el-amor-no-duele-montse-barderi
Relaciones

El Amor no duele

Montse nos propone conocer el Amor, no el que nos ha enseñado Disney ni la saga Crepúsculo.

(Este post NO está patrocinado, que quede claro)

Tengo la esperanza de que en un futuro no muy lejano la Eduación será lo opuesto al sistema que conocemos ahora. Nuestro aprendizaje ya no se basará en la memorización de datos con la finalidad de que sean escupidos en un examen o con mucha suerte te lleven a ganar el rosco de Pasalabra. En esta nueva Enseñanza primará la individualidad del alumno con el objetivo de potenciar sus talentos, y para ser el listo de la clase no sólo bastará con tener una memoria prodigiosa; el nerd del mañana será un ávido conocedor de los mecanismos para llegar al autoconocimiento y un gran promotor de la ética en las relaciones personales.

Debido a ese déficit educacional en nuestra etapa adulta a menudo nos sorprendemos recurriendo a libros de “autoayuda” no sin cierto complejo, quizás porque nadie nos ha hablado sobre cómo enfrentarnos a experiencias descorazonadoras aunque sean lugares comunes sobre los que se puede impartir teoría y práctica; pero nuestro sistema educativo actual está más interesado en que sepamos los nombres de los hijos de los Reyes Católicos o el gentilicio de un señor que vive en Huelva, ambas cosas de gran utilidad para nuestra vida diaria, en lugar de adoctrinarnos en psicología humana. Eso no sucederá en la Escuela del futuro, donde sin lugar a dudas, entre los libros de texto de obligatoria lectura, en la asignatura Educación Sentimental ocupará un lugar privilegiado el libro que justifica el post que me ocupa: “El amor no duele” (Ediciones Urano, 2016) , de Montse Barderi.

Te aconsejo que abordes este libro así, como un libro de texto, junto a un rotulador fosforito como los que utilizabas para subrayar en tu etapa estudiantil, porque “El amor no duele” es una catarata de máximas elocuentes para aquellos que hemos padecido o padecemos una relación sentimental que nos hace vivir sin vivir en nosotros, con la esperanza de que algún día el Amor Verdadero se abrirá paso por sí mismo y podamos justificar tanto sufrimiento. Nada más lejos.

Me asombra la templanza de Montse eligiendo el título para su obra porque yo en su posición, después de 10 años de trabajo, escuchando testimonios afligidos, investigando amores insatisfactorios y desgranando las mimas conductas repetitivas y dañinas, habría escogido algo más temperamental como “Tú eres tonta, tía” o “A ti te va la caña o ¿qué te pasa?”. Pero no encontrarás reproches en este libro; en el tono cálido propio de una amiga con mucha paciencia, Montse nos propone conocer el Amor, no el que nos ha enseñado Disney ni la saga Crepúsculo, del que somos espectadores y víctimas, sino el que te impulsa a ser la mejor versión de ti mismo.

Para mí esa es la gran enseñanza del libro: construir una vida satisfactoria es la mejor muralla contra el Mal Amor. Si nos amamos más allá del narcisismo, si nos conocemos profundamente, si hacemos de la Ética un estilo de vida, será muy difícil que podamos caer en la trampa de un zombi emocional. Cuando te ofreces la mejor vida posible, tus opciones de equivocarte disminuyen más que considerablemente, simplemente porque no vas a consentir que alguien pueda llegar a destruir esa vida que tanto amas. A partir de ahí es más probable que conozcas el Amor Verdadero, ése que te hace la vida más fácil, el que siempre suma, con el que puedes formar equipo y no depende de la adrenalina de las primeras veces.

Por todo esto y mucho más de lo que no puedo hablar para no hacerte spoiler quiero darte las gracias, Mon (y permíteme llamarte así, porque yo te siento muy amiga): gracias por enseñarme que el Amor no depende tanto del destino como del mismo azar que manda en la lotería; gracias por darme el empujón definitivo para cerciorarme de que no me quería, y poder aceptarlo sin más; gracias por dedicar tanto tiempo y conocimiento a este manual de desintoxicación para románticos sufridores; gracias por perpetrar en él frases dignas de ser tatuadas en un número superior al “Carpe Diem” o el “Amor de Madre”. Entender que el Amor no duele y si duele, no es Amor es el paso necesario para recibir el Amor con mayúsculas que nos merecemos; el precio que deberemos pagar es que nunca volvamos a escuchar del mismo modo una canción de Pablo Alborán.

*******

Este miércioles, 26 de octubre, Montse Barderi presenta su libro en Barcelona. La entrada es gratis. Más info AQUÍ.

 

¿TE GUSTA?  

+12 -0

0 comentarios

COMPARTIR


NadaramaPor
Nadarama

ÚLTIMOS POSTS

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

mpdelos-revistas
Sociedad

Chicas de revista

Por Sashimi Blues | 8 enero, 2016

Pocas cosas me producen tanto estrés como comprar una revista. Una de esas llamadas revistas femeninas. Suelo hacerlo en ocasiones concretas: viajes,...

CONTINÚA LEYENDO >
Madurar-es-reemplazar-venganza
Relaciones

Madurar es reemplazar venganza por tristeza

Por Alena KH | 25 julio, 2012

La gente que tiene más de 30 años y dice nunca haber sido abandonada ni rechazada por nadie, no me cae bien. Tengo una enorme desconfianza hacia los...

CONTINÚA LEYENDO >