cemento
Cosas que pasan

Cómo habrá molado el camino

Nunca la vi perder, es cierto, pero tampoco la vi ganar.

Mi madre, cuando yo era niña, siempre me decía: “Cuando tengas dudas, da un paso hacia adelante”.

Yo, hasta que me hice mayor, creía que era un consejo un tanto puta. Porque cada vez que daba un paso hacia adelante, me caía a un precipicio. Un ejemplo: me montaba en patines en línea y, una vez conseguía estar de pie sin tambalearme, daba un paso. Y me caía.

Luego miraba un hueco con cemento y no sabía si bañarme en él, y daba un paso hacia adelante. Por suerte, lo obreros la URSS eran rápidos.

Luego ella, mi madre, tuvo otra charla conmigo, explicándome la importancia de no tomar las palabras al pie de la letra. Ahí me di cuenta que lo de “el paso hacia adelante” era una metáfora, y creí haberlo entendido.

Desde entonces, cuando dudaba si seguir adelante con los estudios, los dejaba. Y si dudaba si comerme un bocadillo más, me lo comía.

A los 14 años, mi madre volvió a hablar conmigo, explicándomelo con más detalle. Tengo que admitir que a los catorce lo entendí. Se trataba de ser valiente. Pero no “valiente para hacer chorradas”, sino “valiente para tomar decisiones que me acojonaban por su dificultad pero que, a primera vista, podrían aportarme cosas interesantes”.

Nunca dejé de dudar, pero mis decisiones estaban orientadas, desde entonces, en probar algo que, a primera vista, me asustaba pero que a la vez podría salir bien. Cuando tenía dudas (¿y quién no las tiene?) me hacía cuatro preguntas:

- ¿Qué puede pasar si lo hago?
- ¿Qué puede pasar si no lo hago?
- ¿Qué puede no pasar si lo hago?
- ¿Qué puede no pasar si no lo hago?

Y daba un paso.

Es por eso que la gente que lo tira todo por la borda, sin haberse hecho estas cuatro preguntas, me deja atónita.

He vivido muchas historias, propias y ajenas, pero en todas ellas estoy viendo el mismo patrón: las personas no sabemos vivir ante una incertidumbre. Tócate los cojones: ¿acaso existe algo asegurado en la vida? Todo lo “seguro”, en realidad, es fruto de nuestra imaginación. Nos imaginamos cosas, y si estas no cumplen con nuestras expectativas (las que nos hemos inventado), preferimos abandonarlas ante una posibilidad de sufrir. Pero, a veces, no nos damos cuenta que abandonarlas nos provoca un vacío mucho más enorme que la misma incertidumbre.

Tengo una amiga que no lo tenía nada claro con el chico que acababa de conocer. Ella, igual que la mayoría de la gente, prefirió abandonar la posibilidad de tener algo bonito con él, por el simple hecho de no tener claro cómo iba a desarrollarse su relación. Sí, sí, tal como lo lees. Sí, yo también me pregunto: ¿y quien sabe cómo van a salir las cosas? Por supuesto que nadie. Pero ella, ante una duda, daba el paso hacia atrás.

Nunca la vi perder, es cierto, pero tampoco la vi ganar. Nunca le ha salido nada mal, es cierto, pero tampoco jamas le pasó nada extraordinario. Ella dice que por ser previsora nunca sufrió. Y yo creo que por ser cobarde nunca ha sido feliz. Lo dice ella, no yo. Pero asegura que su felicidad consiste en no haber sufrido una euforia. De hecho cuando le pregunto cuál es su mayor logro, me responde: “Estar siempre tranquila”.

La miro.

Me responde: “Eres arriesgada y ese es tu problema. Una vez en mi vida me comporté como tú y me tiré contigo a un agujero de cemento y casi me muero”.

Teníamos 5 años.

Ahora tiene 33 y está tranquila. Yo tengo su edad y mi vida es un misterio. Ella seguirá aquí, o eso piensa. Yo, quizás, no. Quién sabe. Pero si consigo llegar a los 60, mis recuerdos no van a caber en un solo álbum.

Estaré agotaba, pero coño, cómo habrá molado el camino.

¿TE GUSTA?  

+42 -0

3 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

3 COMENTARIOS

  1. Avatar de MarinaMarina

    Me ha encantado! Cuanta razón! Me hace gracia lo de tu amiga porque yo en una época también pensé eso de que si imaginamos un gráfico de la felicidad cuándo vivimos algo que hace disparar la gráfica en un pico de felicidad seguro que llegamos al pico de tristeza. Es decir que las cosas que nos hacen sentir una felicidad muy grande también nos harán padecer de igual modo. Tal vez por eso descarte cosas por el miedo a la caída aunque si lo vemos así el pico de felicidad no te lo quita nadie ;)

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Lo de tu madre es como el “Shit my Father Says” pero con Gold en vez de Shit. Si supiera dibujar te propondría escribir eso, un “(Glorious) Shit my Mother Says” con las perlas de tu madre ilustradas. Pensándolo bien, hay una chica de Bcn en Twitter que dibuja muy bien y…, anyway.

    Es buen consejo. Demasiadas veces ignoramos que quedarnos inmóviles sin tomar una decisión es, en sí mismo, tomar una decisión. Otra cosa que leí y que me llamó la atención es que tendemos a infravalorar cuán grande será el cambio en nuestras vidas en los próximos, p.ej., 10 años.

    Todo cambia, incluidos nosotros. Cuanto más viejos nos hacemos, más pereza y miedo nos da el cambio. Durante los últimos años nos han escogorciado la estabilidad que ofrecían los trabajos fijos, nos han vendido una flexibilidad laboral que es un poco esclavitud y otro mucho desarraigo. Me temo que ha venido para quedarse y que los que menos sufrirán serán los que mejor se adapten a esta incertidumbre constante, así que, control freak como soy, intento mentalizarme para estar siempre lista para dar un (prudente) paso adelante.

  3. Avatar de MarMar

    Es verdad que la incertidumbre es el mayor miedo de las personas. Nos cuesta arriesgar e imaginamos demasiado, creándonos expectativas, muchas veces, incorrectas. Es cierto que tu amiga no ha sufrido jamás pero al final eso es lo que nos hace avanzar y de enormes fracasos se viven experiencias maravillosas y nos ayudan a conocernos un poco más.
    Yo estoy contigo, hay que arriesgar, dar un paso adelante y hacerse esas preguntas que destacas. Ya se sabe el refrán: el que no arriesga, no gana.
    Yo a pesar de haber errado más de una vez y haber sufrido mucho, seguiré arriesgando y probablemente, eso me llevará a vivir experiencias extraordinarias. Al final la vida siempre te responde y por supuesto, también te sorprende.

    Un abrazo!

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >