Mujer-duerme
Relaciones

Una mañana… ¿cualquiera?

Por Edu Batet | 22 abril, 2015
Llevo un rato siguiendo con el dedo índice los huesos de la espalda desnuda de una preciosa mujer que duerme a un metro escaso de mí.

Ser soltero implica dormir la mayoría del tiempo solo. Por eso, cuando abrimos los ojos y observamos que alguien duerme a nuestro lado, la sensación es increíblemente extraña.

No recuerdo en qué momento me he despertado, pero llevo un rato siguiendo con el dedo índice los huesos de la espalda desnuda de una preciosa mujer que duerme a un metro escaso de mí. Se da la vuelta y me regala una hermosa mueca de sueño profundo mientras aprieto con mis dedos la punta de su nariz.

Ver a una mujer durmiendo es una maravilla que un soltero debe dosificar, porque en el fondo somos unos románticos que vamos en busca de una perfección que no queremos encontrar. Justamente por eso, la mayoría de los solteros tenemos gato. No existe otro animal con ese nivel de perfección. Y encima tampoco exige un gran compromiso con sus cuidados y sus atenciones porque, generalmente, van totalmente por libre.

Sigo apretando la nariz de la preciosa mujer mientras le tiro de una oreja. Ahora parece que se está despertando. Con los ojos cerrados alarga la mano y me da un tortazo sin querer. Se acerca, me da un abrazo, me pide perdón por el tortazo y vuelve a dormirse. Le abro un ojo y escucho entre bostezos la palabra “desayuno”. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

Mujeres  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

DESTACAMOS

Necesito-tiempo
Relaciones

Necesito tiempo

Por Alena KH | 28 enero, 2015

Creo que con todo el tiempo que le había dado a los hombres de joven, yo podría haberme quedado sin. No sé cómo lo hice, pero he conseguido ahorr...

CONTINÚA LEYENDO >
se busa el amor de verano
Relaciones

Se busca el amor de verano

Por Alena KH | 30 abril, 2013

Las dos cosas más empalagosas de este mundo son los dátiles y mi amiga Bea. Bea vive en un pueblucho, a treinta kilómetros de San Sebastián, y es...

CONTINÚA LEYENDO >
Sociedad

La triste vía de escape

Por Alena KH | 19 abril, 2015
Influencers
Nos ayuda más una fotogénica taza motivadora llena de café con espuma que un abrazo.

Hace un par de días me fui a tomar algo en una de mis coctelerías favoritas. Tocaban jazz en directo y yo necesitaba unas horas de desconexión. Me pareció un buen plan.

Me senté en un sofá rojo y pedí un Dry Martini. La sala empezó a llenarse para el concierto. Tres chicas jovencitas se sentaron a mi lado. No tendrían más de veinte años. Las tres iban vestidas igual: un pitillo negro y alto con las rodillas al aire, camiseta corta que dejaba ver su abdomen plano, zapatos con una suela muy ancha (yo presumía de unos parecidos a finales de los 90, qué curioso), y un par de anillos en cada dedo. Todas tenían el pelo largo y lo llevaban suelto. Lo único que las diferenciaba eran los tatuajes. Bueno, no. Todas llevaban tatuado el mismo triángulo, pero en diferentes partes de su cuerpo: en la clavícula, en la muñeca, en la parte interior de antebrazo.

Pidieron algo para beber, pero no se hablaron entre ellas en ningún momento: estaban muy ocupadas solucionando algo que estaba pasando en Facebook. Tenían caras de preocupación absoluta.

Cuando apareció el camarero con unos cócteles rocambolescos, empezó el show. El show de selfies. De repente lo estaban pasando de puta madre, levantaban las copas tres veces por segundo, ponían morritos, sacaban la lengua, se besaban entre ellas… CONTINÚA LEYENDO >

16 comentarios

Instagram  Redes sociales  Tristeza  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

15 minutos de la vida en la URSS

Por Alena KH | 16 abril, 2015
¿Cómo era la vida en la URSS? ¿Y la gente? ¿Qué pasaba detrás de esas fronteras?

El sonido mejora a partir del primer minuto (tuvimos un problema técnico). Ah, y una vez reproducís el video, podéis cambiarlo a HD (en “configuraciones”).

¿Cómo era la vida en la URSS? ¿Por qué éramos tan patriotas? ¿Era o no era duro ser de la URSS? ¿Cómo era el sistema educativo? ¿Por qué apenas viajábamos? Y, por supuesto, ¿cómo era las relaciones?

En los 15 minutos te explico todo esto y más. Este vídeo, “Del Kremlin a la Sagrada Familia” forma parte del proyecto WorldWideDoersDay de la ESCI-UPF International Business, un interesante formato de charlas: 15 minutos por speaker, 4 speakers en total.

Fue un honor que me invitasen a formar parte de la primera edición.

Tenía poco tiempo, quería explicar muchas cosas, hablé muy muy rápido e hice lo posible para que se me entienda (suspiro).

Cuéntame, ¿qué te ha parecido? ¿Ha sido interesante? ¿Qué es lo que te ha sorprendido más de la historia? ¿Algo que te gustaría preguntarme? ¡Agradezco mucho que lo compartas conmigo!

CONTINÚA LEYENDO >

5 comentarios

Evolución  URSS  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Bambini sintetici by D&G

Por Nadarama | 15 abril, 2015
Nuevo-modelo-de-familia
La continuidad de la especie humana la dejamos en manos de Brad Pitt y Angelina Jolie.

Otra vez ha sucedido. Un año más la Primavera me ha caído encima de improviso, sin haber advertido las señales inequívocas de su inminente llegada. Debí suponer que el Otoño había hecho las maletas cuando aquel noruego en tirantes y bermudas me pisó la bufanda XXL con sus chanclas. Víctima ya de la astenia primaveral, busco fecha para acomodar mi armario a la estación del año más traicionera en cuanto al clima, y más previsible en cuanto a tendencias estilísticas. Ya lo decía mi amada Miranda Priestly: ¿Flores?¿En Primavera? Qué original.

Pero este año las rosas estampadas traen más espinas que de costumbre. Domenico Dolce y Stefano Gabbana, al parecer insatisfechos con su éxito como diseñadores , se han lanzado a la búsqueda de la gloria de esos neo famosos tipo concursante de Gran Hermano, y cual Chunguitos italianos han ofrecido unas declaraciones a la revista italiana Panorama que poco favor hacen a la comunidad gay a la que, para más inri, pertenecen: CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

Familia  Gays  Prejuicios  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Cosas que pasan

Mi encuentro con el Karma

Por Alena KH | 12 abril, 2015
Mi-encuentro-con-el-karma
«Ojalá pudiera tener un infarto ahora mismo», pensé. Pero seguía viva y tenía que decirle algo.

Mi madre siempre me decía: «Ni se te ocurra salir a la calle en un estado impresentable. Créeme: el día que tengas la peor pinta, vas a encontrarte con alguien importante.»

Ay, mi madre y su cabeza repleta de telenovelas. Estas cosas no pasan en la vida real. Este tipo de situaciones sólo las viven las protagonistas de “Sexo en Nueva York” y de las películas malas que echan por la tele los domingos por la tarde. Los guiones de este tipo están escritos por los becarios sin imaginación.

Y si no me crees, fíjate en una cosa: yo vivo en pleno centro de la ciudad, suelo bajar a tirar la basura hecha un fistro, he tenido más rollos que zapatos con tacones destrozados y jamás me había pasado algo por el estilo. ¿Cómo es posible?

Pero ya sabes cómo funcionan estas cosas: hace falta que presumas de no haberte enfermado en la vida para que, a la mañana siguiente, tengas 40 de fiebre y no seas capaz de levantarte de la cama.

Sin embargo la semana pasada me arrepentí por ser tan incrédula y por no haberles hecho caso a mi madre, a las series tontas y a los guionistas becarios.

Era domingo. Tenía la regla. Pasé la mañana entera en la cama viendo programas que jamás reconocería haber visto. «¡Ojalá un cubo de helado ahora mismo!», pensé una y otra vez. Y otra. Y otra más. CONTINÚA LEYENDO >

9 comentarios

El Karma  Ex  Inseguridad  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Mis amigas se separan

Por Alena KH | 10 abril, 2015
Mis-amigas-se-separan
Las mujeres que acaban de separarse necesitan sentirse afortunadas, necesitan que su separación sea bendecida...

«Dime de qué presumes y te diré de qué careces». Desde luego que es mi refrán español por excelencia. Oh, pero mucho, ¿eh? En Rusia tenemos la versión mafiosa diferente, que es: «Dime de qué presumes y te diré por qué vas a ir a la cárcel». No hace gracia si no eres de allí, pero yo me mondo.

Es muy aplicable a mis amigas (y a las tuyas, estoy convencida). Yo tengo amigas que siempre presumen de ser súper independientes y que critican mucho a las mujeres que, tras echarse un novio, desaparecen del mapa. Pues estas- ¡no falla!- son las primeras que desaparecen de la Faz de la Tierra cuando conocen a un tío maravilloso. ¡Anda que no! Pero si es que nos pasa a todas y a todos: una vez nos enamoramos, queremos pasar todo el tiempo posible pegados a su cuerpo. Es normal, el día tiene 24 horas: pasamos ocho horas trabajando, las otras ocho durmiendo (tres de las cuales follamos y las cinco restantes intentamos dormir, pero no lo hacemos del todo porque el supermegaenamoramiento nos desborda.) Y quedan otras ocho (que en realidad no son ocho: por desgracia, el mundo cruel nos exige hacer otras cosas, como comer, ir al baño o tener responsabilidades) que, desde que tenemos pareja, tenemos que compartir entre la pareja y los amigos de siempre. CONTINÚA LEYENDO >

4 comentarios

Amigas  Relaciones  Soltería  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Cosas que pasan

¿Felicidades o enhorabuena?

Por Paula | 8 abril, 2015
Aniversario
Gente que no me habla en todo el año me desea toda la felicidad del mundo mundial, me soplan purpurina desde sus manos pegajosas y se me mete en los ojos.

Hoy es mi cumpleaños. Cada año por estas fechas tengo que volver a memorizar cuántos años tengo. Como si aprenderme mi número de teléfono, el de la oficina, mi DNI, el PIN del banco, el del móvil, el del otro banco que casi no uso pero a veces… pues mira, sí. La contraseña del ordenador, la de las 4 redes sociales de turno, mi código postal, mi número de pie, la talla correcta de sujetador, la matrícula del coche, la cantidad exacta del alquiler, cuánto le debo del café, qué día me tiene que bajar la regla, el número del teletaxi, seis cumpleaños de familiares y/o amigos seleccionados al azar y cuántas medidas de harina lleva el bizcocho no fuese suficiente.

No me haré de rogar. Lo digo. Tengo casi treinta (este dato me parece importante para que me veáis como una jovenzuela dramática que qué sabrá ella de la vida y de cumplir años, pues mire usted, nada, pero es mi cumpleaños y hablo de mis cosas, poco importantes, pero de mis cosas). Al cumplir los 25 años, decidí asumir mi realidad y empecé a tener “casi treinta” pero ahora es super-muy-casi-prácticamente treinta. TREINTA. El tres. Y después el cuatro. Y el cinco. Madre mía con el cinco. Y luego el seis, el siete y el ocho. Y con suerte el nueve. Y el diez de regalo. La segunda juventud, la primera madurez y con la broma, la tercera década.

Yo, que soy de la corriente filosófica negativa, del vaso medio vacío, del podría ser peor pero también mejor y del “pues nada, un año menos” cada Nochevieja, creo que cumplir años al final es gastar munición. Porque los años no se cumplen, se gastan. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Cosas que pasan

¡Estás cargada de puñetas!

Por Alena KH | 3 abril, 2015
No-me-gusta-nadie
Tania está llena de amor, está cargada de ganas de tener pareja, pero… no le gusta nadie.

«Estás cargada de puñetas», me dicen mis amigos cuando les hablo de la comida. No entiendo por qué me machacan tanto: ¡hay tan poca comida que detesto! Estoy enfadada. No me entienden. ¡No soy tan complicada! Les miro seriamente y les digo:

- No me gusta el marisco. No es que no me guste el marisco: no me gustan algunos tipos de marisco. Y ya está.

- ¿No te gusta el marisco?- me miran como si estuviese loca. Pero yo no estoy loca.
- Sí, ¿y qué? No todo el marisco,- repito.
- ¿Qué es lo que no te gusta?- insisten (pesaos).
- Da igual. Me gusta todo.
- Habla, va.
- Me gusta todo salvo bogavante, cigalas, gambas, langosta y langostino. Me parecen cucarachas de mar.

Se ríen. Se ríen mucho. Me miran con pena.

Me enfado y me voy a dar un paseo. «¡Va, Alena, vuelve!», gritan para que vuelva, pero yo no quiero hablarles. Son unos intolerantes. Pongo los auriculares y llamo a Marta, otra amiga del grupo que hoy no ha venido a comer con nosotros. Le cuento lo de mi enfado y el marisco. Marta permanece callada un rato. No es la reacción que espero. Tiene que decir que nuestros amigos son unos capullos, a pesar de que son sus amigos también, pero eso no importa ahora mismo. Tiene que decirme que tengo todo el derecho del mundo de enfadarme. Para eso le he llamado, joder.

Marta suspira y noto que quiere decirme algo, pero no se atreve. CONTINÚA LEYENDO >

3 comentarios

Citas  Gustos  Solteros  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Cosas que pasan

Me despidieron con una polla en la mano

Por Alena KH | 30 marzo, 2015
Despedida-de-soltera
Y yo… pues yo permanecía parada en medio de Gran Vía con mi polla en la mano. Y sonreía.

Hace unos días les explicaba a mis amigos cómo fue mi primer viaje a España, por allá en los mediados de los noventa, y se reían un montón con mis “primeras veces”. Mi primera vez en El Corte Inglés, mi primera vez de copas un sábado noche, mi primera vez en una boda española, y así.

«Oye, podrías hacer una sección en tu blog, en la que nos explicarías tus primeras veces en todo. Seguro que a la gente de aquí le haría gracia», me decían.

No sé yo. Eso os lo dejo a vuestra elección, porque no puedo ser objetiva. Si os gusta la idea, decídmelo. Y de momento me limito a explicaros mi primera despedida de soltera.

Sinceramente, antes de llegar a España, no había ido nunca a ninguna despedida… Y de hecho, no sólo no había estado en ninguna, sino que desconocía su existencia. Y qué feliz era en aquella época, qué feliz…

Mi primera despedida me tocó muy de cerca. Más de cerca imposible: me la montaron a mí antes de mi propia boda. Yo tenía 19 años, iba a casarme tranquila (buenono muy tranquila, porque mi suegra de aquel entonces se preocupó por reunir a 150 invitados de los que yo conocía a dos) y no sospechaba de la putada que mis “amigas” estaban a punto de hacerme. Y digo “amigas”, porque tanto a Sofía como a Evelyn las conocía desde hace tan sólo dos meses.

Primero me llamó Evelyn y me dijo, emocionada:

- Mañana es EL día.
- No, me caso en dos semanas, estás confundida- le dije apresurada.
- ¡Mañana es tu despedida de soltera! Sofía y yo la tenemos más que preparada. Duerme bien esta noche y mañana te vamos a recoger a las 20h.

«¿Despedida de soltera? ¿Por qué iban a despedirme? CONTINÚA LEYENDO >

8 comentarios

Boda  Despedida  Stripper  Vergüenza  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Cosas que pasan

Cómo conseguir sobrevivir sin dejar de luchar por tus sueños

Por Alena KH | 27 marzo, 2015
Apostar-por-un-sueno
Pero… ¿hay que luchar por un sueño? Espérate, hay dos preguntas más importantes que esta.

¿Perseguir o no un sueño? Nos llenan de mensajes contradictorios y acabamos confusos en vez de tomar una decisión.

Parte I: Somos uno más.

Todo va de modas. Hay los que siguen la moda y hay los que la detestan, porque se supone que tienen personalidad. También hay los que van a la moda pero fingen que la detestan, y los que detestan lo que está de moda y no lo dicen. Hay los que aman la moda en silencio y los que la detestan fingiendo que la adoran. Hay personas a las que simplemente no le importan las modas, y muchas otras que nunca se han hecho esta pregunta.

En cualquier caso, y por mucho que nos esforcemos para demostrar lo contrario, seguimos perteneciendo a alguno de los grupos. “Eres único”, nos dicen. Probablemente así sea, pero todos esos “únicos” acaban formando parte de algún grupo. Nunca he entendido por qué nos empeñamos tanto en negarlo.

Partiendo de esa base, hay miles y miles de grupos. Por ejemplo, están los malditos buenrolleros que no paran de repetir: “Lucha por tus sueños”, mientras se fuman el décimo porro con la mandíbula tensa de tanto sonreír, y permanecen eternamente sentados debajo el arco iris doble. Están también los terroristas emocionales que se cagan en todo y se lo vuelven a comer en desayuno.

Y luego estamos todos nosotros, los equilibrados. JA! JA! JA! Sí, claro. Nosotros, los coherentes. Nosotros, los respetados. Nosotros, lo que nos vemos superiores a toda esa chusma que no se entera de nada. Los que tenemos el término medio.

Me meo de la risa. CONTINÚA LEYENDO >

7 comentarios

Frustración  Sueños  Talento  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde