Alien-versus-Predator
Relaciones

Alien versus Predator

Mi amiga Lola, que ahora mismo no tiene pareja pero es una persona feliz (porque está contenta y porque apenas se preocupa por nada, cosa que a veces le hace parecer un poco retarder) lleva así todo el día. Qué sufrimiento, oye.

Ya está aquí San Valentín. Si, queridos, sí. Ya es otra vez catorce de febrero, ese día del que es imposible que te olvides o que te pase desapercibido, incluso aunque te hayas mudado a Laponia a vivir en una cabaña alejado de la civilización. Porque te habrás aislado todo lo que tú quieras, pero seguro que el móvil a Laponia sí que te lo has llevado y como, aunque allí hace frío (pero yo me río, que decía una canción de dibujos de cuando era pequeña) es más que seguro que esto de las comunicaciones, las redes wifi y demás estén mejor desarrollados que en muchos pueblos de nuestras queridísima península, fijo que ni en tu hipotética vida de ermitaño lapón te libras de recordar qué día es hoy.

San Valentín. Esa fecha que saca, creedme, lo peor de cada persona. Incluso aunque te guste. Porque si eres de los que la defienden a capa y espada, la celebran y comparten su celebración con el mundo, te vas a poner más cansino que Gandalf con Frodo en el famoso scketch de Cruz y Raya. Y si no te gusta… si no te gusta, vas a soltar toda la inquina que llevas acumulando contra la fiesta del amor desde el año pasado, o incluso desde hace más tiempo. Dependiendo de cuánto haga que tienes redes sociales.

Tener redes sociales es determinante. Si no tenéis cuenta de Twitter, ni de FB, ni de Google+, ni de ninguna red social habida o por haber (o sea, si no sois personas normales -esto va de broma e irónicamente, os lo aviso ya, que luego os enfadáis), no sabéis la de disgustos que os ahorráis. Si las tenéis, yo os recomendaría que las pongáis en cuarentena todo el día de hoy (y de mañana; vamos, hasta el lunes). Incluso aunque seáis amantes de la celebración. En serio, es por vuestra salud mental. Ya me lo agradeceréis. Mi amiga Susana, que es el primer año que tiene cuenta de Twitter en este estereotipado (para unos) y precioso (para otros) día, las está pasando canutas. El año pasado, que no tenía pareja (como éste) ni Twitter, la cosa no fue tan dramática. “Sí, vale” me cuenta sin piedad a las ocho de la mañana, “en FB algunos amigos y amigas ponían estados pastelosos e incluso los más audaces colgaron fotos de sus regalos o de los presentes que iban a hacer. Súmale a eso algunas postales con corazones y gatos (inciso: a mi esto no me disgusta, ni junto ni por separado) y eso fue más o menos todo el amor viral que se coló por mis redes sociales en 2013″.

Susana vivía tan tranquila. Tenía con San Valentín esa relación que tienen muchas personas y que es en realidad muy similar a una relación de pareja con ruptura: primero le encantaba el día, luego le producía una pena infinita (estaba de periodo de duelo sentimental-sanvalentinero), después desarrolló un odio desmedido hacia todo lo que oliera a San Valentín y en la última fase (en la que estaba antes de que se le ocurriera entrar de lleno en las redes sociales) pasaba bastante del tema. Pero… a mediados del año pasado se le ocurrió la feliz idea de hacerse una cuenta de Twitter sin pensar en que unos meses más tarde vendría la celebración de San Valentín y las devastadoras consecuencias que podría tener en ella una sobredosis de pasteleo y odio al pasteleo a partes iguales. Animalico. “Anoche abrí el Twitter a eso de las doce y algo… y casi muero. El 95% de los nuevos tweets, incluso los de medios de comunicación, hablaban de San Valentín, del amor, del desamor o de todo a la vez” me cuenta, toda estresada. Que de lo que te dan ganas es de darle un guantazo y romperle el móvil como Julián a José Miguel en Primos. No para que no vea los mensajitos amorosos y antiamorosos ajenos, no. Para que te deje a ti dormir en paz hasta la hora que te dé la gana.

Pero el caso es que Susana tiene un poco de razón. Antes de las redes sociales, San Valentín y cualquier celebración se circunscribía al día en cuestión y, como mucho, te cosían a anuncios de productos varios candidatos a regalos en la tele. Lo de la decoración de las tiendas con motivos acordes a lo que quieren vender se ha dado siempre y una vez que sales de ellas, se te olvida. Pero ay las redes sociales. Ay. Allí tienes San Valentín (sustitúyase por cualquier otra celebración al gusto, sirve igual) hasta en la sopa un mes antes y uno después. Y no exagero. Y además tienes las opiniones de todo el mundo al respecto, claro. Y que sepáis que defensores, detractores y supuestos pasotas sois (somos) igual de cansinos. Igual.

Los enamorados, si ya son cansinos en la vida real y los días de diario, en Twitter y por San Valentín ni os cuento. Frases como “Feliz San Valentín para todos”, “Feliz Día de San Valentín, mi tesoro bello, que lo pases bien”, “El día más hermoso del año es para los enamorados” o “Te quiero más que ayer pero menos que mañana aunque hoy sea San Valentín y se suponga que te tengo que querer más que nunca” llevan días inundando mi TL (para legos en Twitter, la lista de actualizaciones, retweets y demás de mis contactos) hasta tal punto que hace una semana casi decido desinstalarlo del móvil hasta el lunes que viene. Lo que no han conseguido meses de sermones de mi madre lo lograron de un plumazo decenas de enamorados enfebrecidos. Sin embargo luego se me ocurrió que si no puedes con el enemigo, pues te unes a él, y decidí trolear yo también con canciones de amor a lo cursi y corazones y todas esas cosas. Y oye, está siendo divertido. Os lo recomiendo si aún os queda un poco de sentido del humor y no tenéis un resentimiento insano contra la fecha. De todos modos, con lo de proclamar tu amor a los cuatro vientos en las redes sociales sobre todo en San Valentín, yo siempre me pregunto lo mismo… ¿si no lo tuiteas a los cuatro vientos eres menos feliz? ¿Quieres menos a la otra persona? ¿No habrá aquí algo de postureo encubierto?

Pero si los enamorados os ponéis pesados en San Valentín (y todo el año, para que nos vamos a engañar… a mí cuando estoy enamorada no hay quien me aguante, por eso mis amigas agradecen que el destino me mantenga más de la mitad de mi vida soltera y de mala leche), los desenamorados, descreídos, irónicos y todas esas chorradas que nos llamamos los que no tenemos pareja (y queremos tenerla), los solteros, vamos, no somos mucho mejor. Yo diría que, incluso, somo peor. Porque nos ponemos igual de cansinos con nuestros mensajes “anti-SanValentín” y porque encima, en Twitter, nos da por responder a todos los tweets amorosos con bordeces. Mal. Muy mal.

Entre todos los tweets pastelosos, en mi TL también se pueden encontrar hoy cosas como “Feliz San Ballantine’s” (en serio, la primera vez es gracioso, las 8.325 posteriores no. Sed más originales, gracias), “Hoy los enamorados tendrán sexo y los solteros tendremos la mano” (muerte y destrucción a toda esa gente que aún no conoce la juguetería sexual, por favor. Gracias de nuevo), “¡Feliz San Valentín! No, es coña, que os den…” y lindezas por el estilo. Que yo me pregunto… vale que estemos hartos del día y amargados con el mundo pero… ¿es que ni en San Valentín podemos dejar a la gente vivir y ser feliz? ¿Qué ganamos con sacar a pasear nuestras mejores frases de desamor y despecho a las redes sociales? ¿Parecer unos tristes y amargados solteros resabiados? ¿Te vas a sentir mejor fastidiando a los demás? A todos los que se quejan (o nos quejamos) de lo tópico del Día de los Enamorados… ¿no es igual de tópico odiar (y hacérselo saber al mundo, claro, que está pendiente de lo que a ti te pase por tu cabeza de retrasado en este día) el Día de San Valentín?

Examinando nuestros comportamientos mútuos, me da la sensación de que hoy Twitter es una batalla campal de sentimientos y palabras en la que amor y desamor mantienen una lucha encarnizada al más puro estilo Alien vs. Predator. Los aliens serían los enamorados, por aquello de que parecen de otra galaxia. Los predators seríamos nosotros, los desenamorados. Porque depredamos cualquier sentimiento bello que tome forma de tweet.

Ahora, que de toda la fauna sanvalentinera que campa por las redes sociales como gacela en las sabanas africanas los peores son, sin duda, los enamorados del amor. Sí, sí, esa gente que suelta cosas como “Aunque no tengo pareja, celebro San Valentín porque estoy enamorado(a) del amor”, “Celebra San Valentín contigo mismo(a), porque tú eres quien más va a quererte” y memeces semejantes. Mi amiga Lola, que ahora mismo no tiene pareja pero es una persona feliz (porque está contenta y porque apenas se preocupa por nada, cosa que a veces le hace parecer un poco retarder) lleva así todo el día. Qué sufrimiento, oye. Que lo de estar enamorado del amor está muy bien pero, mientras no haya alguien que se llame Amor y sea tu novio(a)…. a mí me sigue pareciendo un poco raro. O triste nivel: decir que también es el Día de la Amistad para mendigar corazones amistosos. Anda, anda.

Llegados a este punto, yo lo que me pregunto es qué era de nosotros, enamorados, cínicos y amantes del amor en general antes de la existencia de las redes sociales. ¿Éramos igual de felices o desgraciados que ahora? ¿Nos importaban tanto las celebraciones o no celebraciones de días clave del año? ¿Estábamos tan enamorados o tan desengañados del amor? ¿Las redes sociales lo magnifican todo un poco o siempre hemos sido unos(as) auténticos Drama Queens? ¿Vosotros, qué opináis, queridos y queridas?

¿TE GUSTA?  

+3 -0

Amor  Redes  San Valentín  

3 comentarios

COMPARTIR


CasiopeaPor
Casiopea

ÚLTIMOS POSTS

3 COMENTARIOS

  1. Alena KHAlena KH

    Bueno, Berta,

    Tú ya conoces mi opinión al respecto. Y yo pertenezco al grupo 3: ” el que critica tanto a unos como a los otros”. También es verdad que, una vez tienes pareja, las demás parejas te “molestan” menos. PERO. Siempre hay un PERO.

    Esta mañana me he despertado sin siquiera recordar que es San Valentín hasta que tuve que ponerme con el blog y me di cuenta que hoy tocaba tu post sobre la fiesta. Entonces abrí el Instagram y vi que a mi amiga su novio le ha regalado una cosa preciosa, a la otra unas flores, a la tercera un libro magnífico.

    No, no me ha molestado (¿por qué iba a hacerlo?). Pensé: Ay, qué bien. Más, sabiendo que los regalos que recibieron son los que más les gustaría recibir.

    Después abrí el Facebook y sentí vergüenza ajena. Sabes, aquella que pasas por los demás, aunque no tengas nada que ver con ello… Una ex compañera de trabajo colgó la foto del desayuno que le ha preparado su novio con la notita (MUY ÍNTIMA) incluida.
    Y me cabreé.

    Yo, si fuese su novio, la habría mandado a la mierda. Tal cual.

  2. Avatar de Ronronia AdramelekRonronia Adramelek

    Yo por si acaso lo celebro todo: San Valentín, el aniversario de la noche de los cienmil primeros besos, el del primer casquete, el de cuando decidimos que nos íbamos a vivir juntos (aunque hacía meses que la ropa ya nos convivía toda en el mismo armario) y el de la boda. Celebro la navidad, la semana santa y el día de todos los santos aún siendo atea y el jueves lardero aunque no me gusta la carne y me pido borrajas. Celebro el porque hoy es hoy y el santo patrono del me da la gana y no celebro más porque hay que descansar algún día para que la celebración te sepa más rica al siguiente. Compro regalos en fechas señaladas si me saltan a la mano y son perfectos o el tercer martes de junio si es ahí cuando aparecen. A mí lo que me joderá de morirme es no poder celebrar mi entierro siendo la protagonista.

    Y, dicho esto, otra cosa es colgar de las redes sociales cosas íntimas, que no me parece ni mal ni bien pero lo encuentro una catetada y en ocasiones, en casos como el que describes, también una impudicia y una pequeña traición, pero supongo que cada uno sabrá en manos de quién ha puesto su vida.

  3. Avatar de SerfelizesposibleSerfelizesposible

    Totalmente de acuerdo con las RRSS, pero si lo que quieres es alejarte del mundanal ruido consumista “sanvalentinero”, saca de tu casa todos los aparatos de tv que tengas…verás como el año que viene, será otra historia…palabra de “nuncamástvencasa”…lo anuncios de tv son el diablo…si la sacas de tu vida forever, mejor que mejor..¡
    PD: Yo es que quiero más o menos igual todo el año, no se porqué tendría que quererle más el 14F..???

Deja un comentario

TE PUEDE INTERESAR

rechazos
Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, e...

CONTINÚA LEYENDO >
relaciones toxicas
Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, comprar libros para fotografiarlos y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tie...

CONTINÚA LEYENDO >