bajon
Relaciones

Bajón y cuenta nueva

Por númerocuatro | 28 marzo, 2016
Lo has visto en muchas pelis así que no te pilla por sorpresa que Peggy Sue se vaya con otro.

Ahí estás, soltándole que no es una prioridad. Viva el tacto. El proyecto que te podría librar de una vida llena de frustraciones te va a engullir y no te ves capaz de mantener con vida una relación a distancia que ya daba signos de debilidad. *Alguien carraspea desde la grada*. Ella te propuso hace unos meses eliminar los kilómetros de la ecuación. Haría las maletas y se plantaría en tu piso sin pestañear, pero no lo viste claro. Te acojonaste, y por si eso fuera poco ahora insistes en seguir alejándote. Sabes que con tanto por hacer vas a ser un pésimo compañero.

*Unas señoras que llegan tarde levantan a toda una fila para tomar asiento.*

Serán unos meses nada más. Si sale bien no te faltará nada para ser feliz de una maldita vez y dejarás atrás esta insatisfacción congénita que te hace creer –todo el rato- que mereces algo mejor. Te borras del mapa saliendo por la puerta de atrás sin dar más explicaciones. CONTINÚA LEYENDO >

5 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

DESTACAMOS

que-buscan-las-mujeres
Relaciones

¿Qué buscamos las mujeres?

Por Alena KH | 8 febrero, 2016

“Si quieres follar, follemos, pero la copa me la pago yo”, dice mi amiga ante la cara estupefacta de un muchacho rubio que la camelaba con unos Gi...

CONTINÚA LEYENDO >
leche-sin-lactosa
Sociedad

Las mujeres que bebían leche sin lactosa

Por Sashimi Blues | 19 octubre, 2015

El otro día estaba viendo la tele con mi hija de cinco años. Lo que más le gusta son los anuncios, así que imposible cambiar de canal. Hay que ver...

CONTINÚA LEYENDO >
Sociedad

Vidas cruzadas

Por Sashimi Blues | 24 marzo, 2016
vidas
Aquel novio tan guapo que ahora está calvo y barrigón, aquel vestido tan mono entonces y tan ridículo ahora...

Me gusta madrugar. Lo hago por obligación, aunque no me cuesta esfuerzo. El silencio de la casa, la penumbra, estrenar un nuevo día. Sigo un ritual cronometrado hecho de rutina y placer. Después de ducharme me siento en el sofá con mi desayuno a leer las noticias y cotillear las redes. Pero, la otra mañana, me amargaron el café. Al entrar en Facebook, me encontré con uno de esos recuerdos que el señor Mark Zuckerberg ha decidido que no debemos olvidar. ¡Maldito algoritmo cabrón! Ni quería ni debía traer aquella imagen a mi mente. Bastante me había costado olvidarla, borrarla, para que ahora la pantalla me la escupiera. CONTINÚA LEYENDO >

Un comentario

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Modelos, ¿seres de otro planeta?

Por Martínova | 16 marzo, 2016
ser-modelo
Beth me explicó que cuando todo pasa tan rápido y tan lejos, es muy difícil ser feliz, a no ser que seas un asteroide.

Como podemos ver en las portadas de los periódicos, el machismo sigue siendo tendencia.

Sin embargo, la huella del cromañón llega mucho más lejos, y de maneras más sutiles, o menos visibles, que en el caso del mass media, también conocido como “más mierda”.

Me refiero a frases cotidianas que tenemos como muy asimiladas, del estilo:

- Vigila, es una mujer al volante.

O:

- Guapa, los bombones al sol se derriten.

Vamos a ver. Basta ya, ¿no? En serio. Hay que parar esta cosa de la misoginia social, pronto. Es como un asteroide gigante que se acerca a la Tierra y va a estallar, nosotros somos Bruce Willis y tenemos que hacerlo explotar, o acabará con nosotras, chicas.

Es lo que hablaba el otro día en una cena con mi amiga Beth. Ella se dedica a ser modelo a tiempo parcial, básicamente para sobrevivir, porque además de posar también es fotógrafa paisajista, escribe y hace mil cosas que no le dan de comer (esto no es nuevo, ¿no?). CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

¿Imbécil por qué?

Por Alena KH | 14 marzo, 2016
se-sentia-imbeil
Un rechazo que no era ningún rechazo, sino el fin de una historia.

Si hago un poco de memoria, la cosa de la que más se han arrepentido, tarde o temprano, muchas de las personas que conozco, es de haber amado desinteresadamente, de haber sido transparentes desde el principio y de haberse expuesto tanto ante un extraño.

Todavía tengo viva la imagen de una de mis conocidas, llamémosla María. Ella, sentada en el sofá de mi casa, calentándose las manos con una taza de té blanco y mirando fijamente la pared, sin siquiera pestañear, no paraba de hablar de lo imbécil que se sentía. Se sentía tonta por haberse entregado tanto a otro conocido mío, llamémoslo Juan.

Le pregunté: “¿Imbécil por qué?” CONTINÚA LEYENDO >

2 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Soy muy patosa

Por Alena KH | 29 febrero, 2016
patosa
Qué tontería esa. Qué tontería. Como si sentir sólo sea válido si es en la dirección correcta.

La vulnerabilidad está infravalorada. Cuando nos ponemos en “peligro”, nos arriesgamos y- ¿quién se atreverá a decir que no?- nos hacemos daño. Pero sufrir es como arrancarnos un trozo de piel.

Yo soy muy patosa, físicamente y emocionalmente hablando. Me hago daño. Siempre me hago daño. Me hago daño porque mis movimientos son bruscos. Mis movimientos son bruscos porque camino rápido. Camino rápido porque tengo claro qué es lo que quiero, y corro. Corro para llegar pronto. Y, a veces, me encuentro con una puerta entrecerrada. No bajo la velocidad: miro hacia delante. Con una sonrisa de idiota. Me engancho con el pestillo. Y me hago daño.

Luego me siento en unas escaleras, repaso la herida y me veo bien. Todo porque llegué a tiempo. Dañada, pero llegué, a fin y al cabo.

Mis brazos siempre están llenos de moretones. Mi corazón, de cicatrices. Mi cara, de recuerdos. Mis labios de “no ha podido ser”. Malditos labios. Siempre tan cortados de morderlos. Por la emoción. Por la incertidumbre. Por el dolor. Y por el placer. CONTINÚA LEYENDO >

2 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

El Whatsapp y yo

Por Edu Batet | 26 febrero, 2016
whatsapp
Si hombre, y qué más. Al final todos hemos hincado la rodilla en este tema.

Mi teléfono ni suena ni vibra. A ese nivel de auto-engaño he llegado, supongo. Y me vengo arriba cuando lo apago unas horas y creo que en mi vida ha entrado un golpe sereno de tranquilidad, calma, orden y sosiego. Al rato lo enciendo y me invade un extraño orgullo de haber conseguido ver la pantalla apagada todo ese tiempo sin perder la cabeza, una curiosa sensación de proeza personal que fulminas en un minuto; el que tardas en ponerte al día de todo lo que te has perdido mientras jugabas a hacerte el fuerte.

No sé a quién quiero engañar con esta milonga. Ya se veía venir de lejos que ese nokia 5110 con antena, iba a ser la primera piedra de una escalada loca de comunicación totalmente innecesaria. Ese cacharro maligno en el que intercalaba partidas interminables del juego de la serpiente con sms de amigos, novias y tontadas varias. Ese cachivache de pantalla monocromática al que podías cambiarle la carcasa. Menudo invento del demonio. CONTINÚA LEYENDO >

3 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

¿Quién es ese hombre?

Por Sashimi Blues | 16 febrero, 2016
quien-es-ese-hombre
Un día, se tropezaron por el pasillo y ella exclamó: “¿Quién es ese hombre?”.

Lunes. 7 AM. Dos seres vagan por la casa. Ella, despeinada y ojerosa lleva un biberón en la mano. El, con la camiseta manchada de papilla, se dirige a tirar un pañal. Se miran sin verse. 21.30. Después de un maratoniano día, dos cuerpos caen rendidos en el sofá. Ella le mira a él y le dice: “Hola”.  Con un gesto de cabeza se lo dicen todo. A los cinco minutos, están roncando a dúo con el Telediario de fondo. Un bebé llora en su cuarto. ¿Otra noche loca a la vista?

Hace un tiempo que en casa son tres. El niño, él y ella. Un triángulo amoroso. Pero un triángulo escaleno. Sus fuerzas y atención se centran en el retoño, ese torbellino que les llena de amor y locura. En medio quedan dos. Un hombre y una mujer. Dos personas que se encontraron, se amaron y se reprodujeron. Que van por la vida como dos locos, intentando abarcar el cielo con las manos. Dos que se miran a veces como extraños, sin tiempo para contemplarse. En resumen, dos padres.

En otra época, llamémosla AH (antes del hijo), eran una pareja. CONTINÚA LEYENDO >

2 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Relaciones

Odiar San Valentín no es odiar el amor

Por Paula | 14 febrero, 2016
san-valentin
Los solteros vemos San Valentín como algo distorsionado, es que como si un Godzilla de Agatha Ruiz de la Prada destrozase la ciudad.

Febrero es segundo mes del calendario gregoriano y este año se alarga hasta el infinito teniendo un día más. Febrero, el mes de la recuperación económica tras las navidades, el mes de dejar el gimnasio, de abandonar definitivamente la operación bikini porque ya vas tarde, de carnavales, del temporal y aguacero, de los días nublados y los cafés con leche al sol… Y bueno, claro. Febrero es el mes del amor, te pongas como te pongas.

San Valentín es de esos días en los que se supone que debes “querer más fuerte” que cualquier otro día del año y sobre todo, demostrarlo mucho más. Demostrarlo con obsequios impersonales, con hechos anecdóticos y con fotos, muchas fotos. Besos con la lengua asomando picarona, formando un corazón con las manos, fotos a las flores que una señora muy amable ha elegido para ti. Fotos, hazte fotos. O pensarán que no estás enamorado… o algo peor, que nadie te quiere. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde

Sociedad

Cuarentiñato

Por Nadarama | 10 febrero, 2016
cuarenton
Reclamo la revisión de ese adjetivo pernicioso que nos cae a los que cumplimos los 40.

Durante el tiempo de recreo, el inmenso patio del colegio se convertía en un oráculo para mí. Allí coincidíamos todos los cursos de la desaparecida EGB, desde primero a octavo, y desde mi perspectiva de crío de 8 años observaba a los mayores profetizando cómo sería la vida que me esperaba.

“Uou mira a los de quinto, qué manera de pasar de todo, cuando tenga 10 años voy a ser un outsider de flequillo rebelde”. A los 10 tenía flequillo pero sustancialmente mi vida era la misma. Entonces me fijaba en mis primos mayores que estaban empezando la universidad y pensaba: “A los 18 sí que comienza todo, esa gente se está preparando para dominar el mundo”. A los 25, mientras volvía a casa de mi madre porque con mi sueldo no podía permitirme ni un banco en el parque, me reclamaba a mí mismo: “¡sólo me quedan 2 años para triunfar y morir a los 27 como una leyenda!”. No sé si por suerte o por desgracia, pero conseguí sobrevivir a la leyenda que pude haber sido, y ahora me encuentro al final de la treintena, a 3 días de subir por esa valla metalizada donde al otro lado me espera el imponente número 40. CONTINÚA LEYENDO >

0 comentarios

COMPARTIR


FavoriteLoadingLeer más tarde