Vosotros

Maneras de parir

Hoy es el día y toca la nueva sex-ción: DIA 1. Entre todos los relatos sobre las relaciones que llegan a nuestro mail (dia1@intersexciones.com), cada mes escogeremos uno (independientemente de nuestro punto de vista hacia el tema tratado),  y lo publicaremos el día 1 de cada mes. Damos la bienvenida a Sashimi Blues *** El [...]

Hoy es el día y toca la nueva sex-ción: DIA 1. Entre todos los relatos sobre las relaciones que llegan a nuestro mail (dia1@intersexciones.com), cada mes escogeremos uno (independientemente de nuestro punto de vista hacia el tema tratado),  y lo publicaremos el día 1 de cada mes.

Damos la bienvenida a Sashimi Blues

***

El sabio de Carabanchel cantaba aquello de “maneras de vivir”, y mis amigos y yo lo coreamos durante toda la adolescencia y parte de la juventud. Es un estribillo que aún me viene a la cabeza alguna mañana desafortunada. Solo que, de un tiempo a esta parte, lo he adaptado y prefiero desgañitarme a grito de “maneras de parir”.

Imagina un grupo de amigas, diferentes, casi opuestas, pero juntas desde la infancia. Quizás no tengan mucho en común, pero el cariño, la rutina y la costumbre las ha vuelto inseparables. Todas superan la treintena, la mayoría están casadas o tienen pareja estable. Aplicaron los consejos de Intersexciones en sus relaciones. Chicas listas, ellas. Así que ahora empieza a rondar la pregunta del millón. ¿Cuándo vais a por el nene? Porque si, queridas. Las preguntas de las señoras inoportunas no se han acabado; es más, no han hecho más que empezar.

Pongamos que la primera se llama Elisa. Siempre fue la niña buena, la hija ideal, la novia modelo. Criada para mujer florero, sabe representar a la perfección su rol. Ella ya ha cumplido. Tiene – ¡oh! – la parejita. Pasea a sus retoños con orgullo, cual trofeo de caza. La nena, lazo en alto y vestidito de piqué; el nene, cochecito de 1000€ y pelele decimonónico. Nunca se planteó si quería ser madre. Era su obligación, su condición. Y cumplió. No le preguntes por lo que ella quiere. No lo sabe. Fue reseteada e introducida en el club de las buenas esposas. ¿Su meta? Colegio de pago, ropita de marca, veranos en Inglaterra y amiguitos de familia bien.

La rebelde del grupo es Berta. Tuvo más novios de los que puede acordarse. Una bala perdida, decían las demás, con ese punto entre envidia y reprobación. Hace un tiempo que vive con un pintor, un bohemio de esos. Espera su primer hijo. Nunca jugó con muñecas; no se planteó ser madre. Hasta ahora. Un pequeño que salve el mundo, un artista. Y lo tiene claro: parto acuático, lactancia a demanda, colegio multicultural, colecho… Se ha leído todos los libros de la Fnac, es una experta en la materia. Si aplica todos los consejos, será bien fácil. O eso dice. Porque, cuando se mete en la cama, no solo la barriga no le deja dormir. ¿Y si no sabe ser buena madre?, ¿Y si le pasa algo al niño? ¿Y si…?

Carmen y su marido llevan más de dos años en tratamiento de fertilidad. Le han hecho tres inseminaciones y una in vitro, pero nada. Se culpabiliza de lo que les está pasando. Tanto tiempo tomando la píldora y, cuando quiso quedarse embarazada, no pudo. Hace tiempo que no queda con sus amigas con hijos. Sencillamente, no puede. Ellas tienen lo que desea, lo que puede que nunca tenga. Y el tiempo pasa, juega en su contra. Quizás sea tiempo de plantearse la adopción.

Amaya es la más alegre. Su pequeña Mariela ya tiene un añito. Ella siempre supo que sería madre, estaba segura de querer dar ese paso, de traer alguien al mundo y ayudarle a ser persona. A veces es duro, durísimo. Una montaña rusa imparable; siente el vacío bajo sus pies. Conoce todas las marcas de corrector, se ha comprado una Nesspresso y ya no recuerda la última vez que salió a cenar con su chico. Nimiedades. Hoy le ha llamado mamá. El mundo se ha detenido. Ella, que fue de pocas lágrimas, ha descubierto lo que es emocionarse. Un pedacito de felicidad.

Mujeres somos todas, independientemente del uso que hagamos de nuestro cuerpo. Ser madre es un derecho y una opción. Traer un hijo al mundo es sencillo; criarlo, no.

_______________________
Escrito por Sashimi Blues
_______________________

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

20 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

20 COMENTARIOS

  1. Celtania

    Cuando tienes una edad, y tienes una pareja estable y hay una convivencia, empieza a haber una demanda… quieren nietos, sobrinitos, amigitos y todos esos diminutivos que te hacen preguntarte, no sé, si sé lo que quiero. Eso sí los demás están encantados de decirte lo que quieren…eso si para un bonito y tierno rato de visita.

  2. Angie

    Más que nada una opción, yo hasta hace cosa de dos años me creía preparada para lanzarme al mundo de la maternidad, ya sabéis tenia el pack: novio con el que llevaba bastante tiempo, boda en planeación, pisito a compartir, trabajo medianamente estable (en lo que estudié que es mejor), vamos que no tenia el perro y la casa con cerca blanca porque no me lo podía permitir, pero creía que tenia todo, así que no me veía más que a la espera del hijo aquel que completaría el puzzle que al parecer era mi idílica vida.

    Y así como vino, se fue… me di cuenta que no, que no estaba preparada para ser madre, es más que tampoco quería al chico, y que tampoco quería el perro ni la casa con cerca blanca, que me quería a mi a mi solita, que quería redescubrime y encontrar la “yo” que había perdido al intentar ser la versión de mi que querían los otros, y mira por donde, me gusta la que soy ahora, así que si a mis pasados los 32 encuentro uno con el que quiera ser MI yo y no la suya, seguro me plantearé ir a por un niño, pero cada día me doy cuenta que ya no se me hace tan indispensable.

    Lo único que si me disgusta es la obsesión de mis amigas solteras por pillarme maromo y verme embarazada: que todavía no quiero ¡coño!

    Me imagino que es como los colores… hay para todos.

  3. Fátima

    Algunas, es cierto que, por nuestro amor incondicional a esos pequeños seres llamados niños, nunca hemos dudado de nuestra futura maternidad (muy futura en mi caso). Pero es cierto, que la gente no es consciente de la cantidad de resposabilidades que eso conlleva.
    Y como dices criar un niño no es tarea sencilla, más que nada criarlo bien…

  4. Cris Pontetacones

    En este espinoso tema de la maternidad para mi hay 2 puntos fundamentales, el primero es que lo ideal sería que cada una pudiera cumplir con sus deseos, la que quiera ser madre, que lo sea y la que no, pues no, pero desgraciadamente esto no es siempre así y hay un montón de mujeres desesperadas por tener hijos y no hay manera y otro montón, desesperadas por que los tienen y no se sienten satisfechas con ellos… como en tantas cosas, el mundo está mal repartido..

    El segundo punto, para mi fundamental y básico para ser feliz es que las mujeres debemos tener claro que no somos sólo un aparato reproductor, somos personas y podemos, y debemos, sentirnos plenas tengamos o no hijos. No hay nada que me de más rabia que esas madres que, una vez que tienen a sus hijos, se olvidan de que son mujeres y se convierten sólo en madres, son esas mujeres que dejan de salir con sus maridos, de compartir momentos con sus amigas e incluso, con ellas mismas, son madres y no se plantean ser nada más, eso es un error tremendo, para ellas y para los niños, por que no nos olvidemos que nuestros hijos NO nos pertenecen, les damos la vida, intentamos educarlos lo mejor que sabemos o podemos, pero no son de nuestra propiedad y poco a poco hay que dejar que vayan rompiendo ese cordón umbilical y se vayan alejando de nuestras vidas y cuando esto ocurre, esas mujeres que se olvidaron de serlo, se sentirán vacías y su vida dejará de tener sentido.

    Si este segundo punto lo tuviéramos todas claro, la maternidad la llevaríamos todas con mucha más naturalidad y cuando digo todas, me refiero a las que tenemos hijos y a las que no, desaparecería esa extraña sensación de que, cuando tienes hijos, tu vida deja de ser la que era y todo se convierte en sacrificios y renuncias y todas veríamos de otra forma ese pequeño milagro que, para mi, es tener hijos.

    Un beso enorme!!!

    Cris

    - y para evitar suspicacias aclararé que soy madre de familia numerosa, tengo 3 hijos que hoy en día son mi vida, pero en ningún momento he renunciado a ser mujer, amiga, esposa.. mis hijos han sido, son y seguramente serán, lo mejor que he hecho en mi vida, pero no lo único, disfruto de ellos igual que disfruto del resto de las cosas maravillosas que la vida me ha dado y creo que estoy educando a mis hijos como personas independientes y espero que esto les sirva para saber enfrentarse a todas las dificultades que la vida les ponga y, si desean tener hijos, ellos sepan hacer lo mismo.

    1. Chopstick girl

      Precisamente quería marcar lo contrario… Que no todo el mundo sabe lo que quiere, y que hay temas, como el de la maternidad, en el que no hay opción de echar atrás.
      Yo soy madre de una niña, pero hasta ahí llego. Una cosa es que fantasee sobre un segundo hijo y otra que no sea consciente de lo que se me puede venir.

    2. Mme. Noémie

      El que quiere para sí mismo un hijo, lo quiere… y le importa bien poco lo que le diga el resto (no hay dinero, el trabajo está fatal, la crisis… blablabla) y por el contrario, el que no lo quiere no lo tendrá aunque le coman la cabeza… por eso puse lo de que cada uno sabe lo que quiere para sí mismo ;)

  5. Ronronia Adramelek

    Como en todo, lo importante es que cada persona sea libre de elegir la opción que le haga más feliz o la que piense que le hará más feliz. Que parece muy sencillo pero luego no lo es tanto porque el mundo está lleno de gente que cree saber lo que les va a hacer felices a los demás mejor que ellos mismos. Ese tipo de gente, si tienen poder tratan de “guiar” a los corderitos por su camino feliz; cuando son escritores o sociólogos crean una sociedad utópica que siempre acaba siendo una distopía odiosa que pone los pelos de punta; los que no tienen ni poder ni talento literario te ponen la cabeza como un bombo a la menor ocasión.

    Si tuviera que contar la de veces que alguien me ha animado a tener niños y me ha pronosticado que me arrepentiré de mi decisión de no tenerlos, estaría contando hasta mañana. Curiosamente ninguna de las personas que me son más queridas lo ha hecho nunca.

    Yo no sé qué va a hacer felices a los demás. Bastante tengo con tratar de descubrir día a día como ser feliz yo y cómo mejorar la vida de los míos. Sí me molesta mucho la actitud de algunos sectores de la sociedad que parecen pensar que una mujer que no quiere tener hijos no es una mujer completa. No por mí, que me paso esas opiniones por el mismísimo Arc de Triomphe, jajajaja, sino por otras mujeres que sí pueden entristecerse al verse calificadas de esa manera.

  6. Anonymous

    tal y como estan las cosas ahora en el mundo no creo que sea ya un derecho. somos demasiados, hay que sacarse esa tonteria de la cabeza de que todos tenemos que tener hijos para sentirnos realizados por NO CABEMOS. si seguimos pariendo como puñeteros conejos el futuro de esos niños sera una porqueria. De la gente que conozco con hijos gran parte los han tenido o por presion social o por justificar su propia existencia (frustrados, vamos) y no es justo para el niño.

  7. Trends Of Fashion Girl

    Me ha encantado. Todas las mujeres del mundo deberíamos de tener la libertad de elegir tanto lo que verdaderamente nos gustaría para nuestro futuro, como lo que realmente somos capaces de afrontar. Por desgracia, en algunos casos esto no es así. Conozco casos en los que pos estúpidas tradiciones te ves obligada a dar un paso para el cual no estás preparada. Pienso que lo único que acarrea eso es que le des una vida a una persona a la que sinceramente no querías dársela, y en ese aspecto por mucho que te esfuerces siempre acaba pasando factura.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Traer a una persona al mundo es un derecho ,pero sobre todo es una OPCIÓN y TÚ tienes que decidir que es lo mejor para ti y para la persona que venga en camino.

  8. Anonymous

    Voy a comentar solo el final.
    Si, criarlos, educarlos, sacarlos adelante no es fácil, es difícil es la tarea más dificil del mundo, pero, desde la experiencia os digo que es de lo que más orgullos@s os vais a sentir. Cuando rien, aprueban, superan un obstáculo os sentireis más felices que ellos. Y eso borra y compensa todos los sacrificios, noches sin dormir y cualquier cosa a la que hayáis tenido que renunciar. Pero eso solo lo comprobaréis si sois madres y padres. Saludos. Carmen.

  9. Pipah

    Totalmente de acuerdo. Considero que para traer una criatura a este mundo hay que estar muy seguro y desearlo. Traer criaturas porque es lo que toca o por salvar situaciones es muy egoista y solo trae problemas para la criatura a largo plazo. Y tiene su trabajo, tienes que saber estar en todos los pasos del camino, no desentenderte cuando te de la venada. Es triste ver que la gente no piensa un poquito antes de actuar…

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >