Estar-con-alguien-con-hijos
Relaciones

Estar con alguien que tiene un hijo

Preferimos a las personas que no tienen hijos. Menos problemas, menos marrones. Pero la vida nunca es como queremos que sea.

Te enamoras. Te casas (o no). Tienes un hijo (o no, pero en este post vamos a hablar del caso en el que sí, que tienes un hijo). Estáis muy felices (o no). Y, finalmente, te separas de tu pareja (o no, pero en este post vamos a hablar del caso en el que sí, que te separas).

Y vuelves al “mercado” (“o no”, dirás. Pero te aseguro que, quieras o no, estás de vuelta. Para los demás lo estás.)

Surgen las preguntas, las dudas, los arrepentimientos (que no deberían, pero oye, todos somos humanos).

Vuelves a conocer a alguien (o no, pero en este post vamos a hablar del caso en el que sí, que conoces a alguien). Y además este “alguien” no tiene hijos, pero tú sí. ¿Y ahora qué? ¿Se enamorará de mí o no? ¿Será mi hijo el gran impedimento para nuestra relación? ¿Es más difícil encontrar pareja teniendo un hijo o no es para tanto?

Depende. Todo depende.

Os voy a contar tres historias de mi entorno.

Sofía, 34 años. Se casó con 27. Tuvo un hijo a los 30. Se separó con 33. Lleva un año soltera y se encuentra con varios problemas. El primero, y el más importante de todos (para ella, obviamente): vuelta al “mercado”. Ella quiere volver a enamorarse y construir una nueva familia. Se apunta a Tinder (ay, madre, como si no supiese que Tinder es el nuevo Badoo, pero para más adultos). En Tinder se folla, pero rara vez se encuentra pareja. Sin embargo ella está allí, como alguna otra gente que también busca pareja. A fin y al cabo, también hay más gente como ella en Tinder. No todos están allí para follar, ¿verdad?

Conoce a un chico. Pasan de hablar por Tinder a hablar por Whatsapp. Lo típico. Ella tiene de foto de perfil de Whatsapp a una niña pequeña (su hija).

José (después de 40 minutos de ligoteo por Whatsapp):

- ¿Eres tú de peque?

Sofía cambia de foto. No contesta y cambia de tema. Media hora más tarde le dice:

- Podemos vernos, pero hay un impedimento: tengo una hija.

José sigue hablando con ella. Pero nunca quedan.

Dos meses más tarde Sofía conoce a Juan en una fiesta. Se enrollan. Se enrollan otra vez. Juan está avisado desde buen principio que ella tiene una hija. Siguen enrollándose unos cuantos meses más. Se dicen el “te quiero”. Siguen medio año más. Juan no quiere conocer a su niña. Dice que “ya lo haremos”. Ella quiere construir una familia nueva. Juan no. Se separan. Fin de la historia.

Sofía está frustrada. Me lo cuenta y se echa a llorar. «No es justo», me dice. «Ya no sé si avisar que tengo una hija o no. Haga lo que haga, no funciona».

Otro caso. Marta, 35 años. Separada con un hijo. Conoce a Roberto tres años después de separarse de su ex novio. Le avisa que tiene un hijo. Roberto lo digiere, pero siguen adelante. Dos años más tarde se van a vivir juntos los tres. Y hasta ahora.

Tercer caso. Yo. Conocí a Alex con mis 26. Él, divorciado, con un hijo de dos años. Me habla del niño en nuestra primera cena. “Ya veremos”, pienso. Nos enamoramos. Un año después nos vamos a vivir juntos. Tenemos al niño cada tarde, de 18h a 21h, su madre lo viene a buscar a las nueve de la noche. Un fin de semana lo tenemos nosotros, otro, su madre.

Seguimos juntos dos años más hasta que nos separamos porque Alex se enamora de otra mujer (que, por cierto, tiene tres hijos más). Fin de la historia.

Tres historias. Distintas, pero iguales. Igual de complicadas.

¿Qué pasa si tengo un hijo? ¿Será una complicación o no a la hora de encontrar una nueva pareja? Últimamente recibo muchos mas con esta pregunta. Un hijo. ¿Es o no es un problema a la hora de establecer una relación? ¿Por qué hay gente que me rechaza por ello?

Varias cosas que hay que tener en cuenta. Empezaremos por una básica: tú tienes un hijo y tu nuevo amor, no. Tu hijo fue una decisión tuya, no suya. Tome como lo tome, todo es comprensible. Si le parece bien, fantástico. Si no, también es respetable. Nadie es más o menos cabrón por decidir si quiere seguir formar parte de la vida ajena, o no. Y digo “ajena”, porque no hay que olvidar que en este tipo de relaciones hay una complicación. Y es que tú tienes dos vidas: tu nueva vida y tu antigua vida con el padre o la madre del niño. Tu nueva pareja tiene que saber lidiar ambas: la vuestra con tu hijo y la de compartir tu hijo con tu ex. Quieres o no, no es fácil. Pero tampoco es una catástrofe.

¿Es o no es una putada para los que no tenemos hijos que tú sí que tienes uno? Me gustaría que todo fuese más sencillo, pero, en realidad, preferimos a las personas que no tienen hijos. Menos problemas, menos marrones. Sin embargo la vida nunca es como queremos que sea.

Ahora sí, buenas noticias: no nos enamoramos de situaciones familiares, sino de las personas. De la misma manera que una persona no nos enamora más o menos por tener gatos, por vivir en una ciudad en concreto o por comer gambas, no nos va a gustar más o menos por tener (o no) un hijo. Otra cosa es la convivencia.

«No es justo», me decía Sofía. «Sabía desde el principio que tenía una hija. ¿Por qué no quiere continuar?»

Porque es lo normal. Cuando conocemos a alguien, no nos planteamos “qué va a pasar si…”. Y menos mal. Vamos haciendo. A la medida que las cosas se van poniendo más serias, empezamos a pensar en un futuro “compartido”. Y menos mal, repito.

Una vez nos damos cuenta de que hay amor por ambas partes, decidimos qué hacer. No hay nada con qué ofenderse. Una cosa es enamorarse, otra (muy distinta) construir una vida juntos. A pesar de todo creo que un hijo no va a ser un impedimento si los sentimientos son auténticos.

Creo que hay cuatro cosas a tener en cuenta en este tipo de situaciones:

1. Tienes que dejar de pensar que un hijo es un impedimento. Si lo piensas tú, lo pensarán los demás desde el primer momento. Es como cuando piensas que los demás te tratan mal por ser extranjero. Está en tu cabeza. Y sí, siempre habrá alguien que te odiará por ser negro, chino o ruso. Pero… ¿de veras esta gente te va a importar? Si te detestan por ello, no te interesan.

2. La gente tiene derecho a elegir. Si una persona decide no seguir contigo porque tienes un hijo, es comprensible. Mejor que sea honesto contigo. ¿Para qué quieres que tu hijo esté al lado de alguien que no lo va a querer como es debido? Ante todo, tengamos en cuenta una cosa: el niño no tiene la culpa. Tú sí que tienes la responsabilidad por haberlo traído al mundo. Toca tenerlo en cuenta.

3. Esa pequeña criatura no tiene que sufrir tus amores y tus desamores. Preséntale a tu nuevo amor con delicadeza y con la seguridad de que tu nueva pareja está mentalizada para afrontarlo. Es muy difícil para un niño tener que cambiar de padre o madre adoptivos cada dos por tres. Ya sabes: fue tu decisión y toca apechugar.

4. Es tu hijo y no el de tu actual pareja. Por mucho que lo quiera, por mucho que te quiera a ti, por mucho que seáis una familia, tu hijo tiene un padre (o una madre) en forma de tu ex (hay excepciones, pero estamos halando de un caso clásico). Tu pareja no tiene por qué ser partícipe de vuestras discusiones, de los problemas con la custodia y las demás cosas que aparecen desenterradas de vuestra ya no existente historia de amor.

Y otra cosa a tener en cuenta, por mucho que me duela decirlo: esta sociedad es machista, no es lo mismo ser una soltera con hijo que ser un soltero con hijo. A pesar de la custodia compartida que podáis tener, y muchas otras cosas más. Una mujer con un hijo siempre lo tiene mucho más complicado que un hombre con un hijo.

¿Te parece mentira? Despiértate. Estamos luchando por cambiarlo, pero todavía no lo hemos conseguido. Y, probablemente, ni tú ni yo veremos el cambio. ¿Te parece injusto? A mí también, pero si crees que no formas parte de esta sociedad tan sólo respóndeme unas preguntas: ¿te parece tierno que un padre soltero pasee a su hijo? ¿Que juegue con él? ¿Que lo quiera y lo mime? ¿Te despierta ternura? Sí, ¿verdad? ¿Cuántos de tus amigos piensan lo mismo cuando ven a una madre soltera?

Si queremos que las cosas cambien, tenemos que cambiar nuestra mentalidad.

¿TE GUSTA?  

+29 -5

Enamorarse  Hijos  Machismo  Solteros  

6 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

6 COMENTARIOS

  1. Alicia

    Interesante post sobre algo que muchas veces he pensado. Yo no creo que fuese capaz de estar con un chico que tuviera un hijo… porque tras el hijo hay una historia, una ex que es la madre, de seguir me convertiría en “la madrastra”… un marrón.
    Conozco un caso de un chico joven, divorciado, que lleva tiempo con una chica joven, divorciada y no es un solo hijo sino DOS y ya creciditos.
    Suben fotos a Facebook de algunos domingos con los niños. Tal parece que son una familia, pero no. A él muchas veces le irritan los niños y discuten por ellos.
    Y yo me pregunto… ¿por qué se complicó así la vida? ¿Por qué alguien que no tiene cargas familiares decide tenerlas? Porque ya tus domingos están abocados a planes con niños, no vas a poder salir de fiesta… ¿el amor lo puede todo? ¿Llegará esa relación a buen puerto?
    Ella le soporta cosas que yo no le soportaría… tal vez porque piensa que nadie la iba a querer porque tiene hijos. Tal vez él se lo haga creer.
    Los niños son encantadores, debo agregar, los conozco. Pero hay otra cosa… muy importante.
    Imaginemos que él se encariña con los niños y los llega a querer como si fueran suyos… pero ella, un buen día, decide dejarle. ¿Qué pasa con los niños? Él no tiene ningún derecho sobre ellos. Si no quiere dejar que los vea, adiós…
    Cuando vivan juntos lo quiera o no, tendrá que mantenerlos por mucha pensión que envíe el padre. Vivirá con ellos día a día… gastar dinero en cumpleaños, reyes, etc por partida triple.
    Es más complicado aún de lo que se refleja en el post…. pero por suerte creo que éste chico no lo piensa como yo.

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Tener un hijo. No depilarse. Ser atea. Estar gorda. Ser del Opus. Creer en fantasmas. Estar muy delgada. Pintarse mucho. No pintarse. Una madre pesada. Todas esas cosas son un filtro por el que algunas parejas potenciales no pasan. No ocurre nada. A veces es hasta mejor porque evitan que pierdas el tiempo con alguien con quien, de todas formas, no ibas a ser feliz.

    Si alguien no ha tenido hijos por propia decisión, es difícil que se avenga a criar al hijo de otro. Es comprensible. Pero si tú has tenido el tuyo, necesitas a tu lado alguien que esté dispuesto a tirarse de cabeza la situación. Tener hijos recorta tu “público” potencial, vale. No querer tener hijos seguramente lo recorte más.

    Cada uno es como es. Si te sales mucho de la norma cómoda y perfecta, puedes pensar que tus posibilidades se reducen mucho. Lo que uno no ve es que todos los demás también se salen mucho de esa norma, por unas cosas u otras, y se trata de encontrar la persona perfecta para tus “imperfecciones”. Y siendo que no necesitas encontrar 20, sino solo una, tampoco parece imposible ¿no?

  3. Avatar de bizentteanonymous

    En mi caso, volví a quedar con una amiga del ex-trabajo (ella me llamó). Separada y con dos hijos.
    No fue fácil por determinadas “pajas” mentales que tenía ella.
    El niño ahora es un adolescente y mal estudiante, así que “intento” oír, ver y callar en la mayoría de las cosas, ya que no soy su padre (y no me va a hacer caso a mí)
    el progenitor pasa de los hijos y los ve pocas horas cada 15 días, así que eso es lo peor que llevo…ya que el año pasado sólo salimos solos dos noches como pareja y en 6 años sólo dos noches de hotel….eso es lo peor que llevo….

    no es fácil…..pero claro uno cuando se enamora se enamora

    vivo en su casa 4 noches a la semana y tres en la mía..una manera de no agobiarme ….

  4. Avatar de MacatMacat

    En mi opinión creo que a medida que cumplimos años y si le sumas la de divorcios y separaciones de parejas que hay actualmente, es muy probablemente que te enamores de un hombre/mujer que ya tenga hijos. Quizás en unos años será más habitual emparejarse con padres y madres solteros y por lo tanto menos estigmatizado. Esperemos.

  5. Avatar de EditaEdita

    Mi ex se casó con una mujer que tiene dos hijos. Dos hijos de dos padres distintos. La trajo a ella y a sus críos a vivir a España (es extranjera).
    Un amigo mío se casó con una mujer, también extranjera, también con dos hijos.
    Yo misma, salía con un hombre que tenía dos hijos. Después estaba enamorada de un artista que tenía una hija pequeña y pensaba: “Mira que bien, no tendré que parir yo, ya tiene tres añitos – la edad perfecta. No habrá que pasar por las noches sin dormir y los cambios de pañales (dejé de pensar así, cuando tuve a mi hija). La relación no funcionó pero no por la culpa de su hija.
    Cuando tienes más de 30 años, se hace difícil encontrar a uno sin historia. Y a mí personalmente me da más confianza un varón que tiene la edad de Cristo y dos niños que uno de la misma edad que aún vive con sus padres.

  6. Avatar de SilviaSilvia

    Felicitarte Alena por tu post, un gran post a mi entender. Me llamo Silvia, quería contar a grandes rasgos mi experiencia con un padre y una hija separada hacía ocho años. Cuando los conocí mantenían una relación día sí, día no con la madre de intercambio de hogar. El padre cuando nos enamoramos empezó a tener un grave problema con su economía pues mantenía a su hija en una habitación para los dos alquilada. Nos trasladamos de mi piso de propiedad a uno de alquiler cerca del colegio de la niña. La niña según ella me quería mucho pero ni el padre ni la niña me dieron ninguna de las necesidades que yo pedía hasta el momento en el que apareció el piso. Tuve que rogarlas y llorar mucho. No obstante, me hacían cariños en muchos momentos. Vivimos juntos desde hace año y medio y he optado por separarme y quedarme en el nuevo piso, lo que me costará darle dinero porque un separado no suele ser boyante, éste es el caso. Me he cansado de tener el calendario que quieren padre, madre e hija, de colaborar en todo y tener que mantenerme callada cuando se excede la niña o se comporta irrespetuosamente o cuando no se hace lo que ella quiere. En el momento en el que digo algo se me contesta que cuidado que no soy la madre, pero para cambiar mi vida, colaborar en la de ellos y mejorar mucho las vacaciones y la calidad de vida, nadie se opone a que lo haga la madrastra. Yo creo que la solución inteligente sería que los que tienen hijos se dieran cuenta de que los solteros no podemos renunciar a un modelo donde contemos porque nos iremos a buscarlo fuera. Si a los hijos se les contara de alguna manera las ventajas también colaborarían y estoy convencida de que serían más felices que no viviendo tantos años con progenitores que con este pensamiento de excluir y crear dos entornos nunca su pareja estará contenta y los hijos tampoco. Creo que nos equivocamos y no hemos aprendido, quizás falte tiempo. Sobre el machismo decir que he convivido con hombres con estudios y profesiones variadas y todos eran machistas, puede que yo tenga esa habilidad, pero hay muchos y en ese caso se vive mejor sola o contratas a un tercero y que lo pague él. Aconsejo huir de los planes injustos, rebajan y causan malestar. Gracias por tu espacio, seguiré leyéndote, me gusta tu enfoque desde el respeto. Saludos

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >