Relaciones

El Hombre Perfecto. Parte I

  En qué momento apareció Marc en mi facebook sigue siendo una pregunta actual. A pesar de todo. Yo no soy de esas, yo no agrego a desconocidos. No. No lo hago. Puede que alguna vez. Como excepción. Quizás. O quizás no. Pero ahí lo tenía: guapo a rabiar. Me di cuenta de su existencia [...]

 

En qué momento apareció Marc en mi facebook sigue siendo una pregunta actual. A pesar de todo. Yo no soy de esas, yo no agrego a desconocidos. No. No lo hago. Puede que alguna vez. Como excepción. Quizás. O quizás no. Pero ahí lo tenía: guapo a rabiar. Me di cuenta de su existencia al ver un extraño enlace sobre las acciones del IBEX 35 en “Ultimas noticias” de mis supuestos amigos. Mis amigos juegan a granja, se hacen fotos en el baño, hablan de la moda, de indignados, de perros maltratados, hacen fotos de sus bebés, comparten música, se emborrachan online, nos hacen participes de toda su vida. Pero no, no hablan de la bolsa.

Entonces me fijé que no conocía al autor de este inútil pero inteligente enlace. Digo inútil, porque es como si me pusiera a hablar de Chanel en una reunión de banqueros. Era irresistiblemente guapo. Increíblemente maravilloso. Completamente perfecto.

Conocemos el “Truco de la foto de perfil”, ¿verdad? Yo, por ejemplo, parezco una mujer interesante e intelectual: con mis gafas de pasta, una mirada perdida y morros triples de los que tengo. De toda esta parte la única verdad es la de interesante e intelectual (modestias aparte), pero no uso gafas, la mirada de la foto está bien trabajada para saber distraerse en el momento de flash y los morros son más sexys de los que son en realidad. Labial con colágeno- lo normal, vamos.

Me dediqué a repasar sus fotos etiquetadas: las más auténticas. Las inesperadas. Y era perfecto. Miré su muro: todo eran links sobre economía y política. Un intelectual. No me quedaba otro remedio que suponer que tenía un carácter de imbécil y un pasado extraño, diez hijos de las madres distintas incluidos en el kit. De lo contrario estaba delante del hombre de mis sueños. Y no me acababa de sentir del todo preparada para vivir la historia de amor más romántica del siglo. Con un hombre perfecto no, por favor. ¡Qué aburrimiento!

A pesar de no tenerlo muy claro, le mandé un mensaje :”¿De donde nos conocemos? ¿Por qué te tengo en mi FB?” , a lo que me respondió que no tenía ni idea pero que estaba encantado de conocerme. Un encanto, vamos. Desde entonces le dimos la bienvenida al ligue facebookero: que si le “like” mis enlaces, de si a mí me “like” sus fotos (porque no entendía ni una palabra de sus enlaces, claro), hasta que un día me escribió lo siguiente:

“Hola Alena, hemos organizado una cena de amigos para mañana. Seremos unos 20: algunos con parejas , otros vienen solos. Sería una perfecta excusa para conocernos en persona”.

No hace falta que describa todos los preparativos de “por si acaso”. Me había jurado que no gastaría ni un duro para una cita, pero me traicionado a mi misma en la primera tienda que encontré de camino a mi casa. Con la excusa de “me falta una camiseta blanca y los jeans que tengo me quedan fatal”, me dejé los 100 euros en Topshop. Da igual. Si no es para gustarle, es para… pues eso: pura necesidad.

“¡Mira, si es Súper Alena!”, – exclamó Marc cuando me vió, obligando a girarse a todo el restaurante para comprobar que lo de “Súper” no fue una ironía. No les vi muy convencidos. Yo roja. Muy roja. Suerte que mi cutis había absorbido los diez litros de maquillaje y camuflaba mi cara de tomate, mientras yo estaba haciendo lo mismo con mi timidez.

-¡Hola, Marc! ¡Encantada de conocerte!,- cara relajada (mentira), actitud firme (más mentira aún) y sonrisa natural (lo he intentado).

Era mucho más guapo “al natural”: ojos brillantes, pelo castaño ligeramente rizado, una sonrisa irresistible, una camisa perfecta en el cuerpo todavía más perfecto… Lo tenía todo. Hasta el moreno no-español. Sabéis, de estos morenos que te hacen sospechar que el tío pasa medio año viajando. Su vitalidad me dejó deslumbrada.Y esa sencillez envidiable. Cosa que no diría de sus amigos: todos tan asquerosamente perfectos, diplomáticos y educados que me sentía algo bruta. Las mujeres de sus amigos eran igual de perfectas: esas melenas al viento, esos zapatos de mil euros, esas sonrisas blancas en las caras morenas (también del moreno extranjero pijo) y ese “Hola, cariño” con dos besos sin contacto con mis diez litros de maquillaje.

“Seguro que son tontas”, -pensé.

Pero no.

Cada una tenía dos carreras, un negocio, un marido perfecto , una casa fabulosa y un cuerpo de infarto. Lo que me faltaba, vamos.

Además destacaban por ser increíblemente amables y permisivas. Sí, sí, permisivas. Tenían cara de permitirme hablar, permitirme reír, permitirme ir vestida de Topshop y permitirme no tener las proporciones perfectas. ¡Tan majas!

Soy muy consciente de que estoy utilizando demasiado el adjetivo“perfecto”, pero os aseguro que no existe un sinónimo exacto para sustituirlo. Aquel ambiente era impoluto. Maravilloso. Ideal. Y perfecto. Jodidamente perfecto. Tan perfecto, que acabo de dudar si debería de incluir la palabra “jodidamente” por miedo de manchar la frase. La incluyo. Por rebelde.

Nos tomamos una copa. Ellas- un Martini. Yo- una cerveza. “Me encanta que seas así de rockera”, – me dice Marc y me quedo algo preocupada por si se me habían roto los pantalones en las rodillas. No me creo que me lo dice por la cerveza. Me sonríe. Y dejo de preocuparme… Qué perfecto que es.


Continuación: Hombre Perfecto. Parte II

www.intersexciones.com

 

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Hombre ideal  

28 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

28 COMENTARIOS

  1. mentalhesitation

    NEcesito imperiosamente saber que ha pasado con Don PErfecto!!!!!!!!!!!!!!!!!jjajajajaja
    Yo si he conocido a gente a través de la red…pero hace mucho tiempo!!!!!!!!!tuve un novio italiano guapísimo…!!!!!!!!el resto no fueron nada, y con uno mantengo amistad….es un cielo de chico!…en fin..la red..un mundo aparte!
    muak;)

  2. Stephanie

    Hola Alena, pues no se cuantas veces he visto publicaciones de tu blog en el Facebook de Elisabeth,y casi nunca entro, en realidad he entrado dos veces en mi vida de las miles que he visto los enlaces, la primera fue en verano cuando publicaste como te casaste en tiempo record y escribiste algo asi como ''Si,me casaria de nuevo,si fuera con la misma ilusion'' o algo así, y creeme que he pensado esa frase mil veces desde entonces.Y la segunda vez fue esta, y me ha vuelto a encantar, y si, suelo conocer gente de sexo opuesto que no recuerdo aceptar en la vida, empiezan los sus likes, despuès comentarios y acaban hablandote por chat!
    Un post genial!

    xoxo

  3. Ronronia Adramelek

    Vale, sé cómo continúa:

    ¡Eran VAMPIROS!

    Es la única explicación. Pediste pescado, te pareció soso, el camarero te trajo alioli y con el ajo se les cayeron las cabezas antes de que les diera tiempo de meterte el primer bocao.

    Es que sí no… no sé explica. Bueno sí ¿marcianos como los de V?

  4. erre_ele

    Por favor, me odio x haber conocido a mi Francisquin en el colegio, despues d tu historia, la mia es tan vulgar, tan poco perfecta. Gracias a dios q es tan bueno y lo quiero tanto, q me hace no agregar a desconocidos wuapo. Me encanta el relato quiero mas.Salu2

  5. Anonymous

    Todavia estoy comiendome el tarro de que paso despues??
    En mi caso no se si me atreveria a ir a esa fiesta sin saber quien estara, como sera el chico en cuestion, no se, si es una encerrona!!! Buff tendria que estar muy segura del chico… pero vamos que de impulsos se vive no?
    Y luego como puede existir tanta perfeccion??? Osea me suena a cursi no? jajaaa pero tiene pinta de sueño, sueño…. y no quiero despertarrrrr cuenta, cuenta!!!!
    Un besazo.
    Chussa

  6. Audrey

    Yo quiero!!!
    No soy NADA de conocer gente por internet, pero si el chico parece interesante y encima te invita a una cena, ni que sea para cambiar de aires claro que voy!!
    Lo que si que tengo son varios personajillos a mi vera que se dedicaron a hacer cástings hasta dar con su chico/a 10. Algunos en red, otros fuera de ella. Te aseguro que fueron unos meses divertidísimos y que todavía nos reímos con según qué anécdotas.
    Qué ganas de saber más!! Un besazo!

  7. Montse

    Dime q t lo inventas!!! Dimelo jjj, a mi la época de internet me pillo ya con novio así q no m arriesgue, pero mi amiga si q ha sido valiente y conoció a su actual pareja. Están súper felices pero personalmente soy un poco miedica, con tanto loco suelto no se si quedaría con alguien..quiero saber mas…
    Un achuncito
    Moncatasa

  8. vicky

    Porfavorrrrrr pero que genial y en que sin vivir me has dejado! Aixxxxx los hombres perfectos… yo tengo uno! Y todas mis amigas me dicen que es el enamoramiento del principio, que ya se me pasara, pero de momento es perfecto, y asi lo voy a disfrutar! Si he ligado por internet, no con mi perfecto actual, pero si que antes, y ha habido de todo, incluso una relacion satisfactoria con final tambien satisfactorio de buen rollo de verdad (y vivimos juntos y todo 2 años).
    Porfavor segunda parte ya! Gracias una vez mas alena, te superas cada vez, ultimamente no te leia mucho y comentaba aun menos, porque habia muchos posts de los que no tengo ni idea de lo que hablabais, de otros bloggers, de entrevistas, encuestas para mejorar…. en mi opinion estos blogs son los que te hacen tan “adictiva”, y los que colaboran contigo tambien! Soys geniales, gracias!

  9. Ebony

    Más vale tarde que nunca, chiqui. Sí, conocí a chicos en redes sociales. Y los sigo conociendo; lo único que ha cambiado es que ahora el propósito es diferente. Pero sí, mi última desvirtualización feibuquera fue un hombre interesantísimo, del que tanto yo como mi cari quedamos prendados ;)

    Voy a leer la segunda parte ya!

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >