Enamorar-en-7
Relaciones

¿Cómo enamorar a alguien en siete segundos?

Pero todo aquello no tenía sentido. No lo tenía hasta que apareció él con una botella del mejor vino que había probado jamás.

Enamorarse es como probar el vino a los 17 años. Te sientes adulta, imitas a la estrella del cine francés y abres la botella… No, no, mejor, te la abre un chico con cara de niño: descorcha la botella con sus jóvenes e inexpertas manos, el corcho se rompe, pero no pasa nada. Consigue sacar el resto. Te sirve una copa. Tú, emocionada y tan madura, agitas la copa, tan sólo un par de segundos, y lo tragas todo de golpe, como si de un chupito de tequila se tratase. La falta de costumbre, la falta de experiencia. Un par de copas más con un sabor agrio y ácido a la vez, y el mundo se tiñe de color rosa: te sientes radiante y capaz de todo…

Te despiertas al día siguiente con una resaca enorme. Ese vino…

Ahora, quince años después, el vino ya no es una manera de emborracharse. Es un arte. Lo describes como algo sensible, delicado, singular, constante, aromático, romántico, frágil, caprichoso, revitalizante, auténtico, dulce o atemporal. Lo saboreas, lo disfrutas, su aroma es capaz de abrazarte y llenarte de recuerdos y deseos.

Me acuerdo de la primera vez que me enamoré. Y de la segunda, y de la tercera. Cada vez que me enamoraba, era por primera vez. Cada amor era mejor que el de antes. Cada beso era más significativo, cada palabra pesaba más que todas las anteriores. Escrutaba cada gesto y cada movimiento, dándole un sentido.

Pero todo aquello no tenía sentido. No lo tenía hasta que apareció él con una botella del mejor vino que había probado jamás.

Apareció en la esquina de mi casa y tardó siete segundos en enamorarme. Me mostró que la vida es olor a hierba recién cortada, una caricia inesperada, un guiño que seca las lágrimas, unas margaritas secas, noches de insomnio y días llenos de unos grandes vacíos. Me enseñó que la verdadera felicidad está en los silencios ácidos y las palabras absurdas que no lo son tanto. En la seda de las sabanas blancas, en las fotos enmarcadas, en las fechas para celebrar, en los encuentros fortuitos y despedidas ineludibles. Hizo que descubriera que una mujer es guapa cuando sonríe, nunca al revés.

Desde entonces, ya no tomo cualquier vino. Desde entonces creo en el amor a la primera risa. Desde entonces, el número siete es mi número de suerte.

Agradezco a Biotherm por haberme retado a remover mis recuerdos. Pronto os desvelaré como Biotherm nos ayuda a enamorarnos en siete segundos. Si os apuntáis en http://enamoratecada7segundos.com podréis conseguir un kit de productos con los que enamorar y enamorarte…

Y tú, ¿eres capaz de enamorarte en siete segundos? ¿A través de qué?

¿TE GUSTA?  

+10 -2

7 segundos  Biotherm  Enamorarse  

8 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

“Una mujer es guapa cuando sonríe, nunca al revés.”

8 COMENTARIOS

  1. Avatar de Alma

    Yo nunca me había enamorado en siete segundos. Puede ser es porque todavía compro el vino barato :)

    Me ha encantado el post. A ver con qué nos sorprende Biotherm.

    por cierto, ojalá todos los posts de publi fueran así de currados, con mucho sentimiento y sin que la publi sea su principal motivo. Ole tu.

  2. anonymous

    Todos los enamoramientos y amores son los primeros, estoy de acuerdo.

    Yo llevo enamorada hace tres meses y os aseguro que si hay alguno todavía más fuerte que este no estoy segura querer conocerlo.

    Jajajaja

    Me encanta el post.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >