cosas-que-deberiamos-aprender-de-los-hombres
Relaciones

Cosas que deberíamos aprender de los hombres

Hay cosas que son más propias de hombres. Y punto. A lo largo de mi vida he ido anotando los comportamientos masculinos que más me fascinaban y que menos observaba en las féminas.

Estos días me hinché a leer portales femeninos y casi me da un ataque. Hace mucho tiempo que no me dedicaba a repasarlos: uno por uno. Parece que seguimos viviendo con “los hombres son unos capullos” en la cabeza. Me he preguntado más de una vez qué tipo de mujer lo escribe y, sobre todo, quiénes son las que lo leen y cómo acabarán de aquí a unos años.

Yo adoro a los hombres. Los adoro por simplificar muchas cosas. Los adoro por saber relativizar. Los adoro, porque es imposible no adorarlos. Pero, como todo en este mundo, los hay de todos los colores. Menos mal, menos mal. Sin embargo hay muchas cualidades en las que coinciden y algunas de ellas son tan lógicas y buenas que si las mujeres supiéramos filtrarlas y, una vez elegidas, aplicárnoslas, viviríamos mucho más felices.

Que sí, que no hay dos hombres iguales, y yo también me indigno si me ponen a la misma altura a Mejide y a Falete, pero el tema de generalizar no es tan malo como parece. Nuestra vida se basa en generalizar, en crear estadísticas y, de esa forma, simplificar. ¿Es malo cortar a todo Dios por el mismo patrón? Pues, supongo. Pero no sé yo si vosotros disponéis de suficiente tiempo como para analizar a todo quisqui. Joder, ojalá para las demás cosas fuéramos tan justos. Así que, con vuestro permiso, voy a generalizar y espero no entrar en este eterno debate otra vez. Que ya cansa.

Hay cosas que son más propias de hombres. Y punto. A lo largo de mi vida he ido anotando los comportamientos masculinos que más me fascinaban y que menos observaba en las féminas.

Hice una larga lista, valoré los “pros” y los “contras”. Reflexioné sobre cuáles podría coger prestadas y cuáles no “pegaban” en absoluto con mi forma de ser. Algunos, incluso, simplemente no me salían: sea por una educación diferente o por influencia social. Pero sí que hay muchas cosas de su día a día que me asombran. Me asombran para bien. Me parecen tan lógicas que no podría evitar aplicármelas. Desde entonces, quizás, soy mucho más hombre pero, desde luego, me ha servido para estar bastante más tranquila en mi día a día.

Que sí, que “ser más tío” nos quita el encanto. Puede. Pero prefiero ser menos encantadora y, de paso, algo más equilibrada. Esta es mi lista de las cosas de las que me he apropiado. Con todo el morro.

“A ver si cuela”.

Me encanta cómo los hombres lo intentan. Cómo insisten. Y, desde luego, cómo lo consiguen. Siempre lo intentan por si cuela. ¡Oh, sorpresa! Resulta que la mayoría de las veces sí que cuela. Esa despreocupación por si les dan un portazo en toda la cara, los hace ganadores. Una vez reciben un “no”, sí les hiere sobrenaturalmente. Apenas conozco a hombres que sepan llevar bien el rechazo. Sin embargo, tienen la memoria bastante más corta que nosotras y eso de “aprender de los errores” no se les da muy bien. Porque lo saben: de los errores no se aprende. De los errores se alimentan las inseguridades.

La estrategia de no tener la estrategia.

Mientras que las mujeres nos rompemos la cabeza con la eterna pregunta “¿por qué cojones no me llama?”, los hombres siguen con su día a día. Es uno de los comportamientos que más me maravillan de su carácter. También es el que más problemas me ha aportado en el pasado mientras que yo, cabreada como una mona, me repetía: “sí, tienes tiempo de ver un partido y no, no tienes un momento para llamarme”. Pero así era siempre: yo pasaba días pendiente de mi móvil y ellos pasaban meses pendientes de su vida. Por suerte, hace años me di cuenta que intentar enviar ondas telepáticas para que se acuerde de mí no servía de nada y que la única manera de no agobiarme era seguir viviendo igual que antes. Sin tonterías ni enfados. Eso sí, el gran peligro consiste en que una vez lo conseguía y seguía sin recibir noticias de un hombre, simplemente me olvidaba de su existencia. Cosa que no siempre les hizo demasiada gracia.

Pero sí, hoy en día jamás sigo una estrategia para absolutamente nada en mi vida. ¿Descuidada? Quizás. Pero se vive mucho más a gusto. Las decepciones las provocan las falsas esperanzas. Si quieres evitar las primeras, deja de inventar las segundas.

Jamás responder por compromiso.

Es curioso, pero las mujeres solemos responder todos los mensajes. Incluso de los hombres que nos interesan cero. Nos educaron así: no responder a alguien es de mala educación. Pero hoy en día, con todo el exceso de comunicación, las normas han cambiado. Hoy se prioriza y, de esta forma, se evitan los disgustos.

Los hombres, desde siempre, sólo respondían los mensajes a las mujeres que les interesaban. Si una mujer no le interesa, tampoco les interesa recibir noticias suyas. Así que, ignorándola (a veces inconscientemente) la quitan de encima.

Por la misma razón creen que si les respondes, es que te interesan.

Yo, desde hace meses, no le regalo falsas ilusiones a nadie. Si no me interesas, no me comunico contigo. Así de simple. Cero dudas por ambas partes. Y nada de sentirse culpable.

“ Es lo que hay”.

La frase más egoísta y, por qué no, la más honesta.
“Oye, tengo novia”. Es lo que hay. A partir de ahí, si sigues adelante es porque aceptas las reglas de juego. Él se lava las manos.

Sí, el que avisa no es traidor. De toda la vida. Y si tú sigues con ese capullo, “it’s your choice”. Pero luego no te quejes, maja.

Poner su vida por delante de todo.

O, lo que es lo mismo, no dejar de hacer cosas porque tú apareces en ella. Nosotras tenemos una extraña costumbre de modificar el día a día en función de nuestra vida personal. Ellos no. Ellos siguen teniendo trabajo, siguen deseando obtener el éxito profesional, siguen apreciando su vida social. Porque saben que tú hoy estás y mañana no. Y su vida siempre seguirá con ellos.

No sentirse culpable por practicar sexo sin estar enamorado.

De toda la vida, vamos. Las mujeres nos quejamos del machismo, de que una mujer que se acuesta con mil hombres es una zorra. Sí, eso era antes. En esta vida las reacciones que provocas dependen del respeto que te tienes a ti misma. Si no permites que nadie te insulte, nadie lo va a a hacer. Sin embargo seguimos siendo incapaces de no sentirnos culpables por acostarnos con cuatro hombres distintos en la misma semana. El sexo es el sexo. Y el amor es el amor. Si asumes que es lo natural, los demás jamás lo pondrán en duda.

Hacer las cosas porque “te han salido así”.

La parte que quizás más nos cuesta. Un hombre te invita a pasar un fin de semana juntos. ¿Qué conclusión hay que sacar de ello? Pues nada más ni nada menos que la de “ESTE fin de semana me apetece pasarlo contigo”. Punto pelota. No es porque esté enamorado, no es porque considere que lo vuestro va en serio, no es ninguna indirecta. Le apetece hacerlo aquí y ahora.

Y mañana será otro día.

No empieces a valorar su comportamiento posterior y verificar en qué se contradice. Le apetece llamarte, te llama. Le apetece regalarte flores, las regala. No hay más allá.

Y sigo sin entender por qué tú no haces lo mismo.

Si algo no funciona, fuera.

Eres maravillosa, guapa, inteligente, simpática y follas bien. Pero hay algo que no funciona. Y ese algo está ahí. No le haces feliz y eso es más que suficiente para cortar contigo. Sin más.

Déjate de tonterías y de buscarte defectos. Tú no le haces feliz. No se siente bien. Algo no va y no se cargará la cabeza intentando averiguar cuál es ese “algo”.

No va. Y punto.

Esta es la parte que más deberíamos aplicarnos. Nuestro masoquismo de “es un cabrón, estoy hundida a su lado, pero no lo voy a dejar porque lo quiero” es una gilipollez máxima y una enfermedad del siglo XXI. Quita, quita.

Y por último, la parte que jamás he querido entender, me parece cobarde, pero no puedo evitar el aplaudirles: “Si no quieres saber más de mí, dímelo y desapareceré de tu vida”. Ante esto nunca he sabido qué responder. Si le digo: “desaparece”, resulta que lo he mandado a la mierda.

Pero el otro día, comiendo con Nada Importa, me dijo que a eso se responde: “Haz lo que quieras”. Mira tú qué simple. Y yo, la muy tontuna, me cargaba la cabeza.

Si es que todavía hay cosas que se me escapan. Me encanta.

¿TE GUSTA?  

+21 -2

Hombres  Putos cracks  

35 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“De los errores no se aprende. De los errores se alimentan las inseguridades.”

35 COMENTARIOS

  1. Avatar de Helena RHelena R

    Hola esta es la primera vez que comento, primero felicidades por los tres años y segundo en mi opinión en los portales o revistas, para el público femenino (que desde mi punto de vista, hacen más mal que bien), si te das cuenta, todo lo que favorecen, contradice lo que has dicho tu, fomentan el que una mujer se vuelva medio neurótica, intentando descifrar que significa cada paso que da o palabra que dice e incluso como cambiarlo a tu manera y el problema radica en que muchas creen que esa es la forma correcta de actuar, por que desde la Bravo con 12 hasta la Cosmopolitan con 40, han leído eso y lo dan por cierto. Conste que creo que te puedes reír un buen rato con esas revistas o portales, y me parecen (seré yo una rara) divertidos.
    Para finalizar, siento haberme extendido tanto, diré que con los años también aprendí a pensar como ellos, y en cierto modo “ser un poco hombre” y no creo que quite encanto a una mujer todo lo contrario es todo más fácil, además no son precisamente escasos los hombres “un poco mujeres”.

  2. Avatar de Gemma GmGemma Gm

    Buenos días, la verdad es que me ha costado pero a base de hormonarme … _(léase , pensando por mí misma y eligiendo lo que me gusta y lo que no, lo que quiero y lo que no, y aceptándome, eliminando perjuicios y vergüenzas) he conseguido ser mas hombre¨sin perder la esencia femenina que por otra parte me encanta tener; prefiero no diferenciar entre ser mas hombre o mas mujer, creo que lo que se trata es de ser mas persona y ser una persona feliz y con una buena higiene mental , evitar tonterías y saber salirte del rebaño a tiempo. Por todos lados nos intentan convencer de que si vas al gym , ligarás mas, que teniendo ese bolso te sentirás mas realizada, que si te haces la dura, el volverá a ti, que si se te pasa el arroz … etc , siempre la vida de la mujer condicionada… , pienso que no es cuestión de ser mas hombre o mas mujer,sino de ser mas persona; ellos son mas racionales que pasionales, a mí me encanta ser pasional, pero hay que razonar las pasiones; muy fan de mis hombres y muy fan de Intersexciones! Un beso.

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Yo creo que esto de que las mujeres estamos condicionadas ya no es del todo cierto.

      Cada día también les pedimos más a los hombres y ellos, por supuesto, también tienen sus presiones sociales.

      Bienvenida, por cierto:)

  3. MiriamMiriam

    Me parece que soy muy tío y yo sin saberlo. Porque todo esto que dices que hacen ellos es lo que hago yo… supongo que por eso siempre he tenido más amigos que amigas ya que ellas entienden muy poco lo de que no las llames por teléfono día si y día también para contarles que tal va tu vida, no acaban de entender que necesito vivirla y no contarla, y siempre terminan haciéndome la pregunta: ¿Estas enfadada conmigo? y claro yo no entiendo porque me lo preguntan si que yo sepa no ha pasado nada (pues es por la dichosa según ellas desconexión). Tampoco mezclo amor y sexo. El sexo con amor pues es algo mágico y maravilloso pero el sexo con sexo pues es eso disfrutar de un buen momento. No recuerdo ni el nombre ni la cara de muchos de los amantes que he tenido y mucho menos llamaba a los teléfonos que me daban, pero no por eso eres un insensible o una z…. (muy, muy machista esto, pero los mismos que lo dicen a mi me dan igual).
    Al igual que a los hombres a nosotros las mujeres se nos atribuyen etiquetas que no tienen que ser verdaderas.
    Feliz día de la mujer!
    Y no, no somos medio hombres, somos mujeres, otra clase de mujeres.

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Yo creo que es un poco como todo: en este blog muchas somos muy “hombres”. Las que quieren seguir siendo muy mujeres, no nos leen simplemente.

      Es como cuando decimos: a todas mis amigas les gusta el porno y, además, no son unas acomplejadas.

      Pues normal, nos rodeamos de la gente que comparte nuestra manera de ver las cosas:)

  4. chis_garabischis_garabis

    Me ha encantado este post!! Tengo que reconocer que estoy toootalmente de acuerdo con lo que dices de que no tienen estrategia y que nosotras nos complicamos la vida de mala manera intentando encontrar explicaciones ocultas y mensajes implícitos en comportamientos que para ellos se resolverían con un: No se, me apeteció!.

    También me encantaría ser capaz de no responder a llamadas y mensajes por compromiso, pero por el momento no puedo, se me queda ahí grabado como en “pendientes” y aunque responda de una forma bastante desapegada, el caso es que siempre acabo haciéndolo.

    Y desde luego me quito el sombrero con el “es lo que hay” Jajajaj, es totalmente genial y es así!! Una vez que te lo han soltado, todo lo que hagas estará condicionado a esa aceptación implícita de la situación, así que luego no te quejes!!.

    Desde luego parece una forma mucho más tranquila de vivir… voy a ver si lo consigo!! ;)

  5. Avatar de MartitatillaMartitatilla

    Siempre sospeché que tenía un marcado lado mental masculino, de hecho, llevo bastante mal las reuniones con mis amigas más “femeninas”, café de bebes, ropinas y compras, pero este post… ha confirmado todas mis sospechas, y lo que es peor desde el lado práctico, sacar el drama de la vida nos hace más felices, a mi me hace más feliz, desde que practico el lado práctico de los hombres me he perdidos varios cafés, pero he ahorrado en disgustos innecesarios.
    Muy buena reflexión en este día de la mujer. Felicidades múltiples.

  6. RigarRigar

    “Las decepciones las provocan las falsas esperanzas. Si quieres evitar las primeras, deja de inventar las segundas”. Bien dicho, aunque sustituiría “esperanzas” por “expectativas”, porque falsas o con fundamento, cuando se crean en nuestra cabeza y no se realizan, te decepcionas/jodes igual.
    A mi manera de entender las cosas, la fuerza de la decepción es proporcional a la fuerza de la expectativa. A mí personalmente me cuesta hacer algo que lleve una intención y no esperarme algún tipo de reacción concreta, pero procuro que esta no sea muy elevada o el deseo sea lo más leve posible…!vale!, no siempre me sale.

  7. Infinito SiempreInfinito Siempre

    Todas las mujeres tenemos un lado masculino, por suerte si sabes sacarlo a relucir te ahorras problemas. Problemas con los hombres, porque con el resto de féminas (al menos en mi caso) te genera situaciones quizá no muy deseables.

    Hacer lo que te da la gana, llamar cuando te apetece (ya sea mucho o poco, pero siempre cuando y con la frecuencia que quieres), dar explicaciones simples, no buscar los porqués, tener sexo por el hecho de disfrutar del mismo, no obsesionarse con lo que puedas transmitir, ser directa al pedir lo que deseas… son comportamientos típicamente masculinos que si los aplicas te alegran la existencia.

    Eso sí, sólo puedes comportarte como un tío si estás dispuesta a ello; a enfrentarte a la pérdida de parte de tu lado femenino… y el resultado es que les simplificas la vida a ambas partes. Pierdes que en ocasiones “te traten cómo a una chica” pero ganas simpleza de vida.

  8. monsieur le sixmonsieur le six

    No sentirse culpable por practicar sexo sin estar enamorado.

    El día que las mujeres asuman este principio, los hombres seremos mucho más felices.

    Pero el que mejor resume nuestra manera de comportarnos, y en cierto modo contiene a los demás principio es el de La estrategia de no tener la estrategia. Como cuando en un episodio Homer Simpson, al preguntarle Marge cómo se le había ocurrido una acción genial, respondió: No pensé, actué.

    Hay un chiste que ejemplifica perfectamente estas diferencias de las que habla Alena. Permitidme que lo ponga entero:


    ————-
    Diario de la mujer:

    15 de Mayo

    Hoy Javier ha estado muy raro cuando volvíamos a casa en el coche. No ha dicho ni media palabra, sólo he hablado yo. Luego nos hemos acostado y se ha dado la vuelta sin pedirme sexo. ¿Estará agobiado con el trabajo?

    19 de Mayo

    Definitivamente está muy raro. Mañana le voy a preparar su guiso favorito. ¡Seguro que eso le hace cambiar la cara!

    21 de Mayo

    No sé qué diablos le pasa. Dijo que estaba muy rico, pero se lo tuve que preguntar yo, y además no parecía estar presente, era como si tuviera otras preocupaciones. Cuando le pregunté si le ocurría algo me respondió con un simple “No”. ¿Por qué no me lo quiere contar? ¿Piensa que no voy a comprenderlo?

    1 de Junio

    Esto ya es demasiado, llevaba meses diciéndome que necesitaba una maquinilla de afeitar nueva, le compro la mejor del mercado para su cumpleaños y sólo me responde con un “vaya, gracias”. Y no, el jersey azul tampoco ha parecido emocionarle mucho. ¡Con lo guapo que está con él!

    Vale, sí, esta vez por la noche tuvimos sexo, pero fue todo tan… impersonal. Casi parecía que lo hacía por obligación. Esto me tiene muy mosqueada, definitivamente creo que hay otra mujer en su vida.

    ————-
    Diario del hombre:

    4 de junio

    Aún no consigo entender por qué cojones no arranca la moto.
    ————

  9. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Yo creo que ellos sí tienen estrategias pero son generales, del tipo “no quiero cosas complicadas”, “huiré de los altibajos”, “durante esta época de mi vida pondré mi carrera por delante del resto” o incluso, por qué no, “esta tía parece lista, voy a ponerme en sus manos a ver qué ocurre”.

    La diferencia en general es que una vez que toman una decisión de este tipo, la mantienen aunque “su corazón” les diga otra cosa. Que rompan su estrategia es algo muy excepcional mientras que nosotras somos más dadas a olvidarnos de la decisión tomada y dejarnos llevar por la situación.

    Tengo una teoría peregrina y es que tiene que ver con que a ellos les enseñan a dominar el miedo desde pequeños porque un tío cobarde está mal visto. Dominar el miedo se basa en la misma actitud: decides que vas a hacer algo que te asusta y, una vez tomada la decisión, “desconectas” tus sentidos e ignoras los mensajes que te envían tus aterrorizadas tripas. Decisión tomada, adelante, sin hacer caso de lo que te diga el cuerpo. Es la misma mecánica que cuando decides que a la primera señal de relación tormentosa vas a salir zumbando y cuando se presenta la situación lo haces aunque la otra persona te guste mucho: ignorar el cuerpo -o el alma, al que le guste pensar en esos términos- y tirar por el camino que te marca tu decisión previa.

    Yo añadiría un par de cosas a la lista: una, cuando ellos te piden consejo es porque de verdad quieren consejo y no buscando palmaditas en la espalda. Y dos, son mucho menos dados a echar bronquitas de las de “considero que no me prestas toda la atención que necesito”. La combinación de las dos es lo que hace que la amistad con un hombre sea más relajante.

    Y otra cosa que admiro muchísimo y envidio porque a mí me cuesta un esfuerzo grande es que no tienen la necesidad de resolver todos los conflictos ya, de hablar los problemas hasta la extenuación ya mismo. Son capaces de dejar las cosas ahí colgadas dándoles la oportunidad de solucionarse solas o de aparcarlas mientras se toman su tiempo para meditarlas, mientras que a nosotras nos entra una especie de urgencia.Supongo que es por lo que comentabas de que normalmente saben olvidarse de ciertas cosas y continuar con su vida.

    Todo esto generalizando mucho, dado que es imposible y además tediosísimo escribir sobre el tema ellos vs. ellas sin generalizar. Obviamente, existen tías muy frías y hombres muy obsesivos y todos los comportamientos se dan en ambos géneros, lo que me lleva a un tuit que he leído hoy y que decía:

    “Me traen al pairo vuestros tópicos de género. Puedo ser más femenina que vosotras si me da la gana y más macho que todos vosotros juntos si me apetece”.

    1. Alena KHAlena KH Autor

      Ves, lo de “cuando ellos te piden consejo es porque de verdad quieren consejo y no buscando palmaditas en la espalda” iba a ponerlo pero no quería repetirme. Hablé de ello hace poquito en un post que se llamaba “10 cosas que un hombre jamás entenderá. Si no se las explicas.”

      Muy cierto lo de la decisión. Creo que, en parte, lo hacen para no complicar de más la vida. A mí me pasa. Soy muy empática y eso hace que entiendo demasiado bien “la piel del otro”. Así que, si tras tomar una decisión, empiezo a pensar en que “el otro” tiene su parte de razón, la hemos cagado.

      Por cierto, buenísimo el Tuit.

    2. monsieur le sixmonsieur le six

      No soy muy amigo de estas teorías socio-psico-evolutivo-antropológicas, pero en esta ocasión sí que me gustaría complementar el comentario de Ronronia con una de esas asociaciones, que quizás tenga parte de verdad (aunque como siempre, ya sabemos que las generalizaciones no siempre aciertan, etc., etc.):

      Durante generaciones, la educación de los hombres ha girado en torno a la guerra y los deportes. En ambas áreas es necesario una capacidad de acción inmediata, y una mínima pérdida de tiempo en remordimientos, culpas, miedos, etc. La tendencia es actuar lo más rápidamente posible; si además puedes pensar antes, mejor, pero si no tienes tiempo, actúa sin pensar y luego ya veremos qué pasa. E incluso si te equivocas, luego tampoco tienes tiempo para comidas de olla: en medio de una batalla o en medio de un partido no te puedes parar a buscar culpables entre los compañeros, porque si lo haces, el enemigo te vuela la cabeza o el contrincante te clava un gol a la mínima que te despistes, así que te tragas tu error o el de los demás, y rápidamente a actuar de nuevo. Dicho de otra manera: nos educamos en actividades en las que no hay tiempo para tonterías. La clave es la acción, cuanto más decidida y rápida mejor.

      Las mujeres, en cambio, se han educado tradicionalmente en actividades que requieren maña, paciencia y dedicación. Tienen tiempo de pensar, y además les conviene: para educar a los niños hay que observarlos, pensar cómo responderles, cómo van a actuar, etc. Para guisar es conveniente probar una y otra vez, cambiar algún ingrediente, contrastar resultados con la vecina, etc. Y así todo. En definitiva, se os ha educado para tantear, esperar, provocar situaciones, sacar conclusiones, etc. La clave es la reflexión psicológica y la asociación causa-efecto para sacar conclusiones.

      Quizás por eso en el amor los hombres seamos en general más directos, y las mujeres más retorcidas, aunque es cierto que no es raro encontrar hombres muy obsesivos y mujeres bastante directas.

  10. Avatar de Patriciaanonymous

    No creo que debamos darle importancia a todo lo que leamos en las revistas, portales ni ciertos medios/redes en concreto. Que estén expuestos al publico no significa que sea cierto, es mas un simple medio de difusión para influenciar en nosotros este tipo de pensamientos críticos e irracionales. Somos el cebo, vivimos en una sociedad que nos bombardean de información confusa, pretendiendo con ello fomentar esta forma de vida. Si tienes personalidad sabes lo que eres y lo que quieres contigo y con los demás. Las únicas manifestaciones femeninas y masculinas provienen de referencias históricas, por esas costumbres de comportamiento y frustración que han pasado generación tras generación, en fin no me voy a enrollar. Estamos viviendo una nueva etapa de liberalismo.

  11. rizzorizzo

    Me hubiera encantado ver por un agujerito la conversación con Nada Importa.
    No sé si viene al hilo del tema de hoy, pero es lo qué me está pasando en este momento y necesito deshogarme. Aunque quizá sí, con el tema de las expectativas y las estrategias.
    Llevo soltera un año y medio, aunque quizá el primer año no cuenta pq estaba recuperandome.
    Pues yo me consideraba muy lista, que estaba de vuelta de todo. Y no. No lo estoy. Todo lo contrario, ¡tengo tanto que aprender! y es que al final no sé si sigo esperando que venga alguien a rescatarme de esta vida y no, no quiero. Veo a mis amigas que buscan desesperadamente novio con quien sea (al menos yo creo ser más selectiva), que acaban de romper con su pareja y necesitan ya otro sustituto y lo encuentran, que no dejan relaciones aunque sean dañinas porque necesitan ese apoyo. Yo lo veo y pienso “no quiero ser así” pero cuando aparece alguien en mi vida que me cuadra un poco, se dispara mi imaginación y mi empiezo a crear expectativas con esa persona como si fuera lo que necesito para ser feliz o para completarme. Y no quiero, no quiero pq sé que no necesito eso, porque no me vale cualquiera, porque puedo estar muy feliz sola. Y esto viene también a qué quizá no sé vivir el momento y siempre acaba viviendo en los mundos de yupi.
    Bueno, pues ya me he desahogado.
    Respecto al tema de los hombres, me ha gustado la teoría de Ronronia, que los hombres deciden una estrategia y no se bajan del burro aunque se encuentren a la persona más maravillosa del mundo.
    Felicidades por los 3 años! y que sean muchos más.

  12. Avatar de Olgahb herrera buenoOlgahb herrera bueno

    ´”Cuánto más conozco a las mujeres, más quiero a los hombres”.Y esa frase la digo yo, no es de ningún erudito ni filósofo.Salvo contadas excepciones(alguna hay,claro,todo no es tan tajante), el hombre no afina como afinamos nosotras y esta vez lo digo en el más puro sentido negativo del término.Una mujer te mira de arriba a abajo y pone cara de arpía y te ha radiografiado enterita en un plis plas.Un tío te mira tetas,culo y hemos terminao.Tienen simplicidad en sus planteamientos(que no mediocridad) y eso lo hace todo más fácil.Mi marido es incapaz de entender una ironía o una doble intención en mis frases, se pierde, se agobia enterito.A él, lo blanco, blanco, nada de blanco roto, ni crudo, ni beige ni leches.Porque no lo ve, simplemente no tiene esa sutileza y, por lo tanto, le exime de muchos comecocos emocionales.Si al final va a tener razón la Biblia con aquello de que Adán era un santo y la pilingona era Eva que le tentó con la manzana…y por culpa de “la Evita de los cohones” estamos condenadas a parir con dolor y ellos a trabajar para ganarse el pan.Ea,culpa de las mujeres.Como dice mi marido, “¡sois todas más malas que la quina!”.Un besoteee!!

  13. caro

    Mi lado mas masculino es el que me hace salir a la calle sin maquillaje, y ponerme lo primero que encuentro en el closet. Pero aun me falta poner en practica la mitad de la lista de arriba para poder ser un macho man encerrado en una mujer.

  14. Pingback: Hay algo + de seducción en internet (6) | Seduce como Pro

  15. Pingback: Preferencias sexuales de las mujeres, superación e infidelidad: Hay algo + de seducción en internet (6) | Seduce como Pro

  16. Avatar de pilarpilar

    siento decirte ALINA, que yo soy muy mujer y quiero seguir siendolo y os estoy leyendo ;) , que cada cual haga con su vida lo que quiera, que me llaman antigua?, vale venga lo acepto, pero no hare cosas modernas que me hagan sentir mal y tambien adoro a los hombres, pero no quiero ser uno de ellos, tanto luchar contra ellos y sus limitaciones y al final terminamos siendo como ellos?, no lo comprendo, pero bueno, alla cada uno con su forma de ser feliz, ya esta.

  17. Avatar de Aina Roviraanonymous

    Qué fuerte este texto. Me ayuda el pensar que ha sido escrito desde el resentimiento (y quizás la ironía), porque de otra forma no veo cómo se pueden ensalzar actitudes despóticas… Sea hombre o mujer, si le hago algo a alguien no le voy a decir “me ha salido así”. Tampoco voy a invitar a alguien un fin de semana para luego olvidarme de él o a perseguir a alguien que sé que le gusto pero teniendo pareja y cargarle las culpas al otro. Y no voy a tirarme al sexo por el sexo porque soy algo más que un animalillo. Desde luego, si admiramos a alguien que se porta mal es que también somos unos poco psicópatas y así está el mundo como está. Yo sigo pensando que en alguna parte queda gente íntegra y con valores. Son ésos los que admiro. Yo, como Pilar, no quiero ser uno de esos hombres y me llena de orgullo no serlo. Con eso tengo suficiente.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >