Nuevo-modelo-de-familia
Sociedad

Bambini sintetici by D&G

La continuidad de la especie humana la dejamos en manos de Brad Pitt y Angelina Jolie.

Otra vez ha sucedido. Un año más la Primavera me ha caído encima de improviso, sin haber advertido las señales inequívocas de su inminente llegada. Debí suponer que el Otoño había hecho las maletas cuando aquel noruego en tirantes y bermudas me pisó la bufanda XXL con sus chanclas. Víctima ya de la astenia primaveral, busco fecha para acomodar mi armario a la estación del año más traicionera en cuanto al clima, y más previsible en cuanto a tendencias estilísticas. Ya lo decía mi amada Miranda Priestly: ¿Flores?¿En Primavera? Qué original.

Pero este año las rosas estampadas traen más espinas que de costumbre. Domenico Dolce y Stefano Gabbana, al parecer insatisfechos con su éxito como diseñadores , se han lanzado a la búsqueda de la gloria de esos neo famosos tipo concursante de Gran Hermano, y cual Chunguitos italianos han ofrecido unas declaraciones a la revista italiana Panorama que poco favor hacen a la comunidad gay a la que, para más inri, pertenecen:

“Nos oponemos a las adopciones gay. La única familia verdadera es la tradicional. La vida tiene un flujo natural; hay cosas que no se deben cambiar. Has nacido de una madre y un padre – o al menos eso es lo que debería ser. Yo llamo hijos de la química a los niños sintéticos de un útero alquilado, con semen elegido de un catálogo…”

Con la familia tradicional hemos topado. Como si el machismo, la violencia de género, y demás males del mundo hayan surgido de La Movida Madrileña. Llevamos siglos y siglos instalados en el modelo de familia heterosexual, pero en mi habitación siguen sin entrar por la mañana pajaritos de colores que me ayuden a levantarme de la cama y me den los buenos días con sus dulces cánticos.

Pero no seré yo quien diga a los Chunguitos de la moda “tappatevi la bocca”. Todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente; y a quedar como un gilipollas también. Porque hay que ser gilipollas para hacer unas declaraciones como las que han hecho estos dos señores, no por el contenido en sí, sino por hacer un juicio de valor tan hiriente sobre la vida privada de los clientes que compran y publicitan su marca. Que Elton John o Ricky Martin pidan un boicot contra sus productos me parece una respuesta no sé si desproporcionada, pero sí lógica desde su posición como padres de hijos “sintéticos”, y consumidores de la firma de moda italiana.

Pero lo más paradójico del caso es que finalmente haya sido más criticado el llamamiento al boicot encabezado por el ofendido Elton John, que las desafortunadas declaraciones de los modistos italianos. Numerosos defensores de la familia tradicional han aprovechado la polémica para apoyar a Dolce&Gabbana utilizando la libertad de expresión como espada, y para volver a remarcar (y no sé cuantas van), que en el tema de la adopción lo importante es el bienestar de los niños. Y no podría estar más de acuerdo. Es más, el bienestar de los niños es algo tan importante que el simple hecho de poder fecundarlos naturalmente no debería ser condición suficiente para poder tenerlos.

Para conducir un coche hay que pasar un examen teórico y otro práctico. Para acabar trabajando en un Desigual del centro hay que tener carrera universitaria y conocimientos de ruso. Tener óvulos fértiles y espermatozoides velocistas no deberían ser garantías aceptables para todos aquellos que utilizan el argumento de que una pareja homosexual no puede educar saludablemente a un niño, porque este amago de estructura familiar estaría condenando al infante a la marginación, o incluso a un posible bullying.

Podría ser. Del mismo modo que podrían ser objetos de burla los hijos de un hombre obeso, de una mujer albina, de un familiar de Mariló Montero… lo que deja en manos de Brad Pitt y Angelina Jolie la continuidad de la especie humana. O quizás lo que le pase al niño es lo de menos, lo que realmente les asusta a los subscriptores de La Razón es que los hijos de padres y madres gays no tengan ese restrictivo condicionamiento de la familia tradicional para vivir su sexualidad, y eso aumente la población homosexual en España con derecho a voto, y en las próximas Generales salga elegida como presidenta Marta Sánchez.

Estimados Dolce&Gabbana: dos maestros de la moda y la tendencia como vosotros no deberían promulgar ideas tan anticuadas. Los nuevos modelos de familia no se están ensayando en laboratorios, ya son una realidad; y numerosos estudios avalan la felicidad de esos hijos que crecen en estructuras alejadas de la norma tradicional. Opiniones públicas como las vuestras hacen mucho más que daño. Y todavía nos estamos recuperando de la contaminación visual que han provocado vuestros maxi cinturones blancos.

¿TE GUSTA?  

+12 -2

Familia  Gays  Prejuicios  

Un comentario

COMPARTIR


NadaramaPor
Nadarama

ÚLTIMOS POSTS

UN COMENTARIO

  1. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Tras los pobres de derechas y las mujeres machistas, llegan, tachaaan, los homosexuales homófobos.

    Tampoco me extraña. No es fácil saltarte siglos de adoctrinamiento ni aunque seas parte implicada y te estés tirando piedras al propio tejado. Aparte, es que mira su clientela. Gente que puede comprar alta costura, muchos de ellos con privilegios avalados por un título que solo se explica por la gracia de dios. Los ricos son más tradicionales, más religiosos para lo que les conviene y más de derechas. Estoy segura que entre su público hay más gente que opina como ellos que al contrario.

    El mundo está lleno de familias disfuncionales. De gente que no debería haber tenido hijos y ni siquiera pareja. Si dos personas quieren amar a un niño que no ha tenido la suerte de unos padres biológicos que sepan o puedan hacerlo, ¿a mí qué me importa de qué sexo sean? Dos hombres, dos mujeres o tres transexuales poliamori, si van a darle lo que necesita, que es mucho amor, respeto, cuidados, dedicación, y su puntito de disciplina, ese niño estará bien. Y ya hay expertos en la cadena de adopción que saben valorar eso ¿no? Dejémosles a ellos, entonces, pero legislemos en contra de los prejuicios asegurando la igualdad.

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >