Sociedad

Damos asco

Para cada cosa habrá su explicación, me imagino. Y la crisis, el agobio que estamos viviendo todos, las injusticias que vemos día tras día, nos hacen ser menos personas. Esa sería la explicación, pero jamás una justificación. Para mí no. Nos hemos vuelto extremadamente egoístas, llenos de problemas imposibles de solucionar a la primera vista, [...]

Para cada cosa habrá su explicación, me imagino. Y la crisis, el agobio que estamos viviendo todos, las injusticias que vemos día tras día, nos hacen ser menos personas. Esa sería la explicación, pero jamás una justificación. Para mí no.

Nos hemos vuelto extremadamente egoístas, llenos de problemas imposibles de solucionar a la primera vista, repletos de miedos y enfados, rabia contenida y un deseo constante de salir de este bucle. Algunos buscan soluciones, otros- contactos. Ya no sale de nosotros hacer favores, prestar ayuda, o calmar un grito con un simple abrazo. Llovemos para adentro y nos congelamos para afuera.

Una sonrisa y un “gracias” ya tienen precio. Los subastamos hasta conseguir que el postor nos ofrezca el mejor contacto y la mayor ilusión. Aquellos principios con los que nos llenábamos las bocas hace unos años, aquellas horas disfrutadas con lo que uno hace, aquella gente que nos abrazaba sin más- están desapareciendo, dando el paso a un mundo corrupto, incluso en el campo de emociones. Las emociones ya también se venden.

Ayer lo hablamos con un amigo. Él cree que el carácter de una persona se demuestra en los tiempos de crisis. Y ahí me acordé de una frase de un libro (no me preguntéis cuál, no me acuerdo), que decía: “El verdadero carácter se demuestra en cómo le tratas a la gente que no puede hacer nada por ti”.

Tuve la “suerte” de comprobarlo en uno de los eventos al que asistí: un montón de gente bien vestida y mal pensada. Yo estaba acompañada por una persona conocida en el mundo de negocios en Barcelona. Por su nombre más que por su cara. Da la casualidad que somos amigas desde hace mucho tiempo: sí, sí, desde aquellos tiempos en los que no nos importaba el día de mañana ni el importe de una factura de gas o de electricidad. La presenté a dos aspirantes a una vida lujosa y, porque ella no iba con un vestido demasiado cool, ni le caían los euros por los bolsillos,- de entrada recibió una mirada de desprecio. Hasta que pronuncié su nombre. Por supuesto. Nos divirtió ver las caras iluminadas por la amabilidad sobornada.

En los momentos como éste, cuando la sociedad  se está yendo al carajo, el pobre se ha convertido en un transparente sin facciones, el gay en un maricón de mierda, el extranjero en un intruso molesto, el gordo en un trozo de carne colgando, el trabajador en un pringado, el rico en un pijo asqueroso, el que tiene éxito en un enchufado de cojones, la guapa del turno es una chupapollas y el luchador es un anarquista.

Independientemente de cómo es la persona en sí, nos guiamos por sus gustos políticos, sociales y hasta futboleros. Nos sirve cualquier pretexto, cualquier supuesto error o defecto para darle paso a un odio, tan profundo y tan sincero, como escalofriante. La palabra “tolerancia” ya no está de moda. Hoy se lleva la de “interés”.

Somos clasistas, racistas, homófobos, corruptos y cobardes. Tenemos un miedo atroz de hacer un paso incorrecto, de dejar de proyectar una imagen que nos “corresponde” por si les asusta a los que nos interesan. Dejamos de ser nosotros mismos por el simple hecho de agradar a los demás; nuestras verdaderas opiniones se esconden en un condón, mientras que follamos a los interesantes con una cara de obediencia que, a su vez, puede que nos aporte algo a cambio. Algo tangible. Algo de “valor”.

El miedo se apodera de nosotros y tapamos la cara con las manos, cual niños. Pero de no ver a no ser visto hay una gran diferencia. Os invito a dejar de quejaros por las supuestas casualidades y dedicaros a determinar el valor de vuestro carácter, basándose en el trato que les estáis dando a lo demás: a los “normales”, a los “no interesantes”- a la mayoría de la gente.

Porque como decía José Ortega y Gasset: “No somos disparados a la existencia como una bala de fusil cuya trayectoria está absolutamente determinada. Es falso decir que lo que nos determina son las circunstancias. Al contrario, las circunstancias son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter.”

www.intersexciones.com

¿TE GUSTA?  

+0 -0

Clasismo  Crisis  Dinero  Egoísmo  Odio  

32 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

32 COMENTARIOS

  1. Ishtar

    Es buena tu reflexión, me gustan los temas que planteas, me gusta dedicar ratitos a pensar en como me comporto y como puedo dejar de lado comportamientos mejorables.

    En este caso no voy a poder poner a prueba la fortaleza de mi carácter, ni mis convicciones porque las personas con las que trato y me rodean son absolutamente normales; pueden hacerme los mismos pequeños favores que yo a ellas, la relación esta medida por el rasero del cariño que les tengo.

  2. Justme

    Que entrada tan sumamente interesante, me ha encantado incluso he leído algunas frases varias veces de lo que me han gustado con la vana esperanza de guardarlas en mi cabeza…

    Muchos somos superficiales otros aparentamos serlo para encajar. Tenemos miedo de quitarnos la careta y queremos que esta se parezca al máximo a la cara del más poderoso o como tu llamas “interesante” de nuestro círculo.

    Muchas veces actuamos por interés, para obtener algo a cambio y yo a veces ya voy con desconfianza cuando una persona que no conozco demasiado se comporta muy generosamente… es una pena pero es cierto, ya voy con la palanca de freno echada.

  3. Aura Zombie

    Ser generoso es dar cuando no tienes. Ser bueno es amar a quien no lo merece. Entre el ideal y la realidad, impera la supervivencia. Pero actuando por instinto, sólo reaccionamos a corto plazo. Y nos volvemos depredadores, cuando deberíamos cooperar. Eso es lo que logran el miedo y la miseria, dispersarnos, cuando es la unión la que hace la fuerza.

  4. ysugamo

    Hay cosas que veo y siento como tú Alena, pero hay otras que no… puede que sea porque me da la sensación de que vivimos realidades diferentes o circunstancias distintas. Casi nunca consigo identificarme en nada de lo que escribes… me parece estar oyendo hablar de un mundo en el que yo no vivo y que no me gusta nada… Pero te sigo leyendo, me gusta :)

    Un beso,
    Nerea

  5. monsieur le six

    Me ha gustado mucho, algunas frases son para enmarcar.

    Como pequeña discrepancia, diría que no estoy muy de acuerdo con esto: La palabra “tolerancia” ya no está de moda. Hoy se lleva la de “interés”. Somos clasistas, racistas, homófobos, corruptos y cobardes.
    Yo creo que la palabra tolerancia sí está de moda; otra cosa es que se sea consecuente, pero de moda está. En cuanto a lo otro, sí que somos muy corruptos y cobardes, incluso bastante clasistas, pero cada vez menos racistas y casi nada homófobos (en general). De hecho yo creo que uno de los males de nuestro tiempo es justamente el contrario: el político-correctismo que nos impide manifestar nuestra opinión por miedo a que nos acusen de alguna de esas cosas.

    Pero vamos, que es por puntualizar algo; en general estoy bastante de acuerdo y me ha gustado mucho cómo lo has explicado.

  6. Amo, sueño y no tengo miedo.

    Muy acertado. LLega en el momento justo, tras una semana dedicada a reflexionar sobre ello.
    Situación: dos enfermeras jovenes y sustitutas frente a unas cuantas veteranas. Antes cuando a la sanidad le “sobraba” el dinero éstas últimas eran las “mejores compañaeras del mundo”, lo agradecian todo una y mil veces ¡claro¡, una sustituta por cada veterana de vacaciones, pagas extra…todo era alegría, ahora 3 sustitutas por cada, bajada de sueldo, retirada de pagas…Hemos pasado a ser menos que compañeras, su estado ha hecho que esta última semana sin motivo a alguno me han llegado a insultar en el trabajo, y hace que me pregunte: ¿Que ha pasado?¿Por qué en una profesión tan vocacional se estan perdiendo los valores?
    Desde mi humilde opinion en unos dias tan dificiles como los que vivimos creo que con un poquito de humanidad se hace la cuesta menos empinada.
    Mil gracias Alena y siento haberme alargado pero lo necesitaba.

  7. Anonymous

    Madre mía!

    Me encanta leer tu blog, y aunque soy anónima por naturaleza(:p)hoy necesitaba comentar simplemente para aplaudirte. Gracias por ordenar mis ideas, explicar lo que pienso y demostrarme que no estoy loca xD

    Muchísimas gracias por escribir tan “de verdad”.

    Sheila.

  8. L y A

    Te sigo por twitter desde hace poquito, y tengo que reconocer que hoy es el 1er día que leo tu blog !! Me ha encantado lo que has escrito, y estoy totalmente de acuerdo, pero esto no es de ahora, siempre ha sido asi, lo que pasa que ahora nos damos mas cuenta!!
    Prefiero que me tomen por tonta, pobre y legal, que por rica, lista e hija de puta (perdon) !!!
    Muxus
    lore
    http://www.plikipliki.blogspot.com

  9. Glorieta

    Gran publicación sinceramente hay un gran problema y es parte la crisis que estamos viviendo , eso hace mucho pero no todo, la gente se esta volviendo egoista, falsa y unos cuantos etc, estoy de acuerdo contigo completamente,un beso

  10. Uol Free

    Verdades como puños. Pero tu frase “El verdadero carácter se demuestra en cómo le tratas a la gente que no puede hacer nada por ti” no me la puedo aplicar. Siempre he tratado con gente que no puede hacer nada por mí (o yo no esperaba nada especial de ellos) y, por tanto, mi conducta y actitud siempre han sido correctas.
    Los malos tiempos traen muchas miserias de todo tipo. Saca lo peor de la gente. Sólo más tarde, cuando ya han pasado cosas irremediables, algunas personas se vuelven heroicas, pero para entonces ya se ha sufrido demasiado y se han hecho cosas vergonzosas cuando no irremediables.
    ¡Saludos!

  11. La chica de las flores.

    Te doy la razon en muchas cosas… Pero discrepo en una: no somos como somos (de bordes).por el momento de crisis en que vivimos. Ya eramos asi antes… Somos asi desde que es guay tener coche bueno, una carrera pagada por papi y cositas de marca. Somos unos hipocritas y unos falsos, porque llevamos estos años de crecimiento economico admirando al que “tiene” y no al que “es”. Porque pisamos al vecino para llegar antrs en lugar de esperar a su lado y tenderle la mano. Una persona muy inteligente que conozco (argentino y buen trabajador, aunque mejor persona) mr dijo hace meses que esto supondra un ejercicio de humildad para los españoles. Y creo que tiene razon.

    Otra cosita… Estamos alterados en la calle y tambien por aqui… para quien intenta herir en los blogs en los que entra a opinar y tambien en los perfiles de los que comentamos… No os molesteis, gastad las energias en otras cosas. Besicos a todos.

  12. Beita

    Quizás nunca dejamos de serlo pero creamos esa falsa imagen de progres porque nos iba bien. La humildad es un animal en peligro de extinción y los prejuicios son como las palomas que se reproducen a una velocidad insostenible para nuestras ciudades.

  13. olga

    Sinceramente,has leído mis pensamientos.Es ridículo el mundo que nos rodea y lo peor de lo peor, el peloteo intencionado(la adulación,como ya digo,es el piropo de los mediocres)con fines de exaltarte tú misma hacia un supuesto trono que no te pertenece.Sentarte en el sofá, mirar hacia dentro de tus costillas y poner los pies en el suelo sería un buen ejercicio diario que nos bajara de las nubes.Pero estamos tan flojos que ni ejercicio queremos hacer y en las nubes plagadas de imbéciles queremos seguir balanceándonos.Pero da igual…la hostia final será morrocotuda.Y a lo mejor no hay nadie para recogernos debajo.

  14. Júlia D. Barbagli

    Me encanta leerte porque aunque a veces en algunas cosas no esté de acuerdo por lo general escribes lo que la mayoría (creo) pensamos.

    Nuestro problema es la falta de autocrítica, no somos capaces de ver lo que hacemos mal y por lo tanto mejorarlo, somos los reyes de las excusas y las exculpaciones…si todos aprendiésemos a mirar un poco hacia dentro y dar lo mejor de nosotros no estaría todo tan mal.
    Pero cómo dar lo mejor de tí si lo que te rodea es una mierda? Si ves que solo los cabrones son los que consiguen cosas en la vida? Es dificil, hay que tener tus valores muy claros para no acabarte conviertendo en uno de ellos.

    Besos!

  15. nUhN

    Me alegra mucho descubrir tu blog, y lo bien (y lo claro) que escribes sobre temas que me preocupan o me llaman la atención.
    Estoy muy de acuerdo con lo que dices; en el mundo en el que me muevo, el de la creatividad, es donde más claramente se ve eso del interés… y resulta patético y desolador comprobar cómo algunas “nuevas amistades” no lo son en absoluto. Pero también suelen ser bastante evidentes y fáciles de desenmascarar. Por suerte, incluso en estos ambientes, también hay gente que merece (y mucho) la pena, que son pura humildad y te ofrecen su amistad sin esperar ningún favor a cambio. Así que, yo tampoco pierdo la esperanza en el ser humano, como han comentado más arriba.

    1. INTERSEXCIONES

      ¿Sabes lo que más me llama la atención? Que hable con quien hable, todo el mundo habla de su mundo igual.

      Me explico: cuando hablo con la gente del mundo de arte, dicen que es un asco. Con lo de la moda también. Peluqueros, bailarines, funcionarios, creativos, los del cine, los de, lo de, los de…

      Y me doy cuenta que, a pesar de que hay mucha gente que asegura que será MI mundo lleno de gente inútil, me doy cuenta que no soy la única.

      :)

      Bienvenido(a) al blog, por cierto.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >