la-solteria
Relaciones

Mamá, yo de mayor quiero ser soltera

Por Alexandra Sen | 13 junio, 2016
Resulta irónico cómo siempre se ha imaginado a la solterona como aquella que no ha sido capaz de encontrar pareja.

Lo primero que me llamó la atención de ella fue su risa. Después su naturalidad. Viniendo de una mujer así te lo crees –pensé. Te lo crees todo, y casi que te apetece probar.

Conocí a Kate Bolick hace unas semanas, cuando vino a Barcelona a presentar su libro Solterona. La construcción de una vida propia (Malpaso, 2016). Desde entonces no dejo de darle vueltas, la soltería como opción, como decisión individual sin que la otra parte deba verse implicada. No porque algo no funciona en tu relación, simplemente porque es lo que te pide el cuerpo. El famoso “no eres tú, soy yo” que por primera vez no suena a excusa para no hacer daño.

Nunca me he atrevido a dejar una pareja porque me apeteciera estar sola. Resulta inevitable imaginártelo de vez en cuando, sobre todo cuando hay una pelea. “Ahora le pediré un tiempo”, “le diré que coja la puerta y se largue” grita una vocecilla en tu cabeza. Y no es que no le quieras, solo que en ese momento desearías quererte más a ti. Es ley de vida; el césped del jardín del vecino siempre está más verde. Cuando estamos solteras queremos una relación, cuando la tenemos fantaseamos con la soltería de nuevo.

Mi amiga P dejó a su novio a poco de cumplir los treinta. CONTINÚA LEYENDO >

5 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

DESTACAMOS

mi-hermana-pequena
Relaciones

Mi hermana pequeña

Por Edu Batet | 29 octubre, 2015

Foto: Fábio Aguiar. En la foto: Edu Batet y Nerea, la protagonista. En febrero de 2010 hubo un día en el que llegué a mi casa deseando abrir el o...

CONTINÚA LEYENDO >
gracias-guionista
Cosas que pasan

Dedicado a mi Guionista

Por Alena KH | 18 octubre, 2015

Por el primer amor, y por el segundo, y por el tercero, y el último que siempre es el penúltimo. Gracias. Por la esperanza que siempre se reencarna...

CONTINÚA LEYENDO >
Sociedad

Somos tolerantes (pero no nos toleramos)

Por Sashimi Blues | 2 junio, 2016
no-somos-tolerantes
Eso sí, disculpe, que me dejen entrar con el perro, nadie fume, no haya niños y la comida sea de Km 0.

El otro día tuve que viajar por trabajo en el AVE. Normalmente lo hago acompañada por mi familia, pero esta vez lo hacía sola. «¡Bien!»- me dije yo. «Podré mirar al infinito por la ventanilla mientras escucho música y no hago nada. ¡Qué bonita sensación!»

Al montarme en el tren, me topé con un cartel que decía “vagón silencioso”. Me pareció una idea estupenda, dado lo pronto que era y las ganas de contemplación infinita que tenía mi cuerpo. Ante mí, casi dos horas sin señoras gritando por el móvil, paseos a la cafetería, ruido de papel albal y bocadillos malolientes o chascarrillos de colegas de empresa. Al sentarme en mi asiento y saludar a mi acompañante, este me dijo con una sonrisa de oreja a oreja «¡Qué bien, un vagón sin niños!».

Claro, los niños. Los causantes de los grandes males que sufrimos los adultos, los que no nos dejan dormir, ni ver en la tele lo que queremos, ni sentarnos a hacer cosas de mayores. Se me había olvidado que una parte de la población mundial no tolera la infancia. Pobres. CONTINÚA LEYENDO >

3 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

La vida no es molar a los demás

Por Alena KH | 29 mayo, 2016
molar-no-mola
En este mundo, en el que la tarjeta de visita pesa más que una vocación, es difícil encajar haciendo algo que amas.

Hace seis años creé Intersexciones porque deseaba entender más la vida, empatizar mejor con el mundo y escribir como si fuese escritora. Porque quería ser escritora. Porque soñaba con ser escritora.

Y luego, años después, acabé siéndolo. O eso dicen. Seis años me costó entender que el escritor es el que vive para escribir, el que se emociona escribiendo y el que no ve sentido a la vida sin hacerlo. Publicar un libro no me hizo más escritora. Tal vez, incluso, un poco menos.

Hace años que ya no trabajo en las empresas para tener una carrera profesional. He sido criticada por mucha gente y he tenido varios disgustos amorosos por esa razón: supongo que no es fácil vivir con una soñadora que sólo se siente completamente plena cuando está delante de la pantalla y, mientas tanto, trabaja de cosas que le importan bien poco. En este mundo, en el que la tarjeta de visita pesa más que una vocación, es difícil encajar haciendo algo que amas. Difícil, hasta que te encuentras con las personas que lo viven igual que tú. CONTINÚA LEYENDO >

3 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Mentir no, fingir decir la verdad

Por Alexandra Sen | 24 mayo, 2016
no-decir-la-verdad
Es curioso como creemos que suavizamos las cosas si las decimos de otro modo.

Hace poco un amigo me dijo que los únicos que podían escribir metáforas y salirse con la suya eran los poetas, que éstos creaban lírica con las palabras y a pesar de que lo dijeran no tuviera sentido para nadie más que ellos mismos siempre quedaba esa música, la rima que hacía que algo mediocre pudiese sonar realmente bien. Yo no soy poeta, así que todo lo que escriba con metáforas será una mierda. Tajante, pero cierto. Tampoco es que la vida te dé mucha más opción, una día crees en algo, existe, y al otro no está, desaparece dejándote con poco más que palabras banales y porqués infinitos.

En realidad si dejé de escribir claro fue por miedo a que él se diera cuenta, por miedo a que supiese a qué me refería y que, por lo tanto, pensaba en ello. Pero llega el día en que te das cuenta de que eso es una estupidez, C siempre supo cuando me refería a él, al igual que lo hizo E en esa única ocasión, y del mismo modo D lo hará. Nadie tiene tan mala memoria como pretende tener, tampoco nadie deja de pensar aunque finja que lo haga. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

Madurar  Mentir  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sexo

El sexo, las tartas y sus contextos

Por Dave Santleman | 16 mayo, 2016
fetiche-sexo
La mayoría del porno es como las películas de Cameron Diaz: son entretenidas, pero vista una vistas todas.

I’m back, bitches. Para deleite de algunos y espanto de otros, me reincorporo a Intersexciones tras haberme pasado dos meses de ruta mochilera por los Estados Unidos. Dos meses en los que he tenido la oportunidad de verlo todo, y lo digo literalmente porque lo que para mí era un viaje de disfrute y crecimiento personal para mi compañera de aventuras eran meros negocios: mi amiga es actriz fetiche y nos hemos dedicado a ir de “gira” alrededor del país, de rodaje en rodaje y grabándolo todo en un documental durante el behind the scenes. Así que sí, cuando digo todo me refiero a to-do.

Los que me conocéis bien- y para los que no, yo os lo cuento- sabéis que el sexo no es de mis temas preferidos. Me incomoda. Yo nací y crecí en una familia muy conservadora y tradicional en la que se te inculcaba que hablar de ello e incluso practicarlo era malo, algo de lo que sentirse avergonzado. Y aunque hoy ya soy adulto y difiero de la opinión que tenían mis padres, la infancia es algo muy poderoso y todavía sigo pagando el precio de esos valores en algunos aspectos. Por lo que adentrarse- aunque fuese como acompañante- en la industria del fetiche es algo que, sin lugar a dudas, ha ampliado mis perspectivas y reforzado, no obstante, alguna de las opiniones que ya tenía. He aquí mis reflexiones sobre el porno, concretamente.

Mi amiga se dedica a una rama del fetiche muy específica llamada WAM, que proviene de juntar las iniciales de Wet And Messy (húmedo y sucio, en inglés) y consistente en la atracción que sienten sus seguidores al ver cómo alguien se pringa con productos de distinta índole, sobre todo repostería. Sí, básicamente a mi amiga le pagan por dejarse grabar mientras le estampan tartas en la cara. CONTINÚA LEYENDO >

5 comentarios

Fetiche  Porno  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Mujeres holandesas de Amsterdam

Por Edu Batet | 13 mayo, 2016
rechazos
Nadie se ha molestado en explicarme que hay situaciones en la vida, que duelen extrañamente un nivel por encima del dolor.

Dice Joaquin Sabina que amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño. Igual no hace falta llegar hasta el amor. A veces, en recorridos menores las batallas también pueden llegar a ser campales.

Es de madrugada y estoy con un amigo en un bar. Las casualidades de la vida le han llevado a encontrarse con un antiguo ligue suyo, una chica holandesa de pelo rizado que viene directa hacia nosotros para hacer una proposición que mi amigo va a rechazar. Un minuto después, aparece una amiga de la holandesa, una rubia de voz estridente bastante borracha, que viene a intentar poner orden logrando un desastre aún mayor. El desinterés navega por el lugar y las holandesas se van. La tranquilidad vuelve. Pero los teléfonos también se crearon para insistir. No existe nada peor que insistir cuando te han dicho que no.

Al otro lado del teléfono, en otro lugar de la ciudad, una chica de Amsterdam no entiende lo que puede estar fallando para no poder pasar esa noche con él. Sigue insistiendo un poco más, ahora desde otra red social, y la pantalla del teléfono de mi amigo recibe notificaciones desde todos los canales posibles. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

Dolor  Rechazo  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Estilo de vida

¿Y qué pasa si no te gusta el sexo?

Por Alena KH | 11 mayo, 2016
flex-asexuales
Algunos de mis amigos, por ejemplo, no tienen sexo hace mil años...

No hace mucho Carles, mi mejor amigo, me habló de la nueva campaña de FLEX. Me dijo algo así como: «¿Has visto qué bien se lo han planteado los de FLEX? Por fin un spot diferente y hablando sin tapujos sobre la asexualidad.»

Yo no veo la tele (me deprime mucho), pero busqué el spot en youtube: Campaña FLEX Asexuales.

En estos tiempos que corren, ser asexual es igual de vergonzoso que tener pareja o estar delgada. Perece que si no estás soltera, no eres una tipa independiente, si estás delgada, no eres real y si no te gusta el sexo, eres un puto monstruo.

No conozco a mucha gente asexual, pero sospecho que es por la misma razón por la que todo el mundo que me rodea es multiorgásmica. ¿Quién, en su sano juicio, es capaz de decirlo en voz alta? Y más hoy, cuando todo el mundo habla de sexo, de libertad sexual y de fetichismo. Hoy, que tenemos películas en taquilla que hablan de excitarse con las plantas o con las lágrimas, disponemos de porno gratis, consoladores de todas formas o tamaños y unas apps que nos ayudan a encontrar un amante en cuestión de segundos. CONTINÚA LEYENDO >

7 comentarios

asexuales  FLEX  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Yo soy tóxica. Pero tú también

Por Alena KH | 9 mayo, 2016
relaciones toxicas
¿No te apoya en tu nuevo proyecto? Aléjate de ese maldito bicho, es tóxico. ¿Te ha dejado de querer? Qué tío tan tóxico, ¡fuera de tu vida!

Hay tres cosas que están muy de moda últimamente: meditar, la chaqueta amarilla de Zara y aislarse de las personas tóxicas. Lo de meditar tiene sentido. Yo, si fuese algo más aplicada, más paciente y menos cínica, intentaría pasar una hora al día sin pensar en nada. Pero es algo tan imposible para una persona como yo que no me queda otra que envidiar a los que meditan y meterme con ellos en mi blog.

Lo de la chaqueta amarilla de Zara es vergonzoso. Todavía más vergonzoso es el hecho de que me he comprado una yo también. Ahora me siento una blogger de esas a las que tanto detesto. De nada sirve defenderme con que no tenía ni idea de la invasión de los extraterrestres de chaquetas amarillas que han venido a planeta Tierra para chuparnos el cerebro. Intentar justificarte con esto es como insistir en que teóricamente sigues siendo virgen porque el sexo anal con diez tíos de tu Uni no cuenta.

La última moda, la de liberarte de las personas tóxicas, está muy bien y es igual o incluso más necesaria que la de la meditación. El problema es que cuando haces POP, ya no hay STOP. Ahora todo ser humano pasa de ser molesto a ser tóxico. ¿No te apoya en tu nuevo proyecto? Aléjate de ese maldito bicho, es tóxico. ¿Te ha dejado de querer? Qué tío tan tóxico, ¡fuera de tu vida! ¿No le gusta serie “Girls”? Qué esperabas, hija, su toxicidad le impide pensar con claridad. CONTINÚA LEYENDO >

10 comentarios

Relaciones tóxicas  

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Bajón y cuenta nueva

Por númerocuatro | 28 marzo, 2016
bajon
Lo has visto en muchas pelis así que no te pilla por sorpresa que Peggy Sue se vaya con otro.

Ahí estás, soltándole que no es una prioridad. Viva el tacto. El proyecto que te podría librar de una vida llena de frustraciones te va a engullir y no te ves capaz de mantener con vida una relación a distancia que ya daba signos de debilidad. *Alguien carraspea desde la grada*. Ella te propuso hace unos meses eliminar los kilómetros de la ecuación. Haría las maletas y se plantaría en tu piso sin pestañear, pero no lo viste claro. Te acojonaste, y por si eso fuera poco ahora insistes en seguir alejándote. Sabes que con tanto por hacer vas a ser un pésimo compañero.

*Unas señoras que llegan tarde levantan a toda una fila para tomar asiento.*

Serán unos meses nada más. Si sale bien no te faltará nada para ser feliz de una maldita vez y dejarás atrás esta insatisfacción congénita que te hace creer –todo el rato- que mereces algo mejor. Te borras del mapa saliendo por la puerta de atrás sin dar más explicaciones. CONTINÚA LEYENDO >

5 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Vidas cruzadas

Por Sashimi Blues | 24 marzo, 2016
vidas
Aquel novio tan guapo que ahora está calvo y barrigón, aquel vestido tan mono entonces y tan ridículo ahora...

Me gusta madrugar. Lo hago por obligación, aunque no me cuesta esfuerzo. El silencio de la casa, la penumbra, estrenar un nuevo día. Sigo un ritual cronometrado hecho de rutina y placer. Después de ducharme me siento en el sofá con mi desayuno a leer las noticias y cotillear las redes. Pero, la otra mañana, me amargaron el café. Al entrar en Facebook, me encontré con uno de esos recuerdos que el señor Mark Zuckerberg ha decidido que no debemos olvidar. ¡Maldito algoritmo cabrón! Ni quería ni debía traer aquella imagen a mi mente. Bastante me había costado olvidarla, borrarla, para que ahora la pantalla me la escupiera. CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde