casarse-no-es-avanzar
Relaciones

Casarse no es avanzar

De repente el anillo empieza a molestarte y cuando le dices a alguien “Estoy casado” suena a “No me hables”.

Yo sueño mucho por las noches. Más de lo que debería, creo. A mí me agota soñar tanto. Desde que me acuesto hasta que me levanto, durante las 8 horas de sueño (por fin lo estoy consiguiendo), suceden muchas cosas. Dicen que todo lo que soñamos es, de una forma u otra, el reflejo de nuestro subconsciente. Yo espero que sea mentira, porque como si me pusiera a descifrar lo que significa cada una de las escalofriantes historias que aparecen en mis sueños, me volvería loca.

A pesar de lo hija de puta que es mi cabeza mientras duerme, yo me levanto de buen humor. Y hablo. Es muy agotador, lo sé. Sobre todo si tu pareja es de las que se despiertan de mala hostia y quieren silencio absoluto hasta la tercera taza de café.

Yo por la mañana lo cuento todo. Entiéndeme, durante las 8 horas que no me muevo de la cama, a mí me suceden tantísimas cosas que es casi imposible digerirlas por mí misma. Necesito ayuda. Y si a eso le sumas que durante las horas de sueño permanezco callada, imagínatelo. Con lo que me encanta hablar, la noche se me hace interminable.

A veces llamo a mis amigas. Un par de ellas se levantan con las mismas ganas de charlar que yo, y nos contamos cosas. Cuando lo pienso, y le sumo lo mucho que me gusta sentarme en un banco y ver a gente pasar, me doy cuenta que seré una anciana muy feliz. Pero de momento, soy una señora joven que tiene una gran suerte de tener amigas que también quieren hablar a las 8 de la mañana. ¿No es maravilloso?

Hoy he llamado a Marta (Eli estaba trabajando y con Maia ya había hablado por WhatsApp nada más he abierto los ojos):

- ¡Buenos días!

- Buenos días, madrugadora. ¿Ya le has contado a alguien tus sueños de hoy o es una primicia?- Me conoce. Son muchos años juntas.

- Recién salido del horno.

- Dispara.

- Esta noche te casaste con el productor de Feist, y me llevaste a Canadá a su concierto en un lugar underground en el que todo el mundo llevaba la cabeza del Pato Donald.

- Hmmmm. Vale. Dejémoslo por hoy.

-  ¿?

- Hablando de las bodas. ¿Te has enterado de que María se casa?- Marta siempre me suelta alguna noticia cuando mis sueños le parecen demasiado extraños.

- ¿Cómo? ¿Con quién?

- ¿Cómo que con quién? Con su novio de toda la vida, Javi.

- ¿Por qué se casan?- soy consciente de que mi pregunta puede parecerte estúpida.

- Alena, por el amor de Dios, ¿y por qué no?

- ¡Porque llevan 12 años juntos! Y van tirando. No sé. Me sorprendería menos que me dijeras que se separan.

Marta me aconsejó dormir un poco más, y me colgó.

A ver, no me extraña que me cuelgue. Viéndolo objetivamente, es más lógico que te cases con tu pareja de toda la vida que con alguien a quién acabas de conocer. Es más, que cada uno se case o se deje de casar cuando le dé la gana. Esto por descontado.

Sin embargo, me cuesta entender qué es lo que le mueve a una pareja que lleva miles de años juntos para que tomen esta decisión. Si no os habéis casado en diez años, ¿por qué ibais a hacerlo ahora?

Quizás porque la mayoría de mis amigos que contrajeron matrimonio después de años en pareja, lo hicieron por aburrimiento. Para ponerle un poco de vidilla a su vida de pareja. O porque a uno de los dos le apetecía estar casado, y el otro acabó cediendo. Algunos de mis conocidos tuvieron hijos por la misma razón. Para crear una etapa nueva. Lo llaman “Avanzar”.

El problema llega cuando te das cuenta que casándote no has avanzado nada y que sigues teniendo la misma vida de siempre (follando una vez al año y pidiendo permiso para ver tu serie favorita), y sin embargo estás casado. Que, repito, no deja de ser lo mismo. Sin embargo, cuando la luna de miel se convierte en un bonito recuerdo (las vacaciones siempre molan) y una vez te acostumbras a llamar “mi mujer” o “mi marido” a tu pareja, el “Avance” llega a su fin.

De repente el anillo empieza a molestarte (se te hinchan demasiado los dedos en verano), te das cuenta que cuando le dices a alguien “Estoy casado” suena a “No me hables” (aunque tú no pensabas en ligar), e incluso sueles preguntarte por qué los divorcios valen tanta pasta. Entonces lo de ser “cónyuge” ya no te hace tanta gracia y, psicológicamente hablando, hace que te sientas presionado. ¿Y ahora qué?

El 70% de las parejas que conozco, y que se casaron tras 10 años de noviazgo, acabaron separándose uno o dos años más tarde. Algunos, incluso, con bebés recién nacidos de por medio.

Quizás le estamos poniendo demasiadas expectativas a eso de casarse. Quizás todavía creemos que los matrimonios tienen más opciones de sobrevivir a las crisis de pareja. Si es así, es por pura pereza de divorciarse (no estoy segura de que esto sea mejor que separarse).

Quiero dejarlo claro: yo no estoy en contra del matrimonio. A mí las bodas me parecen preciosas y yo, si pudiese, me casaría unas ocho veces, porque tener esperanza es muy bonito y además tendría tantas dudas de elegir un vestido de novia, que prefería utilizar todos los que me habían gustado.

Pero si me vuelo a casar algún día, me casaré estando enamorada y sintiéndome deseada. Cuando todavía me emocione ver a mi pareja volviendo de trabajo por las tardes, cuando todavía tenga ganas de follármelo todas las noches y cuando todavía me siga sorprendiendo.

Puede que algunos siguen sintiendo lo mismo diez años después. Pero no es lo más habitual, seamos realistas. Las excepciones son bonitas a la hora de contar historias, pero son poco prácticas.

Casarse porque toca y tener hijos porque toca es tan triste como destructivo.

En fin, voy a dormir un poco más, igual esta vez sueño algo menos perturbador que las caras de Pato Donald y algo menos triste que las parejas que se casan por costumbre.

¿TE GUSTA?  

+18 -1

Casarse  Matrimonio  

14 comentarios

COMPARTIR


Alena KHPor
Alena KH

La palabra “ex” me ha acompañado durante gran parte de mi vida. Soy la ex-soviética, la ex-esposa, la ex-bailarina.

ÚLTIMOS POSTS

14 COMENTARIOS

  1. Avatar de VirginiaVirginia

    Entonces el problema no es casarse en sí, el problema es el motivo. Entiendo lo que dices pero…una boda llevada con ilusión es algo precioso, un paso que se da para formalizar la relación al más grande de todos los niveles. Creedme que yo estoy harta de ir a bodas de amigas porque como soltera que soy me suponen un coñazo económico y social, pero me hace feliz ver a mis amigos felices.

    1. CristinaCristina

      Virginia , yo a veces pienso , que vemos felices a nuestros amigos en las bodas porqué ¡¡por fin ¡¡ ha terminado todo .
      Han colocado al coñazo del tío Manolo en una mesa donde entre dos sordos , el recogido de la novia le queda regular pero ya se ha decidido entre treinta , y después de un año de estrés y de no parar de pensar en otra cosa y la mayoría de las veces, gilipolleces que dan igual pero ellos han entrado en bucle y todo les parece un mundo , por fiiiiiiiiiin , por fiiiiiin , pueden hablar de otras cosas y hacer otras cosas .
      Si
      Claro que están felices ¡
      :) ))))))

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Sé que a priori esto no sonará muy romántico, pero lo es. Yo seguramente no me habría casado jamás, siempre decía que no sabía qué pintaba un juez en mi cama (un cura ni me lo planteaba). Y entonces, un mal día, al padre de mi pareja le dio un infarto, y lo llevaron en helicóptero al hispital. Y me di cuenta de que no tenía derecho a pedir un día en el trabajo para estar con el montañés. Habíamos gastado las vacaciones. Si su padre se moría no tenía derecho a salir para ir al entierro. Y así todo. Entonces lo decidimos. De estar juntos en los momentos buenos ya nos encargamos nosotros, pero poder estarlo en los momentos malos sin depender de la buena voluntad de tu empresa, eso solo lo tienes seguro si estás casado. Fue eso lo que nos decidió.

    Casarse o no, no cambia en nada tu vida en sí mismo, si ya vivías juntos Lo que a veces sí lo hace es wl régimen económico de tu matrimonio. Es decir, si antes compartías gastos pero cada uno tenía su dinero y por vagancia o desconocimiento te casas en gananciales sin entender lo que comporta. Bueno, y que si la familia del otro es muy tradicional, a veces te respetan mientras estás amancebao, pero en cuanto te casas ya ven aquello como su casa, y empiezan a molestar.

    1. monsieur le sixmonsieur le six

      Siempre he sido enemigo del matrimonio. Respeto que haya quien quiera conservar esa costumbre arcaica, pero no es para mí. Lamentablemente, la sociedad en sí misma es arcaica, y la presión administrativa que se ejerce sobre las personas que comparten vida pero no siguen esa costumbre es enorme. Tampoco se aceptan otras maneras de entenderlo. Y así como aceptar el matrimonio homosexual ha costado siglos (y lo que te rondaré moreno, porque aún quedan sitios en los que no se puede ni soñarlo), otras formas como la poligamia también se persiguen.

      Las molestias burocráticas llevan a mucha gente a casarse aunque no quiera. Mi hermano, por ejemplo, lo hizo para ahorrarse dinero en la declaración de renta, y hay otros ejemplos como las vacaciones, que cuentas tú.

      Personalmente, acepto las consecuencias de mis propias costumbres. Sé que algún día me joderá no pedirme días (tendré que sacarlos de mis vacaciones) si ella enferma, o que pagaré más a hacienda, pero también creo que si uno no se toma la molestia de cambiar las cosas a pesar de algunos inconvenientes, al final tendríamos que aceptar todo lo que nos viene impuesto. Y este tema es demasiado personal para aceptarlo. Imaginemos que esos permisos y esas rebajas económicas sólo te las dieran si te casas por la iglesia. ¿Nos casaríamos entonces por la iglesia aunque no creyéramos? Para mí las costumbres de la sociedad civil son, al igual que las del Cristianismo, ideas que puedo o no compartir. No hay diferencia alguna.

      Por suerte, el permiso de paternidad es justamente una de las cosas para las que no hace falta estar casado, basta con ser el padre. Como debería ser casi todo. Así que los 15 días dentro de poco no me los quita nadie :)

    2. Alena KHAlena KH Autor

      Fíjate, no sabía ni que estabas casada.

      Nunca los “no casados” tendrán las mismas condiciones. Total, si fuese el caso, no habría ni la mitad de los matrimonios. Y los divorcios son un buen negocio (los bodorrios también).

  3. Avatar de IvánIván

    El principal problema es la concepción general que se tiene del matrimonio y las expectativas que puedan tenerse ante él. Como dice Ronronia, hay veces que, simplemente, es más práctico de cara a la burocracia y lo haces porque, en el fondo, lo mismo te da estar de una manera que de otra; pero sabes que tendrás más opciones para ir a pedir una hipoteca, a la hora de criar a los niños…

    Para mí, lo que realmente frustra de un matrimonio es que alguien se crea la frase “y vivieron felices y comieron perdices” que se lee en el cuento tras la boda de los ya nuevos príncipes. Una simple motivación (ahí cada uno tendrá la que tenga), una reunión donde puedan estar las personas que más quieres y hale: a seguir disfrutando (o viviendo) igual que si no se estaba casado. Y lo del anillo tampoco es obligatorio: nadie tiene por qué ir aireando que está casado antes incluso de que le pregunten. De hecho, ni yo ni mi mujer lo llevamos.

  4. Avatar de Marcel AlbornozMarcel Albornoz

    Como casado y divorciado (y nuevamente emparejado y ahora con hijo), puedo decir algunas cosas. El anillo no supone la menor molestia si tienes los dedos delgados o muy delgados.

    Casarse cuando llevas varios años de relación (lo cual significa, a día de hoy, de convivencia) no es más que una forma de celebrar (y gastar y consumir, de acuerdo) esa relación, y rendirle honores. La pasión y el enamoramiento bioquímico, a mi modo de ver, son absolutamente independientes del trámite o la celebración; llegarán o se irán cuando el cuerpo o la mente lo decidan, con o sin alianza.

    En general, hacer algo porque toca es triste, aunque es peor en el caso del matrimonio. En el de los hijos es, además, cruel, egoísta e injusto.

  5. CristinaCristina

    Me casé la primera vez con 19 años con un vestido increíble, un señor muy alto que me llevaba muchos años y una fiesta en un enorme jardín lleno de lucecitas .
    No sabia ni lo que desayunaba ese señor,
    Cuando descubrí que ” sólo un té con una nube de leche ” supe que no iba a durar .
    Duró 300 tés .
    Tiré mi anillo al mar con un corte de mangas y juré en plan Escarlata O’hara no volver a casarme jamás .
    Llevaba 12 años viviendo la historia de amor mas genial del mundo con otro señor mucho más alto y más joven cuando un día pensé la suerte que tienen en los curros, la gente que se casa, por irse en pleno invierno a una isla paradisiaca y como no me gusta perderme nada en la vida le propuse un “hasta que la muerte nos separe”, oye y si luego nos separan otras cosas ………
    Todas mis amigas decían que esto era final
    Yo me arriesgué
    Cancin en febrero lo merecía
    Seguimos veinte años después desayunando café muy negro, pan con aceite y tomate .
    Las bodas , las parejas , la duración de estas y el matrimonio
    Son el misterio mas grande de la humanidad .
    El riesgo y la aventura mas impredecible
    Así que a pesar de mi experiencia , soy fan de no casarse
    Y si lo vas a hacer …
    Cuanto antes
    Así tienes tiempo para mas maridos …

  6. Alicia

    Como ya han dicho aquí, casarse tiene sus ventajas. Por ejemplo: a mi novio lo van a operar y yo no cuento como familia… dicen que no suele haber problemas ya que no suelen pedir nada, solo preguntan si eres familiar, dices que si y hasta luego. Pero no podría pedir dia libre en el trabajo si lo tuviese.

    Yo ya le he dicho que no quiero que seamos de esas parejas que se casan ya por aburrimiento al cabo de 10 años… que conozco a muchas, que les va bien (si) pero una de mis amigas casada después de unos 14 años juntos me chivó que no tenía ninguna gana de casarse, que lo veía absurdo tras tantos años… yo no quiero ser esa amiga que lo ve absurdo. Llevo con mi novio cuatro años y creo que ya va siendo hora, porque me apetece y punto, pero me encuentro con que parece tener miedo, y espero que se miedo se le vaya quitando ya cuando llevemos cinco. Ya no es por montar un bodorrio del copón pero al menos ser pareja de hecho. No le veo sentido a seguir con una persona que no quiere comprometerse porque me da la sensación de que no confía en mí y eso no me gusta nada. Casarnos no creo que vaya a cambiar las cosas, solo el estado y los beneficios que se tienen. ¿Por qué dejarlos de lado si al fin y al cabo estamos juntos para todo? ¿De dónde viene ese miedo? ¿Por qué yo tendría que renunciar al matrimonio solo porque a mi novio le asuste?
    Sinceramente creo que si cuando llevemos cinco años no me lo pide y ya no hay excusas que valgan (ahora es por el dinero, porque no somos independientes aunque vivamos juntos… ) me plantearé la calidad de mi relación y si quiero seguir con alguien que no se fía de mí aunque no le haya dado motivo alguno.

    1. Avatar de XavierXavier

      Alicia, preguntas: “¿de dónde viene ese miedo?”. Asistí una vez a un taller sobre teorías de apego basado en el libro “Maneras de amar” de Amir Levine (“Attached”). Los estilos de apego seguro, ansioso y evitador. Igual tu novio es un “evitador”. Si es así, interpretar su miedo como que no se fía de ti es un gran error y con intentar atarle, obligarle, sólo conseguirás ahuyentarle cuando, de no hacerlo, bien puede quedarse contigo felizmente (para él).
      Si él es evitador, es por algo. Podría trabajarse ese miedo al compromiso, ir a terapia (va muy bien el EFT, con y sin terapeuta). Y de paso… ¿cuál sería tu tipo de apego?

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >