Ella-lo-sabe
Cosas que pasan

Ella lo sabe

A veces nos empeñamos en arreglar algo que parece estar roto cuando, en realidad, rotos estamos nosotros.

Sofá y tú. Tú y sofá. Íntimos amigos. Inseparables los últimos… ¿cinco días? ¿Siete? ¿Diez? Vete a saber.

El único trío que funciona: sofá, vino y tú. El trío por excelencia. El trío por descarte: no tienes nada más que un sofá y una botella de vino. Pero estás bien. Estás muy bien.

Qué coño. Estás mal.

Has vivido la peor semana de tu vida. Has perdido el trabajo. Has perdido a tu novio. Resumiendo, lo has perdido todo.

A partir de entonces, nada tiene sentido.

Lloras. Paras de llorar. Vuelves a llorar. Vuelves a parar. Y así día tras día, copa tras copa, cigarro tras cigarro. La vida es una mierda. La vida te dio la espalda y un buen codazo en las costillas. De regalo. Para que no te relajes.

ÉL está feliz. Dice que ahora sí está feliz. Ahora, que se ha enamorado de otra. Ahora está feliz. Lo que hay que oír. Dijo que no sabía cómo decírtelo. Sabía que te haría daño. Pero que no podía seguir así.

- ¿Así? Así… ¿cómo?- le preguntaste.
- Así, teniendo una doble vida – te respondió con un par de cojones.

Una doble vida. Tú tenías una vida única y feliz. ÉL tenía dos y se sentía desgraciado.

Menudo cabrón.

Enciendes otro cigarro con una mano y la tele con la otra. “Memorias de una Geisha”. Una niña perdidamente feliz. «A mí me gusta más la ciruela», dice el presidente. «Nadie encuentra en esta vida todo el cariño que necesita», añade.

Apagas la tele.

ÉL encontró el cariño que necesitaba. Y resulta que el cariño no se lo dabas tú. ¿Quién se lo iba a imaginar?

Tu jefe tampoco podía seguir así.

- ¿Así? Así… ¿cómo?- le preguntaste.
- Así, sin facturar para cubrir los gastos- te respondió.- He encontrado una persona que podrá ayudarme, porque tú no eres capaz de llegar a los objetivos- añadió. Y te despidió.

ÉL también te despidió. Todos te despidieron, porque no cumples con las expectativas. Todos tienen expectativas contigo, pero tú siempre fallas. Siempre.

ELLA está sentada enfrente. Está sonriendo. Mira como bebes y fumas sin parar. Mira como te autodestruyes. Y sonríe. Le gusta verte así. Sabe- y lo sabe como nadie- que el dolor hace que avances. Lo sabe muy bien.

Suelta una carcajada. Suelta otra. Te sigue observando. Los recuerdos la invaden. Se pregunta por qué te empeñas a agradar a los demás. Se pregunta por qué tu vida parece terminada por un novio y un trabajo. Ve como acabas un paquete de tabaco y abres otro. Arruga la nariz.

Ve como coges el móvil y le mandas otro mensaje a Él. Suspira.

ELLA está tranquila, porque sabe que a veces nos empeñamos en arreglar algo que parece estar roto cuando, en realidad, rotos estamos nosotros.

ELLA tiene muchas arruguitas alrededor de los ojos: una por cada desamor. Tiene unas cuantas canas: una por cada jefe imbécil. Tiene cicatrices incontables en el alma: uno por cada vez que alguien no apostó por ella. Y tiene una preciosa sonrisa: aquella que aparece cada vez que llega a casa y su marido le acaricia el pelo, mientras están tumbados en el sofá. En ese mismo sofá en el que tu vida se está acabando ahora mismo.

ELLA eres TÚ dentro de diez años.

La que aprendió que no tiene que esperar una disculpa para poder perdonar, una buena noticia para seguir adelante y un buen polvo para sentirse viva.

La que se dijo un día: «nada de deudas personales y emocionales».

La que se levantó.

¿TE GUSTA?  

+88 -2

Amor  Crisis existencial  Tristeza  

10 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“No tienes que esperar una disculpa para poder perdonar.”

10 COMENTARIOS

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Madre mía. Si uno pudiera volver al pasado a aconsejar a su yo más joven…

    …aunque pensándolo bien, quizás no fuera tan buena idea. Quizás, si eso fuera posible, en momentos de encrucijada (decidir si salir con alguien, elegir un trabajo, decidir si operarte de algo o esperar,…) te encontrarías con diez o doce túes pequeñitos y mandones del futuro dándote instrucciones contradictorias, según de qué año vengan.

    -Coge ese trabajo- te diría uno.
    -Ni de coña, vas a tener un jefa supertocagüevos que te va a volver loca- aseguraría otro.
    -No sabéis ninguna todavía lo que es estar en paro- prepotente, os diría a todas la tercera.
    -Tú es que ahora estás acojonada, y así no se puede vivir- sentenciaría la cuarta.

    Y seguramente habría una décima o décimosegunda muy viejita, mirándolas en un rincón con ternura a todas, sabiendo que, tomes la decisión que tomes, si no es algo de vida o muerte tampoco es para tomárselo con mucha trascendencia y, además, depende de tu carácter que tiendas a pensar que tus decisiones importante fueron estupendas o que habiendo hecho otra cosa seguro que te habría ido mejor.

  2. Avatar de AnaAna

    Me ha encantado este artículo, la verdad es que me gustan todos, escribes tan bien que al margen del contenido es un placer leerte. Todo iba de maravilla, cuanta razón, hasta llegar al párrafo final. ¿Por qué has tenido que ponerle un marido?, tal vez al final acabe su vida sola, nadie puede saberlo, en el fondo no deja de ser el típico “cuanto sufres innecesariamente porque al final todo el mundo acaba encontrando su media naranja”, pero realmente en la vida real no es así Alena, y llegar al final del camino sola no es lo mismo para nada.
    Me gustaría tu punto de vista, o un artículo sobre las personas que al final no encuentran pareja, y tienen que enfrentar sus fracasos, porque no me refiero a su vida, que comer, trabajar etc lo tenemos que hacer estemos solos o acompañados. Lo que me gustaría leer es la opinión o la vivencia de alguien que tenga que asumir su fracaso, porque cuando nos cuesta mucho algo, no se ve igual si al final el esfuerzo merece la pena, o no

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Hola, Ana.

      Gracias por tu comentario y me alegro mucho que te guste lo que hacemos :)

      Acerca de lo que dices del final: un final con un marido es igual de válido que uno sin. E igual de respetable. Con ello no me refería a que es un detalle imprescindible, faltaría más. Es más, siempre he defendido la soltería. Hay gente que escoge estar soltera y la gente que lo está porque no llega a conocer a alguien que le guste.

      No creo que no encontrar pareja sea un fracaso, aunque es verdad que mucha gente lo ve así.

      Buena idea la del post sobre el tema. Prometo escribirlo :)

      Gracias de nuevo.

  3. Avatar de Javier

    Los temas que tratas en tus artículos son bastante interesantes pero confieso que a veces me pierdo entre esa mezcla de ironía, humor y realismo. Siempre merece la pena conocer, en la medida de los posible, esos pensamientos femeninos.
    Un cordial saludo.

  4. Avatar de SaraSara

    Hola!!

    Mil gracias guapa por el post!!! Estos días necesito escucharlo bastante a menudo y grabármelo para no olvidarlo. Casi cuentas mi historia, sólo que él no tuvo valor de decirme que tenía una doble vida y la descubrí yo… en fin, y ni aun así fue capaz de cogerme el teléfono cuando descubrí todo; un mail al día siguiente y 3 años a la basura… bravo!!!

    Lo dicho, muchas gracias, sigue así!!!

    Saludos!!

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >