Perdón que insista con el tema pero se me suscitan algunas preguntas.¿Cómo se da a conocer el monto a pagar?, ¿Se escribe en la invitación?, ¿Comó se abona el monto, se pone en una cuenta corriente antes de la boda así los novios pagan con anterioridad o el mozo cobra en el casamiento como en un restaurante?¿En que otros países se utiliza esta costumbre? Ya estuve en algunas bodas en diferentes países de latinoamérica y no fue de esa forma, también viví un tiempito en Alemania y no supe de esa costumbre….
    Alguién sería tan amable de responderme para ampliar mi cultura general…
    Alena y colaboradores… disfruto mucho con cada post, me he reído bastante y también reflexionado, gracias por el espacio!
    Solange

    1. INTERSEXCIONES

      Hola, Solange,

      Puede que no sea una tradición de aquí, como lo dice el anónimo de abajo, pero desde luego será que yo vivo en un lugar equivocado, porque te aseguro que aquí ni se te ocurra no pagar por la boda.

      Intentaré contestar tus preguntas:

      ¿Cómo se da a conocer el monto a pagar?, ¿Se escribe en la invitación?

      Normalmente o existe una cantidad establecida, pero, por lo que sé, no se baja de 150 euros por cabeza. Al menos en las bodas que me invitaron a mí. Y que conste que no fui jamás a ninguna. Por esa misma razón. Y porque no fue ninguna boda de ninguna de mis más buenas amigas.

      Normalmente ponen el número de cuenta en la invitación o, a veces, la gente trae sobres con dinero.

      Yo me acuerdo como mi suegra comprobaba ingreso por ingreso quién no pagó en la boda, fue humillante.
      También, dicen, que a veces los novios hacen una lista de bodas y tú eliges lo que les quieres comprar, pero yo, personalmente, nunca me he encontrado con ello.

      No sé en qué países más se practica. Yo soy rusa y allí sí hacen los regalos ( de la misma forma que si no lo haces, no pasa nada), pero la gente regala cosas que una pareja de jóvenes puede necesitar o dinero en el sobre. Pero básicamente porque los rusos son muy defensores de regalos para cualquier fecha importante. hasta aniversarios de la boda, si eres muy amigo.

      Un beso y gracias por leerme desde tan lejos. Me hace ilusión:)

    2. Wilh

      Pues Alena, yo no sé a qué bodas vas, pero yo he ido a unas cuantas aquí y el asunto que he vivido no es tal.
      Es verdad que “se paga” por el cubierto, pero de forma soterrada. O sea, calculas cuánto puede costar (entorno a los 100/200€ que tú mencionas) y eso lo pones en el regalo (lista de bodas, viaje de novios, artículos para la casa; o fuera de lista, claro…).
      Lo del dinero en un sobre es algo que no he visto en mi vida (sí he oído hablar de ello), y he ido a bodas en diferentes puntos de España.

      De todas formas, también existen las bodas en las que te dicen expresamente que NO quieren regalo, que ellos te INVITAN y tú vas a divertirte y participar en su fiesta (mi prima, sin ir más lejos: ni vestido, ni banquete, ni nada; picnic campero en una casa de colonias).
      Creo, que como todo en esta vida, hay mil maneras de celebrarlo. Y mientras elijas la que te apetece y te hace feliz “cap problema” ^_^

      Un abrazo,
      Wilh

    3. X

      Hola Solange, tranquila que en España no somos tan ruines (o sí, pero los ricos, los pobres menos xD): no se hace pagar a nadie su cena (o comida) en la boda. La confusión probablemente ha venido por el énfasis de la autora en destacar que los invitados suelen dar dinero suficiente como para pagarse la comida. Pero no “se le hace pagar” a nadie, descuida. El dinero se da como regalo de bodas, que es algo muy distinto. ¿Que a fin de cuentas es lo mismo y es como si te pagaras la cena tú mismo? Sí, como si. Pero no la estás pagando. En cualquier caso, el dar dinero es la última evolución del regalo de bodas, que primero podía ser cualquier objeto para la nueva casa (normalmente la gente se casaba y solo entonces se iba a vivir en pareja), luego se especializó haciendo una lista de objetos en unos grandes almacenes para que los invitados compraran algo acorde a sus posibilidades pero más “personalizado” (o menos frío que el dinero, si se prefiere) y por último se optó por lo práctico, dar un número de cuenta junto con la invitación, y que los invitados ingresen allí lo que estimen oportuno (la versión garrula de dinero en sobre y darlo en mano es más de los pueblos). Pero, insisto, no estás pagando la cena, estás haciendo el regalo, solo que, como ha dicho Wilh aquí arriba, la gente suele calcular para pagarse al menos el cubierto y que a los novios no les cueste dinero. Que viene a ser lo mismo, pero el concepto no tiene nada que ver, es más, si te invitan a una boda y no te sale de las narices hacer regalo, pues no lo haces y cenarás gratis, tranquila que nadie te impedirá asistir al banquete. xD

    4. X

      Estará mal visto y repasarán los ingresos, pero el caso es que puede hacerse. Es más, hay quien no va a la boda y también ingresa el dinero porque ha sido invitado, ¿esos también están pagando una cena que no van a consumir? No, una cosa es la invitación (que es real y gratuita) y otra el regalo de boda, que ha derivado en dinero y que por compromiso se trata de que cubra el importe del cubierto. Y como he dicho, si no quieres hacer regalo no lo haces y quedas como un cabrón, o si quieres dar una lámpara horrible de 15€ en vez de ingresar dinero quedas como un rata, vale, pero que en definitiva puedes hacerlo y cenas igualmente, es innegable.

      En un aparte, yo he ido a tres bodas como parte de una familia de cinco y te aseguro que mis padres no se podían permitir pagar cinco cubiertos. El supuesto del que hablas vale para parejas o solteros y poco más. Cuando entran las familias con hijos rara vez se paga el cubierto de todos los miembros. Pero vamos, esto solo como apunte.

    5. Anonymous

      Tradicionalmente cada invitado debe aportar algo para montar la casa de los recién casados (juegos de toallas, vajillas…), si ya tienes de todo, mala suerte amigo. Pedir dinero me parece de lo más ordinario… aunque no pidas cantidad. ¿Qué te parecería si tus amigos empezasen a entregar invitaciones a sus cenas de cumpleaños con su número de cuenta para que le ingreséis dinero en vez de darle regalos que no le gustan o necesiten?, ¿de verdad te parecería bien?. Pues para bodas (y comuniones, que ya me ha llegado alguna invitación con cuenta para ingresar) lo mismo.

      Es más, me parece de un mal gusto impresionante y una cutrez extrema el simple hecho de esperar un regalo.

      Y sí, los novios cuando te cascan donde es la boda, esperan que investigues y calcules cuanto pagar para cubrir el cubierto y que sobre algo para ellos.

      He visto novios cabrearse con gente por poner “poco”, sin pararse a pensar que una familia que trabaja en una fábrica no puede permitirse la comida en un hotel de 5 estrellas, además de los gastos de su propia ropa, transporte y demás. También he visto a novios pedir dinero prestado a sus padres porque lo que recibieron no llegaba para costear todo y he visto a novios que han llamado por teléfono a la gente para decirles que el dinerito aportado no llegaba ni para el postre, que si no podían poner más estaban “desinvitados”.

      Todo esto es ridículo, por favor, hemos convertido un acto que debería ser emotivo, íntimo y personal, en un duelo de hienas, competición de lagartas y exhibición de pavos reales. ¡Qué pena tan grande!

    6. Marta

      En la época de mis padres ya había que hacer un regalo o al menos “pagar el cubierto”. Es una cosa que va por zonas y por familias y que donde realmente se nota mas es en los pueblos, donde se acaba teniendo que invitar a todo el mundo.

      La cuestión es que, aunque por mi edad y mis amistades lo de pagar 200 pavos por cabeza por cenar se ve como una imposición, hay otros “ambientes” donde no solo es lo normal sino que todo el mundo lo hace encantado. En mi familia la gente es muy espléndida y te puedes encontrar regalos o sobres con muchísimo mas. Eso también permite que si alguien no se lo puede pagar, o quiere ir con sus 4 hijos, no tenga que pagar casi nada.

      Lo de la cuenta corriente tiene mucho sentido, sobretodo para la gente que vive fuera y lo mismo no tiene ganas de ir con 600 euros en un sobre. No es lo mismo que cuando yo voy con 200 euros para dos personas.

      Entre la gente mas joven, ahora que lo de subastar la liga y cortar la corbata ya no se lleva (no os acordáis? porque era la forma tradicional de poner el dinero del cubierto aunque hubieras hecho regalo), se hace un regalo en medio de la comida.

      Los amigos de mi novio tienen predilección por el regalo-broma y suelen llenar cofres de monedas de céntimos llenas de candados. Hablamos de un regalo conjunto, entre mucha gente, no siempre todo el mundo pone lo mismo y los novios tardan bastante en poder recuperar el dinero.

      A parte: si no quieres pagar el cubierto, vas a la ceremonia y luego te vas, igual que cuando los hombres de la edad de mi padre no entraban en la iglesia y se quedaban en el bar bebiendo esperando a que saliera todo el mundo para ir a comer y emborracharse (mas).

      El problema es mercantilizarlo hasta el punto en el que haya gente que solo piense en el dinero y no en la ceremonia en sí. Pero ese problema es de los novios, y de los invitados si acceden al chantaje.

      Acabo de soltar una segunda parrafada :P

    7. Anonymous

      Muchas gracias por las respuestas! ya tengo el panorama más claro, por aquí todavía se acostumbra a dar regalos, que pueden ser bastantes sencillos o más caros, ya dependiendo de la relación que se tenga con los novios, a veces un grupo de amigos se junta para comprar un regalo en común y partir los gastos del mismo, pero así también si uno no esta en condiciones de incurrir en gastos no regala nada y tampoco pasa nada.
      La asociación entre regalo y cena de boda, no existe, no se piensa que con el regalo que uno da tiene que cubrir el monto de su consumición en la boda, la invitación es cosa de los novios y el regalo es un gesto de los invitados, que puede ser mucho más costoso que la invitación así como mucho menos costoso o nada, es lo que a uno le nazca regalar no más. Aunque por lo que leí allí también depende de las ciudades o pueblos en que se haga la boda o de los novios.
      Como sea siempre es interesante conocer otras formas de socializar o actuar en eventos tan universales como una boda.
      Besos y con muchos gusto seguire leyendo cada post!
      Solange

  6. Anonymous

    No es una tradicion de aqui, es una moda que corre entre los wannabe (quiero y no puedo) para pagarse bodas que no se pueden permitir. La maxima expresion del querer vivir por encima de tus posibilidades.

  7. anita

    Totalmente de acuerdo. Y yo, que no me he casado nunca, lo veo desde el punto de vista del invitado.
    Cuando alguien te invita a su boda tienes que aparentar que te hace ilusión porque, si no, eres una mala amiga.
    Y tal vez se trata de un amigo íntimo, y yo me alegro mucho de que sean felices y que les vaya bien, de verdad. Pero es SU fiesta, no la mía. Con SUS invitados, no los míos. Un plan que yo NO he elegido y por el que no sólo tengo que poner buena cara sino que además tengo que pagar (y sacrificar con ello mis vacaciones o cualquier otra cosa que a mí me hace más ilusión).
    En fin, que a mí las bodas no me gustan y que me inviten es una putada.
    Y, desde luego, si yo me caso, nunca será así. Nunca con “regalo”. Si alguna vez invito a alguien por ello, será una invitación de verdad.

    1. Tequila Limon y Sal

      Yo aquí no estoy de acuerdo… he tenido amigos que se han casado y no he ido a sus bodas simplemente porque no me apetecía… una es libre de elegir si ir o no ir, pero desde luego, si vas a ir poniendo mala cara cuando lo que de verdad lo que quieres es no ir… pues eso, que no deberías de ir.

  8. Yuma

    Cuando me casé, les dije a mis amigos: tengo dos buenas noticias, me caso y no voy a hacer bodorrio… Así que me casé un jueves por la tarde, con un vestido de algodón monísimo (y mi chico iba de HM) y luego nos fuimos a cenar con padres y hermanos, pagando nosotros, por supuesto. Y estaba super tranquila, por supuesto.
    El sábado antes hicimos una fiesta en casa para los amigos, vinieron todos, incluso algunos de fuera de Madrid… Yo insistí en que no queríamos regalos, que si acaso una planta (que las hay bien baratitas), porque nos habíamos mudado hacía poco. Los muy jodíos no me regalaron ninguna planta (se ve que les parecía poco) y me acabaron regalando el consabido juego de copas, una raclette, etc… pero aprecié todo porque sé que eran regalos de corazón, no de compromiso.
    Y lo que de verdad me hubiera gustado hacer es una comilona en el campo, con grandes mesas (tableros sobre caballetes) cubiertas de sábanas blancas, tortilla de patatas, ensalada y cosas así, mucho vino… como las bodas italianas de algunas pelis, pero no tenía dónde hacerlo (lo de alquilar un sitio no cuenta, estamos en que no quería hacer “bodorrio”).

  9. Tequila Limon y Sal

    Yo me casé con 20 años. Con un vestido con el que me sentía guapísima pero con el que no me dejé los ahorros de mi vida. No estuve nada nerviosa ese día, y la verdad es que fue un día precioso. Eso sí, si te digo los invitados que hubo alucinarias… y si te digo que tres años después de la boda seguía teníendo contacto con cada una de las personas que asistieron imagino que alucinarás más. Tengo más de 100 miembros de familia… SOLO MATERNA, así que imagínate el percal.
    Y sí, yo volveré a pasar por lo mismo, porque fue un día digno de repetir.

  10. Justme

    Justo este tema lo estaba comentando con mis padres el otro día pues estaban invitados (y fueron) a una boda en la cual no conocían ni a los novios..pero claro eran los hijos de una tia lejana de no se qué. Yo flipaba en colorines y les dije que si yo fuera los novios para ratos les invitaba y que si yo fuera ellos para rato iba a la boda…

    A mi me encantaría casarme pero cuando lo haga no voy a invitar a nadie por compromiso si no a las personas más cercanas y punto. Si me haría “ilusión” que fuera en un sitio bonito y que aunque vaya a ser por lo civil no tenga que ser en el juzgado.. pero vamos que si llega el momento y no hay dinero se hará en el juzgado decorado con 4 flores y luego una comida en restaurante pero no de mil platos (de los cuales se tira la mitad) y con miles de tonterías…

    La tradición de pagar por la boda realmente no la veo mal, puede que sea porque es algo muy arraigado en España y lo veo normal. Lo que no me gustaría nada es que en la invitación pusiera una cifra eso ya me parece una falta de respeto hacia el invitado.

    Un saludo y como siempre, un gran post:)

    hoysonrioalespejo.blogspot.com

  11. Míriam Fuentes

    Muy bueno! Pienso exactamente igual que tu… Yo me caso este Septiembre, y la verdad lo hago porque me apetece hacer el tramite legal ahora que ya llevamos 5 años viviendo juntos y tenemos un hijo… Nosotros teniamos muy claro que queriamos hacer una fiesta con nuestros familiares y amigos intimos, pero algo que pudieramos pagar nosotros y por supuesto nada de poner el numero de cuenta en las invitaciones, encuentro horrible que te obliguen a pagar algo que no has organizado y que te veas obligado a hacerlo por compromiso.
    No tengo que impresionar a nadie y mucho menos demostrar que soy la mas feliz, la mas guapa y la mas anorexica de las novias. Lo que quiero es pasarlo en grande con mis chicos y si la gente quiere unirse a la fiesta genial… Habra comida y bebida y punto, nada de florituras, es una fiesta! Hemos oido toda clase de criticas y aun ahora a dos dias de la boda continuan los comentarios punzantes pero tenemos claro que es cosa nuestra y de nadie mas.
    Los reality estos estan hechos a la medida de sus participantes… Ya me diras que tiene que ver la dieta con la boda… No lo entiendo! Todos los asistentes te han vosto siempre con esos 20 kg de mas, ¿Para que tienes que perderlos? Es que a caso creen que solo hay vestidos de la 36?

  12. Anonymous

    Qué pena que no tuvieras la boda que querías! qué pena que tu suegra lo organizara todo e incluso estiviera al tanto de los ingresos. Sería entonces en la época en la que no tenías tanta personalidad no? Y por qué tu marido de entonces no te ayudó a sentirte cómoda ese día. Tu no quisiste ponerte lo más guapa posible para ese día? Es ahora cuando te das cuenta del precio de casarse por casarse no? Ai Alena, pobrecita!! Te merecias una boda mejor… no?

    1. Anonymous

      TANTAS PREGUNTAS Y SOLO DICES ESO? En el fondo yo creo que a todos les interesa saber por qué criticas lo que tú misma tuviste!! Por que dejaste que tu suegra invitara a toda esa gente que no conocias? por qué no hablaste en todo el día de tu boda con tu marido? por qué estaba ella al corriente de los ingresos? por que hablas con ese tono de las bodas, cuando tú tuviste una de esas bodas que tanto odias? Cuanod vas a una boda entonces, no das regalo ni te pones guapa no? Ay Alena… tenemos tanto que aprender de ti!!

    2. INTERSEXCIONES

      Porque cuando fallas en algo, tienes mucha más credibilidad. Y yo no tengo vergüenza de admitir algo que no había hecho bien, como, por ejemplo, no haberme enfrentado en aquella ocasión.

      Tus palabras no me hieren en absoluto. Porque tengo más que superadas muchas de las situaciones vividas. Cosa que, por lo visto, no se puede decir de todo el mundo.

      Pásatelo bien de vacaciones;)

    3. Inma H L

      Yo hay cosas que no entiendo, y como no las entiendo tengo que hablar. Y no soy ninguna fanática ni defensora de Alena, pero es que se me acaba de minar la moral.
      Querido Anónimo, ¿tú nunca has cometido errores? Seguro que sí. ¿Sabes una cosa? Los errores están para aprender de ellos. Las personas evolucionamos, cambiamos y mejoramos (o no) a lo largo de nuestra vida con nuestras experiencias. Quien ha escrito esto es la Alena actual, con todo lo que eso conlleva, seguro que si lo hubiese escrito a los 18 años el texto hubiese sido muy diferente ya que las circunstancias y la edad eran completamente diferentes.
      Qué pena me da que no seas capaz de entenderlo.

    4. Anonymous

      ¿Y tú que sabes si lo entiende o no? ¿Es que es la única explicación posible para no coincidir con su opinión? Deja a Alena que se defienda sola, que lo hace estupendamente. Los fanáticos defensores sois aún más cansinos que los anónimos atacantes.

      Soy otro anónimo, que conste.

    5. Anonymous

      Pues Alena deja que la gente se equivoque también no? Y otra cosa no me queda clara, por qué las que estaís tan en contra de las super bodas siempre decis que con ir al juzgado y comer cualquier cosa sobra? pero qué porquería es esta? hariaís esto también en cenas importante como las de navidad? y otra cosa, siempre las anti bodas son las que están con una pareja y saben que NUNCA le pedirán matrimonio!! Es como una manera de convercerse a sí mismas que no pasa nada… qué suerte tuve de tener un novio que me quería, me conocía a la perfección y dio el gran paso de pedirme matrimonio, y juntos, creamos una boda por todo lo grande, con nuestros invitados, donde nosotros mismos nos encargamos de TODOS los asuntos!! VIVAN LOS NOVIOS!!!!

    6. INTERSEXCIONES

      Anónimo, eso de que “son las que están con una pareja y saben que NUNCA le pedirán matrimonio!! Es como una manera de convercerse a sí mismas que no pasa nada… ” es mucha influencia de Sexo en NY. Deja de series, anda.

      Yo me pregunto en qué momento me he convertido, según tú, en una “antibodas”.

      Aquí acabas de etiquetar, generalizar y meter en el mismo saco a miles de personas.

      Oye, que muy bien por tu boda. Enhorabuena. No te ofusques. Y que dure, que dure, mujer.

    7. Ana Yotu

      Anónimo,

      Te vas a escandalizar, pero el mejor fin de año que pasé, fué en casa viendo comedias americanas con mi familia y charlando, vestidos con nuestros pijamas más cómodos y cenando hamburguesas (yayayayaaa es que me gustan mucho) con patatas, brownies y coca-cola.

      Fué la mejor Nochevieja de mi vida.

    8. Anonymous

      Por qué las de dicen que la mejor boda sería ir al juzgado con un vestido bonito y luego INVITAR los invitados(todos conocidos, CLARO) a cualquier cosa en un bar… por qué no lo haceis? ah claro, es que primero os lo tienen que pedir!!
      y otra cosa, desde cuando estar nerviosa es señal de que estamos haciendo algo mal?? muchas veces los nervios son de emoción no? o de alegría, de entusiasmo, de felicidad… Alena qué pena que tú no tuvieras esas mariposas en el estomago no? Es que con el tema bodas te has pasado un poquito… y lo sabes!!

  13. debi

    Siempre he sido defensora de los actos frente a las palabras, así que me casé hace casi 1 año (este próximo 15 de agosto), con mis padres y hermano, y los suyos, en una iglesia pequeña, muy bonita, en la playa, con un vestido que me costó una pasta, pero era exactamente lo que quería, vamos, uno de esos que te sirven para salir luego si quieres.
    Mis padres, no sé si entendieron o no que quisiéramos hacerlo así, simplemente se limitaron a apoyarnos, cosa que te llega al alma :) .
    Los suyos…tuvimos una muy gorda por hacer las cosas como nos dio la real y santa gana no invitar al pueblo entero y parte del otro, que es que quedaban muy mal (no comments) . Nos la trajo al pairo su opinión.
    Fue genial.

  14. Claudia G-M Cienfuegos

    Yo me quiero casar a mi manera, no me considero tradicional pero tampoco quiero hacer algo tan tan original que me case un sábado por la tarde y no invite a nadie.
    Quiero hacer algo que sea el reflejo de mi novio y de mi, que la gente que vaya a la boda nos conozca, que la gente que sea por compromiso (algún familiar) que sean 4 contados con los dedos de una mano. Y que cuando la gente asista diga: Esta boda es tan tan….ellos!!
    Y si hay vestido caro, zapatos preciosos (de color morado seguro!!), y comida rica, pues genial, y si no se puede, será adecuado a las circunstancias :)

    Una pena que tu boda no fuera así, pero por qué no tu marido no dijo algo al respecto? o no lo dijiste tú?

    Un beso!

  15. Marta

    El tema de las bodas es complicado. Muchas de mis amigas se han casado y se han puesto muy nerviosas, y no era porque no hubiesen hecho la boda a su manera. Es que hay gente que nos ponemos nerviosas en ciertas situaciones. Decir también que al que he visto mas nervioso en una ceremonia ha sido a uno de los novios, ahora maridos, de esas ceremonias. Nervioso no, histérico. No todo el mundo gestiona igual de bien los sentimientos, y ese chico en cuestión lo vivió con muchos nervios porque se casaba por la iglesia y para él era realmente muy importante. Cabe decir que esa boda, con recepción en el Palace, se la pagaron ellos y nos invitaron dejando claro que no había necesidad de pagar cubierto ni mucho menos regalos. Aún así todos pusimos parte para el regalo de bodas: hubo gente que ingresó, gente que le dimos sobres y familia que pagó partes de la boda, porque les apetecía.

    Hay gente que se casa esperando que les paguen el banquete y el viaje, y hay gente que no, pero eso también depende de la gente con la que uno trate, y mis amigos y familiares no son así. De hecho, muchas de las bodas a las que he asistido, con bastantes invitados, han sido atípicas: desde ver a la novia cantando a celebrar una ceremonia celta en medio de la montaña.

    Si yo tuviera que casarme, pro lo civil, tengo muy claro que sería una mini ceremonia. Yo ya me siento casada, para mi el paso fue la convivencia, y si me caso va a ser una cuestión fiscal: el matrimonio civil apr ami no es mas que un contrato. Pero algunas de mis amigas querían su momento princesa, y lo han tenido pagándoselo ellas, así que nada que objetar.

    :)

  16. blancadel

    Pues sí, un post que resume estupendamente uno de los grandes dramas prescindibles de la vida femenina… ¡qué grandes verdades!

    Ayer vi la pregunta en twitter pero no podía parar a escribir, y se me ocurrió una segunda razón que en realidad está muy relacionada con la que tú apuntas: Están nerviosas porque, en realidad, ya están comenzado a arrepentirse de haberse casado, o se han arrepentido del todo. Es tristísimo, pero he visto casos, y se me ha hecho un nudo en el estómago de ver a una novia con un nudo en el estómago, incapaz de sonreír en ese “día más feliz de su vida”. ¿Por qué ocurre esto?

    Pues, imagino, por la mezcla de dos razones de las que hablas en tu post:
    1. Porque esperan años y años para casarse, y 120 meses más tarde, cuando está todo atado, no saben como desatarlo y
    2. Porque tienen que “quedar bien” con sus más de 100 invitados.

    Besos

  17. Anonymous

    Hoy te escribo como anónimo por respeto a mi familia. Me acabo de acordar de que cuando se casó mi hermano mayor, mi madre anotó en un papel cuánto dinero había puesto cada persona, e hizo lo mismo en la boda del segundo hermano que se casó. Recuerdo cómo al poco tiempo se casó alguien de los que vinieron a las bodas de mis hermanos y mi madre miró la lista del dinero para darles lo mismo que le habían dado a mis hermanos. También recuerdo muchas críticas a algunos invitados que habían puesto muy poco dinero, tan poco que “no cubría el cubierto”. La verdad es que en ese momento yo era pequeña y no me enteraba de nada, pero ahora me doy cuenta del poco sentido que tiene todo eso. Me doy cuenta ahora que tengo pareja desde hace 5 años, y unos cuantos años a mis espaldas. No sé cómo será mi boda pero estoy segura de que no permitiré que mi madre haga eso con mis invitados.
    También es cierto que hay veces que hay que invitar a gente por compromiso, por no quedar mal con la familia, aunque realmente yo estoy de acuerdo contigo, y sólo invitaría a la gente que realmente quiero que esté ahí.
    Para mí una boda no es comprometerte con nadie, el compromiso se logra con el tiempo y con el amor que le tengas a la otra persona. Las bodas yo las entiendo como un día bonito en el que tener cerca a todas las personas que te importan y a las que quieres, entre ellas la persona a la que amas, simplemente.
    Sin embargo, te pongo una objeción y es al tema que dices de parejas que se casan a los 10 años de relación. No creo que todo el mundo que se case después de tanto tiempo sea por aburrimiento o “porque toca”, aunque la pena es que haya gente que sí. Yo por ejemplo ahora mismo no tengo el dinero suficiente (por no tener no tengo ni trabajo) para casarme, y, aunque me gustaría, me temo que no podré hacerlo hasta pasados varios años.
    un besito Alena!!!

    1. Ana Yotu

      ¡¡¡Es que no hace falta dinero!!!!!

      Te compras un vestido bonito en Zara, vas al juzgado, te casas, te tomas una pizza/hamburguesa/café con tarta con la gente que quieres y punto.

      Si quieres casarte, si realmente lo que deseas es casarte con tu novio, no tienes nada que ahorrar, sólo pedir cita en el juzgado.

      Por cierto, me pongo nombre para diferenciarme del anónimo anti-todo, soy la “anónima” que dice que dice “Uffff, no soy rara”

    2. Anonymous

      Pues realmente no entiendo qué tiene de malo querer casarse y, además, tener una fiesta o lo que le salga del pie. Si quieres hamburguesas, de puta madre. Si quieres banquete, pues también. Que algunos quieran esas cosas no sé qué tiene de malo.

      PD: no, ni estoy casado ni sé si lo estaré.

  18. Patricia

    Buff… tema estrella ultimamente en mi casa xD

    Pues a ver, con respecto a lo de las invitaciones y los regalos, es cierto que en España, ultimamente se ha tomado por costumbre dar como regalo una cantidad simbólica (la que cada cual estime oportuno o crea que puede o debe dar), más o menos lo que tú creas que puede llegar para cubrir lo que a los novios les ha costado el cubierto de cada persona. Por ejemplo, hace año y pico se casó una de mis mejores amigas, de clase obrera y familia muy muy humilde. YO sabía de sobra que ella y su pareja habían hecho un gran esfuerzo, tras muchos años de trabajo y de ahorrar, habían organizado una boda muy modesta. Pues en esa ocasión, mi novio y yo dimos lo que creímos que ella merecía, y lo que consideramos que más o menos costaría el cubierto. Algún tiempo después, ella me dijo que nos habíamos pasado, que por qué le habíamos hecho un regalo tan grande. Pues le dije la verdad: se lo dí porque en ese momento podía hacerlo, porque me apetecía y porque como amiga mía, la quiero y sabía que le había costado un gran esfuerzo organizar su boda.

    Nunca me he encontrado con el caso de que en la invitación ya pongan directamente la cuenta del banco, aunque sé que hay novios que lo hacen. Me parece de muy mal gusto. ES como decirles a los invitados que necesariamente tienes que ingresarles algo de dinero. ¿Y si los miembros de la familia invitada están en paro? ¿Y si son 5 miembros, entre ellos niños pequeños? No sé, es un tema muy delicado.

    También vengo observando que el asunto de las bodas en España varía según las zonas. Por ejemplo, casarse en la zona de Castilla se ha convertido en un lujo en los ultimos años. En la zona de Valladolid, que es donde yo vivo, el banquete se ha convertido en un negocio, donde dar un lux (catering + cócteles) a los invitados, una comida/cena (con lechazo, merluza, o solomillo, por supuesto… cualquier cosa inferior sería una cutrez), baile y barra libre, es lo mínimo que puedes ofrecer. Y si no, los padres, la familia, ¿qué van a pensar?

    Sin embargo sé por amigos que casarse en el sur (Andalucía, Cáceres, Badajoz…) es mucho más barato. Mientras que en Valladolid el menú medio de boda no baja de los 100-120 euros, en Badajoz puedes ofrecer una comilona muy digna a tus invitados por 45 euros/persona.

    Por último, no estoy de acuerdo con lo de las parejas que llevan 10 años y deciden casarse porque toca. En mi mundo, el mundo obrero de la gente trabajadora que no puede permitirse el lujo de celebrar un bodorrio, la gente tiene que ahorrar durante años para poder casarse con un banquete minimamente decente. Hay gente que puede contar con la familia, con que padres y abuelos hagan un regalo generoso, con el que pagarán parte del banquete. Por eso se ha adoptado de forma tácita la costumbre de que los invitados se paguen (en forma disfrazada de regalo a los novios) su propio cubierto, porque es una forma de reconocerles a los novios que quieran compartir ese día y esa felicidad contigo. Y si no puedes pagarlo, pues no vas, y no pasa nada. En los novios está el decirte si te “invitan”, de corazón, porque pueden pagarte el cubierto y no les importa que no les puedas dar un regalo.

    (1/2)

  19. Patricia

    Yo llevo 6 años con mi novio y queremos casarnos. Pero ninguno de los 2 tenemos trabajo estable. Nuestros padres, o están en paro, o tienen una situación económica complicada. Y tenemos más hermanos que van por detrás de nosotros. Quiero decir, que no puedo contar con que mis padres o familiares me ayuden a pagar mi boda, porque no. ¿Y si yo quiero hacer una boda de 50 invitados, pero mi hermano cuando se case quiere invitar a 200? ¿Van a tener que asumir mis padres el coste de ambas bodas? No me parecería justo, porque quienes decidimos casarnos y celebrar el banquete somos nosotros. Ellos ya tuvieron bastante con sacarnos adelante y darnos un hogar y unos estudios.

    Así que muchos no nos casamos antes porque no podemos, así de simple.

    Es un asco que las bodas, que deberían ser el día más feliz en la vida de una pareja, se hayan convertido en un circo y un negocio.

    Mi sueño sería poderme casar en la playa, junto al sonido de las olas, con una banda de cuerda, un vestido sencillo, mi familia y amigos cercanos acompañándonos, y mi hombre esperándome a la orilla del mar. Y luego, hamburguesas para todos, que es lo que más me gusta, ¿a quien voy a engañar? Jajaja :P

    Un beso!

    (2/2)

    1. Ronronia Adramelek

      Para casarse hacen falta dos personas que se aman y dos testigos. Para empezar a vivir con alguien un alquiler, un colchón en el suelo y una cuerda de lado a lado como armario. Piénsalo. Si después de pensarlo aún te apetece una boda que cueste dinero, tampoco hay ninguna prisa. Pero haz lo que quieras tú. Imagínate todo el dinero de una boda gastado en el viaje de novios. Podrías ir a la Antártida volviendo por Nueva York y París a todo tren. Piénsalo. ¿Qué te hace más ilusión? Haz lo que quieras. Si hamburguesas… ¡hamburguesas!

  20. Anonymous

    Estar nervioso-a el día de la boda también forma parte de la “tradición”. Yo ni formé parte de esa tradición ni de ese negocio, y legalmente estoy emparejada ;) Cada uno que haga lo que quiera, pero si no hay dinero, que sean realistas.
    Pilar.

  21. Ronronia Adramelek

    Aborrezco las bodas al uso. A las pocas a las que he ido ha sido por verdadero amor a los novios porque para mí supone un sacrificio tener que disfrazarme, confraternizar con un montón de gente que no conozco y asistir a una comilona. Nunca quise casarme. No me gusta ser el centro de atención, no me pongo nunca faldas y si no veo más a mis familiares es porque no tengo ganas. El otro motivo por el que no quería casarme es que no pensaba que fuera a estar jamás lo suficientemente segura de alguien como para creer que era posible vivir toda la vida con él.

    Cuando eso cambió y conocí a alguien con quien quería pasar toda mi vida -y tres más que me concedieran aún me parecerían pocas- sí deseé casarme con él. Como me conoce, y como me quiere, me preguntó cómo quería que fuera la boda. En vaqueros, le dije, con la ropa de todos los días, y el pelo como yo me lo peino. Sin pintar. Sin familia: ni mis padres, ni los tuyos, ni hermanos ni nadie; sólo nuestros mejores amigos, unos pocos, poquísimos. A sus padres les pedimos prestadas las alianzas para casarnos. A mi madre le fuimos a dar un beso tras la boda. Sus hermanos aparecieron por sorpresa en la puerta del juzgado, se quedaron a oir el “sí quiero”, nos dieron un abrazo y se marcharon. Curiosamente cuando los vi allí tan naturales, entendiéndonos tan bien y tan contentos con nosotros me encantó que hubieran venido pero si los hubiera invitado desde el principio me habría sentido presionada para hacer las cosas de otra manera. A veces nos ponemos la presión nosotros mismos.

    Pero tuve exactamente la boda que quería tener. No fue una boda al uso pero estuve deseando que llegara el día desde el mismo momento en que nos dieron la fecha y fui feliz de la mañana a la noche sin nervios ni preocupación alguna.

    Hay que ser sincero para mirarse hacia adentro y saber lo que uno quiere y lo que le hace feliz. Hay que ser valiente para mirar al otro a los ojos y decírselo sin avergonzarse de ser distinto. Hay que tener suerte para encontrar a alguien que te quiera como eres y esté por ti al cien por cien. Y, después de eso, una boda es algo de dos personas y lo que quieran los demás… está de más.

    1. Anonymous

      Pues sinceramente, me parece una falta de respeto tu “boda”, si se le puede llamar así. A las cosas de la vida que ya de por sí son grises, hay que ponerles un poco de magia, de alegría…y tú hiciste que fuera un día más.
      Jamás tendré una boda como la tuya, me casaré enamorada, sin aparentar, pero no en vaqueros como si fuera a comprar el pan.

    2. INTERSEXCIONES

      ¿Alguien te ha dicho que no se casó enamorada? ¿Desde cuando el nivel de enamoramiento se mide en la calidad de la ropa con la que se casa uno?

      P.S: Oye, que no pasa nada que utilices tu nombre, nena. Además si más arriba ya habías opinado ( eso sí, todo lo contrario;)

    3. Ronronia Adramelek

      El comentario de esta chica demuestra lo que intentaba decir: que distintas personas desean cosas distintas. Hay quien necesita ornamentos para hacer de ese día un día distinto, quien desea un hermoso vestido para sentir que no es un día gris. Para nosotros en cambio, sin aderezos fue perfecta. Lo hablamos a menudo y la volveríamos a repetir idéntica. Hubo simbolismo, pero el nuestro, el que nosotros creamos para la ocasión. Para muchos será frío. Para nosotros fue perfecto.

      Así que, querida anónima, sólo te deseo que el día que te cases, lo hagas tan enamorada como yo. Que el hombre con el que te cases te ame, te cuide y te comprenda tanto como el montañés a mí. Que todos tus invitados te quieran exactamente como eres y que hagas en ese día exacta y completamente lo que te de la real gana a ti. Que seas feliz. Que la recuerdes y pienses que te volverías a casar mil veces si pudieras, con el mismo hombre, con la misma gente, con la misma boda.

    4. Espoir

      Ronronia, me encantaría haberme tomado una cerveza con vosotros después de tu boda. Mi hermano también se casó así –de hecho yo me enteré de casualidad como un mes después– y si a mí me llega algún dia el momento crítico, probablemente lo haga así también. Pero eso sí, con tacones.

      Pues eso, que vivan los novios.

  22. Anonymous

    Este post y comentarios me han hecho pensar bastante. Creo que tengo otra percepción de este tipo de bodas, digamos, tradicionales, ya que yo tuve una, y me gustaria explicaros como fue y mis razones para hacerla de esa manera.
    Me case hace 2 años enamorada, feliz y emocionada. En ningún momento estuve nerviosa porque ambos estábamos convencidos y deseosos de dar ese paso.
    Tuvimos nada menos que 300 invitados a un bodorrio que comenzó con una fiesta preboda que se solapó con el día de la boda en cuestión y se alargó hasta el mediodía del domingo siguiente. Hubo comida, bebida, risas, lágrimas, jamón serrano, karaokes, y chapuzones en la piscina con ropa.
    Es cierto que invitamos a mucha mas gente de la que en un principio teníamos planeado, y también es cierto que lo hicimos por dar el gusto a nuestros padres, pero en nuestro caso fue un gesto de amor hacia ellos. Nos dejaron claro que aceptarían el tipo de boda que quisiéramos hacer, pero nosotros decidimos permitirles invitar a nuestra boda a algunas personas porque sabíamos lo que significaba para ellos. Y de verdad, me emocioné muchísimo al ver en mi boda a toda la gente especial para nosotros juntos. Soy bastante emotiva.
    Me case con un vestido maravilloso, con velo y un ramo de flores que luego lancé durante el banquete. Tuvimos la boda que pudimos pagar, mucha gente nos regaló dinero en sobres, otras personas nos regalaron cosas para nuestra casa y otras nada de nada, la verdad es que no recuerdo quien porque no tengo una lista.
    Después de soltar este rollo, lo que vengo a decir es que tuve la boda que me hizo feliz a mi, que hizo feliz a mi familia (que en mi caso me hace feliz a mi), la recuerdo como un momento fantástico en mi vida y creo que tuve suerte de vivir ese momento con las personas que quise. No creo que porque decidas celebrar tu boda rodeada de tanta gente pierde su magia y se prostituya.
    Gracias por invitarnos a reflexionar cada dia! Soy un fiel seguidora,
    Patricia

    1. Tequila Limon y Sal

      Patricia, yo como ya he dicho por ahí arriba… me siento muy identificada con tu comentario. Yo también hice una boda como la tuya, o, lo que parece que por aquí se llama una “boda tradicional”, pero desde luego hice la boda que quería, y, con la gente que quería en ese momento.

  23. Almoraima

    Hay personas(el 99% mujeres) cuyo único objetivo en la vida es casarse y pasear carritos con niños por la calle. Niños a los que pondrán lacitos a juego con los zapatos y a los que descuidará intelectualmente preocupándose más de su aspecto que de su formación.
    Esas personas son las que dan tanta importancia al día de su boda y se ponen tan nerviosas.
    Conozco algunas que han pedido préstamos para que el evento de sus vidas sea todo lo aparente que puedan para que, de alguna manera, se sientan importantes por un día.
    ¡Qué lástima y qué asco!
    Yo me casé hace muuuchos años con el que sigue siendo mi marido. Ni despedida de solter@s, ni lista de boda, ni convite. Me casé con un vestido que me hizo la tía de mi marido y por no haber no había ni fotógrafo. Las fotos que tengo de recuerdo me las hizo un primo con su Reflex.
    ¿Quiénes fueron? Pues los que de verdad quisieron estar con nosotros ese día, aun sabiendo que, terminada la ceremonia, sólo quedaba despedirse con unos besos.
    ¿Por qué no hice convite? Pues porque habíamos montado media casa(lo indispensable para vivir) y el resto de presupuesto lo invertimos en un viaje como nunca repetiré en mi vida. Yo había asistido a bodas con banquetes maravillosos y NUNCA quedaban contentos los invitados, así que me dije…como nos van a criticar hagamos lo que hagamos, mejor nos lo echamos en el cuerpo y disfrutamos de una buena luna de miel.
    ¿Nerviosa? En absoluto. Yo misma me maquillé y me hice un recogido.
    Cualquiera que estuviera en mi boda, pudo comprobar que me importaba bien poco aparentar ni la opinión de la “people”.

    1. Anonymous

      Es una exageracion pero en este blog se exagera a menudo y rara vez alguien dice algo. Me parece que os habeis ido a lo facil para no hacer frente al resto de su acertado comentario. Tipico de cobardes y malos perdedores…

    2. INTERSEXCIONES

      Creo que, si hubieses leído bien, hemos defendido la teoría de “no a la tradición”, así que en gran parte le damos razón a Almoraima. Lo único que a mí me ha parecido exagerado es tomar a 99% de las mujeres por unas obsesas dependientes de un matrimonio. Y a Wilh, si lo entiendo bien, le ha parecido pretencioso clasificarte a ti misma como “la sabia minoría” (¡Y qué minoría!).

      Pero oye tú, yo soy defensora de auto halago. Coño, si crees que eres un genio, dilo. Total, te darán igual las críticas. Mucho menos dañino para tu ego que ser un acomplejado de mierda.

      Por no decir que aquí todos somos “la minoría”.

    3. Almoraima

      Hay PERSONAS(hombres y mujeres) cuyo objetivo vital es ese.
      De esas, la gran mayoría, son mujeres.
      O lo que es lo mismo: por cada 99 mujeres que tienen ese objetivo, sólo 1 hombre lo comparte.
      ¿Que me he pasado? Pues… siete pueblos.
      Es lo que tiene ser andaluza. Pero bueno…poned el número que queráis(siempre que pase de 80). He usado el lenguaje matemático de los porcentajes sin tener datos estadísticos como podréis suponer.
      Ahora bien, sigue siendo mi opinión.
      Y sí, Alena, me considero parte de una minoría.
      La modestia, para mí, es sólo un modo de hipocresía.

    4. Almoraima

      O sea, que considerarme a mí misma como minoría es formar parte de la mayoría.
      Me estás haciendo la picha un lío, Alena.
      ¿Tener ganas de destacar? ¿Yoooo?
      ¿Yo que celebré mi boda como te he descrito?
      Dime cuántas bodas conoces en las que la novia se maquilla sola, se peina sola, no contrata ni siquiera a un fotógrafo y pasa de convite.
      ¿Que no pertenezco a una minoría?
      Pues sí, pertenezco a uno minoría EN ALGUNOS ASPECTOS; en este, es obvio que sí y en otros porque me lo han dicho otras personas refiriéndose a ALGUNOS de mis actos como excepcionales.
      En cuanto a tu sentencia:
      “Tener ganas de destacar es ser uno más.”
      Yo pienso que entre TENERGANASDEDESTACAR y destacar sin pretenderlo está la diferencia.

    5. Anonymous

      Pero bueno, es que peinarte y pintarte tu, que te haga el traje la tia de tu novio y que no invites a nada y decidas gastarte el presupuesto en un viaje te hace mejor que el resto?si tu opinas que la mayoria de las mujeres somos unas obsesas del matrimonio, tu formas parte del club(por casarte)y encima eres una rácana que lo poco o mucho que se gasta se lo pule ella solita. que criticar sabemos todos.

  24. Bebe

    Bueno, resulta que ayer mi novio desde hace 9 años se me declaró, ¡me caso!

    Yo siempre he dicho que no quería casarme, y menos por la iglesia. Pero después de ver la boda de mi hermana (que tampoco quería casarse, y menos por la iglesia…) resultó que decidí que quería ponerme delante de amigos y familia a pronunciar los votos que me unirían a mi pareja. Es un momento precioso, y únicamente por eso cambié de opinión.

    La familia de mi futuro marido es muy religiosa, y les hacía ilusión que nos casáramos por la iglesia, por lo que lo haré encantada, aunque sea completamente agnóstica, sólo quiero pasar un día feliz con mis amigos y familia.

    Sólo entre ambas familias somos más de 200 invitados, por lo que el bodorrio será inevitable. Pero sólo vendrán las personas que realmente quiero que estén…

    Creo que siempre hay motivos y MOTIVOS de una boda numerosa.

    Jamás pondría el número de cuenta en una invitación, ni espero regalos de todos los invitados.

    Ah! Y la boda la vamos a pagar nosotros, porque queremos hacerlo.

  25. Aura Zombie

    Aquí la única verdad es que si el día de tu boda se transforma en un acontecimiento estresante, te espera un matrimonio de frustraciones y fracasos porque las relaciones son arriesgadas e imperfectas. Que la gente se gaste el dinero o se arruine en lo que quiera. Personalmente no creo en el matrimonio, dudo que tenga que ver con haber conocido o no a tu pareja ideal, la monogamia, la fidelidad y el compromiso, y mi dote son 4 cabras.

    Buenas tardes.

  26. ROPARANOIAS

    Me parece una aberración que para un día se pongan a adelgazar para entrar en un vestido, como si el resto de sus vidas no importara. Seguro que después del banquete les da igual la dieta y el deporte.. al fin y al cabo, ya no se van a poner el vestido de nuevo.

    No puedo con el aparentar, con el invitar a gente pq es de la familia si no has cruzado 3 palabras con ellos en tu vida y no saben absolutamente nada de tí, que incomodidad, no?

    Lo de los sobres y la lista de cuanto ha dado cada uno me suena de toda la vida, y el mirar cuando estos se casan cuanto habían dado, tb…

    si es que al final de algo que tendría que ser un momento importante en la vida de alguien, y celebrado como les apetezca, mucha gente hace un “negocio” o “circo” en el que ni disfrutan ellos, ni los invitados.

    No estoy en contra de grandes o pequeñas bodas, cada uno lo vive a su manera, y lo que si me parece bien es que cada cual sea libre de elegir de qué forma quiere “disfrutar” ese día. Sin paripés.

    Un besito, y me encantas :)

  27. Andrea AB

    Desde que vivo en España, me han invitado a una sola boda… Una tia a la que vi solo 2 veces (y en las dos ocasiones tuvimos que esperarla muchísimo tiempo por lo cual ni siquiera me caia bien), y se casaba frente al mar en un pueblo a 500 km de madrid. O sea, que ademas de vestido, zapatos, viaje y estadia en el culo del mundo, mi novio me dice que tenemos que ingresarles dinero… ahi ya flipe en colores.
    En mi tierra, bodas hacen los que tienen dinero para pagarlas, y las hacen donde viven habitualmente, no obligan a que más de 100 personas se trasladen al 'sitio de sus sueños' y que se gasten un paston… si tienes 3 bodas de esas por verano, y encima necesitas un vestido para cada una, ya te vas sacando un credito para llegar a setiembre. (yo por suerte no tengo tantos amigos)
    Y tampoco nos olvidemos de la despedida de solteros, en velero por ibiza… que menos, no éramos todos aqui de la realeza!? La despedida me la salte porque soy tan borde como para decir 'no iria ni loca' a quien sabia que la estaba organizando…
    Cuando yo me case, voy a hacer un bodorrio de puta madre en las islas Fiji, invito a gente que ni conozco y que me paguen todo… que para eso están invitados. no?

  28. Anonymous

    pues con todos los respetos(me caso en unos meses), creo que cada uno tiene derecho a organizar la boda como le parezca. Bodorrio o fiesta informal, que mas da?no se puede criticar uno y alabar otro, es simplemente cuestion de gusto. Y el como se lo pague cada uno es problema suyo, tanto si lo haces tu, como si tus padres como si tu abuelo o tu tio el que vive en Canada. TU invitas, y como invitado aceptas o no. Si la fiesta no es de tu agrado te aguantas y punto y sino, no vayas. Mucha gente ponemos interes en organizar algo bonito en lo que disfrutar con nuestros familiares y amigos, siempre habra alguien a quien no conozcas pero es lo de menos. quieres que la gente se lleve un buen recuerdo porque supones han hecho un esfuerzo en venir y por tanto es licito estar nervioso.
    Respecto al lo del dinero, somos muchas las parejas hoy dia que llevamos anyos emancipadas, tenemos nuestras casas, nuestros muebles, la tostadora y todo lo que necesita uno para el llamado ajuar por lo que aunque antes era bonito hacer esos regalos, hoy dia me parece que esta totalmente demode. Es mas, algunos como yo vivimos en otros paises por lo que traerse los regalos es tarea imposible asique si quieres tener un detalle con los novios, no veo por que criticar el regalar dinero. No es algo obligatorio, pero no nos enganyemos, cuando nos invitan es de buena educacion corresponder. Y no saqueis lo de corresopnder de quicio, es simplemente eso, un detalle para con los que te han invitado. Ser cinico esta muy bien, y yo lo soy bastante pero venga!voy de cinica por la vida criticando bodas y creyendome mejor que nadie. No es por nada, si tuvieras tanta personalidad, te habrias enfrentado a tu suegra por celebrar la que tu defines como TU BODA A TU MANERA, pero no…tragaste e hiciste lo que luego criticas….si, cuanto cinismo barato

    1. INTERSEXCIONES

      Mira que lo he pedido en el post: “Y no me vengáis con lo de “que cada uno haga lo que quiera”, creo que ya lo hemos superado, ¿verdad?”

      Por supuesto cada uno tiene derecho a bla, bla bla… Sólo faltaría. Pero si por eso tenemos que meternos la lengua en el culo, no habría debate. Así que, el mismo derecho tengo yo de opinar sobre las bodas que a MÍ me parecen innecesarias.

      Ahora bien, ha sido mencionar mi pobrecita boda y que la toméis por mi talón de Aquiles. Y no. Si lo he contado, es porque sé aprender de mis errores, y una vez aprendido compartirlo con los demás. Y si tengo tanta personalidad como insinúas (gracias, por cierto:), es porque he vivido, me he equivocado y no tengo ni más mínimo problema de hablar de mis vivencias (las correctas y no tanto) sin tapujos.

      Y, para terminar, no tengo que justificarme del “porqué” de mi boda y mi suegra. Desde luego, esto lo tengo clarísimo, maja.

      Y te aconsejo lo mismo:)

      Un abrazo.

  29. Anonymous

    Perdona maja, pero no he insinuado que tengas mucha personalidad, lee con atencion, he insinuado que si “tuvieras”, osea, condicional, osea, que no. Que nadie se meta la lengua en el culo.
    Y por cierto, nadie te ha pedido que te justifiques, que hay que ver que mal te ha sentado.

    Un abrazo pa ti tambien

  30. Patri

    Guau Alena la que montaste y yo me lo perdí!
    Éste es otro de los posts en los que me veo muy joven para opinar, porque aquí están todas las anónimas casadas peeero…
    Yo no sé si me casaré o no, primero tengo que decidir con quién, y no estoy ni a favor ni en contra de las bodas, pero no puedo soportar en sinsentido de las bodas en las que hay que sacar el libro de familia para no dejarte a ningún tío de tu abuelo… al que, además, le haces coger su bastón y levantar sus 103 años del sofá para ir a conocerte (porque no te conocía hasta entonces…)
    Al margen de eso, me parece indignante que pongan la típica tarjetita con el número de cuenta dentro de la invitación de boda. Es lo más cutre y rastrero que te puedas echar a la cara.
    Lo lógico (con mi lógica, obviamente) sería una fiesta, sí ¿por qué no? con los mismos a los que invitarías a tu cumpleaños y para los demás una carta, anunciándoles que te casas, a modo informativo, y que si algún día les apetece pueden pasarse por tu casa, felicitarte y, gustosamente, les invitarás a una copa y compartiréis tu alegría.

  31. Miriam

    Este tema en sí trae cola y es que para muchas personas las tradiciones se adhieren a nuestros cocos como lapas y sobretodo si hemos crecido con Disney y sus princesas.
    Yo no creo que el querer celebrar una boda como se ha hecho toda la vida sea tan extremista como se ha pintado. Estoy de acuerdo en que existen muchas parejas wannabe como dicen más arriba, quiero y no puedo. Pero esto es como todo, no? También hay quien puede y no quiere.
    No cal, desde luego, ni una millonada y ni un circo, no es necesario. Pero si quieres desprenderte de una tradición no existirá un término medio válido para todos. Lo importante es que lo sea para la pareja aunque siempre se defraudará al que no entienda porqué cambiar o porque seguir con los topicazos.

  32. Anonymous

    Topicazo el de ésta chica! Que utiliza su blog para decir entre lineas que la gente es tonta por seguir modas sociales y luego es la primera que se traga series de lo más criticables según su forma de ver como Sexo en NY o_O

  33. Lorena

    Me he divertido mucho leyendo todos los comentarios. Entiendo que es una opinión y punto, no sé pq tanta bola de la gente.
    Ahora mismo no tengo con quien planear una futura boda (o pobre de mí!!), pero tengo claro que no la quiero por la iglesia, que no la quiero numerosa, que iré muy sencilla y, al contrario de lo que suele hacer la gente normalmente, me encantaría que mis futuros hijos compartieran ese día con nosotros. Y mi única hermana se ha casado, como lo que denomina todo el mundo, de forma tradicional: hotel 5 estrellas, vestido de princesa, velo y viaje a punta cana (hace ya unos 10 años de esto) y lo respeto profundamente, estaba guapísima y radiante, cada una disfruta con lo que le hace ilusión.
    En lo que estoy de acuerdo es en que si estás agobiada en tu propia boda, háztelo mirar (supongo que debo ser un poco rara, pq no era ni soy de las que se pone histérica con los exámenes, los hago y ya). Tener un pellizquito de ilusión, de ganas sí, pero para no disfrutar no.

  34. Anonymous

    Sé que mi comentario llega un poco tarde, pero acabo de leer el post. No sé si ya viene a cuento poner mi opinión pero, oye, me apetece jeje.
    Opino que (has pedido que no lo digamos, pero no me puedo resistir) cada uno se casa como le da la real gana. Eso está claro. Y creo que estamos de acuerdo en eso. Con lo que no estoy para nada de acuerdo es con lo que toda la gente que se casa por todo lo alto sea por aparentar. Yo no estoy casada, ni lo estaré en mucho tiempo, pero quiero casarme de forma tradicional, con toda la gente que quiero (que es mucha)y si tengo el dinero para pagármelo pues oye, a disfrutar. Y seguramente me ponga nerviosa, pero no será porque quiera aparentar. Habré preparado todo con ilusión para disfrutar yo y para que disfrute la gente que quiero. Y cuando haces algo con ilusión y esfuerzo, quieres que salga bien y eso conlleva nervios. Vamos, eso creo yo.
    Y en lo tocante al dinero… en mi vida he ido a una boda en la que te pidan dinero poniendo un número de cuenta, ni nada por el estilo. Lo que yo he visto es una lista de bodas en la que los regalos van desde precios irrisorios a algunos más caros. Cada uno que decida que quiere regalar. Pero igual que te invitan a un cumpleaños y llevas un regalo, ¿no? Y diré más, hace un par de semanas se caso una íntima amiga y queríamos hacerle un regalo común entre todo el grupo de amigas, le preguntamos y nos pidió la Thermomix (¿se escribe así?), a ella le apetecía tenerla y sabía cuánto costaba; también sabía entre cuántas le haríamos el regalo. Pues bien, nos salio a 50 euros por cabeza, menos de la mitad del precio del cubierto. La gente no se casa por hacer negocio.
    Lo importante de tu boda es que te casas con la persona que quieres. Lo demás es accesorio y cada uno hace lo que considera mejor.

  35. Pingback: Consejos Para una Boda

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >